Centro Martin Luther King

(ALBA MOVIMIENTOS) Declaración de Buenos Aires: 5ta Reunión de la Coordinación Continental

Los movimientos populares de 17 países del continente Nuestroamericano agrupados en Alba Movimientos, nos encontramos en Buenos Aires, Argentina, los días 25, 26 y 27 de noviembre de 2018 en el marco del llamamiento internacional a movilizarnos contra el G20 y el FMI, para celebrar nuestra V Reunión de la Coordinación Continental.
Por primera vez en la historia el G20 (cúpula de los países más poderosos del mundo que concentran el 85% de la riqueza mundial, producto del saqueo de nuestros recursos naturales y el despojo de derechos de la clase trabajadora) se da cita en territorio sudamericano, bajo el concilio de un gobierno absolutamente entreguista como el de Mauricio Macri.
Esta cita del G20 tiene por objetivo delinear mecanismos atroces como: profundizar la flexibilización laboral, desregulación para crear mayores oportunidades al capital transnacional, privatización y mercantilización de todos los ámbitos de la vida. En síntesis, el saldo de esta reunión elitista será para el pueblo argentino y para todos los pueblos del mundo más ajuste, más represión y vigilancia, más deuda y menos derechos.
Muestra de ello es la reciente ola represiva que se agudiza cada día más en los países de la región. Hemos perdido compañeros y compañeras en el decursar de las luchas emancipatorias, los más recientes: 3 militantes del movimiento popular argentino, víctimas de la política del ‘gatillo fácil’.
Todo esto lejos de amilanar la lucha ha significado un proceso de organización, movilización y construcción de unidad, generando hitos para todo el continente, como lo han sido las luchas feministas que vienen creciendo en radicalidad y masividad, contra la violencia patriarcal y por la despenalización del aborto, así como la férrea defensa de los derechos conquistados por nuestros pueblos.
Alba Movimientos reafirma que el capitalismo no morirá de muerte natural producto de sus propias contradicciones, por el contrario se hace mucho más peligroso. Nuestro desafío de primer orden es entonces la construcción de una alternativa civilizatoria contraria a este modelo hegemónico depredador y desigual.
No olvidamos ni perdemos la perspectiva de cuidar y sostener nuestras conquistas populares. Hay victorias que debemos sostener, profundizar y al propio tiempo celebrar. No nos han derrotado. Nos hemos fortalecido.
Ahora más que nunca debemos ser más activos en la defensa de los procesos revolucionarios y populares de Nuestra América. Para todas y todos la Revolución Bolivariana de Venezuela representa la principal trinchera de lucha contra el imperialismo en el continente, el bravo pueblo venezolano y el presidente Nicolás Maduro Moros han enfrentado el más brutal ataque del imperialismo norteamericano y sus socios lacayos, y eso merece respecto y todo nuestro apoyo.
En ese mismo orden están los extraordinarios e incuestionables resultados sociales del proceso de cambio del Estado Plurinacional de Bolivia bajo la dirección de nuestro hermano Evo Morales; la ejemplar resistencia del pueblo cubano, para el cual no nos cansaremos de exigir el fin inmediato e incondicional del bloqueo impuesto por los Estados Unidos por más de 58 años, la solidaridad con Cuba no podrá ser bloqueada. Así como las conquistas sociales y populares de la revolución sandinista en Nicaragua.
Lo que sucede en Brasil nos concierne a todos y todas, continuamos levantando el grito Lula libre!, Marielle vive! Contra la ofensiva fascista, racista, machista, homofóbica y anti popular representada por Jair Bolsonaro, que no es sino otra etapa más del golpe parlamentario – judicial contra la presidenta Dilma Rousseff. Seguiremos en las calles apoyando y respaldando la lucha de nuestros hermanos y hermanas del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra – MST ante la criminalización del movimiento social y su reivindicación por la reforma agraria en Brasil.
Alba Movimientos respalda la decisión de Cuba de no continuar participando del Programa “Más Médicos” debido a las amenazantes declaraciones del recién electo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que ponen en riesgo la presencia de quienes han participado por más de 5 años en la atención médica directa a la población más necesitada.
La paz con justicia social en Colombia sigue siendo un frente de batalla nuestro compromiso militante y solidario. En esta reunión avanzamos en la creación de la Comisión Continental de Paz con el objetivo de articular acciones orientadas a la visibilización del conflicto y contra la militarización de nuestros territorios y por la defensa de la vida y libertad de nuestros líderes y lideresas sociales, quienes solo este año suman 226 asesinatos.
Respaldamos la decisión del pueblo haitiano de irse a las calles para denunciar todos aquellos hechos que atentan contra su soberanía: en primer lugar la denuncia contra el presidente Juvenel Moïse por el robo de los fondos de Petrocaribe iniciativa impulsada por la Revolución Bolivariana para que los recursos energéticos se inviertan efectivamente en cerrar las brechas de justicia social en los pueblos del Caribe, luego la presencia extranjera militar en su territorio desde hace 103 años que en la actualidad se expresa en la MINUJUSTH, así como los daños por reparación y justicia para las víctimas de esta ocupación.
Condenamos el asesinato del compañero Camilo Catrillanca como expresión de la ola represiva contra la heroica resistencia del pueblo mapuche. Exigimos el retiro inmediato de la ilegal presencia del Comando Jungla, escuadrón de la muerte al servicio del capital transnacional, que solo trae sangre y dolor a este pueblo oprimido. Demandamos que las autoridades del Estado chileno asuman las responsabilidades legales y políticas por este crimen y exigimos justicia.

