Centro Martin Luther King

Alba: el motor impulsor de la integración

Cuando el Comandante Hugo Chavez anunciaba la necesidad de crear un nuevo concepto de integración en el año 2001, —durante la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe—, sin dudas se abría un nuevo camino para la región, que hoy se sigue contruyendo. La Alternativa Bolivariana para las Américas fue la inspiración, el motor impulsor en el nacimiento de un espíritu de integración de los pueblos de la región: la Celac es una muestra de cuanto se puede lograr, aseguró en entrevista exclusiva Bernardo Álvarez, Secretario General del Alba.

alba

Y es que aunque la integración latinoamericana tenga distintos mecanismos, la estrategia que nos une es solo una: tener una concertación de políticas, sin la ingerencia de potencias imperialistas ni injerencismos, en pos del desarrollo económico y social de nuestros pueblos, valoró.

El Alba comenzó como una organización pequeña y se ha ido ampliando. Recibimos nuevas solicitudes por ejemplo, Granadas, que con la solicitud pendiente de San Cristobal y Nieves, haría que todo el Caribe oriental ya estuviera inserto.

Tras nueve años de su creación, el Alba se ha constituido como una organización exitosa que permite que el movimiento revolucionario de América Latina se proyecte en el mundo. El plan que tenemos ahora es la unión del Alba y Petrocaribe, organismos internacionles cuyos miembros también están en la Celac, señaló.

—¿Como sería esa articulación?

—Ya se está dando porque Petrocaribe tiene todo un esquema de cooperación entre nuestros países. Tenemos una ejes estructurales, por un lado la factura energética y por otra tenemos nuevas integraciones, por ejemplo, trabajamos mcon un proyecto de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para la erradicación de la pobreza y el hambre.

Alba y Petrocaribe constituyen un esquema basado en la cooperación, la solidaridad, con una orientación social muy importante: esa es nuestra cooperación más importante, aseguró.

Significó que esta es nuestra contribución a este gran esfuerzo que es Celac, que es más amplio. «Se trata de ese horizonte de largo plazo que integra a toda América Latina y el Caribe… sin la existencia del Alba no hubiese sido posible», afirmó.

—Sería el motor impulsor…

—Así es. El espíritu de buscar una organización alternativa nació, aportando un modelo alternativo, una nueva visión de la integración, y ese es nuestro gran aporte.

«El Alba es el espacio de encuentro de los pueblos y gobiernos que entienden que la América Latina y Caribeña, que se sustenta en los principios de solidaridad, cooperación genuina y complementariedad entre los países que la integran», subrayó.

«Con la unión de Alba-Petrocaribe el impulso será mayor, pues hablamos de mecanismos para desarrollar las economías sobre una base más equitativa», apuntó.

—¿Cómo sigue vigente el espíritu fundacional del Alba en los países de la región?

—Ese espíritu sigue aquí, y permite buscar complementación y no competencia, el sentido de la solidaridad. Es un sentimiento de unidad, soberanía, de que es posible tener un camino distinto, por el bienestar de nuestros pueblos.

Editorial Caminos apuesta por una literatura variada

Entre las novedades resalta la tercera edición del texto Vale la pena. Escritos con psicología, del profesor Manuel Calviño, que esta vez saldrá con una tirada de 7 000 ejemplares.

La editorial Caminos, del Centro Memorial Martin Luther King Jr., compartirá en esta XXIII Feria Internacional del Libro Cuba 2014 una selección integral de textos, dedicada al pensamiento, el debate y la reflexión.

«Entre nuestras novedades figuran siete títulos y dos revistas, que son muestra de la labor comunicativa promovida por el Centro. Allí aparecen temas como la religión, la economía y la educación popular, entre otros, bajo la firma de autores de origen nacional e internacional», afirmó a JR Idania Trujillo de la Paz, quien coordina el trabajo de la editorial.

Resultará atractiva para los lectores la tercera edición del texto Vale la pena. Escritos con psicología, del profesor Manuel Calviño, que esta vez saldrá con una tirada de 7 000 ejemplares.

Un acercamiento a las prácticas y reflexiones acerca del movimiento de indignados en Europa y otras regiones del mundo podrá ser encontrado en Planeta indignado. Ocupando el futuro, de Josep María Antentas y Esther Vivas.

La religión estará reflejada en volúmenes como Exportando el evangelio norteamericano. El fundamentalismo cristiano global, de Steve Brouwer, Paul Gifford y Susan D. Rose; Protestantismo en Cuba. Recuento histórico y perspectivas desde sus orígenes hasta principios del siglo XXI, de Carlos R. Molina, y Encontrar la propia voz. Obras y autoras relevantes del protestantismo en Cuba (1902-1959), de Beatriz Ferreiro.

