Por una integración popular urgente: Encuentro antimperialista, de solidaridad, por la democracia y contra el neoliberalismo. Habana, 2019.

LLanisca Lugo

Entre los días 6 y 8 de mayo el CMMLK llegó a Uruguay representando al Capítulo Cubano de ALBA Movimientos para participar en la reunión de la Coordinación de la Jornada continental Por la Democracia y contra el Neoliberalismo.
En noviembre de 2015, organizaciones sociales, movimientos populares, redes y articulaciones regionales del continente, herederos y protagonistas de las luchas contra el imperialismo y los regímenes militares en América Latina y El Caribe, unidos en la lucha contra la agenda neocolonial de libre comercio, privatización, saqueo y pobreza representada en el derrotado proyecto del ALCA, celebramos en La Habana el Encuentro Hemisférico Derrota del ALCA, diez años después. Miembros de nuestras redes participaron en estos debates. Como resultado de ese Encuentro, reconstruimos como espacio de diálogo permanente, la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo, donde compartimos con diversas redes y movimientos sociales, agendas de lucha con ejes en la defensa de la democracia, la soberanía y la integración de los pueblos, contra el libre comercio y las trasnacionales en la región. La dimensión feminista y de justicia ambiental son ejes transversales en el proceso impulsado por la Jornada.

Juntos y juntas hemos avanzado en estos años. Hemos convocado a movilizaciones en nuestros países, construimos documentos de carácter político pedagógico para la militancia de base de las organizaciones, desarrollamos el Encuentro Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo en Montevideo en 2017, donde también participaron representantes de la Red de Educadores y Educadoras Populares de Pinar del Río y El Salvador (Guantánamo) y de la Red ecuménica en Taguasco.

Este 6 de mayo se celebró la reunión de la coordinación de La Jornada para pensar el próximo Encuentro Antimperialista, de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo que celebraremos en La Habana del 1 al 3 de noviembre de 2019. Contó con la presencia de 25 participantes de 8 países representando las luchas de 13 organizaciones y redes regionales que están comprometidas con el proceso de la Jornada, que ratifican que en La Habana debemos lograr un acuerdo que nos permita caminar juntos en un frente común de resistencia popular.
En el llamado al Encuentro se denuncia la escalada en la restauración neoliberal conservadora en el continente, caracterizada por la amenaza de guerra al territorio de paz que ha sido la región, el saqueo de los bienes comunes, la explotación y precarización del trabajo, el endeudamiento profundo, la sujeción al capital trasnacional y la dependencia del sistema financiero internacional, las crisis ambiental y alimentaria, el fundamentalismo religioso, el quiebre y la destrucción de la democracia formal, la militarización, criminalización y judicialización de la política, la guerra mediática, el uso de los carteles de droga como mecanismos de contrainsurgencia, la trata de personas y las nuevas formas de esclavitud, los ataques a procesos progresistas y de orientación popular, los discursos y hechos de odio; el racismo, la misoginia, la violencia patriarcal y los feminicidios, la xenofobia, la discriminación, la exclusión de los migrantes, el asesinato de líderes sociales, el total irrespeto a los derechos de los pueblos y la absoluta impunidad con que todos estos atropellos acontecen.

