Centro Martin Luther King

Palabras de Bienvenida al Encuentro Hemisférico Derrota del ALCA

Bienvenidos y bienvenidas a este Encuentro nacido de la fuerza de todos ustedes y de muchos que no han podido llegar, de sus luchas, de años de movilizaciones y esfuerzos de todo tipo. Esta sala está llena de historias de resistencias.

El Centro donde nos encontramos fue sede de la batalla de ideas, aquí se formaron jóvenes trabajadores sociales y se desarrollaron una serie de programas sociales de la revolución dedicados a grupos desfavorecidos tras los años del duro período especial. Aquí formamos a los primeros venezolanos que después, en cursos más sostenidos fueron base del Frente Francisco de Miranda en Venezuela y hoy todavía hay miles de estudiantes africanos en este lugar, es un símbolo también del internacionalismo y la solidaridad. El lugar donde dormimos, la Villa Panamericana, nos recuerda que lo posible es siempre una construcción. En 1991, pleno período especial, a Cuba le tocaba organizar los Juegos panamericanos y esa fue la Villa de los deportistas que vinieron de todas partes del continente. Fue construida con horas de trabajo voluntario de cubanas y cubanos. En aquellas competencias quedamos en primer lugar.

Las organizaciones miembros del Capítulo cubano de la articulación de movimientos sociales hacia el ALBA, hemos convocado a este encuentro que se coloca en una historia de esfuerzos recientes de construcción amplia que intentaron movilizar a los diversos actores tras el declive de la campaña contra el ALCA, del Foro Social Mundial y del Foro Social de las Américas.

Hace diez años derrotamos el ALCA con un proceso en el que tuvimos la posibilidad de articular una alianza social en toda la región con gran diversidad de fuerzas y actores en un compromiso de acción común, con Encuentros Hemisféricos en la Habana como espacios para definir estrategias comunes y líneas de acción, que resultaron en un ascenso de las luchas y movilizaciones.

Hoy no hemos dejado de resistir. Las luchas se multiplican. Hay un nuevo momento y territorio político. Sin embargo, no tenemos una plataforma lo suficientemente amplia, diversa, plural, con la dimensión necesaria; hoy no tenemos un proceso así que nos permita incidir con fuerza en el escenario actual, reaccionar con rapidez o impulsar con solidez nuestras alternativas.

Sintiendo esa necesidad, y reconociendo el avance de la derecha en casi todos los países de la región, a propósito de los diez años de la derrota del ALCA, algunos amigos exploraron la posibilidad de un encuentro en Cuba, – frente a la dificultad de hacerlo en Argentina por varios factores, entre ellos las elecciones-, para evaluar dónde estamos en este momento.

Nosotros nos esforzamos y ustedes respondieron. Gracias, muchas gracias. Hoy creemos tener garantizadas modestas condiciones para un debate amplio, abierto, franco, que nos de pistas para seguir luchando.

Los diversos posicionamientos frente a las problemáticas y desafíos de la coyuntura estarán sobre la mesa, pero el encuentro parte de un lugar, expresado en sus objetivos, su convocatoria limitada y la propia agenda, un lugar identificado con el compromiso con la gente que lucha y con la intención de trabajar y caminar hacia adelante sobre los avances y posibilidades de este período.

Las organizaciones cubanas venimos abiertas al encuentro y a lo que construyamos entre todas y todos. Su organización es un proceso que ensancha el camino hacia una nueva cultura política desde la solidaridad que ha caracterizado a la Revolución y vivimos como una experiencia pedagógica su organización con soberanía y autogestión financiera. La intención es sumar para caminar juntos en la certeza de que los movimientos y organizaciones sociales somos responsables de la continuidad y profundización de los procesos de cambios en la región y que debemos pasar a la ofensiva en el fortalecimiento de una agenda de unidad que impida el regreso total del neoliberalismo.

Los procesos de cambio expresan una tensión entre lo que significa la lucha política (antimperialista, antioligárquica, por la soberanía) y las emergencias antisistémicas que se proponen superar el capitalismo desde abajo, nacidas desde un sujeto plural con eje en la lucha antipatriarcal, por justicia ambiental, en la defensa de los territorios.

