Inicio Cuba Ania Pino: diez años y un dolor intacto

Ania Pino: diez años y un dolor intacto

Liz Martínez Vivero

En la búsqueda incansable de algún tipo de consuelo, el hombre se inventa pretextos en el auto-engaño consciente de no dar por sentado que alguien se ha ido para siempre. Consciente porque a la larga todos los días el teléfono sonará pero no va a ser esa persona, tocarán a la puerta y será cualquiera menos ella.

Años de distancia me privaron de conocer a Ania Pino, aunque la vida me puso a recorrer muchísimos lugares por los que caminó. Incluso, en ese ardid que es el destino, compartimos amigos en este mundillo de preguntas y respuestas, en este palpitar constante cuando ¡por fin! aparece una primicia.

Dicen, quiénes tienen la certeza, que Ania era el alma de aquel grupo. Más allá de lo que se repite por generaciones, ella tenía luz y amaba el periodismo.

Me cuenta su amiga Yirmara que se coló en la Televisión cuando no era coser y cantar para los alumnos recién graduados. Pero fue una estudiante de carne y hueso, que desaprobó las prácticas en Juventud Rebelde porque estaba puesta pal vidrio, su pasión.

La recuerdo en aquellas crónicas desde algún lugar de África, desde la sala de mi casa… no tenía plena conciencia de que aquello era buen periodismo, ahora lo sé. Han pasado diez años de aquel trágico accidente, el dolor se mantiene intacto. En parte por quién era y en otra no menos importante, porque nadie prescribe que un día dirás adiós, adiós para siempre, a alguien de 26 años.

Algunos colegas se reúnen, por estos días, en un evento de periodismo audiovisual que recuerda su nombre. Entre otras cosas, eternizan su impronta y dejan a las futuras generaciones susceptibles al contagio de su pasión por este trabajo a veces tan incomprendido.

Repito, no la conocí. Es probable que esta crónica le quedara mejor a otra persona pero el dolor compartido en los labios de algunos de mis amigos, que antes fueron suyos me ha puesto a escribir. Justamente, procurando alivio, como un remedio casero para aliviar el dolor por su pérdida irreparable.

RELATED ARTICLES

Miradas a la formación en 2020

2020 será recordado como un año raro, atípico, que nos puso de vuelta al espacio privado; que alimentó miedos, incertidumbres; pero también...

Declaración del Centro Memorial Dr. Martin Luther King, Jr.

Cuba hoy nos preocupa y nos ocupa, tensiones externas e internas definen el actual momento de crisis y los empeños por remontarla....

BECAS 2020: aprendizajes y desafíos de la formación virtual

A finales de septiembre se realizaron las Becas CMLK 2020, por primera vez en la modalidad virtual debido a las condiciones de...

Deja un comentario

- Advertisment -
4,826FansMe gusta
2,021SeguidoresSeguir
107suscriptoresSuscribirte

Most Popular

Miradas a la formación en 2020

2020 será recordado como un año raro, atípico, que nos puso de vuelta al espacio privado; que alimentó miedos, incertidumbres; pero también...

Declaración del Centro Memorial Dr. Martin Luther King, Jr.

Cuba hoy nos preocupa y nos ocupa, tensiones externas e internas definen el actual momento de crisis y los empeños por remontarla....

BECAS 2020: aprendizajes y desafíos de la formación virtual

A finales de septiembre se realizaron las Becas CMLK 2020, por primera vez en la modalidad virtual debido a las condiciones de...

Hacer milagros en tiempos actuales

Por Loyet Ricardo García Broche En la búsqueda de motivos y razones Miles de voces repiten...
[searchandfilter fields="search,category,post_tag"]