15M en España: Pasos de no retorno

Comparte

“Por vez primera veo un movimiento con sentido en España, hasta mi hija, de 32 años comenzó a cuestionarse el mundo en que vive y de regreso de Nueva York, me dijo que se quedaría en Madrid para asistir a la plaza”. Así me dijo Gonzalo Larrocha, un español a punto de jubilarse, durante una conversación en un café de Murcia.

Pudiera parecer fugaz, pero puso mucho sentido a las ideas que desde hace varios días se arremolinaban en mi cabeza, pretendiendo escribir unas notas sobre el 15M. Creo que Gonzalo respondía, tal vez sin pretenderlo, a una de mis mayores interrogantes sobre este movimiento: ¿qué está dejando de beneficioso en la sociedad española y cuál es el futuro?

Después de dialogar con varios activistas en Jaén, Córdoba, Toledo, Murcia y en el propio Centro de Información en la Puerta del Sol, e incluso, confrontar criterios con otras personas de diversos estratos sociales españoles, se percibe un elevado nivel de identificación popular con las bases que sustenta el 15M.

“Ya estábamos cansados de que los políticos nos mientan y no pasa nada” comentaba un agricultor en las serranías de Rondas, en Andalucía. Resulta que los partidos políticos, sean cual sea, de derechas o de izquierdas, siguen el juego a un modelo que se deshumaniza cada vez más, que se vuelve más irracional y amenaza ya no sólo con la una estabilidad social o económica en un país, sino con la existencia misma del ser humano y el planeta.

Es por ello que los del 15M no respaldan a partido alguno, incluso, no pretenden erigirse en figura política pues sería prestarse al juego que ya demostró su desprecio al ser humano. “La idea es contagiar un pensamiento crítico, pensar en voz alta y decidir en colectivo”, nos decía Lara Colomá desde la misma Puerta del Sol en Madrid mientras ofrecía información a quienes se acercaban al improvisado Centro de Información.

“Somos un movimiento apartidista, somos el pensamiento y la acción de resistencia a cualquier gobierno que esté en el poder, tenemos una verdad y tienen que escucharla”-apuntaba mientras seguía repartiendo documentos con información referencias de las acciones del 15M.

Antes de intercambiar con quienes viven de cerca este rico proceso, sólo tenía la imagen que ofrecen los medios de prensa hegemónicos: un grupo de jóvenes que se enfrentan a los impactos de la crisis, el desempleo, la falta de viviendas, etc…

Descubrí personas de todas las edades, de todos los sectores de la sociedad española, con diversidad de formación técnica y profesional, aunque reconocen ellos mismos, la inmensa mayoría sin activismo político reconocido, pero que se van construyendo unos a otros, en sus intercambios, en sus reflexiones, en sus asambleas barriales y talleres de formación en plazas públicas como la que presencié en la ciudad de Córdoba.

Es un movimiento interesante, digno de seguir con atención. “Ahora es una lucha de David contra Goliat, pero no pasará mucho tiempo en que ese Goliat caiga, esto va a explotar si lo logramos cambiar algo antes”, me comentaba la reconocida profesora e investigadora Marta Rivera refiriéndose al actual modelo de desarrollo, y que es uno de los puntos de controversia que pone a debate el 15M.

Ahora son los barrios, sus asambleas, sus líderes, los que llevan el peso de la convocatoria, la organización y se vislumbra la consolidación de un proceso que debe tomarse sus tiempos y marchar a sus ritmos, sin violentar ni forzar nada, para hacer crecer y consolidar ese sedimento de pensamiento crítico respecto al mundo en que vivimos y las formulas de gestión imperantes, para construir desde la diversidad y la colectividad nuevos senderos más justos, equitativos y sustentables que tengan a las mujeres y hombres en el centro de atención.

El 15M se desplaza desde las protestas y sentadas en la Puerta del Sol, a las ciudades, a los barrios, a las casas, a las mentes de españolas y españoles que como Gonzalo Larrocha y su hija, comienzan a tomar conciencia de las trampas del mundo en que vivimos.

por: Alcides García Carrazana, especial desde Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>