Ni las emancipaciones han logrado superar la lógica anticapitalista, ni la contra hegemonía avanza en la superación de un modelo de desarrollo y matriz energética heredados de siglos de colonialismo. No debiera verse una dicotomía en esta tensión. Si la lógica de reproducción capitalista no es superada, no se podrá enfrentar la amenaza imperialista, porque ambas cosas están en estrecha relación. No se pueden generar nuevos sentidos de vida desde el mismo modelo de consumo. Están agotados los intentos de sujetar políticas públicas en un entramado internacional de lógica neoliberal y un modelo de desarrollo anclado en una lógica capitalista.

El sujeto popular organizado se ha debilitado, ya sea incorporándose a gobiernos que expresan el resultado de luchas populares, o en un diálogo trunco en críticas necesarias para profundizar la radicalidad de los procesos, o cooptados por agendas de ONGs con incomprensión de las complejidades de los escenarios en disputa. Al mismo tiempo, algunos gobiernos privilegian el discurso que busca el respaldo de las masas a enfrentar y superar las tensiones en un diálogo real con los sujetos organizados. Tenemos muchos temas pendientes. La profundización de la democracia participativa, a pesar de la innovación de procesos constituyentes que mucho avanzaron; la acumulación de tejido social organizado; la formación política. No se ha construido un poder popular organizado que sea alternativo a la dominación y a la hegemonía que se intenta desplazar.

La derecha toma rostros muy diversos, trabaja con los sujetos oprimidos y maneja agendas de derechos sin perspectiva histórica para fracturar procesos de resistencia y disputar los acumulados de la lucha popular. En esto son protagonistas los medios de comunicación que se comportan como partidos políticos con candidatos y fórmulas propias que representan sus intereses e intervienen en la disputa de hegemonía, contribuyendo al triunfo electoral de sus expresiones, pero la propuesta neoliberal no parece poder convencer o satisfacer a la gente cuando llega al gobierno.

El imperialismo no ha cambiado su estrategia con AL. Permanecen 80 bases militares en la región. Se avanza en las firmas de Tratados de libre comercio y servicio como TISA y acuerdos como el TPP, ambos caminan en secreto para fortalecer la capacidad de incidencia en un modelo global y debilitar a los estados frente a las trasnacionales, regulando sus posibilidades de enfrentar tecnologías extractivas con políticas ambientales necesarias y urgentes. Sin disminuir el alcance de la victoria del movimiento social y popular que derrotó el ALCA en Mar del Plata, hoy el proyecto se recompone para rediseñar el control de la región.

Está en riesgo el sostenimiento de la proyección latinoamericanista y de integración que hemos construido en el continente. Necesitamos una matriz que integre todas las luchas para construir unidad en una fuerza sustentable que sea motor de cambios en la sociedad capitalista y coordinar nuestros esfuerzos. Para encontrar maneras de incidir desde una articulación amplia y diversa en toda esa complejidad del escenario latinoamericano, se realiza este Encuentro.

Necesitamos identificar algunos ejes/ temas/ que nos permitan incidir juntos en la correlación de fuerzas en la región para responder a los desafíos del contexto, crear una plataforma amplia y diversa desde la que podamos dar un mínimo seguimiento a los consensos que encontremos y asumir los acuerdos que tomemos en debates a lo interno de nuestras organizaciones, ampliando el escenario en cada país.

Gracias por todo el esfuerzo para llegar, que no ha sido poco; gracias por toda la comprensión, Deseamos que éstos sean días llenos de fuerza y optimismo para poder avanzar.

Desafíos comunes en nuestro mapa latinoamericano

sesion tarde lunes

El cartel que identifica al Encuentro Hemisférico por los 10 años de la derrota del ALCA, esboza al continente americano. No es un trazo habitual, pero resulta suficiente para imaginar a la Patria grande. Otros detalles de esta América nuestra, se dibujaron en la tarde de este viernes 20 de noviembre. Quienes llegaron al Centro de Convenciones de Cojímar, al este de la capital cubana, han aportado sus miradas a la realidad regional para redibujar los límites de nuestra geografía.

Bastó la provocación del intercambio inicial del panel de la mañana, que repasó a grandes rasgos, qué ha pasado en la última década y qué significó para las luchas populares, la derrota del ALCA. Cuatro grupos compartieron más a “lo cortico” sus reflexiones sobre la hora actual de sus países y un poco más allá.

Algunos elementos comunes marcan nuestro contexto: conflictos migratorios, modelos productivos extractivitas, la insistencia de la derecha por frenar el avance de los gobiernos progresistas, la necesidad de profundizar en la cultura política para romper el analfabetismo político y pasar de una fase reactiva a una propositiva.

