Bolivia después del 6 de diciembre

Comparte

Tras la etapa que algunos calificaban de “empate catastrófico” —y que de parte de la oposición se expresó en el intento de bloqueo de la Asamblea Constituyente, en los referéndums autonómicos regionales (ilegales y provocadores), en la toma violenta de instituciones públicas, en las agresiones físicas a grupos indígenas, en la osadía de impedir que el Presidente pisara determinados territorios, y finalmente en la masacre de campesinos en el Departamento de Pando—, con el Referéndum Revocatorio de agosto de 2008 (al que hay que añadir el estado de sitio en el mencionado departamento de Pando), el empate empezó a resolverse a favor del campo popular. Con la aprobación de la nueva Constitución el Gobierno volvió a controlar el conjunto del territorio nacional, y luego inició un proceso judicial contra los implicados en violaciones de derechos humanos. En palabras del Vicepresidente, habíamos pasado del “empate catastrófico” al “punto de bifurcación”, es decir a un momento en el que el proceso se lanza hacia delante o da una radical marcha atrás. Es en estas circunstancias favorables que se da la campaña electoral de diciembre de 2009, cuyos resultados apuntan claramente a que la bifurcación se decida por una aceleración del proceso de cambio.

En la nueva etapa que se abre, a partir de las elecciones de diciembre, podemos anotar desde ahora las siguientes novedades, por orden cronológico:

• Un Presidente y un Vicepresidente con imagen y fuerza renovadas, fortalecidos por la exitosa gestión anterior y por la comprobación de que han sabido complementarse de manera muy satisfactoria.

• Una Asamblea Legislativa Plurinacional radicalmente nueva, primero porque nadie duda de que en ambas cámaras el gobierno de Evo tendrá mayoría (sólo cabe especular acerca de si ésta llegará o no a los dos tercios); segundo por la renovación de más del 90 por ciento de los actuales parlamentarios; y tercero por la presencia de un núcleo de asambleístas de gran calidad (en Santa Cruz, por ejemplo, de aquel Guido Guardia del 2005 a la actual Gabriela Montaño, hay años luz…), núcleo en el que destaca, al menos cualitativamente la presencia nunca vista de mujeres capaces y acreditadas.

• Un Órgano Judicial en proceso de atrevida transformación, con la elección por voto popular de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y del Tribunal Constitucional, así como del Tribunal Agro-Ambiental (otra novedad importante) y del Consejo de la Magistratura; y con el reconocimiento de la Justicia Indígena.

A estas tres novedades fundamentales habrá que ir añadiendo la transformación gradual de todo el resto del viejo estado colonial. Es decir que nos veremos metid@s en un proceso de cambio acelerado que puede ser a la vez apasionante y agotador (en el Plan de Gobierno del MAS se prevé la aprobación de un centenar de leyes, casi todas fundamentales…).

Pero no seamos triunfalistas, en la próxima etapa también tendremos que contar con factores negativos y preocupantes, cuando no directamente peligrosos:

• La presencia de una oposición política que no va a reconocer su derrota (no olvidemos que Reyes Villa hasta ahora no ha reconocido que fue revocado de su cargo de prefecto…), y que va a intentar revertirla por las vías más peregrinas, sin descartar el uso renovado de la violencia; y que además es previsible que cuente con apoyo internacional.

• El contexto de una crisis mundial que no parece vaya llegar muy pronto a su fin y que inevitablemente va a dificultar el proceso.

• Puede que también la pervivencia de la cultura del estado patrimonial entre dirigentes de nuestras organizaciones y pueblos, acostumbrad@s todavía a la idea de que acceder al estado no es para cambiarlo sino para cobrar la correspondiente parte de la herencia… Y este problema puede llegar a enturbiar ese próximo momento decisivo que serán las elecciones de abril.

Del conjunto de la ciudadanía dependerá que los factores positivos sean los que predominen.

por: Rafael Puente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>