Centro Martin Luther King

Carta abierta al Presidente Lula

Mensaje de José Sergio Gabrielli de Azevedo, Ex presidente de Petrobras y de la coordinación de la campaña Haddad-Manuela a Luiz Inácio Lula Da Silva.

Carta abierta al Presidente Lula

San Pablo, 29 de octubre de 2018

Escribo temprano en la mañana del día después de las elecciones. Bolsonaro ganó y su primer discurso, retomando una vieja retórica de la Guerra Fría, promete el combate al socialismo y el comunismo como principios fundantes de su ideario. Cito, literalmente:

Brasil no podría seguir flirteando “con el socialismo, el comunismo, el populismo y el extremismo de la izquierda”.

Con la Constitución en la mano, Bolsonaro promete cumplirla. Como recordó el presidente del STF, ministro Toffoli, ella dice en su tercer artículo y yo cito literalmente:

Art. 3º Constituyen objetivos fundamentales de la República Federativa del Brasil:

I – construir una sociedad libre, justa y solidaria;

II – garantizar el desarrollo nacional;

III – erradicar la pobreza y la marginación y reducir las desigualdades sociales y regionales;

IV – promover el bien de todos, sin prejuicios de origen, raza, sexo, color, edad y cualquier otra forma de discriminación.

Son dos discursos en uno. Lo que prevalecerá será el resultado de la resistencia democrática. De la fuerza de los que se opusieron al discurso de la rabia y del odio.

No puede predominar el prejuicio, la apología de la desigualdad, el irrespeto de las diferencias, la falta de libertad, la persecución a los divergentes. No puede. Fue esto lo que motivó a los millones de brasileños a que, a pesar de perder las elecciones, votaran en Haddad y Manuela.

En comparación con los votos del primer y segundo turno, Haddad / Manuela tuvieron 15,7 millones de votos más que en la primera vuelta, mientras que Bolsonaro creció sólo 8,5 millones entre los dos turnos. De los demócratas, que se opusieron a los riesgos de la democracia, más del doble votaron por Haddad. Incluso entre los que votaron a Bolsonaro, muchos creen que él no cumplirá la primera parte de su discurso y seguirá los límites impuestos por la Constitución.

La resistencia democrática será la principal batalla a emprender. Haddad desempeñará uno de los principales papeles en este movimiento. Con millones de votos, consolidará un liderazgo de tipo nuevo, articulando su expresión individual con la fuerza del sujeto colectivo que es el partido.

No tendremos tiempo para curar las heridas. Incluso heridos, la lucha continúa. El liderazgo en el Senado emergerá y Jaques Wagner surge como un gran cuadro. Bien relacionado con los gobernadores del Nordeste, con expresión nacional y recién llegado al Senado con amplia victoria en Bahía, será un líder nacional importante.

El pueblo nordestino, bajo el liderazgo de sus gobernadores, fue un gigante. Los estados del Nordeste, bastiones de la democracia, honrando su historia de luchas, fueron resistentes y dieron una gran victoria a Haddad / Manuela. Ahora sufrirán asedios, presiones, persecuciones. Pero como ya dijo un escritor, el nordestino es ante todo fuerte.

Ciro Gomes, el neutro, perdió sustancia política, pero continuará como un importante personaje de la política brasileña y deberá componer el frente democrático y la resistencia contra Bolsonaro.

Los movimientos sociales serán uno de los focos del ataque del Gobierno y, por lo tanto, pasarán a adoptar una táctica defensiva, de supervivencia. Tendrán un papel importante en la organización de la sociedad y en la construcción de nuevas alternativas de presión política. Las pautas defensivas y nuevas formas de lucha, como la intensa utilización de las redes sociales para movilización y formación, deberán tornarse más presentes. Vivan el MST, la CMP, el MTST y todos los movimientos populares.

La cuestión de la soberanía nacional, con la lucha contra la entrega de nuestras riquezas a intereses internacionales y la preservación de los derechos sociales ya conquistados, así como de las políticas públicas que reducen la desigualdad, serán importantes escenarios de batallas. Un libro en una mano y cartera de trabajo en la otra deben ser búsquedas incesantes de la lucha de resistencia.

El PT es el mayor instrumento de lucha del pueblo brasileño. La mayor bancada de diputados federales, con amplia votación en los estados del Nordeste, fuerte presencia en otros estados, ganó el apoyo de segmentos anti-petistas, que se rebelaron contra el riesgo a la democracia. Sin embargo, estos segmentos continúan con críticas al partido. Saber combinar la aceptación de estas críticas, correcciones de rumbo, e incorporación de nuevas posiciones, será un ejercicio difícil de habilidad política de quien tiene el papel de liderazgo en la lucha de resistencia. La resistencia solitaria no es la mejor resistencia. La resistencia colectiva es más poderosa.

La presidenta Gleisi, que sale de la elección como el gran liderazgo partidista, tendrá una tarea inmensa de mantener cohesionado al PT, garantizar una amplia articulación con los otros partidos, atraer a los personajes de la lucha de resistencia democrática y circular por los padres, organizando la sociedad en la lucha por la reducción de las desigualdades y contra la opresión y la disminución de derechos.

El PC de Brasil, socio aliado con la presentación de este nuevo liderazgo que es Manuela Dávila, fue clave en el intento de coalición de las fuerzas progresistas y continuará desempeñando un papel importante en el mantenimiento de la unidad.

Importantes sectores del PSB y del PDT y el PROS también estuvieron presentes en esta disputa electoral, tomando partido a favor de la democracia y de los cambios.
Uno de los mayores desafíos para el PT es mantener este apoyo. Ser más propositivo en cuestiones concretas y adoptar un proceso de organización. El convencimiento amplio de sus posiciones será un camino importante en esta reconquista de liderazgo.

No hay cómo pensar en una política hegemónica en este momento. Es necesario consolidar la acción conjunta con el PSOL, cuyo posicionamiento político fue irrefutable, con firme compromiso con las luchas populares y con la defensa de la democracia. Vivan Guilherme Boulos y el PSOL.

Presidente Lula, la lucha por su liberación de esta condena injusta vuelve a ser un importante foco de disputa. Ellos van a querer atacar aún más. Nuestra insurgencia contra las arbitrariedades y la defensa de sus derechos no puede dejar de estar bajo atención permanente.

La campaña fue un buen combate. Contra adversarios poderosos, aislados políticamente, conquistamos más de 47 millones de votos, ampliando nuestros apoyos en la segunda vuelta con la sociedad, aunque muchos personajes del centro político han vacilado. Sin embargo, no faltaron artistas, intelectuales, juristas, dirigentes de varios segmentos de la sociedad, líderes de las más diversas religiones que percibieron los riesgos que la democracia vivía y se manifestaron a nuestro favor. Estas energías democráticas no pueden ahora dispersarse.

Presidente Lula, sé que está siguiendo de cerca todo lo que está pasando aquí.

Un abrazo solidario
José Sergio Gabrielli de Azevedo
Ex presidente de Petrobras, y de la coordinación de la campaña Haddad-Manuela

Última modificación: 29 de octubre de 2018 a las 13:33
0
0
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.