Alegría, esperanza y lluvia en el Amazonas

Comparte

Las calles de Belem de Pará, ciudad ribereña del Amazonas, fueron escenario ayer 27 de enero de una gran marcha que es expresión de la riqueza diversa y a la vez idéntica de los seres humanos. Toda la gama de colores en las ropas, en la piel, en las banderas y toda una urdimbre de consignas que muestran una variedad e intereses, deseos, necesidades y reclamos de sectores, pueblos, etnias, grupos, redes, se unen en la convicción general de que otro mundo es posible.

“Desempleo no, que los ricos paguen la crisis”, “Ante la crisis del capitalismo, una sociedad socialista”, “Por una Amazonía justa y multicultural”, “Economía solidaria, otra economía que ya acontece” son consignas que escuchamos y leemos al paso de la riada humana y que conviven con otras lemas como “Jesús es nuestra esperanza”, “Aborto legal para nuestras mujeres” “Cuba: 50 años de victorias”, “uh, ah, Chávez no se va”. Una enorme vaca de cartón con múltiples banderas incrustadas llevan los de Vía Campesina, y los de Greenpeace lanzan al aire desde una tela su esfera verde como una esperanza de que salvaremos al planeta. Los tambores, las flautas, los trajes y las danzas nos hablan de identidades que se rebelan y se reafirman en una globalización muy diferente, la del respeto a todos, la de los derechos para todos, la de la hermandad en la diferencia.

Así se iniciaba esta novena edición del Foro Social Mundial que hasta el primero de febrero sesionará en este importante lugar del planeta. Aquí como en todos los foros sociales, se encuentran activistas sociales, líderes de movimientos, víctimas de una u otra forma de opresión, intelectuales comprometidos en salvar la humanidad, vienen de diversas latitudes y con agendas de lucha que cada vez van siendo una: la lucha por una vida digna para nuestra especie, la lucha por salvar la casa común que compartimos. Son mas de 100 mil personas y 5 mil 680 organizaciones las que se han dado cita en esta ciudad.

Abrazados por el Amazonas, rodeados de una exuberante vegetación, conviviendo con una diversidad de especies que nos sorprende, con calor y lluvia frecuente, con un pueblo que masivamente se asume como nuestro anfitrión amable, solidario y alegre por nuestra presencia, durante estos días se reflexionará, se intercambiarán vivencias y experiencias, se imaginarán alternativas, se concertarán esfuerzos y se celebrará con fiesta, como debe ser, la alegría por el encuentro, la satisfacción por la lucha, la esperanza en que sabremos salvar al mundo, que tendrá que ser otro para que sea.

Los grandes temas de esta edición del Foro son la crisis económica mundial, los cambios climáticos y las alternativas al modelo de desarrollo. La preservación de la Amazonía, sus gentes y sus culturas tiene un espacio especial, por ello este 28 de enero ha sido declarado el día Pan Amazónico. Durante cuatro jornadas se realizarán más de 2 mil 400 actividades autogestionadas, la última se ha declarado Día de las Alianzas para, como su nombre lo indica, lograr una mayor articulación entre diversos espacios, redes y fuerzas que aquí asisten.

Algunos, llevados más por su afán de protagonismo que por una reflexión sana o por su incapacidad para creer y sentir como pueblo, descalifican al Foro, pero los que lo hemos vivido ya muchas veces, los que siempre vibramos con la pasión de estos encuentros sabemos que es un momento único, que abre horizontes, articula fuerzas y energiza las luchas.

Belem de Pará, junto al Amazonas será, durante los próximos días, la capital de la esperanza, desde aquí la Minga Informativa de Movimientos Sociales intentará reflejar en sus espacios esta eclosión de la razón y los sentimientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>