En una de las mesas un estudiante colombiano contó cómo ha sido su despertar como sujeto crítico de la realidad compleja de su país y la región. Ha necesitado acompañamiento de otras personas vinculadas a procesos de transformación social, ser parte de espacios de debate y construcción, para desmontar muchas de las comprensiones naturalizadas por el discurso hegemónico de los medios. Cómo garantizar ese diálogo generacional, entre luchadores de más experiencia y otros más jóvenes, que se incorporan a procesos en curso y deben conocer las lógicas anteriores para acompañar las luchas populares. Ese es un desafío compartido.

Impedir la fragmentación en sectores o a lo interno de nuestros territorios, es un camino hacia la anhelada unidad regional, que es todavía frágil y hay que fortalecerla, con la contribución de todas y todos. El retorno de la derecha a espacios de poder, pone en peligro la construcción de mecanismos de integración, que se han impulsado sobre todo, desde gobiernos progresistas. Los movimientos sociales apuestan por un proyecto integracionista popular y eso requiere una mayor incidencia pública para juntar a las fuerzas todavía dispersas, o desarticuladas.

El peligro de perder las elecciones argentinas el domingo y el conflicto colombiano, son focos de atención por la importancia que tienen para América Latina en su conjunto. El mapa de la América nuestra no estará completo hasta que sus ciudadanos y ciudadanas no deconstruyan el modo de vida capitalista, las lógicas de la dominación imperialista, que muta y convierte a las personas en consumidoras, en esclavas del consumo sin fin. Este Encuentro es una oportunidad para seguir repensando las estrategias para que gane el proyecto colectivo de vida, ese que volvió a respirar cuando en Mar del Plata se sepultó el ALCA.

Celebración de la derrota al ALCA junto a Silvio Rodríguez

concierto silvio jesus maria

El cantautor, guitarrista y poeta cubano Silvio Rodríguez se unió a la celebración de la derrota al ALCA hace 10 años. Silvio Rodríguez es considerado un hijo de la Revolución cubana y con su música ha sido un digno embajador del pueblo cubano. Durante décadas ha cautivado el mundo de la música, especialmente revolucionaria con temas como la Era está pariendo un corazón, la Maza, Canción para mi soldado, Ojalá, Playa Jirón, Unicornio Azul, entre otros.

El espectáculo dado la noche de ayer es parte de una serie de conciertos gratuitos que Silvio está ofreciendo en diversos barrios de la Havana, La presentación se realizó en el Barrio Jesús María, en el que participaron otros artistas nacionales como el Grupo Social Club, quienes deleitaron al público y lo hicieron bailar al son de la salsa Cubana.

El espacio fue aprovechado para entregar a Omara Portuondo el reconocimiento Pablo por su cubanía Universal.

Omara Portuondo es una cantante cubana de son y boleros, nacida en 1930, además de ser la mayor representante del llamado feeling. Conocida como La diva del Buena Vista Social Club o La novia del feeling.

La cantante de 84 años transmitió mucha energía a todas y todos los participantes y aprovechando el reconocimiento entregó al público varias de sus canciones como Quizás, Quizás, Quizás.

Las y los participantes del encuentro Hemisférico derrota del ALCA se sumó a esta fiesta popular en donde hubo participación de compañeros y compañeras cubanas, turistas internaciones que se identifican con el proceso revolucionario de la isla.

Nadie quería que el concierto terminará, pero bueno nos dejó un sabor de querer continuar con la construcción de la patria grande.

“Más temprano que tarde el mundo cambiará”. No hay Imperio eterno. No hay terror eterno. No podrá haber explotación por siempre del hombre por el hombre y la historia nos dará la razón a quienes sí creemos con sólidos argumentos y profundas convicciones de que lo que sí es eterno es el amor, lo que sí es eterno es la amistad, lo que sí es eterno es el bien y porque nuestra revolución, que está próxima a cumplir sus 45 años, está basada en el amor, en la amistad y en el bien, porque es una revolución del pueblo y para el pueblo, digo que es una REVOLUCIÓN ETERNA. (Poema Revolución Eterna)

¡Contra el Saqueo del Capital, Por la Soberanía de Nuestros Pueblos!
América Unida sigue en Lucha!

Página 1 de 3 siguiente  última