Al pueblo cubano que abraza nuestra lucha en resistencia

Comparte

Cuando conocí a Vicente Feliú en Cuba eran los tiempos del campamento de lisiadas y lisiados de guerra del FMLN, fuimos vecinos en Alamar, compartíamos la sala para los ensayos en la Casa de la Cultura de esa zona, yo cantaba con Cutumay Camones, un grupo que acompañaba la lucha de liberación de ese vilipendiado pueblo, El Salvador. Vicente ya era “Vicente Feliú” y sus músicos eran, por ejemplo, el ahora y desde entonces grande, Omar Sosa, mientras escribo este mensaje para ustedes, encuentro videos de él en internet y me doy cuenta, con la cabeza de ahora, y no con la de los 19 años que tenía en ese entonces, de leche condensada en abundancia y yogurt en botes de vidrio grueso, que a Sosa le queda grande el tiempo, las melodías de su mundo armónico son más eclécticas que las distancias del imaginario de los 80s y los de este nuevo siglo, vistos con los ojos de niña guerrillera queriendo ser cantante o con los de ahora, señora en resistencia y refundacional, que sabe que quiere ser cantora.

Cuando conocí a Vicente Feliú en los años en que vi en un grupo enorme a muchachos sin brazo, a muchachas sin pierna, a casi niños sin ojos, producto de una guerra, que dicen que se acabó, y que se firmó en Acuerdos de Paz, que me parecen tan turbios como los de ahora, todo tenía un sentido más sencillo de explicarse.

Como yo aprendí el sentido de la palabra “austeridad” en Cuba, en el tiempo del período especial y aprendí a tener paciencia cuando hacía la cola para la pizza, y aprendí el sentido de la “solidaridad” entre las limitaciones de ese tiempo y conocí el sentido de “bienestar” en blanco y negro, con pantallas grandes en cajones viejos, lo vi en la médica que llegaba a verme a la casa, en la niña que tenía escuela, jardín, buena educación y leche garantizada en la tarjeta, y la palabra “ temple” para mi tenía que ver con cambiar la dieta de carne a “bistec de tomate” porque ya no venían las latas del otro lado del charco. Vi a las muchachas caminando seguras en las calles, vi a las muchachos viviendo una libertad que no existía de donde yo venía, y aprendí a no tener a Superman sino a Elpidio Valdés con Carlos Varela, como yo aprendí todo eso en Cuba, yo quiero de eso y un poco más para la lucha que sigo haciendo ahora en otra patria, donde nací, en Honduras, la que resiste no hace dos años, sino desde que yo me acuerdo de qué se trata resistir por ser mujeres, por ser pobres, por ser negras, por ser lesbianas, por ser indígenas, por ser gorditas, por ser gays, por ser soñadoras, por ser chiquitas, por ser grandes luchadoras.

Como yo aprendí a resistir al estilo cubano, no me permito desaprender al estilo de los socialismos que extraditan a los que como yo, cantamos canciones guerrilleras en los 80s. Como yo aprendí a resistir en medio del bloqueo de ustedes, no me permito desaprender al estilo de los socialismos que pueden firmar pactos que se orquestan desde el norte donde me hacen nombrar Presidente a quien para el pueblo, sigue siendo un usurpador del poder y me mandan a reconciliarme por la firma de un diablo “Santos” que asesina al hermano pueblo colombiano, y como yo aprendí de Cuba tener la honra que los pueblos pueden renunciar a un curul en la OEA porque ese sistema interamericano es falso, no hubiese tenido prisa para que el régimen hondureño recuperara el suyo porque de ese reintegro y los dineritos del norte que vuelven “oficialmente” ni un cinco le quedará al pueblo nuestro, y como yo aprendí viendo resistir al pueblo cubano, reinventándose en los huertos familiares no me permito reconciliarme al olor del petróleo y de esa “real politic” porque no la entiendo y me hace invocar mis saberes de las mujeres ancestras y del pueblo por sobre “los conocimientos” de los machos que dicen sí entender de que se tratan estos socialismos del siglo XXI.

Como yo aprendí a resistir con el referente de amor y socialismo que pude ver estando muchacha en la Isla, en Cuba y puedo guardar de él los preceptos que no tienen tiempo, ni siglo, ni firma, ni convenio, ni urna, ni campaña, ni olvido, ni perdón, sino 5 estrellas que son de héroes, como las de sus hermanos injustamente en prisión, como las de las 5 estrellas de nuestra bandera que los golpistas manchan con la sangre derramada que sigue impune, con la patria saqueada, con las niñas con hambre, con las muchachas violadas, con los muchachos perseguidos y asesinados, yo no me reconcilio, no voto y resisto y reinvento la palabra poder para que sea servicio y no abuso, para que sea una construcción desde abajo y no una silla en la cima donde me tenga que sentar a cualquier costo, porque vale la pena volver a quedarse sola en el grito, ustedes saben bien de qué se trata quedarse solos y solas y resistir y no ser isla sino puente, y no ser isla sino ejemplo y no ser isla sino refundación constante bajo un modelo que sí vale la pena reinventar y que no negocia maquillajes en el moribundo modelo capitalista y que por eso, espero yo, caminará más bien a identificar a su otro enemigo, el patriarcado, que devora de un lado y del otro, pero que con todo lo que yo he aprendido de ustedes, estoy segura, le derrotarán como al otro enemigo, antes que el resto del mundo.

Gracias al pueblo cubano que abraza nuestra lucha en resistencia, que celebra junto a nuestras mujeres y hombres en resistencia dos años de constancia, de amor, de lucha, de refundación y que sueña lo que no ha visto, lo que no ha podido ser, lo que se convierte, como dice la poeta nicaragüense, en mariposas, en sueños!

¡QUE VIVA LA LUCHA SOCIALISTA ANTIPATRIARCAL!
¡QUE VIVAN LAS MUJERES Y HOMBRES QUE SE REFUNDAN!
¡QUE VIVAN SIEMPRE QUIENES NOS DEJARON SUS SUEÑOS VIVIENDO!

Por Karla Lara
Artistas en Resistencia
Delegada Honduras CANTO DE TODOS Y TODAS!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>