Centro Martin Luther King

Semana Santa, la misión cumplida

Los recuerdos de mi niñez parecen recién vividos cuando pienso en ello. La iglesia llena, rostros alegres dándonos la bienvenida mientras agitábamos las palmitas con todo el desenfado de la corta edad –divertidos e inconscientes del hecho-, y al frente, en el centro del templo, la cruz de madera. Era el Domingo de Ramos. Comenzaba la Semana Santa.

Me asombra cuánto pueden cambiar los conceptos de la niñez a la adultez. Lo que antes era sinónimo de fiesta, hoy es reflexión, reverencia, un período para preguntarnos qué hacemos por Cristo. Lamentablemente no todas las iglesias lo ven así, incluso persiste en muchas el rechazo.

Conversando con la pastora bautista Gisela Pérez Muñiz, directora del Centro Lavastida de Santiago de Cuba, descubro las razones:

-“La Semana Santa es una de las principales celebraciones del calendario cristiano. En las iglesias evangélicas hay muy variadas formas de festejarla, desde un aprecio intenso con múltiples actividades hasta verla como una simple efeméride sin importancia. Es más, considero que algunas congregaciones, en su énfasis iconoclasta, han descuidado un poco la realización de eventos y recordatorios de esta fecha en toda su dimensión. Otras conciben la cuaresma como una actividad exclusiva de la iglesia católica. Necesitamos despojarnos un poco de esas polarizaciones que nos hicieron desechar cosas valiosas, útiles para cultivar nuestra devoción y experiencia de gratitud.

En los últimos años ha ocurrido un fenómeno con las celebraciones cristianas, sirven para mostrar el poderío de las iglesias. Por ejemplo, en Navidad acude más público a las que regalan una cantidad excesiva de juguetes o realizan cenas cuantiosas. ¿Cree que esto ha influido también en el rechazo hacia la Semana Santa?

-“El rechazo puede estar marcado por la mercantilización existente. Es triste reconocerlo, se ha llegado al extremo de no tener en cuenta el hecho, sino la opulencia de objetos y las cosas secundarias del evento. La realidad de la mercantilización no debe hacernos desechar la importancia de la Semana Santa. La iglesia está llamada a combatir tales cosas y a enfatizar en el verdadero significado de las fechas trascendentales de la historia cristiana.”

¿Importancia de la Semana Santa?
“-La Semana Santa tiene triple connotación: muerte de Jesús, valor salvador de este hecho y resurrección. Es un período de recogimiento, reflexión, meditación, y a la vez constituye un momento celebrativo porque recordamos el sacrificio de Jesucristo, su pasión, su muerte, y entonces concluye con la alegría de la Resurrección. Aunque no creemos que Jesucristo muera todos los años, sí aceptamos que recordar su muerte nos hace más sensibles a la gratitud de su sacrificio, y precisamente la gratitud es la piedra angular de la experiencia de fe cristiana.”

Gisela, ¿a su juicio cuál debe ser la actitud de cristianos y cristianas en Semana Santa?

-“El espíritu de recogimiento está por el sufrimiento de Jesús, pero uno no puede solidarizarse solo con el dolor. El Señor con su sacrificio nos legó el perdón, mostró con su vida y su muerte el amor eficaz de Dios para la humanidad, eso es algo sublime y en última instancia festivo. Además, Cristo venció la muerte con poder y por tanto no es tragedia, es misión cumplida para bendición de la humanidad, lo que nos trae confianza y certeza incomparables. La actitud de cristianos y cristianas debe ser la misma en todo momento: servir a Dios y amar al prójimo como a ti mismo.”

Tras el diálogo comprendo mejor la trascendencia de la Semana Santa. Doy gracias porque el amor de Dios nunca deja de ser y me siento tremendamente alegre.

