Avanzar con esperanzas en las tareas liberadoras

Comparte

Desde el ao 1998, con el apoyo de universidades de varios pases de la regin latinoamericana, se realiza el congreso Psicologa social de la liberacin. Su propsito es fomentar la reflexin, la discusin y el intercambio de experiencias en torno a los retos y las tareas de una psicologa decididamente comprometida con los pueblos. Este esfuerzo se ha inspirado en las propuestas de Ignacio Martn-Bar, psiclogo y telogo salvadoreo, asesinado por el ejrcito de su pas a finales de los funestos aos de los 80 junto con sus colaboradores de la Universidad Centroamericana Jos Simen Caas y otros intelectuales. Martn-Bar dej una obra fecunda. Su legado se encamina a la bsqueda de una psicologa que contribuya a lograr una mayor justicia social, a combinar el compromiso con el rigor. Bajo estos presupuestos, del 16 al 19 de noviembre, se desarroll el sptimo Congreso internacional de Psicologa social de la liberacin, en la sede de la Universidad de Costa Rica en Liberia, Guanacaste. Es precisamente en ese lugar donde, desde hace algunos aos, se ha estado desarrollando la psicologa, como disciplina, con un fuerte compromiso y una clara articulacin social. Participaron en el congreso 560 personas, provenientes de Costa Rica, Honduras, Guatemala, Bolivia, Cuba, Estados Unidos, Austria, Francia, Espaa, Mxico, Argentina, Chile, Uruguay, Repblica Dominicana, Canad, Venezuela, Brasil, Per, Ecuador, frica del Sur, Puerto Rico, Colombia, Alemania, Nicaragua, El Salvador. Fueron entonces representantes de veinticinco pases los que all nos reunimos. Nuestro Centro Memorial Martin Luther King estuvo presente por segunda ocasin en estos eventos. Nueve espacios de presentaciones, conferencias, sesiones temticas, simposios, videos, teatro-foros, talleres o conversatorios se desarrollaron de manera simultnea. Todos ellos se expresaron desde los cuatro importantes ejes, reconocidos como escenarios para el trabajo desde los derechos humanos, el trabajo comunitario y con grupos, el trabajo sobre la violencia y la produccin de conocimientos, formacin e insercin en la perspectiva de la liberacin. Muy impactante para el auditorio fue el teatro-foro Construccin colectiva presentado por guatemaltecos y guatemaltecas en torno a las masacres sufridas por la poblacin indgena. Las danzas y la msica fueron tambin parte esencial del congreso, ejemplo de lo cual fue la noche que compartimos con la cantautora guanacasteca Guadalupe Urbina, quien nos hizo vibrar con los textos y msicas de sus canciones. Como parte de la estrategia de trabajo se realizaron asimismo siete mesas en las que se dirimieron diversos puntos de coincidencia entre los participantes y se llegaron a importantes propuestas para el encaminamiento de acciones. En este sentido, se consider imprescindible tomar en cuenta la memoria histrica como derecho humano individual, social y colectivo, que constituye un proceso liberador en las luchas de resistencia de los pueblos y en la construccin de otro mundo posible y de una psicologa liberadora. Presente estuvo la condena a todo uso de conocimiento y prctica de la psicologa que viole los derechos humanos de individuos y colectividades. Fue valorado que tanto la Psicologa de la liberacin como la Teologa de la Liberacin deben mantener un dilogo constante para evitar caer en un reduccionismo que fragmente la integralidad del ser humano. Tambin se afirm que, en ambos casos, la creacin terica es un acto precedido por la praxis como acto primario. Se trata, se constat, de saberes que por s mismos no transforman al mundo, sino que se convierten en instrumentos para que los sujetos transformen su realidad. En ese marco el congreso convoc a las organizaciones de la sociedad civil a realizar, desde la perspectiva de una pedagoga crtica, actividades de informacin y capacitacin acerca de los contenidos y efectos de los tratados de libre comercio, TLC. Naturalmente, la idea parte del reconocimiento de que estos tratados aceleran las privatizaciones y el desmantelamiento de las instituciones nacionales y promueven una competencia desleal, a la vez que lesionan la identidad cultural. Tambin se insisti en la necesidad de vincularse con otros esfuerzos alternativos ms generales, como el Foro Social Mundial, y articularse con redes alternativas de comunicacin y de informacin, adems de estimular y fortalecer la participacin de movimientos populares en los futuros congresos. En sntesis, afrontar el temor de los signos de los tiempos para poder avanzar con esperanza en las tareas liberadoras fue el reto que alent el VII congreso de psicologa de la liberacin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>