Centro Martin Luther King

Declaración del Capítulo haitiano de la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA

Haití avanza en la integración desde abajo.

albamov

Haití un país al que el imperialismo no perdona su irreverente dignidad al derrotar al ejército napoleónico y obtener su libertad en 1804. Hoy la ocupación militar nos impide constituirnos independiente y evita que definamos nuestros modelo de desarrollo ligado a los intereses fundamentales de la población. A un año de cumplirse el centenario de la primera ocupación del ejército de Estados Unidos en nuestro país (1915-1934) y con una nueva ocupación de 10 años de la MINUSTAH (Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití 2004-2014) desde nuestras organizaciones decimos BASTA!
El pueblo haitiano resistió y resiste fuertemente al embate del capitalismo, y nuestras organizaciones, durante los últimos 20 años, han acumulado un camino de articulaciones, plataformas, movimientos sectoriales nacionales para refundar la soberanía nacional en interés de la clase popular. Durante estos años también mantuvimos una fluida relación con los movimientos mundiales e iniciativas latinoamericanas y caribeñas para reforzar la batalla contra el imperialismo, el neoliberalismo y la construcción de soberanías nacionales en solidaridad internacionalista con proyectos populares. Saludamos la presencia permanente de los movimientos sociales progresistas del continente a nuestro lado especialmente en la denuncia de la ocupación de la MINUSTAH .
Desde las iniciativas de los Foros Sociales Mundiales, los encuentros de Vía Campesina-CLOC, los esfuerzos de coordinación de Jubileo Sur, de las articulaciones contra el ALCA, contra los acuerdos de libre comercio, contra la deuda, contra la militarización. contra el acuerdo de asociación transpacífico (TPP) y las empresas transnacionales y con la dinámica de la Asamblea de los Pueblos del Caribe y el emergente Socialismo del siglo XXI, el ALBA-TCP, un grupo de organizaciones y plataformas haitianas comenzamos hace algunos años el camino de conformación del capítulo haitiano de los Movimientos Sociales hacia el ALBA. El ALBA y su visión estratégica de construcción del socialismo es un proyecto fundamental que pertenece a todos los Pueblos del Continente.
La convocatoria invitó a una veintena de movimientos sociales populares a reunirse el 2, 3 y 4 de junio de corriente año en Papay, Hinche, departamento Plato Central. Con la misión de cambiar la condición de vida de la masa popular y luchar por una transformación radical de nuestra sociedad, el capítulo haitiano del ALBA MS camina conformado, por el momento, de catorce organizaciones. Durante los próximos meses formaremos una asamblea general, un comité de coordinador y comisiones prioritarias enraizadas con los procesos de lucha del pueblo haitiano. Desde ya prefigurando una nueva sociedad donde en los procesos de decisión mujeres, jóvenes, hombres, artistas, campesinos/campesinas pobres, obreros/obreras, trabajadores informalizados, estudiantes, habitantes de barrios populares, artesanos/artesanas,..etc, tengan una participación activa, comprometida y emancipadora.
Desde este encuentro en Papay comenzamos a construir una extensa y nutrida agenda de movilizaciones y actividades, de las que se destacan por su proximidad y envergadura la campaña CONTRA LA OCUPACIÓN Y POR LA SOBERANÍA NACIONAL, las semanas de 21-30 de Julio; 18-23 de agosto y 12-19 de octubre. Donde mediante infinidad de actividades se unirán en la lucha anti imperialista y contra la aplicación del plan neoliberal, en todas las dimensiones y en todo el país.
Este camino se construye plural, democrático y popular. Saludamos los diversos esfuerzos de construcción de unidad como la que está liderando el MPDP con el cual queremos articularnos. El proceso, que lanzamos de manera solemne hoy en Papay, está animado por una gran voluntad de unidad y llamamos a todas las organizaciones y redes de organizaciones haitianas a reunirse y llegar a construir juntos una plataforma de lucha para formar redes de solidaridad nuestra americana con otras organizaciones de otros países que luchan en las mismas condiciones.

Se convoca a las organizaciones populares a defender la independencia y la dignidad de nuestro país. Luchemos juntos contra la militarización del continente y la ocupación de Haití.