Hacia una Internet Justa y Equitativa para todos y todas

[La Coalición por una Internet Justa y Equitativa (Coalición Just Net) se constituyó en una reunión de sociedad civil realizada en Nueva Delhi, India, en febrero de 2014. La integran varias decenas de organizaciones e individuos de las diferentes regiones del mundo, preocupadas por la gobernanza de Internet, los derechos humanos y la justicia social, así como la relación entre ellos. Una de sus primeras acciones fue presentar un documento con propuestas ante la próxima reunión NetMundial (São Paulo, 23-24 de abril), convocada por la presidenta Dilma Rousseff con un carácter multisectorial, para elaborar principios universales (no vinculantes) de gobernanza de Internet. A continuación presentamos este documento, que constituirá la base de la plataforma de principios fundantes de la Coalición, en proceso de elaboración].

Internet se ha convertido en una infraestructura social de vital importancia que tiene un profundo impacto en nuestras sociedades. Somos todos ciudadanos y ciudadanas de un mundo mediado por Internet, ya seamos la minoría que lo utiliza o la mayoría que no lo hace. Internet debe contribuir al avance de los derechos humanos y la justicia social. La gobernanza de Internet debe ser verdaderamente democrática.

Con Internet, se están reorganizando las instituciones públicas, en particular las relacionadas con la gobernanza, el bienestar, la salud y la educación, así como sectores clave como los medios de comunicación, las comunicaciones, el transporte y las finanzas. Se ha transformado la forma en que hacemos muchas cosas, mas los beneficios prometidos para todo el mundo no se han realizado de manera adecuada. Por lo contrario: somos testigos de la vigilancia masiva, del abuso de los datos personales y su uso como medio de control social y político, de la monopolización, mercantilización y monetización de la información y el conocimiento; de flujos inequitativos de las finanzas entre países pobres y ricos, y de la erosión de la diversidad cultural. Muchas decisiones técnicas, supuestamente “neutrales”, en la práctica han fomentado la injusticia social, puesto que las arquitecturas tecnológicas, desarrolladas a menudo para promover intereses creados, determinan cada vez más las relaciones y los procesos sociales, económicos, culturales y políticos.

Las oportunidades para que las mayorías puedan participar en los beneficios reales de Internet y materializar plenamente su enorme potencial, se frustran debido al creciente control de Internet por quienes tienen poder: las grandes corporaciones y algunos gobiernos nacionales. Ellos usan sus posiciones centrales de influencia para consolidar el poder y establecer un nuevo régimen global de control y explotación; y bajo el pretexto de favorecer la liberalización, en realidad refuerzan el dominio y la rentabilidad de las grandes empresas en detrimento del interés público, e imponen la posición predominante de ciertos intereses nacionales en detrimento de los intereses y bienestar globales.

El orden existente de gobernanza global de Internet es inadecuado. Carece de democracia; se caracteriza por la ausencia de legitimidad, de rendición de cuentas y transparencia; por una excesiva influencia de las corporaciones que se traduce en subordinar las instancias regulatorias; y da muy pocas oportunidades para la participación efectiva de las personas, especialmente de los países en desarrollo. Esta situación sólo puede remediarse a través de cambios fundamentales en los mecanismos actuales de gobernanza.

La gobernanza de Internet debe partir del entendimiento de que la interconectividad solo podrá estar al servicio de los derechos humanos y la justicia social, en la medida en que favorezca y apoye el poder distribuido, sobre todo hacia las bases, pero también atravesando las distintas brechas digitales sociales, económicas, políticas. Por lo tanto, para garantizar que Internet no conduzca, en la práctica, a una mayor centralización del poder, se requiere de intervenciones apropiadas en todos los niveles de gobernanza de Internet. La construcción de un marco eficaz para lograr estos objetivos es el mayor reto hoy en día en términos de la gobernanza global de Internet.

En este espíritu, planteamos los siguientes principios. Estos deben ser la base del desarrollo de una Internet que contribuya al avance en todo el mundo de los derechos humanos y la justicia social, y de la reconfiguración de la gobernanza de Internet hacia un espacio auténticamente democrático.

