Centro Martin Luther King

"Jóvenes agropecuarios al debate"

Los jóvenes rurales son un factor clave en el desarrollo de la sociedad, considerando que representan el relevo de las fuerzas productivas en un país agrario como Cuba. Sobre este tema estará abierto el debate en el foro.jovenclub.cu en el sitio www.jovenclub.cu, desde el próximo día 17 de julio. El día 19 de igual mes, a las 4.00 pm, se sumarán especialistas del Ministerio de la Agricultura, la Oficina Cubana de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Dirección Nacional de los Joven Club de Computación y Electrónica, y el Centro de Estudios Sobre la Juventud, todos convocantes de este intercambio.

agricultura

El Ministerio de la Agricultura, la Oficina Cubana de la Organización de las
Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Dirección
Nacional de los Joven Club de Computación y Electrónica, junto al Centro de
Estudios Sobre la Juventud, unidos en el fortalecimiento de las acciones para
impulsar la incorporación de los jóvenes y su permanencia en el sector de la
agricultura en Cuba, convocan al Foro:

“Jóvenes agropecuarios al debate”

Los jóvenes rurales son un factor clave en el desarrollo de la sociedad,
considerando que representan el relevo de las fuerzas productivas en un país
agrario. Desde su marcado carácter humanista, el proceso revolucionario ha
laborado por equiparar los niveles de vida del medio rural en relación a las
áreas urbanas. Es por esto que la población residente en zonas rurales ha
alcanzado elevados índices de escolarización, participación social e
inserción laboral.

La actual dinámica económica cubana impone la recuperación del sector
agropecuario, siendo imprescindible para ello, contar con la fuerza de trabajo
necesaria y, especialmente, la incorporación de jóvenes que asegure hacer
frente a los evidentes efectos del envejecimiento poblacional. Unido a ello, es
un propósito lograr el uso eficiente del potencial humano e incentivar la
permanencia y retorno de las familias y los jóvenes a las comunidades rurales,
con énfasis en aquellas con mayores potencialidades.
Con el objetivo de conocer:

-¿Cuáles son las principales necesidades que tienen los jóvenes del
sector agropecuario?
-¿Qué características debiera tener el empleo ideal al que aspiran
los jóvenes agropecuarios?
-¿Qué elementos obstaculizan la labor de los jóvenes en el sector?
-¿Cómo valora la sociedad cubana la labor de los jóvenes productores?
¿qué se espera de ellos?
-¿Qué vías se están empleando por los jóvenes agropecuarios para
acceder a la superación y capacitación en materias técnicas, económicas,
gerenciales, entre otras?
-¿Cómo acceden los jóvenes agropecuarios a las nuevas tecnologías de
la Información y las comunicaciones?
-¿Cómo se conocen y asumen los programas de desarrollo agropecuarios
del país?

Abrimos un espacio para el debate en el foro.jovenclub.cu en el sitio
www.jovenclub.cu. El mismo estará abierto desde el próximo día 17 de julio,
recibiendo comentarios y, el día 19 de igual mes, a las 4.00 pm, estarán un
grupo de especialistas de los organismos enunciados anteriormente,
intercambiando con todos los interesados.

Esperamos la participación de los jóvenes agropecuarios o cualquier otro
ciudadano que sobre estos temas quieran trasmitir sus opiniones, sugerencias y
dudas.

Ley cubana de asociaciones espera por su demandada reforma

El Ministerio de Justicia tiene inscritas actualmente más de 2.000 asociaciones, de las cuales más de 400 son de carácter deportivo, más de 200 culturales y 1.200 fraternales.

ley de asociaciones

Desde hace años corre la voz entre los activistas de que se modificará la ley que regula a las organizaciones no gubernamentales en Cuba, un soplo de esperanza para quienes se ven forzados a operar ilegalmente a la espera de reglas más flexibles.

Pero funcionarias del Ministerio de Justicia aseguraron en exclusiva a IPS que aún se desconoce cuándo vería la luz un anteproyecto para modernizar la Ley 54/85 de Asociaciones, de 1985, que se ha quedado muy desactualizada con la realidad actual del sector en este país insular caribeño.

La norma “tiene que adecuarse al momento histórico social que vive el país y a los cambios que están sucediendo”, valoró Miriam García, jefa de la Dirección de Asociaciones de ese ministerio, en referencia a las reformas económicas, políticas y sociales promovidas desde 2008 por el gobierno de Raúl Castro.

La funcionaria aseguró que la ley se revisa como parte de un programa nacional para actualizar “un número muy alto de normas”. Pero dijo no estar “autorizada a dar una información tan específica” sobre las propuestas de modificación que ya planteó su dirección.Desde hace años corre la voz entre los activistas de que se modificará la ley que regula a las organizaciones no gubernamentales en Cuba, un soplo de esperanza para quienes se ven forzados a operar ilegalmente a la espera de reglas más flexibles.

Pero funcionarias del Ministerio de Justicia aseguraron en exclusiva a IPS que aún se desconoce cuándo vería la luz un anteproyecto para modernizar la Ley 54/85 de Asociaciones, de 1985, que se ha quedado muy desactualizada con la realidad actual del sector en este país insular caribeño.

