Centro Martin Luther King

Taller analiza retos culturales en el desarrollo local

El arte y sus diferentes manifestaciones pueden contribuir a las transformaciones y el mejoramiento social.

Cómo conservar la esencia de los procesos culturales o conjugar sostenibilidad económica y preservación de los valores en proyectos comunitarios, son hoy algunas de las preocupaciones de artistas, promotores culturales, líderes locales e instituciones.

Por ello, el VI Taller Regional de Intercambio de Experiencias, celebrado en esta capital entre el 29 de septiembre y el 4 de octubre, analizó alternativas para fortalecer la dimensión cultural en los procesos de desarrollo local y comunitario, entre otros temas.

Según Tania García, del Centro de Investigaciones de la Cultura Cubana “Juan Marinello”, “se ha confundido sostenibilidad con financiamiento, cuando esta categoría incluye todos los componentes como validar y perdurar. Además, toda estrategia de desarrollo debe tener un perfil determinado a partir de patrones culturales”.

“Nosotros estamos en una reconstrucción de conceptos y perspectivas alrededor de un diseño de país que no es solo económico. Es también político, social, y por ende, cultural. Incluye todos los componentes de la vida”, precisó.

A su juicio, este concepto hay que abordarlo en la actividad empresarial, estatal y no estatal, porque cada producto cultural tiene un valor económico y también cultural, que es el determinante. Añadió que este problema persiste en muchos otros ámbitos de la realidad cubana.

Carlos Figueroa, de la Iniciativa Municipal de Desarrollo Local Casa de la Guayabera, de la central provincia de Sancti Spíritus, señaló que al copiar proyectos ajenos, sin que se realice un diagnóstico previo de las características de los espacios y sus poblaciones, se limita la sostenibilidad.

Por su parte, Ovidio D´Angelo, investigador del estatal Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas declaró a la Redacción de IPS Cuba que resulta interesante la sintonía entre cultura y transformación social a la luz de los cambios posibles, con la participación de actores locales.

A su juicio, se trata de preservar los valores esenciales pero desde lógicas que vayan hacia la prosperidad y sustentabilidad. Para él, resulta importante establecer la economía solidaria, decidir hasta dónde debe llegar el cuentapropismo y cuáles son sus responsabilidades, así como qué transformaciones deben hacerse en las empresas estatales por una mejor cultura.

Con el tema “Transformando nuestras realidades desde la cultura y la educación popular”, el encuentro fue organizado por el Centro de Intercambio y Referencia Iniciativa Comunitaria (Cieric), la Dirección de Cultura Comunitaria de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en coauspicio con el Consejo Nacional de Casas de Cultura y la Universidad de las Artes.

Procedentes de todas las provincias cubanas y de naciones como Nicaragua, Guatemala, México, Costa Rica, Italia, Noruega y Honduras, intelectuales, pintores, académicos, investigadores, centros de formación, organizaciones no gubernamentales y redes comunitarias analizaron las realidades y retos que enfrentan los proyectos culturales en el mundo actual.

El propósito de este tipo de encuentros es promover la reflexión y el intercambio sobre la contribución de la cultura y la educación popular a los procesos de desarrollo local y comunitario, explicó a la Redacción de IPS Cuba Mariela Moon, subdirectora técnica de Cieric.

La cita busca también fomentar la construcción colectiva de propuestas que eleven la calidad de las estrategias y prácticas transformadoras y su impacto en el mejoramiento social. (2013)

Con voz propia, para cambiar todo lo que deba ser cambiado

Organizado por el Centro Memorial Martin Luther King Jr. (CMMLK), entre el 22 y el 28 de septiembre se realizó en La Habana el IV Taller Latinoamericano de Comunicación Popular. Participaron comunicadores/as de México, El Salvador, Colombia, Venezuela, Argentina, Uruguay, Haití y Cuba.

taller septiembre 2013

Marianao es un barrio ubicado al oeste de la ciudad de La Habana. En este lugar, desde 1987 un grupo de personas vinculadas a la Iglesia Bautista Ebenezer construye el Centro Martin Luther King. Desde sus amplias instalaciones se pueden ver las avenidas 100 y 51, por donde pasan las famosas guaguas, ómnibus articulados que transportan a miles de personas hacia y desde el centro, cada mañana y cada tarde. Y junto a ellas, una gran cantidad de autos viejos, la mayoría de las décadas del 50 y 60. Estos carros, llamados “almendrones”, por diez pesos moneda nacional unos cuarenta centavos de dólar llevan gente a Vedado o a La Habana Vieja en un taxi “por puesto”, recorriendo los casi doce kilómetros que separan a estos barrios más céntricos y turísticos de la sede del CMMLK.

Allí, personas de diversas edades, orígenes y culturas compartieron durante una semana una intensa agenda de práctica y debate sobre un “otro” ejercicio de la comunicación y el periodismo.

Trabajo ecuménico, para la articulación popular

En este cuarto de siglo de trabajo practicando la tolerancia religiosa, la defensa de la Revolución y promoviendo la participación de base, el CMMLK se ha ido constituyendo en una referencia en el campo de la educación y la comunicación popular en Cuba.