América Latina y el Caribe vive momentos particulares donde están en juego no solo los derechos de independencia y autodeterminación sino también los derechos de la clase trabajadora, ejemplo de ello son las luchas que llevan adelante los pueblos de la región, como Trinidad y Tobago frente al proyecto privatizador de Petrotrin y las masivas movilizaciones en Costa Rica contra el Combo Fiscal.
La implementación del cerco político-militar aplicado hoy en el Triángulo Norte mesoamericano (Guatemala, El Salvador y Honduras) va en contra de los derechos fundamentales de autodeterminación de los pueblos, enmarcada en una situación de crisis socioeconómica y agudiza la violación de los derechos de nuestros hermanos y hermanas hondureñas que se desplazan forzosa o libremente a modo de supervivencia. La criminalización de la protesta social y los actos de violencia, asesinatos y represión hacia los pueblos originarios es sistemática y continuada, el ejemplo de esto fue el cruel asesinato de nuestra hermana Berta Cáceres, cuya causa judicial, plagada de irregularidades que desvirtúan el debido proceso, aún no da muestra de firme condena a sus autores materiales e intelectuales.
En respuesta a un narcoestado colonial que se expresa en recurrentes asesinatos, incremento de feminicidio y violencia institucional contra los pueblos originarios, la victoria de López Obrador en México demuestra que el ciclo no está agotado y que sigue abierto y en disputa para alternativas contrahegemónicas. Entendemos que esta victoria deriva de una respuesta y movilización popular como acumulado de lucha. Con igual mirada, aspiramos y acompañamos el proyecto liderado por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional en El Salvador que tendrá una dura prueba en las próximas elecciones presidenciales de febrero de 2019.
Desde nuestra última reunión continental, celebrada en Panamá en el 2017, somos testigos de la construcción amplia y en unidad de la propuesta de cambio que significa el Frente Amplio por la Democracia, instrumento político de FRENADESO, que participará en la contienda electoral presidencial de Panamá en mayo de 2019, con la candidatura del compañero Saúl Méndez referente popular y compañero de nuestra articulación. Con ellos decimos, “la pelea es peleando”.
Nos encontramos en estado de alerta por los hechos de judicialización de la política que se aplica hoy en la región contra líderes y lideresas de procesos de cambio. Entendemos que esta herramienta imperialista forma parte de una estrategia de guerra no convencional de amplio espectro. Lo que ayer fue la Escuela de las Américas con énfasis en el entrenamiento del aparato militar represivo, hoy se adiciona la formación de jueces para la aplicación de esta táctica imperial. La prisión ilegal y arbitraria de Lula Da Silva es un ejemplo de ello. Estas prácticas se evidencian en las ofensivas de los grupos dominantes contra Cristina Fernández en Argentina, Rafael Correa y Jorge Glas en Ecuador, este último que se encuentra actualmente en huelga de hambre y en riesgo de vida.
