Centro Martin Luther King

Celebración de Jueves Santo (Juan 13, 1-17, 34-35), 2018

En la celebración del Jueves Santo hay al menos dos gestos que son recordados año tras año. La hermosa costumbre de compartir la mesa con los amigos y amigas; y el lavado de los pies de los discípulos de Jesús por parte de su maestro. Hay un gesto ya reconocido por todos los seguidores y amigos y amigas de Jesús: la celebración de la Pascua con una mesa compartida, ampliada, una mesa sin exclusiones.

El segundo gesto constituye un desafío cultural: el maestro toma el rol del esclavo y sirve con sencillez a sus discípulos. Ambos son expresiones de un misterio aún mayor: el amor de Dios hacia la humanidad. Sobre la expresión de ese amor es que quiero que hoy meditemos desde varias dimensiones.

Antes de que el evangelista comience a narrar el evento que hoy se conoce como última cena le coloca el prisma teológico con el que debe ser mirado todo lo que está por narrar: Ha llegado la hora en que el que había entrado a este mundo, regresara a Dios y en Dios. Pero esa despedida contenía un fuerte lazo que le ataba a su realidad, también a la nuestra: el amor hacia los suyos. Dice la versión de la Biblia Latinoamericana: los amó hasta el extremo.

¿Qué tipo de amor es el que compartimos? El amor con desgano, el amor a destiempo, el amor que me sobra, el amor que me invento…Además de comer juntos y juntas y con alegría corramos el riesgo de amar el proyecto de Jesús hasta el extremo, de amar al que está cerca (prójimo) y al que está lejos hasta el extremo.

Pedro no había comprendido el gesto de aquel que se arrodillaba a servirle y decía: “Jamás me lavarás los pies” Jesús insiste: entonces no tendrás parte conmigo. Y el apasionado Pedro se retracta: Lávame no solo los pies, sino las manos y la cabeza. En clave del amor que nos mueve, quizás haya que hacer cambios, sanar heridas, recorrer otra dirección en el camino, pero la comunidad que somos y en la que estamos ha de ser una voz profética que nos impulse al amor hasta el extremo, el doloroso camino del amor que en los versos de Dulce María Loynaz dice:

Amor es desenredar marañas
de caminos en la tiniebla:
¡Amor es ser camino y ser escala!
Amor es este amar lo que nos duele,
lo que nos sangra bien adentro…

Es entrarse en la entraña de la noche
y adivinarle la estrella en germen…
¡La esperanza de la estrella!...

Amor es amar desde la raíz negra.
Amor es perdonar;
y lo que es más que perdonar,
es comprender…

Jesús en aquella cena no dio un discurso sobre su proyecto, ni ofreció una gran disertación teológica. Encontró una comunidad segura donde decir: Los amo y me duele separarme de ustedes. Pasaron muchas cosas en aquella cena, dignas de ser recordadas. Hoy solo quiero recordar lo que parece obvio y que sigue siendo un desafío. Vivir todo el tiempo bajo el signo del amor.

Para cerrar el encuentro, el evangelista recupera su marco teológico de apertura. Jesús habla a la comunidad para recordar lo importante, y ahora lo dice como mandamiento: Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. En esto reconocerán que son mis discípulos: en que se aman unos a otros.

Por su amor conocerás al hombre. El amor es su fruto natural, el más suyo, el más liberado de su ambiente…

Hay hombres sin amor pero de estos hombres nada se sabe: nada pueden decir a la inquietud del mundo.

El amor es el fruto del hombre y también su signo; el amor lo marca como un hierro encendido y nos lo deja conocer, distinguir, entresacar…

No conocerás al que pasa por su vestido de palabras brilladoras –lentejuelas de colores…-, ni por la obra de sus manos ni por la obra de su inteligencia, porque todo eso lo da la vida y lo niega… Lo da y lo niega a su capricho-o a su ley- la vida…

La palabra noble es ciertamente un indicio; la obra útil es ya una esperanza. Pero solo el amor revela-como a un golpe de luz- la hermosura de un alma. (Selección de versos Tomados de Poemas sin nombre, p. 50)

Última modificación: 29 de marzo de 2018 a las 15:24
0
0
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.