La norma “tiene que adecuarse al momento histórico social que vive el país y a los cambios que están sucediendo”, valoró Miriam García, jefa de la Dirección de Asociaciones de ese ministerio, en referencia a las reformas económicas, políticas y sociales promovidas desde 2008 por el gobierno de Raúl Castro.

La funcionaria aseguró que la ley se revisa como parte de un programa nacional para actualizar “un número muy alto de normas”. Pero dijo no estar “autorizada a dar una información tan específica” sobre las propuestas de modificación que ya planteó su dirección.

En 2013, el equipo de García reiteró a las autoridades pertinentes la necesidad de modificar la ley, un problema que asegura que ese despacho ya señaló por primera vez a los 20 años de su puesta en práctica.

Entonces, aconsejaron a las asociaciones inscritas con dificultades específicas a esperar que con los cambios del texto llegasen las soluciones que dificultaban su actividad.

“Sin embargo, luego nos dimos cuenta de que no era el momento porque había otras prioridades” en la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento unicameral), que sesionó del 4 al 8 de este mes, reveló la funcionaria.

En el intento por salir de una pertinaz depresión económica de dos décadas, Cuba se transforma con la entrega de tierras ociosas en usufructo, el crecimiento del sector privado en un número ampliado de actividades, el reordenamiento de los servicios de salud y educación, y las aperturas en las políticas migratorias y de inversión extranjera, entre otros.

Para ello, el gabinete de Raúl Castro, que en 2008 sucedió a su hermano Fidel Castro (en el poder desde 1959), informó que hasta abril había aprobado 130 políticas específicas. También fueron emitidas 344 nuevas normas legales de diferentes rangos, se modificaron 55 y derogaron otras 684.

Esa vorágine legislativa se enfoca en diversificar la estatalizada economía cubana, que ahora sufre un bajón porque su principal suministrador de petróleo, su aliado Venezuela, afronta graves problemas internos y contrajo 40 por ciento los envíos de 90.000 barriles diarios de petróleo a precios preferenciales a esta isla caribeña.

Mientras más se aleja el ansiado despegue económico, los activistas de causas como la lucha contra la violencia de género, los derechos de las personas no heterosexuales o la discriminación racial, ven disiparse las posibilidades de que el parlamento analice varios anteproyectos pendientes con antiguas demandas de la sociedad civil.

Para los promotores de los derechos humanos y sociales, resulta decisiva la adecuación a los nuevos tiempos de la Ley de Asociaciones, que califican de “limitada”, “obsoleta” y “burocrática”.

“Es muy difícil el trabajo de cualquier colectivo independiente en Cuba. La imposibilidad de existir como una asociación de la sociedad civil legal obstaculiza crecer en número y que las personas se sientan cómodas en las actividades”, indicó un activista del tema ambiental y de los derechos sexuales, que pidió reserva de su nombre.

Al no tener personalidad jurídica, los grupos fuera del Registro de Asociaciones no pueden tener cuentas bancarias, aspirar a obtener licencias comerciales sin fines de lucro, optar por un sello editorial, comprar locales propios ni contratar el servicio de Internet y correo electrónico al monopolio estatal.

Tampoco sus voces son reconocidas como legítimas por parte de instituciones estatales y gubernamentales, y se les prohíbe el acceso a fondos de la cooperación internacional, precisó el activista, su nombre bajo reserva.

La norma vigente solo permite crear sociedades científicas o técnicas, culturales y artísticas, deportivas, religiosas, de amistad y solidaridad y otras que “se propongan fines de interés social”.

La inscripción puede ser negada cuando las acciones propuestas “pudieran resulta lesivas al interés social” o ya exista otra con objetivos similares.

Personas que han presentado portafolios a la Dirección de Asociaciones remarcaron a IPS que hoy resulta muy difícil lograr la inclusión en el registro.

“Cuando se modifique la Constitución (de 1976 y reformada en 1992), habrá cambios en todo el sistema”, apuntó Vania Rivero, jefa de la Dirección de Relación con Asociaciones del Ministerio de Justicia.

A su juicio, la reforma constitucional anunciada, aunque sin fecha, por el presidente Castro tendrá un efecto de derrame en las otras leyes.

“El principal reclamo de las asociaciones se relaciona con hacer más sencillos los trámites bancarios y tener más ingresos. Quieren ampliar las licencias comerciales, alquilar locales y prestar servicios. La ley hoy permite fuentes como la cuota de los asociados, donativos y pocas tienen permitida la actividad comercial sin lucro”, indicó.

“Las personas a las que se les que se ha negado el registro, tienen algunas opiniones e inconformidades”, apuntó a IPS.

Por el panorama complejo, especialistas divergen a la hora de definir a la sociedad civil cubana.

Los conceptos más amplios incluyen las asociaciones fraternales, culturales y deportivas; sociales de masas; iglesias y congregaciones religiosas; organizaciones no gubernamentales de desarrollo; centros de investigación y publicaciones académicas; movimientos comunitarios; cooperativas, nuevos actores económicos y grupos disidentes.