Ratificamos el consenso sobre el carácter antimperialista del encuentro e incorporamos la solidaridad internacionalista con todas las causas justas como un eje de lucha, destacando la importancia de asumir el internacionalismo como un principio y una práctica política cotidiana.
Para hacer frente a este escenario, se insistió en considerar los diversos acumulados de lucha, asumiendo como base común, el camino recorrido desde 2015 por la Jornada y continuar avanzando en el diálogo y debate en términos estratégicos con las fuerzas políticas, parlamentarios, pueblos originarios, movimiento negro, de migrantes, LGTBI, feministas, que debe enriquecer los consensos y ampliar la capacidad de movilización del proceso.
El encuentro en La Habana es un punto, un momento dentro de un proceso, resultando necesario desarrollar iniciativas dirigidas a la construcción de las bases de un acuerdo previo capaz de generar unidad en la acción a partir de noviembre.
Este año 2019 será un tiempo de priorizar los espacios de construcción colectiva y articulación a nivel regional, al mismo tiempo que fortalecemos el trabajo de base territorial de los movimientos sociales. Necesitamos construir juntos un Plan de Acción con claro posicionamiento político y enraizar el proceso de Jornada Continental en cada país.
La Habana tiene que ser un espacio de confianza y de paciencia política reconociendo la urgencia política en la que nos encontramos, de diálogo de saberes y de posiciones claras que hagan robustos los pasos del campo popular en el próximo tiempo. La familia en movimiento que somos el CMMLK y ambas redes, estaremos presentes contribuyendo con nuestra visión y nuestro compromiso a esta hora de la región.
También en los territorios de red, estaremos desarrollando acciones que pongan en el centro nuestros acumulados y debates alrededor de los ejes que estructuran el Encuentro, porque también los cubanos y cubanas y especialmente educadores/as populares y cristianos/as comprometidos/as en la fe revolucionaria tenemos que preguntarnos: ¿Cómo profundizar la democracia que vivimos?, ¿como apostamos a una integración popular desde abajo que nos articule en procesos de formación, comunicación, organización y reproducción de la vida?, ¿como defendemos las soberanías que hemos construido?, ¿cómo interpretamos el avance del capital trasnacional, sus rostros y modos de operar para enfrentarlo desde nuestro compromiso con un Socialismo sentido y pensado desde las prácticas? Cuba ofrece un espacio de encuentro para resistir y ampliar nuestras alternativas de lucha. Hagamos nuestro el llamado.

MI INTERNACIONALISMO Y SOLIDARIDAD CON AMÉRICA LATINA.

Mireidy Ramirez Trimiño, Red EP El Salvador, Guantánamo. Cuba

Me cuesta un poco emitir criterios sobre algo que aún no he vivido, pues todavía no soy una militante internacionalista; pero precisamente compartir con personas de las dos redes que anima el CMMLK: la de Educadores y Educadoras Populares y la Red Ecuménica Fe por Cuba, hizo que se revolucionara mi yo interno respecto a mi espíritu solidario con América Latina.
Fue impresionante compartir con miembros de ambas redes en el taller de devolución de experiencias adquiridas en procesos de acompañamiento, formación y otros roles desempeñados en el continente por este grupo de amigos y amigas de Cuba que tienen, al igual que yo, un sentido de responsabilidad política con la Revolución, con el dolor de los otros y las otras presentes en el día a día.
Estas vivencias contadas con lágrimas en los ojos y el corazón abierto, marcaron pautas en mí, ocasionó rupturas en mis pensamientos, me enamoré de estas lecturas diversas y empecé a querer más a la América Latina a partir de las historias reales contadas.
El internacionalismo contado por Adonis en la Florestan Fernandes, por Adiel en la José Carlos Mariátegui en Argentina y por Magda en el acompañamiento en el Salvador, llenaron mis ojos de lágrimas y siendo sincera, viví esos momentos, sentí una nostalgia inmensa en mi corazón con sentimientos muy profundos por la solidaridad hacia América Latina, esa que practico desde mi cotidianidad por naturaleza y que se ha fortalecido con los aprendizajes del CMMLK, lo cual agradezco; y mi contribución a ello es el compromiso de fortalecer los valores que sustentan esta familia en movimiento que somos, que con solo esas vivencias hizo crecer mi internacionalismo desde dentro, desde mi contexto: la Red EP en el Salvador, Guayacán, en fin, Guantánamo que es mi motor, el que me impulsa a la solidaridad, a la esperanza, a poner los desafíos de la América con nuestra Cuba actual, con nuestra autoestima revolucionaria, con el proyecto cubano que ha sido y será mi lucha.

