Centro Martin Luther King

Una semana, una vida

Durante el último taller de comunicación organizado por el Centro Memorial Martin Luther King en mayo pasado, se realizaron pequeños espacios de aprendizaje práctico para manejar mejor los recursos y lenguajes de la comunicación impresa, audiovisual, digital e interpersonal. Uno de los resultados de esos “laboratorios creativos” es esta entrevista a una de las participantes. Caminos te la presenta.

Respetar para construir juntos, juntas
Me llamo María Esther, estudié Contabilidad y Finanzas. He ejercido como cajera, económica, contadora… Soy madre de un niño de nueve años y vivo en Playa, La Habana. Pertenezco al grupo gestor del colectivo de creación artística Trance. No llevo mucho tiempo en él pero deseo permanecer ahí, pues es mi motivación, es lo que quiero hacer profesionalmente en la vida. Desde que los conocí no me visualizo en ningún otro trabajo y más que eso es un escenario donde puedo ser yo, lleno de amigos, de personas maravillosas, talentosas, que han transformado mi vida. Y sé que hay mucho más.

alt_text

¿Cómo llegué al taller de comunicación?
Gracias a ellos. Tenemos muy bien concebido lo que debemos hacer y este año entre otros objetivos previmos la superación como una parte importante en el proceso y para lograr las metas propuestas. Para mí este mundo es muy nuevo, por eso llego a este taller y próximamente participaré en otro de Educación Popular. Estoy muy emocionada por aprender más acerca de la Educación Popular y las miradas que sugiere. Me encanta de qué va hasta ahora. ¿La comunicación…?
Para mí es un diálogo, un intercambio, siempre me ha parecido muy importante desde el lenguaje y otros aspectos, pero ahora la Educación Popular ha transformado un poco mi visión al respecto. La comunicación hecha a partir de principios como la crítica y autocrítica, el respeto al criterio ajeno, viéndola como un proceso transformador, participativo en el que cada criterio nos puede brindar un punto de vista diferente, nuevos sentimientos, nuevas formas de ver el camino. Lo que más me aclaró el taller es cómo esos principios se vuelven realidad a través de una forma diferente de hacer la comunicación en distintos medios.
¿En mi práctica?
Una vez que volvamos a casa, a la familia Trance, pensamos hacer una buena estrategia de comunicación a partir de lo aprendido aquí, para entre otras cosas, fortalecer la articulación de Trance en red. También vamos a socializar dentro del colectivo, experiencias de la convivencia aquí y compartiremos “El Maletín” (un conjunto de archivos digitales para continuar aprendiendo a través de nuevas lecturas, programas y el disfrute de materiales audiovisuales problematizadores). No solo nos quedaremos entre nosotros, vamos a impulsar con Betty la estrategia de comunicación del nodo de la red de educadores y educadoras populares en Buena Vista, IPK, Balcón Arimao. Es algo que hemos pensado pero debemos llevarlo a un trabajo de mesa que en un principio nos va a ayudar mucho. Teníamos antes muchas ideas pero aquí hemos entendido mejor la lógica para hacer nuestra comunicación.
El grupo que hemos sido esta semana de taller de comunicación me ha ayudado muchísimo, aunque no me es ajena la forma de trabajo colectiva porque así lo vivo dentro de Trance. No soy tímida en las relaciones cercanas pero sí en grupos más amplios y desconocidos, sin embargo, aquí ha sido una excepción. He sentido que he podido emitir criterios sin temor a parecer una “novata”. Me voy sabiendo que una nunca debe quedarse con criterios sin compartir, que debe decir lo que siente e incluso ha habido personas que se me han acercado y agradecido que haya dicho lo que pienso y siento porque perciben sinceridad en mis palabras y eso es importante en una comunicación efectiva. Es importante ser sinceros y transparentes y no quedarse con nada por dentro pues puede ayudarnos a ver otros puntos de vista.
La familia y la sociedad…
Para mí es la mejor forma en la que puedo establecer relaciones cercanas, y quiero ayudar a quienes tengo a mi alrededor a través de los cambios que vean en mí. Espero que con mi hijo, por ejemplo, logre una comunicación aun mejor. En principio no voy a salir de aquí siendo educadora popular pero sí siéndolo en los espacios que tengo a mi alrededor. Espero aprender mucho más y encontrarnos en otras oportunidades.

Integramos el taller creativo de impresos: Tamara, Rosy, Deneb, Mirita, Idania, Bea, Alex.
La Habana, mayo de 2016

Última modificación: 10 de junio de 2016 a las 10:50
0
0
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.