El Internet como Bien Común Global para los Derechos Humanos y la Justicia Social

1. Internet es un medio social clave y, en aspectos cruciales, un bien común global: es un sitio para el intercambio de conocimiento e información globales, un espacio para la libre expresión y asociación, un medio para la deliberación y la participación democrática, un canal para la entrega de servicios sociales y públicos esenciales, y un andamio para nuevos modelos de actividad económica. Por lo tanto, todas las personas del mundo, incluyendo las que no están conectadas actualmente a Internet, deben tener la posibilidad de dar forma colaborativamente a la evolución de Internet a través de procesos apropiados de gobernanza que sean transparentes, democráticos y participativos.

2. Internet debe ser utilizada sólo para fines pacíficos y esto debe ser reconocido por los Estados en un instrumento vinculante y ejecutable.

3. La economía de Internet, al igual que otras áreas de la economía global, debe ser objeto de una recaudación y distribución justa y equitativa de los ingresos fiscales en todo el mundo, reconociendo que la concentración del comercio electrónico internacional basado en el Norte global es una amenaza para los ingresos fiscales del Sur global.

4. Internet debe mantenerse como un espacio público. Cuando surge una divergencia entre la utilidad de Internet para fines de interés público y los intereses particulares de servicios en Internet o de empresas de tecnología, el interés público debe primar, y el servicio debe estar sometido a la regulación como un servicio público.

5. La neutralidad de la Red, y otra formas similares de ‘neutralidad de plataformas’ en las capas superiores de Internet, deben garantizarse con el fin de preservar la diversidad en línea y para evitar los monopolios, ya sea en el contenido o en la prestación de servicios públicos esenciales, en las arquitecturas tanto móviles, como de redes fijas.

6. Para una Internet abierta y descentralizada se requiere la aplicación estricta de estándares abiertos y públicos. Los estándares abiertos permiten la implementación en forma totalmente interoperable por cualquier persona en cualquier tipo de software, incluyendo el Software Libre y de Código Abierto (SLCA). La tendencia a la privatización de los estándares digitales debe frenarse y se deben introducir medidas para garantizar que las normas sean de propiedad pública, y de libre acceso y aplicación.

7. La arquitectura de la computación en la nube debe mejorar la funcionalidad y la eficiencia digital, sin reducir el control y opciones del usuario. También debería permitir a los usuarios tener protecciones legales adecuadas, ya sea a través de las jurisdicciones nacionales o acuerdos internacionales efectivos.

8. Las funcionalidades y servicios básicos o esenciales de Internet, como el correo electrónico, servicios de búsqueda en la web y las plataformas de redes sociales, deben estar a disposición de todas las personas como bienes públicos.

9. Las personas deben ser capaces de disfrutar todos sus derechos y prerrogativas como ciudadanos/as, incluso si eligen no acceder a Internet. El acceso y uso de Internet no debería convertirse en un requisito para el acceso a los servicios públicos.

10. Se debe alentar y fomentar la propiedad comunitaria y sin fines de lucro de la infraestructura, las aplicaciones, los servicios y los contenidos, incluyendo mediante el acceso al financiamiento público y otros medios.

11. El derecho de acceso y de contribuir al desarrollo de Internet, incluyendo su contenido, en particular por parte de los sectores marginados y/o minoritarios, es esencial para el mantenimiento de la diversidad cultural y lingüística y debe ser garantizado mediante la discriminación positiva y la acción afirmativa.

12. Los datos personales y sociales deben pertenecer al individuo o al grupo social respectivo. Se deben establecer marcos de políticas públicas para hacer efectivo ese control y propiedad de los datos digitales.

Un marco de derechos para la gobernanza verdaderamente democrática de Internet

13. Internet debe ser gobernada bajo el reconocimiento de que, en aspectos cruciales, constituye un bien común global. Por consiguiente, todas las capas de la arquitectura de Internet deben estar diseñadas para prevenir la concentración de poder y el control centralizado.

14. Todas las personas tienen el derecho a la libertad de expresión en línea. Cualquier restricción, por motivo de preocupaciones de seguridad o de otro tipo, debe ser para fines estrictamente definidos y de acuerdo con los principios aceptados mundialmente de necesidad, proporcionalidad y supervisión judicial.