V Asamblea Jubileo Sur Américas

El pasado mes de abril, en la ciudad de Guatemala, se realizó la V Asamblea de la Red Jubileo Sur/Américas. Fue un espacio de encuentro político, espiritual, de construcción colectiva y de celebración por sus 20 años de luchas. Participaron activistas sociales, líderes comunitarios, redes de mujeres, representantes de organizaciones miembros de la red con el objetivo de identificar estrategias conjuntas de lucha en este período.
La Red Jubileo Sur es un espacio articulador de organizaciones sociales del mundo que impulsan las luchas contra la deuda financiera, ecológica y social de los países capitalistas desarrollados sobre nuestros pueblos. Con la convicción de que no debemos, no pagamos, la red acompaña procesos de lucha nacionales y participa en campañas y espacios regionales priorizando el dialogo y la construcción con otros sectores.
La V Asamblea de Jubileo Sur Américas, convocó a organizaciones que hacen parte de este esfuerzo articulador en nuestro continente. A partir de una lectura del contexto que enfatiza en la necesidad de converger entre las diferentes expresiones organizativas, e integrar esfuerzos en la diversidad confluyendo agendas de luchas, esta V Asamblea definió los siguientes ejes de trabajo:
1.Fortalecimiento de la Red Jubileo Sur / Américas
2.Superar (enfrentando) los procesos de endeudamiento
3.Justicia socio-ambiental y climática y los derechos de la naturaleza
4.Defensa de los derechos contra la criminalización, la judicialización y la militarización
Se ratifican los compromisos de seguir “trabajando, apostando a la solidaridad con los pueblos hermanos que viven dominación, resistiendo a las múltiples formas de criminalización hacia las y los defensores de los bienes comunes, derechos humanos que están hoy en pie de lucha, creyendo que la única forma de lograr avanzar frente a los desafíos que el sistema viene depositando incansablemente hacia los pueblos, es la integración de esfuerzos que permitan colectivamente hacer frente a la dominación que hoy en día estamos viviendo”
El CMLK participa de la Red desde sus inicios, al comienzo de los años 2000 participando en agendas conjuntas en espacios del Foro social mundial y la Asamblea de movimientos sociales, espacios que ya han perdido su fuerza y capacidad de articulación de agendas en la región. Hoy convergemos con Jubileo Sur en la Jornada continental Por la democracia y contra el neoliberalismo que en noviembre de este año tendrá su Encuentro en la Habana.
En la asamblea nos representó Julita, de la red de educadores y educadoras populares en Mayabeque, quien compartió con las compañeras nuestras miradas al contexto y el compromiso de seguir acompañando a las organizaciones miembros desde la formación que hacemos desde la Educación Popular. Como ella misma comenta:
“No tenía certeza de cuál sería mi contribución a la Asamblea o cuanto esta podía aportarme. No tardé en comprender que estaba allí para reafirmar mi vocación revolucionaria y humanista. Con la anuencia de los abuelos y abuelas de los pueblos originarios que hacen parte de esta articulación, dio inicio la V Asamblea y yo representaba a “mi familia” esa que está en constante movimiento, que acompaña todas las causas justas y nobles del mundo. ¡Qué orgullo!
Mientras se producía la ceremonia dedicada a los ancestros y las personas participantes se iban presentando, muchas de las incertidumbres que me acompañaban empezaron a desaparecer. Los plenarios, los trabajos en subgrupos ratificaron en mi conciencia la urgencia de la unidad de nuestra región. Durante la sesión a través de las intervenciones pude percibir que nuestras luchas por diferentes que sean tienen un mal común: el imperialismo y buscan un bien común también que necesariamente incluye el respeto a la vida y a la naturaleza. La espiritualidad compartida y la diversidad caracterizaron el encuentro. Un saldo importante ha sido la reafirmación de un compromiso de lucha. Todo indica que el camino podrá ser difícil, pero si lo hacemos juntas y juntos, podremos vencer.
En la Asamblea se ratificó la estructura de Coordinación Operativa, estructurada en cuatro regiones: Andina, Cono Sur, Mesoamérica y Caribe. La Secretaría Regional se coordina desde la organización Asociación Educación para el Desarrollo Intipachamama, de Nicaragua.
Recientemente Jubileo Sur Américas ha publicado un pronunciamiento contra el injerencismo imperial contra el pueblo de Cuba rechazando la ley Helms Burton en su totalidad, reconociendo la escalada de violencia imperial desplegada por el gobierno de EEUU contra nuestro país. Terminó su declaración reconociendo nuestra contribución histórica a la solidaridad y hermandad entre los pueblos como frentes de lucha para construir un mundo mejor.

Resumen de las batallas de Venezuela contra la intervención en 2019

Resumen Latinoamericano

Estados Unidos y sus aliados han decidido demoler al Estado Venezolano violando su Constitución en medio de una campaña basada en amenazas de intervención militar y una intensificación del bloqueo económico estadounidense desde el 23 de enero de este año.

Fue para ello que declararon a Juan Guaidó como «Presidente Encargado de la República», desestimando a los más de 6 millones de venezolanos que le dieron la victoria a Nicolás Maduro en las elecciones del 20 de mayo de 2018.

