Centro Martin Luther King

Jornada amplía el debate sobre derechos sexuales

Las actividades centrales tuvieron lugar en ciudades y localidades montañosas de Granma, en el oriente cubano.

La Jornada Cubana contra la Homofobia amplía cada vez más el alcance de los debates por los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales (LGBTI), en su recorrido por ciudades del interior y pueblos rurales donde casi no se habla del problema.

Por vez primera, la iniciativa por el respeto a la libre orientación sexual e identidad de género desplegó acciones en el poblado montañoso de San Pablo de Yao, en Granma, a 730 kilómetros al este de la capital.

Esa provincia fue la sede central de la séptima edición de la cita, que se celebra en la nación caribeña desde 2007 alrededor del 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

La voluntad de garantizar el desarrollo pleno, armonioso y consciente de las personas LGBTI animó cada una de las acciones celebradas los pasados 16 y 17 de mayo en Bayamo, municipio cabecera de Granma.

Paneles comunitarios, festivales deportivos, galas culturales, presentaciones de teatro callejero y la entrega de materiales educativos y promocionales, dinamizaron la cotidianidad de esa ciudad, considerada la cuna de las guerras por la independencia de Cuba de la colonia española.

Luego de participar en la contagiosa conga por la diversidad, a la cual se integró la población, Mariela Castro, directora del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) agradeció a las y los bayameses por la acogida y reconoció el trabajo de ese territorio en la lucha contra toda forma de discriminación e injusticia social.

“El movimiento LGBTI rinde homenaje al pueblo de Bayamo por su histórica valentía, su sentido revolucionario y patriótico. Por eso contamos con que transformen sus conciencias y apoyen la solidaridad entre los seres humanos”, agregó.

Entre las actividades realizadas por el respeto a la diversidad sexual, destacaron talleres y encuentros de reflexión donde activistas de las redes sociales acompañadas por Cenesex intercambiaron experiencias de vida y trabajo por la inclusión de las personas LGBTI.

Tales espacios de diálogo buscaron generar más procesos de sensibilización y educación de la familia, institución que hoy necesita ser transformada porque es clave en los procesos de discriminación y aceptación.

A propósito, Mariela Castro comentó en un panel realizado en la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte “Manuel Fajardo”, en Bayamo, sobre la necesidad de socializar conocimientos para empoderar a las y los ciudadanos y educarlos en el reconocimiento de los varios tipos de familia que existen.

“Pero eso hay que enseñarlo (la aceptación) en la escuela y a través de los medios de comunicación. El personal educativo de esas instituciones necesita formación y preparación. Esa es una tarea pendiente”, reconoció la también diputada al parlamento cubano.

Durante varios momentos de la jornada, se trataron los pequeños avances logrados en Cuba en el ámbito legal, con el objetivo de visibilizar los intereses de esta comunidad.

Con ese propósito, un grupo de activistas estadounidenses expusieron en diferentes espacios de la geografía bayamesa cómo sus vidas cambiaron para bien luego de disfrutar los beneficios del matrimonio igualitario y la adopción legal de hijos e hijas.

Cuidado: todo no es educación popular. Impresiones de un encuentro

Meses antes me llegó por correo electrónico la convocatoria de un evento y el tema me resultó demasiado atractivo: “Educación Popular y desarrollo sostenible. Sobre cómo salvar a la madre tierra” ¿a quién no le interesaría? Envié mis resúmenes, confeccioné el póster y esperé.

Cuando Tamara Roselló me sugirió escribir un artículo sobre el VIII Encuentro Internacional “Presencia de Paulo Freire” le advertí que podría excederme con la crítica. No obstante, me atrevo a hacerlo esperando no ser injusta ni dañar sensibilidades.

Junto a la delegación oriental llegué a Cienfuegos, sede del encuentro, el pasado 2 de mayo. Me asombró no encontrar a nadie de la Red de Educadores y Educadoras Populares (EP) que anima el Centro Memorial Martin Luther King Jr. (CMLK). Casi todas las personas participantes nacionales eran profesores, luego comprendí, auspiciaba la Asociación de Pedagogos de Cuba.