15. Todas las personas deben tener el derecho de usar Internet libres de vigilancia masiva. Cualquier vigilancia, por motivo de preocupaciones de seguridad o de otro tipo, debe ser para fines estrictamente definidos y de acuerdo con los principios aceptados mundialmente de necesidad, proporcionalidad y supervisión judicial.

16. A nivel mundial, existe un grave déficit democrático en la gobernanza de Internet. Es urgente establecer plataformas y mecanismos adecuados para la gobernanza global de Internet, que sean democráticos y participativos. Éstos deben estar anclados al sistema de las Naciones Unidas, e incluir disposiciones explícitas para diseñar y habilitar métodos innovadores para la participación continua y profunda de los actores no gubernamentales en los procesos de formulación de políticas. Los actores no gubernamentales participantes deben, a su vez, estar sujetos a requisitos adecuados de transparencia, en particular respecto a sus fuentes de financiamiento, su membresía y sus procesos de toma de decisiones.

17. El derecho a elaborar políticas públicas relacionadas con Internet debe estar únicamente en manos de quienes representan legítimamente y directamente a los pueblos. Si bien existe una necesidad urgente de profundizar la democracia a través de métodos innovadores de democracia participativa, éstos no deben incluir -en nombre de modelo de “múltiples interesados” (multi-stakeholder)- nuevos tipos de poder político formal de los intereses corporativos o particulares.

18. Los sistemas de gobernanza deben basarse en el reconocimiento de que Internet tiene un impacto en la sociedad que la comunidad técnica de Internet, con su singular enfoque en las cuestiones técnicas, no tiene la suficiente legitimidad para determinar.

19. Las leyes de un país o un grupo de países no pueden controlar ni constituir estructuras internacionales de gobernanza técnica ni de política pública. La gestión de los recursos fundamentales de Internet debe ser internacionalizada. Por lo mismo, el control actual por los EE.UU. de la DNS / zona raíz debe ser reemplazado por una nueva institución transparente, responsable y representativa internacionalmente, a cargo de la supervisión de las funciones fundamentales de administración de los recursos de Internet.

20. Cada país debe tener el derecho a conectarse a Internet. Ningún país puede tener la capacidad unilateral de desconectar a otro país o región de Internet.

21. Los derechos de los individuos y los Estados deben ser articulados y protegidos en lo que concierne a Internet, entre otros mediante la creación de mecanismos de aplicación adecuados. Tales mecanismos son necesarios, tanto a nivel nacional como internacional, y deben incluir mecanismos de resolución de conflictos.

Marzo de 2014.

- Coalición Just Net: Coalición por una Internet justa y equitativa

URL de este artículo: http://www.alainet.org/active/72842

Por una integración popular de Nuestramérica

Delegados y delegadas de 21 países de Nuestramérica de centenares movimientos sociales de Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Republica Dominicana, Cuba, Haití, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, México, Venezuela y Canadá, quienes nos declaramos anticapitalistas, antiimperialistas y antipatriarcales, nos concentramos en Caracas en nuestra Reunión de Coordinación Continental de la Articulación Continental de Movimientos Sociales hacia el ALBA, con el motivo de seguir profundizando y trabajando en un proyecto de integración popular donde los pueblos sean cada vez más protagonistas en la construcción de un continente soberano, con justicia social y protagonismo popular.

logo del ALBA de los movimientos sociales

Estamos atravesando un momento de contraofensiva imperialista sobre nuestros territorios a partir de las inversiones de empresas transnacionales, la ofensiva mediática articulada de diversos medios hegemónicos y los intentos de desestabilización de los procesos de cambio más avanzados en nuestro continente. El impulso de la Alianza del Pacífico como bloque que disputa contra las iniciativas como el UNASUR y el ALBA muestra la complejidad que vivimos actualmente. Países que plantearon autonomía relativa frente a las políticas imperialistas también están sufriendo procesos de crisis y se encuentran ante el desafío de superar las contradicciones del modelo de acumulación. Finalmente el proyecto popular del ALBA enfrenta el desafío de resistir la agresión imperialista y a la vez seguir profundizando los procesos de cambio en curso. En este escenario la consolidación de la Revolución Bolivariana en Venezuela es de fundamental importancia para el destino de los pueblos de Nuestramerica.

