Bush rebaj de manera drstica viajes a Cuba de cubanoamericanos

Comparte

WORLD DATA SERVICE, 18/7/2005.- Pero el resultado no parece solo un “fracaso” humanitario para la gran mayora de los cubanoamericanos sino tambin para las ansias de muchos sectores estadounidenses, incluyendo comerciales, por que se logre un relajamiento en el prolongado conflicto con la Isla.

De acuerdo con estadsticas atribuidas por la prensa de Miami, Florida, al Departamento mencionado y a “organizaciones vinculadas a la industria (estadounidense) de los vuelos fletados” desde julio de 2004, cuando Bush aprob nuevas limitaciones contra quienes desean viajar a Cuba, solo lograron ir a ese pas 55 mil personas. Las fuentes citadas divulgaron adems que ello signific “95 millones de dlares en prdidas” para la economa cubana, incluso sin considerarse otras acciones anticubanas aplicadas por la administracin republicana.

La cifra dej claro adems el propsito oficial norteamericano de tratar de asfixiar al pas caribeo y especialmente a su poblacin, de la cual se busca una “reaccin” interna de descontento.

Por su parte, el Consejo Econmico y Comercial EEUU-Cuba (USCTEC), una entidad privada que promueve relaciones comerciales normales entre los dos pases, record que en 2003, cuando no existan an las nuevas acciones de Bush, 154 mil personas viajaron legalmente desde territorio norteamericano, el 85 por ciento de ellas por motivos familiares.

O sea, que no hay dudas de que las medidas diseadas por el gobierno actual norteamericano contra la Isla estn dirigidas contra civiles, y una gran parte de estos residentes en Estados Unidos, los cuales ahora solo pueden visitar a sus familiares en su pas de origen solo cada tres aos.

El nuevo reporte indic que las restricciones aplicadas sobre los viajes a Cuba por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), una dependencia del Departamento del Tesoro, concedieron desde julio de 2004 hasta la actualidad unas 20 mil denominadas licencias familiares, mientras que denegaron nueve mil. Otras muchas permanecen “congeladas” en revisiones que suelen durar hasta 18 meses.

Otras vctimas norteamericanas del programa de Bush contra Cuba han sido las compaas areas que se dedican a mover pasajeros entre los dos pases en conflicto y las agencias de viajes.

Una de esas compaas, Marazul, debi reducir el nmero de sus empleados en dos tercios, reflejando as otro “efecto Bush” sobre el desempleo en la Florida.

Una publicacin miamense dijo que “si el nmero de viajeros no se ha desplomado totalmente, se debe a que un significativo nmero de cubanoamericanos y otros estadounidenses han usado las licencias religiosas y de organizaciones humanitarias para trasladarse a Cuba”.

Un estimado indic que quiz unas 30 mil personas pudieron visitar legalmente la Isla durante el ao pasado inmediato a partir de esas licencias. Valga decir que congresistas anticubanos con fuerte influencia en la Casa Blanca trabajan actualmente por frustrar esos viajes.

Esos legisladores nacidos en Cuba se oponen francamente a las labores de organizaciones humanitarias norteamericanas que poseen licencias legales para sus operaciones hacia el pas caribeo.

Al respecto, el diario El Nuevo Herald cit este lunes el criterio de Marinil Boza, empleada de correos en Miami-Dade sobre las acciones restrictivas de viajes a Cuba aplicadas por Bush. La mujer, de 45 aos de edad, no pudo visitar a su madre de 77 aos residente en La Habana y enferma de cncer.

“Estas restricciones respondieron a un momento poltico, pero no contemplan ni situaciones humanitarias ni derechos constitucionales… y no quiero que en las oficinas de los congresistas (cubanoamericanos) me repitan la ley, sino que resuelvan problemas como el mo”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>