Acostumbrada a los talleres del CMLK esperaba compartir el mismo alojamiento que los demás asistentes. Grande fue mi sorpresa: la mayoría de los extranjeros se hospedaron en el hotel PasaCaballo, otros –jóvenes estudiantes que trabajaron más de un año para costearse el viaje- estaban en casas de alquiler, y unos pocos que venían con escasos recursos se quedaron con los orientales en el santuario San José, un hostal con excelentes condiciones, ubicado en la salida de la ciudad hacia La Habana.

Entiendo cuán difícil puede ser encontrar hospedaje para tantas personas, pero si no somos cuidadosos en este aspecto podemos provocar discriminación, aun cuando no sea intencional. Además, la integración en cualquier evento va más allá de las actividades programadas, incluye la conversación durante el desayuno, el intercambio constante con la gente, el regaño de los adultos ante las risas altas de los muchachos que se desvelan en la madrugada, descubriendo las diferencias y semejanzas entre sus culturas. Esas pequeñas cosas que dejan gratos recuerdos apenas ocurrieron.

Otro hecho que me marcó fue la visita a varias rutas, señaladas como exponentes de la educación popular: casas de cultura, un hogar de ancianos, el Teatro de los Elementos, una comunidad en Cumanayagua, un proyecto de ballet flamenco, etc. Elegí la finca agroecológica El Mango,una cooperativa de crédito y servicio, donde aprendí sobre abonos orgánicos, el cultivo de la poma rosa, cunicultura y la cría de cabras en tarima. Allí no encontré a Paulo Freire.

Sin embargo, durante la presentación de las ponencias descubrí su legado. Es impresionante el número de personas y sobre todo, jóvenes que transforman a diario realidades duras en Brasil, Argentina, Paraguay, Colombia y Costa Rica basados en una educación liberadora y dialógica, la acción cultural, el acompañamiento, haciendo educación popular. Nutrirme de sus experiencias fue la mejor vivencia.

Pienso que muchas cosas podrían mejorar para la próxima edición del encuentro. Sugiero que la Red EP apoye al comité organizador y que este coordine con tiempo suficiente un alojamiento asequible a todos. Si nos esforzamos más lograremos un espacio para reflexionar y crecer que honre plenamente a Freire, el Maestro Emérito de América.

Bendiciones para una joven villa con 500 años

El próximo 4 de junio la villa del Espíritu Santo cumple cinco siglos de existencia. Sus calles, sus edificaciones y paisajes han sido testigos del tiempo desde que el adelantado Diego Velázquez, la fundara en 1514 a orillas del río Tuinucú, a unos ocho kilómetros de su ubicación definitiva, entorno al río Yayabo.

500 años camaguey

Las hijas e hijos de esta tierra han cuidado con esmero la espiritualidad que envuelve lo mejor de la tradición cultural, que le da una fuerte identidad y sentido de pertenencia a quienes han compartido su suerte con esta ciudad del centro de Cuba. Se llaman espirituanos y espirituanas, un gentilicio que no solo remite a una procedencia geográfica, sino también a una manera de vivir y sentir.

La red ecuménica Fe por Cuba ha echado raíces en la fértil tierra del Yayabo y no quiere estar ausente a la fiesta por los 500 de la cuarta villa cubana. La fecha seleccionada para la celebración ecuménica es el 8 de junio, que coincide con la jornada de Pentecostés. Este es un tiempo de alegría y esperanza que convoca, bajo el influjo del Espíritu, a continuar con la misión de Jesús. Es un buen momento para renovar el compromiso misionero de la iglesia con su pueblo, para estar atenta a las urgencias de las personas más necesitadas y promover la comunión y la solidaridad.

Al Pentecostés y a la villa espirituana les dedica la red Fe por Cuba un encuentro entre voces de cristianas y cristianos procedentes de Remedios, Zulueta, Cabaiguán, Yaguajay, Taguasco, Meneses, Iguará, Florencia y la propia ciudad sede. Se unirán en coros para festejar la ocasión en la Iglesia Presbiteriana de Sancti Spíritus, a las 8:00 pm del segundo domingo de junio. Hasta allí llegarán creyentes religiosos de diferentes denominaciones cristianas de la región central.

El Reverendo Raúl Suárez, director del Centro Memorial Martin Luther King Jr. (CMLK), está invitado a predicar esa noche. La iniciativa ambientará con música, cantos e himnos el entorno urbano de Sancti Spíritus, justo en la cercanía al parque Serafín Sánchez, removido por estos días de restauración.

Página 1 de 2 siguiente  última