En estos días de trabajo expresamos nuestra solidaridad hacia las organizaciones sociales venezolanas partícipes de este proceso de articulación continental, con el Gobierno y pueblo de Venezuela en reuniones que mantuvimos con el presidente de la República Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro, el canciller Elias Jaua, la vicepresidenta de la Asamblea Nacional Blanca Eekhout, y con la presidenta de Telesur Patricia Villegas. Construimos una agenda de solidaridad activa con Venezuela para realizar la “operación verdad Venezuela”, con el fin de contrarrestar la ofensiva mediática y las mentiras que construyen los medios hegemónicos funcionales a los intereses imperialistas. Colaboraremos también con una gira continental de representantes de los movimientos sociales venezolanos, artistas y parlamentarios, a través de los países de Nuestramérica para transmitir a los pueblos del continente lo que realmente está sucediendo en el país Bolivariano. Por último impulsaremos diferentes actividades por la paz en Venezuela como un concierto con importantes artistas y una celebración ecuménica por la paz.

En esta importante reunión continental también aprobamos un plan de trabajo a desarrollarse a lo largo de este año para seguir consolidando nuestro proceso de integración popular continental y que integra iniciativas como:

1- Encuentro de Escuelas de Formación Política, Encuentro de Economía Autogestiva, Encuentro contra la Megaminería, y el Encuentro Continental de Mujeres.

2- Un plan de trabajo sobre la proyección de nuestra estrategia comunicacional a nivel continental desde los centenares de medios alternativos, populares y comunitarios que tienen nuestros movimientos sociales.

3- Una agenda de solidaridad:

- Nos movilizaremos en la primera semana de junio en todos nuestros países para exigir el retiro de las tropas de la MINUSTAH en Haití.

- Seguiremos trabajando para fortalecer las negociaciones por el proceso de paz con justicia social en Colombia y nos solidarizamos con el Paro Nacional Agrario y Popular.

- Seguiremos apoyando y acompañando la campaña de los cinco héroes cubanos, exigiendo la libertad de los tres que permanecen presos en Estados Unidos.

- Visibilizaremos y acompañaremos activamente la situación que está atravesando el pueblo Paraguayo que ha sufrido un Golpe de Estado. Exigimos la libertad de los presos políticos de Curuguaty.

- Apoyaremos la Campaña “Las manos sucias de Chevron”, en solidaridad con el pueblo ecuatoriano.

- Nos solidarizamos con las comunidades, organizaciones y dirigencias de los movimientos sociales que sufren la represión y criminalización en todo el continente, en especial en Colombia Panamá, Honduras y Guatemala.

- Por último manifestamos nuestro apoyo irrestricto a la candidatura del presidente del estado plurinacional de Bolivia, Evo Morales, en los comicios electorales a realizarse en octubre de este año. De igual forma, apoyamos a las y los compañeros de Panamá quienes en mayo irán a elecciones generales junto a Genaro López.

Nuestro lema es: /“La unidad e integración de Nuestra América está en nuestro horizonte y es nuestro camino”/. El legado del comandante Hugo Chávez Frías nos reafirma la tarea y el compromiso de avanzar en la integración de nuestros pueblos, en búsqueda de la libertad y el protagonismo de los de abajo para construir sus propios destinos. Con la movilización de los pueblos sí es posible enfrentar las políticas del gran capital transnacional y del imperialismo. Es necesario consolidar nuestra plataforma de unidad que permita sostener y defender las luchas, por una nueva gesta de independencia latinoamericana, de los pueblos y para los pueblos, por una integración popular, una vida digna, justicia, paz, soberanía, identidad, igualdad y libertad de América Latina y el Caribe, por una auténtica emancipación continental.

¡Vivan los pueblos del mundo y de América Latina y el Caribe!

¡Viva la articulación continental de movimientos sociales hacia el ALBA!

Chávez vive! ¡La lucha sigue!

Caracas, 4 al 8 de Abril del 2014

Página 1 de 2 siguiente  última