¡VIVA UN PUEBLO HAITIANO LIBRE EN UN PAÍS SOBERANO!
¡VIVA LA SOBERANÍA NACIONAL Y AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS!
VIVA CUBA REVOLUCIONARIA
VIVA LACONTINUIDAD DE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA
VIVA UNA REFORMA AGRARIA POPULAR
¡ABAJO LA OCUPACIÓN! ¡ABAJO LA MINUSTAH!
¡ABAJO MONSANTO Y TODAS LAS MULTINACIONALES!
Firmas
ANTÈN OUVRIYE Antena Obrera; FEJA Federación de Periodistas de Artibonite; KPN Convite Campesino de Nipes; KROS Coordinación Regional de Organizaciones del Sur Este; MODEP Movimiento Democrático Popular; MOREPLA Movimiento Reivindicativo Campesino de Artibonite; MPNKP Movimiento Campesino Nacional por el Congreso de Papaya; MPP Movimiento Campesino de Papaya; PAPDA Plataforma Haitiana de Cabildeo para el Desarrollo Alternativo; PLAN PÉP; PREPLA Plataforma Reivindicativa Campesina de Artibonite; REFRAKA Red de Mujeres de Radios Comunitarias Haitianas; RENASSA Red nacional de seguridad y de soberanía alimentaria; TK Cabezas Unidas de Pequeños Campesinos Haitianos.
Papay-Departamento del Plato Central – Sant Lakay
Junio del 2014

Jóvenes latinoamericanos se reunirán en Venezuela

Evento de Soa Watch contra la militarización.Una veintena de organizaciones continentales se unirán para compartir la realidad latinoamericana y las formas de resistencia en defensa de la paz, los derechos humanos y la soberanía.

Este 14 al 20 de julio próximo se realizará en Venezuela, en el Estado de Lara, el Encuentro de Jóvenes Líderes de Norte y Sur América.
La reunión es organizada por el Observatorio por el Cierre de la Escuela de las Américas (SOA Watch en inglés) y reunirá a líderes juveniles de 20 países de nuestro continente los que se congregaran para compartir la realidad que viven sus pueblos y las experiencias de resistencia que desarrollan sus organizaciones.
Dentro de los participantes a este Encuentro estarán presentes Ana Avilés de El Salvador; Jonathan González de Panamá; Francisco Cortes de Chile; Jezell Mendoza de Nicaragua; y Giuliani Alvarenga, de EEUU, entre otros.
Ana Avilés, integrante del Centro de Intercambio y Solidaridad, dice que va al Encuentro de Jóvenes “con el sueño que se puedan consolidar más los lazos de solidaridad entre los pueblos” y que es importante “contribuir a la construcción de nuevas ideas que ayuden a responder a las diversas situaciones que vivimos para seguir luchando por la transformación social de nuestros pueblos”.
Señala que los tres problemas que hoy afectan a los jóvenes salvadoreños son el tema de la seguridad, el económico y la educación. Indica que estos temas son derechos que todo ciudadano debiera tener garantizados.
“Lamentablemente nuestro país carece de políticas sobre prevención de la violencia, poseemos una alta cantidad de personas desempleadas y para el caso de los jóvenes es aún más difícil acceder por el requisito de la experiencia. Al mismo tiempo, por la mala situación económica nuestros jóvenes abandonan sus estudios para dedicarse a trabajar y así poder llevar algo de alimento a sus hogares”, señala Avilés.