Venezuela ha vencido en batallas íntimas, internas y externas en las que el triunfo ha consistido en ahuyentar la muerte y el caos total que estos actores han querido imponer a través de los preparativos para una confrontación bélica.
Golpe virtual: 2019 inicia con eventos precipitados

Ha habido disputas importantes en la Organización de Estados Americanos (OEA), en donde su Secretario General, Luis Almagro, ha violado repetidas veces los principios de la Carta Democrática Interamericana de la OEA. Este organismo internacional aprobó una resolución el 10 de enero de 2019 «para no reconocer la legitimidad del nuevo mandato de Nicolás Maduro» y el 23 de enero Almagro reconoció a Guaidó como presidente venezolano.

En una sesión extraordinaria de la OEA convocada para el 24 de enero, 16 países, entre ellos Estados Unidos, reconocieron a Guaidó como presidente, pero no lograron la mayoría necesaria para una resolución. La reacción de Almagro fue responsabilizar a los países que se mantuvieron neutrales por el sufrimiento y las violaciones de los derechos humanos en Venezuela.

Con apoyo de países aliados se han obtenido victorias no desestimables en el Consejo de Seguridad, órgano clave de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el pasado 26 de enero se celebró una sesión especial de dicho órgano para examinar la situación en Venezuela; no se llegó a un consenso. El Secretario General, António Guterres, hizo un llamado al diálogo para aliviar las tensiones mientras que los funcionarios legítimamente designados continuaron representando a Venezuela en la ONU.

El 14 de febrero un grupo de delegados a la ONU por China, Rusia y la propia Venezuela, declararon que lucharían contra el «esfuerzo ilícito liderado por Estados Unidos» para cambiar el gobierno venezolano, asimismo acusaron al país del norte de «utilizar las sanciones y la ayuda de emergencia como armas políticas contra los venezolanos».

El 28 de febrero, el Consejo de Seguridad votó dos proyectos de resolución: uno de Estados Unidos en el que se pedía la celebración de nuevas elecciones en Venezuela, la entrada de la ayuda humanitaria y el reconocimiento de los derechos humanos de Guaidó como presidente interino; el otro de Rusia llamando al diálogo entre el gobierno de Maduro y el de la oposición en línea con la iniciativa de Montevideo de México y Uruguay.

Ninguna de las dos propuestas fue adoptada por el uso del poder de veto.
Venezuela pone la multipolaridad a prueba

El 9 de abril el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) decidió «aceptar el nombramiento del señor Gustavo Tarre como representante permanente designado de la Asamblea Nacional, hasta que se celebren nuevas elecciones y el nombramiento de un gobierno democráticamente electo» con el voto de 18 países de los 34 que lo conforman.

El embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, consideró que la resolución claramente reconoce a Tarre como embajador de Venezuela mientras queel embajador de México, Jorge Lomónaco, cuestionó la capacidad del Consejo Permanente de la OEA para reconocer a un enviado del Legislativo como embajador ante el organismo, puesto que los representantes siempre son nombrados por el Ejecutivo. México, Uruguay y El Salvador, pidieron que se agregase una nota a pie de página en la resolución para dejar claro que ellos no obedecerán esa decisión.

El gobierno venezolano calificó de ilegítima la aceptación de Gustavo Tarre como representante permanente «designado» por la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, la cual se encuentra en desacato desde 2016 y cuyos actos son nulos, asimismo manifestó mediante un comunicado que «Se trata de una de las más infelices decisiones tomadas en la larga historia de desafueros jurídicos y políticos de esta Organización, una vulgar instrumentalización del chantaje y la presión contra los Estados miembros para satisfacer los deseos de la política neo monroísta de Washington».

Para Mifraflores, esta resolución aprobada por Estados Unidos y sus gobiernos satélites en América Latina demuestra que «nunca contaron con la mayoría necesaria de los Estados miembros para agredir a Venezuela y, al final, se vieron forzados a vaciar la organización de todos sus principios».

Al día siguiente, el 10 de abril, Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, hizo presencia en el Consejo de Seguridad, este hecho extraordinario dejaba claro los pocos logros de su plan. Planteó que «Este órgano debe revocar las credenciales del representante de Venezuela ante las Naciones Unidas, reconocer al Presidente interino Juan Guaidó y sentar al representante del gobierno venezolano en este órgano sin demora». Se dirigió al embajador venezolano, Samuel Moncada, diciéndole «usted no debería estar aquí. Debería regresar a Venezuela y decirle a Nicolás Maduro que su tiempo se ha terminado. Es hora de que se vaya».