Entre 2010 y 2012, este recorrido cuajó en dos espacios de articulación: la Red de Educadoras y Educadores Populares y la Red Ecuménica Cuba con Fe. Además, el Centro Memorial participa desde sus inicios en la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA.

De todos esos espacios de confluencia provinieron la mayor parte de las invitadas e invitados, aunque no exclusivamente, generándose un ámbito de encuentro entre diferentes realidades y puntos de vista, que se intercambiaron a partir de talleres de radio, audiovisual y contenidos web.

La representación local corrió por cuenta de militantes de las dos redes que anima el CMMLK, con delegadas y delegados de las provincias de Holguín, Granma, Camagüey, Sancti Spiritus, Villa Clara, Matanzas, Pinar del Río y La Habana. Muy jóvenes en su mayoría, sus intervenciones dieron la posibilidad de asomarse a conocer la realidad profunda de la isla, marcada por un proceso de autocrítica y cambios, a partir de los lineamientos del VI Congreso del Partido Comunista Cubano (PCC).

Entre estas cuestiones a modificar en forma urgente, casi todas las voces enfatizaron en la necesidad de renovar la comunicación. Pero no para volver a la lógica de las grandes corporaciones, sino para darle mayor poder al pueblo, desde una perspectiva de defensa y al mismo tiempo profundización de la Revolución, rechazando todo contenido dogmático y autocomplaciente.

Prácticas concretas desde los pueblos

El taller también se propuso promover el desarrollo de trabajos conjuntos. Así, se resolvió el armado de informes especiales. El primero de ellos, previsto para fin de año, será justamente sobre la comunicación popular en América Latina y el Caribe. A este informe le seguirá la elaboración entre enero y febrero de 2014 de un dossier sobre “Soberanía y Defensa de los Territorios”. Este fue destacado como uno de los principales problemas de los pueblos, ante la ofensiva de las trasnacionales mineras, petroleras, hidroeléctricas y del agronegocio en todo el continente.

En diálogo con Marcha, Jean Malaguer, del nodo Granma de la Red de Educadoras y Educadores Populares, dijo que “fue un taller bastante integrador, como un faro para guiar el camino que estamos llevando: la articulación de la gran red de hombres y mujeres que vamos intentando construir una comunicación como dijera Martí en favor de los pobres de la América. Una red de esas personas que están provocando cambios en favor de la humanidad”.

“Me llevo un montón de aprendizajes. También una tarea grande”, enfatizó la periodista mexicana Gloria Muñoz Ramírez, directora del proyecto Desinformemonos.org. “Porque uno no puede venir a un taller impunemente: no puedes llegar y hacer que no pasó nada. Ni que no dijiste nada, porque hablar te compromete; ni que no escuchaste nada, porque oir también te compromete. Me llevo unas ganas enormes de seguir en contacto, de una vinculación muy directa, de trabajos concretos”.

Marc Antoine Honorati, de la Federación de Periodistas de Artibonit, de Haití, en su trabajoso pero comprensible español expresó: “He aprendido muchas cosas, con ellas voy a trabajar con los demás compañeros de allá, para ver qué podemos hacer juntos. Estamos en el mismo camino”.

“Para mí fue un honor estar acá, que mis compañeros hayan confiado en mí para venir”, dijo con emoción Alejandra Díaz, de La Garganta Poderosa. “Aprendí algunas cosas prácticas, como cortar o editar un audio y otras cosas que no sabía. Además tuve el honor de conocer otras culturas, como la haitiana”. Alejandra vive en Zavaleta, en el barrio porteño de Pompeya. Se sumó a la organización barrial luego de que la policía matara a su hijo, en un episodio que nunca fue aclarado. Desde hace un año y medio es redactora de “la primera revista de cultüra villera”, según señaló al presentar la iniciativa. Además de ella, participaron representantes de otras dos organizaciones de Argentina: la agrupación Kiki Lezcano y el FPDS Corriente Nacional/ Patria Grande.

Isaac Marín, del Congreso de los Pueblos de Colombia, manifestó que “el desarrollo del taller fue productivo en términos de que se van tejiendo lazos con la experiencia de otros países”. Para concluir: “En fin, lo importante de todo esto es cómo nos vamos entrelazando, cómo vamos haciendo red, comunicación desde otra mirada, poniéndole voz a los pueblos y a las comunidades”.

tomado de http://www.marcha.org.ar/1/index.php/elmundo/103-cuba/4425-con-voz-propia-para-cambiar-todo-lo-que-deba-ser-cambiado

Muros no intencionados

La comunicación popular a debate en Cuba en pleno proceso de profundización socialista

festival de bayamo

La comunicación popular en la isla socialista de Cuba es motivo de debate de oriente a occidente del territorio y desde varias disciplinas, en estructuras institucionales y no formales, al mismo tiempo que genera encuentros y festivales donde la práctica de la comunicación de nuevo tipo coexiste con el conjunto de medios del país, desde un punto de partida de profundización y enriquecimiento del sistema político y social valorado como un ejemplo mundial en materia de justicia social, soberanía y participación popular.

