Cambio brusco en la diplomacia golpista

Comparte

La iniciativa de Lobo Sosa no es espontánea y tampoco contraria a las políticas del grupo golpista, ni mucho menos a la aprobada por el imperio norteamericano para Honduras sin cuya venia ese acto no se hubiera realizado.

El hecho no pronostica cambios importantes en la política interna del régimen más allá de las que concesione la oligarquía para lograr el reconocimiento regional. Toda acción de Lobo Sosa y cualquier otro funcionario de los tres poderes de la oligarquía, se planteará en función de profundizar el proyecto que iniciaron con el golpe de estado del 28 de junio de 2009 y que ahora corre peligro de venirse abajo por la precaria credibilidad del régimen.

Para ellos la visita a Chávez no es un acto vergonzoso en tiempos en que los parámetros morales fueron cambiados totalmente con el incremento de la corrupción de la oligarquía y sus sirvientes más cercanos. Igualmente no es un acto que conlleve vergüenza en rostros curtidos con la infamia. ¿No era Chávez el demonio comunista la verdadera razón del golpe de Estado? ¿No se han sentido orgullosos los golpistas cuando se proclaman héroes en la batalla contra el socialismo del siglo XXI? ¿No es ese el discurso que aplaude Ileana Ros-Lehtinen, de la mafia cubana de Miami que siempre ha hecho causa común con la derecha más recalcitrante de Honduras?

Micheletti, reconocido malhechor y ahora héroe de la oligarquía, ha mantenido ese discurso junto a otras afirmaciones que hasta ahora eran verdades irrefutables para los rabiosos derechistas que buscan consejeros que les justifiquen sus actuaciones asegurándoles que el mundo es como ellos quieren que sea y que durará para la eternidad.

Algunos de los ministros, diputados y ciertos operadores de justicia, todos apócrifos, repetían esos deslucidos y torpes pensamientos como si de versículo de la biblia se tratara. Un discurso triunfalista que a la hora de las verdades comienza a hacer agua y la tarea inmediata es apurarse a achicarla pidiendo ayuda sin el menor pudor a los que a diario han agredido y agreden por sus medios de comunicación.

¡Qué benevolencia la de Chávez! Echarles una mano a sus detractores para que se incorporen a los organismos regionales a pesar de todas las ofensas de que ha sido víctima no deja de ser una sorpresa. Seguramente si fuera Chávez quien sufriera la situación de la oligarquía hondureña ésta no respondería de esa manera; al contrario, las camisetas blancas celebrarían con manifestaciones públicas la desgracia del “comunista” por los bulevares de las principales ciudades del país.

Enrique Ortez Colindres, ministro de relaciones exteriores del gobierno de facto de Micheletti, si, el mismo que llamó a Obama el negrito del Batey, muy seguro de su conocimiento sobre el mundo de la diplomacia, las finanzas, el comercio… presumía diciendo que el gobierno de facto no necesitaba del Sistema de Integración Centroamericana (y en su intento de ridiculizarlo lo llamó “SUCO, SUCA…) y tampoco de la Organización de Estados Americanos (OEA). ¿Para qué sirven esos organismos? se preguntaba con evidente talante de desprecio y soberbia como si el aparato de Estado conquistado por las armas del ejército y la policía al servicio de la oligarquía gozara de un poder tal que podría vivir con los raquíticos recursos públicos y la débil inversión privada. E intentó establecer parangón con un país que se distingue por la dignidad y valentía de su pueblo y sus dirigentes ¿No lleva Cuba 50 años fuera de la OEA y se ha mantenido? Y, desde luego, al mismo tiempo celebraba la decisión del Congreso Nacional espurio de rescindir el convenio con el ALBA.

Las pocas alternativas presentadas por el régimen para salir de la crisis son apenas deseos sin sustento real. Las ciudades modelos seguirán siendo un paquete publicitario que poco a poco irá dejando espacio a la frustración de aquéllos que creyeron serían la salvación de Honduras.