Por su parte el representante de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, denunció ante el Consejo de Seguridad que Estados Unidos ha creado de manera artificial una crisis en Venezuela para propiciar un cambio de régimen, que el daño de Estados Unidos a la economía venezolana se calcula en cientos de miles de millones de dólares y al mismo tiempo pide ayuda urgente para el pueblo venezolano.

Agregó Nebenzia que en su mismo país el gobierno estadounidense no actúa con tanta celeridad en situaciones humanitarias, en referencia a los estragos del huracán María en Puerto Rico, territorio colonizado por el país norteamericano. Su colega chino, Ma Zhaoxu, también rechazó las sanciones impuestas a Venezuelay ambos sostuvieron que la solución a la crisis venezolana debe ser mediante el diálogo.

El representante de Venezuela, quien sigue en la ONU, denunció la pretensión de Estados Unidos de convertir al Consejo de Seguridad en un centro de encuentro para los amigos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en pro de la Doctrina Monroe.

Exigió detener la guerra que tiene contra Venezuela y aclaró la situación que el vicepresidente estadounidense creó sobre el supuesto rechazo de la región ante la presencia de Venezuela en la OEA, informando que sacrificaron la carta fundamental de la organización y torcieron la ley en su afán por desestabilizar al país.

Dicho encuentro, aun con la presencia de Pence, no tuvo consecuencia alguna contra Venezuela, más allá de las medidas unilaterales de Estados Unidos y sus aliados.
«Vamos ahora por el colapso de tu economía»

El pasado miércoles 24 de abril, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, sostuvo una reunión con el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, con el propósito de hablar sobre Venezuela en el marco de la visita que lleva a cabo el canciller venezolano en la sede de la ONU por celebrarse el Día Internacional del Multilateralismo y la Diplomacia para la Paz, además Arreaza intervino en una reunión plenaria de la Asamblea General en nombre del Movimiento de los No Alineados.

En su discurso, recalcó la necesidad de defender el multilateralismo y de combatir los «dobles raseros» en las relaciones internacionales, expresó la oposición de los No Alineados a «la creciente tendencia de recurrir al unilateralismo, a la arbitrariedad y a las medidas impuestas unilateralmente».

Además llamó a «poner freno a las amenazas de quienes pretenden hoy socavar aquí los derechos y privilegios de un Estado miembro pleno de la organización como lo es Venezuela» e instó a la Asamblea General a no aceptar que se sustituya a los representantes del gobierno por otros elegidos por Guaidó, tal y como pretenden Estados Unidos y el Grupo de Lima.

Agregó Arreaza que «Esta Asamblea General no debe permitir que las Naciones Unidas sea utilizada para abordar temas bilaterales, ni mucho menos su instrumentalización en una herramienta para intervenir en los asuntos internos de otro Estado y pretender así designar, de manera ilegal, sus autoridades nacionales y representantes diplomáticos». La respuesta de la administración Trump fue bloquear sus bienes en ese país y prohibir a ciudadanos estadounidenses hacer negocios con el canciller venezolano.
Un momento crítico: el montaje humanitario del 23F

La confrontación más reciente y significativa ocurrió el pasado 23 de febrero en la frontera con Colombia, cuando se confrontó una estrategia de provocación disfrazada de ayuda humanitaria al estilo de la Plaza Verde de Trípoli. Ese fue el día marcado por el antichavismo venezolano como ultimátum para el ingreso al país de una supuesta «ayuda humanitaria» traída desde Estados Unidos, se evidenciaron diversas operaciones de falsos positivos en las fronteras con Colombia y Brasil.

El montaje comenzó con un concierto multimillonario el 22 de febrero cuyo supuesto propósito era recolectar fondos para el plan “humanitario”, sin embargo se desconocen tanto el monto de las ganancias como su destino, lo que sí se conoce es que su intención era concentrar atención en el dispositivo mediático confeccionado para forzar consecuencias violentas que justificaran una escalada bélica.

La mañana del día anunciado tres uniformados que condujeron dos vehículos blindados de la FANB sobre el puente Simón Bolívar y, atropellando a varias personas, llegaron hasta el cerco de seguridad colombiano, llevándose por delante algunas vallas.