Johathan González, del Movimiento Victoriano Lorenzo de Panamá, dice que va al encuentro con muchos sueños. “El del Internacionalismo que el Che nos enseñó. Voy con el sueño de Bolívar el de la unidad Latinoamericana”.
Para Johathan “es el sistema capitalista el que genera los principales problemas. Uno de ellos es el término de la educación gratuita y el cambio de los sistemas curriculares que sólo gradúan analfabetos funcionales”.
“El engranaje del sistema neoliberal le ha arrancado a la juventud panameña la conciencia y el dinamismo de lucha ya que los nuevos modelos educativos han eliminado la filosofía y la Historia de las relaciones diplomáticas de EEUU con Panamá”, señala.
Johathan González agrega que la Escuelas de las Américas, el Comando Sur, desarrollan políticas que van en contra de la unidad de los pueblos y que hoy es indispensable “unificar esfuerzos y luchar contra estos grandes poderes”.
Para Francisco Cortes, de la Juventud Guevarista y representante del Observatorio por el Cierre de la Escuela de las Américas de Chile, uno de los problemas que afecta a la juventud chilena es “la educación de mala calidad, autoritaria, discriminatoria y reproductora de las diferencias de clase. Esto mismo ha sido un dinamizador en el proceso de lucha y que ha articulado a los hijos de la clase trabajadora”.
Indica Cortes que “las drogas y el alcohol mantienen a nuestra juventud enajenada, permeando nuestras poblaciones y arrebatando a las organizaciones populares ese espacio de construcción política. Creo que de forma lenta se están recuperando este espacio de lucha y recomponiéndose el joven poblador como sujeto político”.
Giuliani Alvarenga, de SOA Watch, señala que va al Encuentro de Jóvenes con la idea de fortalecer las conexiones y poder colaborar con otros activistas de toda América Latina. “Creo que somos la generación, que tiene que tomar la iniciativa para poder combatir a este sistemas que lastiman a nuestros países”, expresa.
Para Jezell Mendoza, de la Asociación de Mujeres Indígena de la Costa Atlántica de Nicaragua, el tema de la educación es fundamental. Dice que hay “falta de políticas educativas que permitan que cada joven y jovencita pueda tener acceso a la educación”. Agrega que falta también humanizar en educación sexual y reproductiva y que no existen programas para el empoderamiento económico para jóvenes y adolescente.
“Voy al encuentro con la visión de conocer a diferentes jóvenes que ejercen sus conocimientos, liderazgo y empeño en la lucha por los derechos humanos y en la exigencia de que se le respete a cada ser humano, incluyendo su propiedad, su idiosincrasia y sus particularidades”, indica Jezell.
Temas de derechos humanos, medioambientales, pueblos indígenas, militarización imperialista, criminalización de la protesta social, imposición de megaproyectos, mujeres, son algunos de los temas que estarán presentes en este Encuentro de Jóvenes en Venezuela que reunirá a representantes jóvenes de 26 organizaciones continentales.