Sobre temas económicos trata Miradas a la economía cubana. Entre la eficiencia económica y la equidad social, de Omar Everleny Pérez y Ricardo Torres, quienes en esta cuarta entrega enfatizan en las transformaciones en curso del modelo económico y social de la Isla.

Para los amantes del periodismo, la editorial sugiere Palabras sin velo. Entrevistas y cuentos de narradoras cubanas, de Helen Hernández Hormilla. En el texto se plasma parte de la vida de un atrayente grupo de escritoras que protagonizaron un importante momento de la literatura en la década de los 90 del siglo pasado. De igual manera, serán presentados los números 67, y 68 y 69 de la revista Caminos.

Ya en La Cabaña, la editorial del Centro Memorial Martin Luther King Jr. desarrollará un panel para exponer las experiencias de educación popular en Cuba, espacio que rendirá homenaje al educador brasileño Paulo Freire. La cita será el 19 de febrero en la Sala José A. Portuondo, y se hará en coordinación con la Embajada de Brasil en Cuba, la Casa de las Américas y la Asociación de Pedagogos de Cuba.

Allí se presentarán los títulos ¿Qué es la Educación Popular?, una compilación de Martha Alejandro, María Isabel Romero y José R. Vidal; y La Educación popular en Cuba: Impactos y desafíos, compilación de María Isabel Romero, y Por el hueco de la aguja, de Idania Trujillo de la Paz.

Comunicación para la Integración: Mensaje a la CELAC

En ocasión de la II Cumbre de la CELAC, desde el Foro de Comunicación para la Integración de Nuestramérica, compuesto por organizaciones y movimientos sociales, medios y redes de medios alternativos y populares de la región, recordamos que para que la integración se vuelva irreversible, es ineludible una fuerte participación social y popular y la incorporación de los actores sociales, populares y ciudadanos y de sus derechos, conscientes de que sin participación, ésta se convierte en un proceso frágil.

La conformación de un espacio común latinoamericano-caribeño, que catapulte un sustantivo aumento de los intercambios y el comercio entre nuestros países, proponga políticas comunes que lleven a mejores infraestructuras, incentive políticas productivas —industriales y tecnológicas— compartidas y complementarias, así como planes educativos, sociales, ambientales y culturales comunes, sería la demostración necesaria de que no se trata sólo de utopía, sino del trazado de una
ruta que confirme que es posible comenzar a desarrollar políticas públicas regionales.

La comunicación y la información constituyen ejes estratégicos para los procesos de integración regional y para las disputas políticas, culturales e ideológicas que gravitan en su curso, temas que hasta hoy no forman parte de las agendas de los procesos de integración de la región.

Una política de comunicación integrada e integradora debe impulsarse desde las instancias de integración, los Estados y los espacios de comunicación pública y ciudadana. Para democratizar nuestras sociedades es imprescindible democratizar la cultura, la educación, la información y la comunicación.

Aplaudimos los esfuerzos que se realizan desde distintos espacios de integración para garantizar la soberanía tecnológica, priorizando el software y las plataformas libres, el desarrollo de un anillo óptico común y complementario, como también para democratizar la gobernanza de internet.

Junto a la recuperación de la soberanía tecnológica, en América Latina y el Caribe necesitamos una comunicación pública que esté totalmente libre de intereses promocionales de cualquier naturaleza: comercial, partidaria, nacional o religiosa, comprometida con una sola causa, la de la integración. Y por integración debemos entender la aproximación horizontal entre sujetos sociales de nacionalidades distintas, que compartan proyectos comunes en un ambiente de diversidad y pluralidad.

Ésta debe partir del significado de la integración como proyecto estratégico y abrir el debate en Nuestramérica sobre su significado y los beneficios de consolidar procesos como el de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Una política de comunicación integrada e integradora debe crear vínculos entre los medios, las universidades, centros de investigación y los procesos de integración, para realizar actividades conjuntas y armar una red que aportará en la
consolidación de la base simbólica y cultural de la integración.

Es necesario dar mayor contexto, marco histórico, mostrar la multiplicidad de actores en los procesos de integración y abrir un debate desde el pensamiento crítico. Para consolidar un futuro integrador hay que consolidar un pasado integrador.

El Foro de Comunicación para la Integración de Nuestramérica, consolidando la integración de las organizaciones populares, pueblos originarios, medios alternativos y populares, y los sectores académicos, para poder incidir en las políticas de integración regional, recuerda que no habrá integración si ésta no es consolidada por las relaciones propias de la cultura y de la comunicación.

Página 1 de 3 siguiente  última