Se desconocen cifras confiables sobre las iniciativas independientes en activo y las opositoras al gobierno socialista, que de alguna manera son toleradas pero ilegales en el este país con sistema de partido único.

El Ministerio de Justicia tiene inscritas actualmente más de 2.000 asociaciones, de las cuales más de 400 son de carácter deportivo, más de 200 culturales y 1.200 fraternales. Y, en cuanto a su alcance, se reportan 210 asociaciones nacionales, con 411 filiales provinciales y más de 1.600 municipales.

Dentro de otra clasificación, tiene asentadas más de 600 instituciones religiosas, de las cuales más de 500 son espiritistas, 55 evangélicas y protestantes, seis hebreas, cuatro de origen yoruba (religiosidad de origen africano), una islámica y una budista.

La Dirección de Asociaciones atiende actualmente 20 nuevas solicitudes que cumplen con los requisitos de la ley que sigue vigente.

tomado de www.ipscuba.net

El diálogo político debe favorecer al pueblo y fortalecer la democracia protagónica

Sólo los insensatos y las malas almas pueden estar en contra de que en el país en medio de la profunda crisis que golpea, hay que decirlo, con mayor fuerza a los que menos tienen; se desarrolle un dialogo político entre los factores oposicionistas y el gobierno chavista en búsqueda de acuerdos mínimos que permitan encontrar soluciones al grave cuadro político, económico y social en el que nos encontramos. Es de demócratas y de revolucionarios la propensión al dialogo como mecanismos para confrontar las diferencias y buscar consensos colocando y convocando en el centro de ese dialogo al pueblo, el cual no puede ser solo enunciado y retorica si no protagonista de primera fila. De allí que una de las claves es qué tipo de dialogo político se va emprender: si un diálogo de aparatos, de cúpulas o un dialogo realmente nacional, protagónico y amplio.

bandera

La CRBZ-FPHCh nos pronunciamos a favor de un dialogo político democrático, participativo en donde no solo estén los representantes del gobierno Revolucionario y los sectores del opocionismo que quieran incorporarse si no el pueblo representado por las comunas y concejos comunales, la sociedad civil e intelectuales, empresarios etc; de forma de confluir en un gran espacio nacional en donde mediante el debate democrático de ideas podamos construir respuestas a la crisis, fortalecer la democracia protagónica y revolucionaria y la estabilidad nacional.

El Dialogo político debe ser democrático, amplio, diverso y sin condiciones de rendimiento como lo pretende los sectores fascistas de la MUD, quienes mantienen una posición que parece más a la de una fuerza que tiene bajo sitio a un enemigo y solo espera su rendición incondicional, que la manifestación y voluntad de dialogo de demócratas como dicen serlo. No puede haber pre acuerdo ni alrededor del referéndum ni de liberación de presos pertenecientes a la MUD. El referéndum en un derecho constitucional cuya iniciativa está en este momento en manos de la oposición, es decir están en pleno ejercicio de un derecho, que cumplan los límites legales para que sea activado no es algo que se pueda negociar en una mesa de dialogo si no que corresponde a quienes lo impulsan. Punto.

En relación al tema de los políticos presos este puede ser un punto de la agenda acordada, que valga decirlo es lo que se debe pre acordar una agenda de discusión con los grandes problemas del país. Si el mismo dialogo político crea las condiciones de reconciliación, de acuerdos y concesos mínimos ese mismo contexto abriría las condiciones para una salida a este tema.

Pero mucho más importante es que el dialogo debe tener como centro, como propósito fundamental aunar esfuerzos para encontrar soluciones a los graves problemas de abastecimiento de alimentos y medicinas, a la inseguridad y la inflación descontrolada que devora los salarios y por lo tanto la capacidad adquisitiva de las grandes mayorías. Así como para garantizar la estabilidad y la paz del país. El diálogo político participativo debe ser un mecanismo democrático para aislar los sectores radicales y extremistas, para fortalecer la democracia protagónica, resguardar la soberanía y la independencia y construir un plan de acción en función de las grandes mayorías.

El dialogo político protagónico no puede ser para arriar banderas, a nadie se le pude pedir que deje de defender y luchar por lo que cree siempre y cuando esto se haga en el marco de la constitución. Es así que los chavistas no podemos pretender que la oposición deje de ser neoliberal, que su concepción de democracia sea la vieja democracia de elites, que su noción de soberanía sea debilucha o que deje de tener su alma y corazón el norte de nuestro continente. Igualmente, el opocionismo no puede pretender que nosotros los chavistas dejemos de creer y lucha por el socialismo basado en el poder protagónico del pueblo, en una democracia nueva, participativa como la que impulso el comandante Chávez, en un modelo de desarrollo independiente de carácter mixto e incluyente.

¡Con Bolivar Zamora y Chavez decimos: Todo el Poder para el Pueblo!

Coordinacion Nacional

13 julio 2016

tomado: http://www.albamovimientos.org/2016/07/venezuela-crbz-el-dialogo-politico-debe-favorecer-al-pueblo-y-fortalecer-la-democracia-protagonica/ALBA%20Movimientos

Página 1 de 2 siguiente  última