BRASIL: LA MAYOR DEUDA DEL PT

Comparte

Los eventos ocurridos en los ltimos meses involucrando la corrupcin moderna dentro del grupo de direccin del partido tuvieron un efecto devastador en la poblacin, especialmente en aquellos que alimentaban un sueo histrico de cambio de rumbo. Estaba vigente una gran apata poltica, como en el resto del mundo entero. Pero con el arribo del PT y con la irrupcin carismtica de Lula ascendi la llama de la liberacin tan ansiada. El slogan de campaa ahora es Lula quera decir: ahora no hay otra opcin, es tiempo de otro tipo de sujeto histrico en el poder, de otra poltica, de otro proyecto Brasil, de otra va para la inclusin y sustentabilidad del desarrollo nacional. Todo se hara sobre la gide de la tica, de la transparencia y de una articulacin orgnica y dinmica del Gobierno con las bases de la sociedad. Toda una generacin sera movilizada.

Despus de dos aos y medio no fue lo que ocurri. No cabe aqu analizar los constreimientos sistmicos, las fragilidades personales de los actores polticos, la falta de osada, aquello que Maquiavelo llama con razn la virt, la capacidad de captar el sentido profundo de la historia e intervenir en ella para inaugurar un nuevo rumbo. Falto todo eso. Tristemente.

Pero lo que ms duele es la repeticin simplona de la ruina original. Estratos importantes del partido han sucumbido a las cantilenas ilusorias del gran tentador, el poder como ventaja personal y partidaria, ante el escalofro de la tica del inters general y del bien comn. Haban cambiado la perla ms preciosa que posean, la tica, por baratijas de vendedores callejeros. La decepcin provocada es, en trminos polticos, imperdonable. Ella exige reparacin. Caso contrario los dirigentes recibirn la maldicin del pueblo y el desprecio de los militantes.

Por qu esta traicin es grave? Porque en el actual contexto brasileo y mundial el regreso a la tica era la forma de compensar el vaco de la utopa. Esta se encuentra en decadencia en el mundo entero. La tica abra un horizonte de esperanza de que un pacto alrededor de valores morales pudiera suprimir las deficiencias de la prctica poltica, viciada por intereses clasistas y por ideologas de baja intensidad. La tica en la poltica moviliz a los actores ms generosos y comprometidos, como Betinho y el Lula de las luchas sindicales y de la nueva democracia participativa.

La traicin a la tica hace que la poltica regrese a ser vista nuevamente como el mundo del indecente, de los propsitos inservibles, de los negocios fraudulentos y de la corrupcin. Esta lectura hace injusticia a los polticos serios dentro del PT y dentro de otros partidos. Ella induce a tomar la poltica in malam partem, por su perfil patolgico, lo que es errneo, porque la poltica en s no es eso. Por cierto, lo patolgico siempre arremete contra lo sano que es la referencia de base.

Compete al PT rescatar su opcin originaria. El naci y se estructur por ms de dos dcadas con esta intencin, de ser conducto de las transformaciones necesarias. Por causa de un pecado no puede perder toda la gracia acumulada. La gracia tiene ms derecho que el pecado. El partido puede regresar al primer amor ahora madurado por la humillacin.

El PT debe pagar la deuda tica con una moneda de humildad y de coherencia. Los valores que propone deben tambin vivirlos y testificarlos en todos los niveles. Por ah comienza el rescate y se renueva la esperanza. Ahora es mirar hacia el frente y caminar.

Fuente: Adital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>