Micheletti se sentía seguro por el respaldo recibido de la administración norteamericana para la ejecución del golpe de estado y repitió muchas veces que con el reconocimiento de los gringos le bastaba para impulsar el proyecto concebido por los golpistas y al final, como era de esperar, no resulto como lo previsto. A este régimen creado bajo las armas le pasó lo mismo que al de Violeta Chamorro cuando le ganó las elecciones al FSLN, si bien esta señora había recibido todo el apoyo de la administración norteamericana para ganarlas no recibió el premio que esperaba para encaminar el proyecto post sandinista.

Asimismo el imperio no les perdonó tantas chambonadas a los ejecutores del golpe de estado, que como vulgares atracadores apresaron, agredieron y expulsaron del país al presidente de la república, al grado que con algunos se vio en la necesidad política de suspenderles la visa de entrada al reino de los cielos norteamericanos, decisión que no esperaban ¿Cómo era posible que su mentor y protector al que han sido sumisos durante toda su vida los castigará con la pena más dura que se puedan imaginar? Micheletti terminó por calificar de basura al embajador norteamericano porque lo considera responsable directo del castigo que además lo obliga a vivir encerrado en el purgatorio de su casa rumiando sus odios.

Fito Facussé, sí, el mismo que participó en el golpe de Estado agrediendo con los peores epítetos a Manuel Zelaya y Hugo Chávez y que en compensación a sus servicios se echó al bolsillo por lo menos 2.4 millones de lempiras de las arcas del Estado para defender la democracia, recientemente se pronunció en los medios a favor de buscar el apoyo de Venezuela porque “el pueblo y gobierno” de ese país mantenían su preocupación por ayudar a los pueblos de Centroamérica.

Con la nueva política de “acercamiento y hermandad” han creado una tremenda confusión, en especial entre sus seguidores menos pensantes y más obedientes a los proyectos de la oligarquía, los más convencidos de la ideología y política de la clase dominante. La verdad es que han sido bruscos los cambios de la estrategia política del régimen, porque superar la crisis exige más que la aplicación de la estrategia del engaño al pueblo cuando la realidad es otra y no se resuelve con la manipulación mediática; con ella apenas se toca la apariencia.

Pocos días atrás el ministro de relaciones exteriores de facto anunciaba cerrar o por lo menos minimizar la presencia de Honduras con sus embajadas en los países que conforman UNASUR. Se calificó de tan grave el impacto internacional de esa decisión que el mismo Lobo tuvo que salir al paso a desmentir al maquilador. Lo que nos trae a cuenta cuando Fidel Castro le dijo a Vicente Fox, cuando fungía como presidente de México, que no era lo mismo vender gaseosas que ser estadista; a Canahuati hay que recordarle que no es lo mismo vender calzones que manejar las relaciones internacionales de un país. Y ahora tendrá que cambiar de posición muy a su pesar, haciendo el ridículo de nuevo.

Esperemos el discurso de los medios de comunicación y las iglesias, también el del comisionado y abogado de oficio de los violadores de los derechos humanos. Probablemente se inaugurará un escenario teatral en el que por un tiempo darán la impresión que unos están en contra y otros a favor de la nueva política de conciliación con el “comunismo internacional”. Las alusiones contra los gobiernos del sur palidecerán, aunque sin abandonarlas enteramente; todo en el marco de la realpolitik de la oligarquía hondureña que al mismo tiempo que resulta vergonzante con su actitud ha derrumbado la débil argumentación golpista. ¿Cuál fue entonces la causa del golpe de Estado? Es la pregunta que de nuevo los golpistas han resucitado.

Como la vergüenza no es tema de comerciantes de la calaña en cuestión, no debe sorprendernos que Amílcar Bulnes, ex presidente del COHEP, si, el mismo que dijo que se había opuesto al ingreso de Honduras a la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA) y que en medio de lo más crudo de la represión de Micheletti sugirió que había que acudir a esa organización regional para que ayudara a Honduras a salir de la crisis financiera en que estaba sumergida, con la justificación de que había que separar el problema político de las cuestiones económicas, vuelva con la misma cantaleta: a la caza del petróleo venezolano y el intercambio comercial favorablemente concesionado para sus empresas gracias a la estrategia de desarrollo del ALBA.

Tegucigalpa MDC 10 de abril de 2011

por: Lorenzo Alberto Raudales

fuente: http://www.resistenciahonduras.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>