Así, en dos semanas consecutivas ocurren en este país el IV Encuentro de Comunicación Popular, convocado en La Habana por el Centro Memorial Marthin Luther King (CMMLK) con presencia de más de treinta comunicadores y comunicadoras de Cuba, El Salvador, Venezuela, Argentina, Colombia, México y Uruguay; y en la región oriental, concretamente en la ciudad de Bayamo, provincia de Granma, se realiza la tercera edición del Festival de Comunicación Popular, iniciativa del grupo DeManos.

Ambos espacios, concebidos bajo la metodología de la Educación Popular, comparten finalidades de encuentro y socialización de experiencias en materia de comunicación popular con intencionalidad de transformación y representan en la órbita de la disputa de sentidos y hegemonía que implica la comunicación, una muestra del vigor de autocrítica y construcción colectiva que ha caracterizado al proceso revolucionario cubano.

La irrupción de las nuevas tecnologías digitales, las redes sociales, la distancia entre el mensaje de los medios oficiales revolucionarios y la necesidad de actualización del lenguaje para las nuevas generaciones de cubanas y cubanos, son las aristas por las cuales fluye el debate entre periodistas, comunicadores, docentes y estudiantes universitarios y activistas internacionalistas presentes en Cuba.

Radio Mundo Real como experiencia de comunicación alternativa de una década al servicio de los movimientos sociales desde el ambientalismo social y político participa como invitada en estos ámbitos compartiendo algunas de las enseñanzas de ese largo camino.

Al pie de la Sierra Maestra

La ciudad de San Salvador de Bayamo celebrará en noviembre próximo sus 500 años de vida al ser el segundo enclave urbano en la historia pos hispánica de la isla. A través de los ventanales del hotel que recibe al festival de comunicadores y comunicadoras puede verse el perfil afilado de la Sierra Maestra, icono topológico de las campañas de liberación cubanas que, con casi un siglo de diferencia temporal, enfrentó a las tiranías española y batistiana, encabezadas respectivamente por José Martí y Fidel Castro.

Así, con su presencia imponente, la Sierra Maestra recuerda a los participantes del festival –de varias generaciones y orígenes- la osadía histórica que acompaña cada día de revolución socialista en este país: botín dilecto y siempre ambicionado del imperialismo norteamericano distante apenas 90 millas náuticas de las costas liberadas y siempre asediadas.

Y esa inmanente metáfora geográfica también referencia la necesidad que desde el “afuera” existe por contar con la experiencia cubana cual gran escuela de utopías transformadoras con once millones de alumnos/docentes.

La red de corresponsalías radiales, periódicos nacionales y provinciales, revistas de toda clase y periodicidad, “radiobases” en espacios educativos y una larga lista de medios y formatos de comunicación es en Cuba de una densidad quizá única en el hemisferio. Las carreras universitarias de periodismo y comunicación social se encuentran también entre las más apetecidas. Sin embargo, se percibe una insatisfacción en cuanto a la producción de esos medios en tanto no reflejan la riqueza del proceso social y cultural del país y se cuestiona más que su factura técnica, cierto empobrecimiento de lenguaje y carácter unidireccional.

Para Alcides García, coordinador de la organización DeManos y presidente de la Asociación Cubana de Comunicadores Populares en la provincia de Granma, gran parte de esa enorme infraestructura mediática reproduce los modelos hegemónicos de comunicación, lo cual ha propiciado que el papel de la prensa cubana sea objeto de discusión en los más diversos ámbitos de organizaciones del país, desde la Federación de Mujeres Cubanas hasta el propio congreso del Partido Comunista Cubano.

“Se trata de derrumbar ciertos muros que se han ido construyendo pero que no tienen base sólida” más allá de la voluntad o intencionalidad del propio proceso revolucionario, indicó García en respuesta a una consulta en la rueda de prensa que dio inicio al Festival en la ciudad centenaria de Bayamo. “Esa misma manera en que en Cuba hemos ido teniendo que defendernos de algunos ataques desde fuera, ha hecho que la prensa tenga mucho cuidado a la hora de algunas cosas. Eso cuando se hace habitual hace que te vayas acercando a unas prácticas hegemónicas y que te alejes de la prensa que está en nuestras bases, una prensa popular que se acerque a los espacios sociales”, indicó.

Según él, la forma en que se organiza el proceso productivo comunicacional responde a una estructura comunitaria, aunque en la práctica se ha ido alejando a lo largo del tiempo.

Por lo que a su juicio el Festival puede aportar en animar un debate que, reitera, viene ganando espacio en las más diversas esferas de la sociedad cubana. “Creo que es un debate oportuno y es en la sociedad cubana donde debe darse en momentos de actualización y profundización de nuestro sistema económico y social”.

fuente: http://radiomundoreal.fm

Página 1 de 2 siguiente  última