Centro Martin Luther King

En Argentina Grupo de Curas en Opción por los Pobres

Transcurridos los primeros 30 días de gobierno de la Alianza Cambiemos, sentimos amenazada nuestra paz social, en serio riesgo la vida del pueblo trabajador y en especial de los pobres. Observamos una actitud de revancha de clase, superioridad intelectual, cinismo y discriminación en las intervenciones publicas de muchos funcionarios incluyendo al Presidente en referencia a los militantes, el gobierno anterior, la clase trabajadora, el costo de la vida y los despedidos.

Percibimos un notable desprecio por las instituciones, con procedimientos en algunos casos ilegales y en muchos casos antidemocráticos, con una fuerte indiferencia por el acuerdo y el consenso que representa el debate parlamentario, llevándose por delante –por ejemplo- la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, construida federalmente y aprobada por ambas camaras del Congreso y ratificada por la Corte Suprema de Justicia. ¿Cómo es posible que una ley aprobada con tanto consenso sea eliminada por un caprichoso DNU? Se ha instalado con prepotencia un gobierno de facto donde las fuerzas de seguridad evitan que se cumpla la ley y se intenta imponer por decreto con manifiesta parcialidad a dos Jueces de la Corte Suprema, justamente encargados de administrar justicia imparcial. Se camina por una delgada línea a un paso de la inmoralidad designando en muchos ministerios empresarios que hasta ayer trabajaban en las empresas que hoy deben controlar. Atender “los dos lados del mostrador” puede llevar a un conflicto de intereses, a un abuso de la posición dominante altamente peligrosos.

La economía ha priorizado los intereses de los sectores productivos mas ricos que tienen fortunas en dólares, las recetas ortodoxas de los organismos financieros y el absolutismo de mercado por encima del pleno empleo, la valorización del salario y la contención social. Se recurre a la consabida y fracasada receta del ajuste. Se alienta la especulacion financiera y los capitales golondrina perjudicando así la producción y obviamente el trabajo nacional, la pequeña y mediana empresa. Hablar de pobreza 0 y la promesa de “mantener lo que se hizo bien”, es una mentira. Se recurre al endeudamiento externo que sólo beneficia a los prestamistas y se pagará con el trabajo de los pobres. Se pretende arreglar con los Fondos Buitres cuando la ONU apoyó con el voto de 136 países que Argentina no cediera a las presiones de esos miserables para no comprometer los intereses del país. Se sacrifica la integración latinoamericana, vital para la soberanía de nuestros pueblos, y se reinstala una relación dependiente con EEUU, eterno verdugo de nuestros sueños.

Se ajusta por el salario, hay despidos masivos y compulsivos, sin revelar los criterios de selección y sin decir como se crearán nuevos puestos de trabajo. Se extorsiona con el miedo a perder el empleo para desalentar las negociaciones paritarias. Se camina por la cornisa de la persecución ideológica hurgando en las redes sociales de los trabajadores, avasallando la privacidad y estigmatizando a los despedidos. Se habla desde un pretendido limbo político donde lo ideal es “no tener ideología” algo que lisa y llanamente es una mentira para absolutizar la propia ideología y eliminar cualquier otra. Se ha implantado una suerte de totalitarismo informativo donde detrás de la mascara de la pluralidad se han callado las voces opositoras y los medios recordando una frase del Beato Óscar Romero “están vendidos y no dicen la verdad”. DDHH como el derecho a la información, el derecho al salario digno son ignorados. Vivimos un estado policial rodeados de mentiras, amenazas y extorsiones. Esto no es una verdadera democracia por mas que los gobernantes sean legítimos.

Hablamos en defensa de los pobres y desde el Pueblo de Dios, y nos duele una vez más el silencio cómplice de los Obispos que parecen desconectados del sufrimiento de los trabajadores y no perciben que la calidad democrática está en peligro.

Grupo de Curas en Opción por los Pobres
Enero 2016

Inaugurado nuevo espacio de las Redes en Santa Clara

El pasado 15 enero y en conmemoración al aniversario 87 del asesinato de Martin Luther King, las Redes Ecuménica “Fe por Cuba” y la de educadores y educadoras populares de Santa Clara, tuvimos la bendición de ver materializado un sueño: inaugurar oficialmente nuestra sede, una sala que bautizamos con el nombre el líder estadounidense y que se encuentra ubicada en la biblioteca provincial “José Martí” en la cabecera villareña.

Las dos redes nos organizamos con el propósito de exhibir en esta ocasión una exposición sobre la vida y obra del pastor bautista que nos inspira. Artistas plásticos, profesores universitarios, líderes cristianos y laicos, payasos terapéuticos, cantautores, bibliotecarias, trabajadores del sector agrícola en el territorio, amas de casa, jubiladas…, “todas las manos todas” trabajamos duro para habilitar al servicio público nuestra minibiblioteca.

