Alba: el motor impulsor de la integración

Mayte María Jiménez

Y es que aunque la integración latinoamericana tenga distintos mecanismos, la estrategia que nos une es solo una: tener una concertación de políticas, sin la ingerencia de potencias imperialistas ni injerencismos, en pos del desarrollo económico y social de nuestros pueblos, valoró.

El Alba comenzó como una organización pequeña y se ha ido ampliando. Recibimos nuevas solicitudes por ejemplo, Granadas, que con la solicitud pendiente de San Cristobal y Nieves, haría que todo el Caribe oriental ya estuviera inserto.

Tras nueve años de su creación, el Alba se ha constituido como una organización exitosa que permite que el movimiento revolucionario de América Latina se proyecte en el mundo. El plan que tenemos ahora es la unión del Alba y Petrocaribe, organismos internacionles cuyos miembros también están en la Celac, señaló.

—¿Como sería esa articulación?

—Ya se está dando porque Petrocaribe tiene todo un esquema de cooperación entre nuestros países. Tenemos una ejes estructurales, por un lado la factura energética y por otra tenemos nuevas integraciones, por ejemplo, trabajamos mcon un proyecto de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para la erradicación de la pobreza y el hambre.

Alba y Petrocaribe constituyen un esquema basado en la cooperación, la solidaridad, con una orientación social muy importante: esa es nuestra cooperación más importante, aseguró.

Significó que esta es nuestra contribución a este gran esfuerzo que es Celac, que es más amplio. «Se trata de ese horizonte de largo plazo que integra a toda América Latina y el Caribe… sin la existencia del Alba no hubiese sido posible», afirmó.

—Sería el motor impulsor…

—Así es. El espíritu de buscar una organización alternativa nació, aportando un modelo alternativo, una nueva visión de la integración, y ese es nuestro gran aporte.

«El Alba es el espacio de encuentro de los pueblos y gobiernos que entienden que la América Latina y Caribeña, que se sustenta en los principios de solidaridad, cooperación genuina y complementariedad entre los países que la integran», subrayó.

«Con la unión de Alba-Petrocaribe el impulso será mayor, pues hablamos de mecanismos para desarrollar las economías sobre una base más equitativa», apuntó.

—¿Cómo sigue vigente el espíritu fundacional del Alba en los países de la región?

—Ese espíritu sigue aquí, y permite buscar complementación y no competencia, el sentido de la solidaridad. Es un sentimiento de unidad, soberanía, de que es posible tener un camino distinto, por el bienestar de nuestros pueblos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>