Conscientes de la apremiante necesidad de construir unidad de las luchas populares contra el imperialismo norteamericano y el capital transnacional impulsamos y nos convocamos a participar de la Asamblea Internacional de los Pueblos, espacio que reunirá a más de 1500 militantes de movimientos populares de África, Asia, Medio Oriente, Europa y de todo el continente americano, del 22 al 27 de febrero de 2019 en Caracas, Venezuela.
Recientemente nos hemos reunido en el Foro Mesoamericano Alba Movimientos que congregó a más de 425 delegados y delegadas de movimientos sociales para preparar la participación mesoamericana en la Asamblea Internacional de los Pueblos los días 25, 26 y 27 de octubre en Tegucigalpa, Honduras. Como un punto de agenda los movimientos mesoamericanos hemos convenido reunirnos el 2019 en el Congreso Mesoamericano en México.
Rumbo a la Asamblea Internacional de los Pueblos los movimientos sociales de la región andina hemos acordado reunirnos en La Paz, Bolivia a principios del próximo año para consolidar nuestra articulación en dicha región y, asimismo, apoyar y acompañar el proceso de cambio liderado por Evo Morales que disputará las elecciones presidenciales en octubre 2019. Este respaldo también será materializado con nuestra participación y organización en el IV Seminario Internacional América Latina en Disputa a realizarse en setiembre de 2019 en Santa Cruz de la Sierra y convocado por Azules del Oriente y la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad.
En ese mismo sentido, hacemos un llamado de acompañamiento para que nos reunamos en La Habana del 22 al 25 de enero en el marco del 60 aniversario de la Revolución Cubana en el XIII Encuentro Internacional Paradigmas Emancipatorios.
Otro punto fundamental del recorrido que nos proponemos para 2019 para la articulación de luchas será el encuentro de movimientos caribeños por la agenda del decenio afro y las reparaciones. Así como la VIII Asamblea de los Pueblos del Caribe que tendrá lugar en Trinidad y Tobago del 15 al 19 de agosto, justo cuando se cumplen 25 años de este esfuerzo articulador caribeño.
Luego de tres días de análisis, reflexión, construcción programática y autoevaluación en torno a las luchas de los pueblos y la claridad que tenemos de nuestro enemigo común, el imperialismo norteamericano y el capital transnacional, hemos acordado elevar el nivel de movilización, dar con fuerza la batalla político cultural, derrotar los sentidos comunes más regresivos y construir un plan de acción en unidad y solidaridad que nos fortalezca más y potencie nuestra capacidad de respuesta oportuna a las distintos intentos de reciclaje del modelo hegemónico en crisis. Inspirados en los resultados de este encuentro nos dirigimos hacia nuestra III Asamblea Continental de Alba Movimientos que coincidirá con el bicentenario del Discurso de Angostura, histórico llamamiento a la unidad y construcción del poder popular para la liberación definitiva de nuestros pueblos, y hará nuestra la utopía concreta posible que será la comuna.

¡Fuera G20 – FMI!
¡Unidad, lucha, batalla y victoria!
¡Venceremos!
Buenos Aires, 28 de noviembre de 2018

Última modificación: 3 de diciembre de 2018 a las 18:20
0
0
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.