Ese viernes “sublime gracia”, irrumpió la noche a la vez que proyectábamos las fuertes imágenes de lo sucedido en Montgomery, Alabama, en los años 60, cuando la segregación era vigente en la sociedad norteamericana y el pastor afronorteamericano denunciaba la dura realidad de su país y luchaba de manera no violenta, por los derechos civiles de las personas negras y humildes. Tuvimos una alocución de lo sucedido con Rosa Park en el autobús, aquel 1ro de diciembre de 1955.

Compartieron con nosotros ese momento familiares de los miembros de las redes, colegas de Cultura y del Partido Comunista de Cuba (específicamente quien se encarga de la Atención a Asuntos Religiosos. Ahí tuvimos la oportunidad de presentar las redes, qué hacen en nuestro país y en particularn, en nuestra ciudad, así como dar a conocer sus respectivos equipos de coordinación.

Nuestra sala también está preparada para servir como espacio de formación, al disponer de un buen equipamiento para ello, puesto a prueba en 2015 durante el Taller Básico Regional de Concepción y Metodología de la Educación Popular. Esperamos mantener nuestros esfuerzos para después de este alumbramiento, cuidar y ver crecer con valores emancipatorios, nuestra criatura: la sede santaclareña para “juntar manos y sueños” como los de Luther King y poder acompañarnos los unos a los otros, en la construcción de “un socialismo sentido y pensado desde nuestras prácticas”; en un verdadero Jardín de la Esperanza.

La Colmenita de El Salvador debutará con obra infantil “La Cucarachita Martina pide la convivencia y la paz”

Para el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén el proyecto La Colmenita de El Salvador, se convierte en una herramienta estratégica para unificar esfuerzos en el combate de la violencia a través de la prevención, con la generación de convivencia y oportunidades para la niñez y adolescencia.

La compañía de teatro infantil La Colmenita de El Salvador debutará ante las familias salvadoreñas con la puesta en escena de la obra musical “La Cucarachita Martina pide la Convivencia y la Paz”, elenco en el que participarán además 20 niñas y niños del grupo La Colmenita de la República de Cuba.

El estreno de la obra musical será este 28 de enero en la Gran Sala del Teatro Nacional de San Salvador a las 5:00 p. m.; acto al que asistirá el presidente de la República Salvador Sánchez Cerén.

Las familias salvadoreñas también podrán disfrutar de esta representación teatral el día 29 de enero en este mismo escenario, en los horarios de 10:00 a.m. y 5:00 p.m.

Asimismo, se realizarán presentaciones en el Teatro Nacional de Santa Ana el 30 de enero a las 4:00 p.m y el 31 de enero en el Teatro Nacional de San Miguel a las 3:00 p.m.

El proceso de formación y montaje de la obra ha sido dirigido por especialistas en programas de arte social para la niñez y juventud de Cuba, quienes han trabajado con un elenco salvadoreño integrado por 144 niñas y niños del Coro Presidencial para el Buen Vivir, el grupo Juvenil El Mozote, el grupo de danza de la Casa de la Cultura de Zacatecoluca y la Orquesta infanto juvenil de la Casa de la Cultura de Sonzacate.

El proyecto “La Colmenita de El Salvador”, está enmarcado en el Convenio Básico de Cooperación Técnica, Científica y Tecnológica entre el Gobierno de El Salvador y la República de Cuba, y busca promover el desarrollo humano y la convivencia, por medio de la creación de procesos integrales para la niñez y juventud mediante el arte escénico.

Para la embajadora de Cuba en El Salvador, Iliana Fonseca Lorente, la obra musical marca el inicio de la “hermandad cultural entre los niños y niñas cubanos y salvadoreños” y contribuirá “de forma importantísima al desarrollo y fortalecimiento de los vínculos y relaciones culturales entre Cuba y El Salvador”.

Por su parte el director cubano y fundador de la Compañía La Colmenita, Carlos Alberto Cremata, aseguró que esta iniciativa se impulsa con el propósito de fomentar la paz, la convivencia y “tender un puente de amor desde la infancia y desde la cultura”.

La Colmenita de El Salvador incluye jóvenes entre 5 y 17 años, y es implementado a través de la Red de Casas de la Cultura y la Convivencia, para beneficiar a la infancia y adolescencia.

El director nacional de Casas de la Cultura para el Desarrollo de la Convivencia y del Buen Vivir, César Pineda, explicó que el desarrollo de este proyecto forma parte de la estrategia del gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén de promover la cultura como un derecho de todos los salvadoreños.

Aseguró que la iniciativa está enmarcada en el Plan El Salvador Seguro, por lo que luego del montaje y presentación de la obra, el proyecto se desarrollará en 14 Casas de la cultura ubicadas en los municipios identificados como lo más violentos por el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia.

“En estos municipios se hará convocatorias abiertas para que los padres puedan llevar a sus niños y puedan participar de esta convivencia sana y armoniosa a través del canto y de la risa”, dijo.

San Salvador, 20 de enero de 2016.

Secretaría de Comunicación de la Presidencia de la República Gobierno de El Salvador. Boletín de prensa: 1-20/01/2016

Página 1 de 2 siguiente  última