Identidad de género en Cuba y su código laboral

Voces en la blogosfera se pronuncian sobre el Código cubano del trabajo.

-Pepito se comió el pastel
que le hizo su mamá
-¿Quién yo? -¡Sí usted!
-¡Yo no he sido! -¿Quién fue?
-Flor
-Flor se comió el pastel…
(Ronda de un juego infantil cubano)
En una excepción a la regla que trato de seguir siempre de no mezclar mis intereses como activista con mi labor profesional, esta vez me propuse tratar de dilucidar durante las sesiones del Parlamento —mientras esperamos la respuesta a la solicitud hecha a su Presidente—, aunque fuera algún indicio sobre lo que ocurrió con la omisión de la identidad de género como uno de los motivos por los cuales no es admisible discriminar en el ámbito laboral, en el nuevo Código de Trabajo.
La primera información la obtuve a partir de la explicación que ofreció en la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos su presidente, el diputado José Luis Toledo Santander, al presentar el punto del estado de la elaboración de la legislación complementaria de la citada Ley No.116, nada más y nada menos que en presencia y con la participación de los protagonistas visibles de anteriores episodios aquí relatados alrededor del polémico reconocimiento de los derechos sexuales: el secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta; la ministra de Justicia, María Esther Reus, y ahora la titular de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González.
Toledo inició el análisis con una explicación sobre la labor de la Comisión de Estilo que él también presidió, la cual recibió el encargo del Parlamento de concluir la redacción del documento, luego del debate que suscitaron las propuestas de Mariela Castro Espín y otras diputadas y diputados, durante la sesión ordinaria de diciembre pasado, cuando sus integrantes aprobaron la nueva ley laboral por mayoría, con el compromiso de atender tales planteamientos, a propuesta del primer vicepresidente Miguel Díaz-Canel.
En esencia, la aclaración hecha por quien creíamos responsable de esa tarea fue que la Comisión de Estilo no tiene facultades para adicionar ni modificar ningún elemento de contenido de las leyes que reciben, y que en consonancia con ese principio de la actividad legislativa, realizaron su labor.
Explicó Toledo que al seno de esa Comisión de Estilo “fueron invitados para oír sus alegatos los distintos diputados que tenían interés en así hacerlo, que habían hecho intervenciones en el desarrollo del plenario en este punto”.
“Oídas esas informaciones, esos intercambios que fueron muy enriquecedores —explicó— la Comisión evaluó posteriormente de conjunto con el Ministerio ponente, encargado por el Consejo de Ministros de la ponencia fundamental de esta ley, que en este caso era el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social”.
Añadió entonces que sostuvieron dos reuniones de trabajo con la Ministra de Trabajo y Seguridad Social y su equipo de asesores, “y finalmente sometimos la ley a la firma y aprobación del Presidente de la Asamblea Nacional”.
Ante este desmarque público del Presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos con lo sucedido, creí interpretar entonces que había sido el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social el organismo responsable de las inclusiones o supresiones en la letra del Código de Trabajo definitivo.
Y tuve tan buena suerte que durante un receso de la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional, el sábado último, pude conversar de manera informal con Margarita González, la Ministra, quien aceptó amablemente responder a mis inquietudes, en un diálogo que reproduzco aquí de memoria.
En esencia, González me reiteró un argumento que comienzan a utilizar con fuerza las personas involucradas: La inclusión de la identidad de género en el inciso B del artículo 2 sobre los principios que rigen el derecho al trabajo no fue votada expresamente en el Parlamento.
Pero además, la titular de Trabajo consideró que no era pertinente incluir tal mención, porque era otorgar un derecho que no sería posible hacer cumplir, porque no existe una definición jurídica previa sobre ese tema en la legislación cubana.
Sería necesario que existiera una Ley de Identidad de Género, o tal vez incluir la definición del tema en el Código de Familia, para poder definir y respaldar ese derecho, a juicio de la Ministra.
Le contesté que tampoco hay ninguna ley referente a la orientación sexual, y sin embargo ese término sí quedó claro en el Código de Trabajo.
González razonó que es diferente, porque no discriminar por orientación sexual solo implica que nadie tome medidas contra una persona en el trabajo porque le guste más un hombre o una mujer, pero que la práctica en esta otra materia, según el estudio que hicieron de legislaciones de otros países, conlleva en la mayoría de los casos procedimientos legales y médicos para el reconocimiento del cambio de identidad de género, los cuales deben ser normados.
Abundó que ya en Cuba hay más de una decena de casos resueltos, pero solo luego de que les realizan la cirugía de readecuación genital y mediante sentencia de los tribunales, pero que incluso todavía no hay solución, por ejemplo, para el asunto de una rectificación en sus certificados de nacimiento.
Le comenté entonces que es lamentable que no tuvieran en cuenta este problema en la nueva ley laboral, porque las personas trans son tal vez en nuestro país el grupo social que más discriminación sufre y menos oportunidades halla para trabajar.
Margarita me rebatió, y dijo que ella tiene otra percepción del asunto: Aunque pueden existir trogloditas que las discriminen, no creo que en muchos casos las dificultades que presentan estas personas sean por su identidad de género, sino que están asociadas la mayoría de las veces a otros problemas de conducta y disciplina, manifestó.
El problema es tan complejo, me dijo en otro momento, que pasa hasta por a qué baño entra o no una persona.
¡En muchos países ya son práctica habitual los baños unisex!, repliqué.
Pero hay que tener en cuenta nuestras costumbres y cultura, respondió la Ministra. No podemos tener en una escuela a alguien al frente de un aula que hoy sea hombre y mañana mujer, esgrimió.
En conclusión, sostuvo su criterio de que no era el Código de Trabajo la legislación más apropiada para introducir por primera vez este término.
Huelgan los comentarios. O más bien me muerdo la lengua y me reservo mi opinión hasta ver si nos llega una contestación oficial de la Presidencia del Parlamento.
Tomado de: http://paquitoeldecuba.com/2014/07/07/el-misterioso-caso-de-la-identidad-de-genero-en-la-ley-laboral-o-hallazgos-provisionales-en-el-parlam/
Foto: http://ilga.org/ilga/es/article/nsYMhiR1b1

Página 1 de 3 siguiente  última