El transcurso del día fue de excesiva cobertura mediática y tensión extrema en las redes sociales, mientras en el fondo del puente binacional Tienditas (aun no inaugurado) algunos jóvenes jugaban ping pong y fútbol, integrados en un campamento juvenil instalado desde el viernes anterior por movimientos sociales venezolanos.

En la tarde dos camiones con supuesta «ayuda humanitaria» de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés) que intentaban ingresar ilegalmente a Venezuela por el Puente Internacional Francisco de Paula Santander, fueron quemados del lado colombiano de la frontera entre ambos países. Se supo que grupos violentos del antichavismo venezolano incendiaron los camiones con bombas molotov y luego intentaron inculpar a la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía Nacional Bolivariana.

Más tarde otros grupos del antichavismo intentaban ingresar a la fuerza a Tienditas desde las localidades venezolanas más cercanas a Ureña, particularmente desde San Cristóbal, la capital del fronterizo estado Táchira, hubo enfrentamientos entre grupos de encapuchados y cuerpos de seguridad con un saldo de 42 heridos, según detallaron voceros del gobierno venezolano mientras el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, declaró que hubo 285 lesionados más. También hubo un conato de incendiar la aduana de San Antonio del Táchira.

Los resultados son evidentes:

El pronosticado «quiebre militar» quedó resumido en tres deserciones militares, dos falsos positivos y un número no confirmado de heridos en enfrentamientos con fuerzas de seguridad en la frontera colombo-venezolana. Ni siquiera las amenazas directas lograron doblegar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y un número de militares desertores que se pronunciaron contra el gobierno venezolano están por ser deportados por el gobierno colombiano luego de participar en el mencionado plan conspirativo.
El anunciado cargamento nunca pasó a Venezuela, ni siquiera hubo amagos de los camiones para llegar al punto límite de los puentes Simón Bolívar y Tienditas, ambos fronterizos con Venezuela
Las protestas posteriores al cierre de frontera por parte de comerciantes locales evidenciaron cuánto depende económicamente la ciudad de Cúcuta (Colombia) de la clientela venezolana, a la que declaran en crisis humanitaria los medios transnacionales.

Resistencia popular en medio del asedio

Ante la continua desarticulación de empresas estratégicas del Estado a causa del bloqueo financiero e indolencia por parte de algunos funcionarios, un sector de trabajadores se ha organizado mediante batallas productivas obreras (BPO) en las que se ha aportado a la recuperación de la producción petrolera, gasífera, metalúrgica, alimentaria, entre otras. Tan solo en 2018 hubo más de 10 eventos de este tipo en los que la organización política y la capacidad técnica de colectivos de trabajadores permitieron que eventos como el reciente ataque eléctrico no causaran peor impacto en esas entidades.

Sobran otros ejemplos de trabajadores movilizados recuperando equipos e instalaciones pero no aparecen en la mediática privada nacional ni en la transnacional.

En medio del ataque eléctrico, cuyo momento cumbre comenzó el pasado 7 de marzo, y enfrentando al miedo que se quiso infundir, la mayoría de la población optó por trascender la angustia y resolver de manera conjunta las necesidades primarias como agua, alimentos, comunicación y traslado, mientras los llamados a protestas violentas fueron aislados tanto como las respuestas de los ciudadanos que no simpatizan con el gobierno nacional.

No fueron pocos los trabajadores de los sectores eléctrico y agua que desarrollaron acciones claves para la recuperación y estabilización de ambos servicios.

Debido a su presencia territorial los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) pudieron apoyar para disminuir los efectos del sabotaje, por otro lado cultores llevaron música y alegría a hospitales, en muchas comunidades los vecinos se apoyaron saliendo a la calle para socializar modos de conservar los alimentos, elaborar mecheros para la iluminación artesanal o sencillamente cantar y contar para espantar el desconcierto.

En contraste con esta dimensión social de colaboración y resistencia popular predominante en el discurso chavista estuvo, lamentablemente, el modelo «emprendedor» de Dolar Today que consistió en vender insumos necesarios como hielo, velas, agua y baterías eléctricas a precios dolarizados, abusivos y especulativos.

La misma mañana del pasado sábado 9 de marzo el chavismo marchaba por las calles de Caracas con buena parte del país a oscuras y, en medio del segundo ataque eléctrico, las consignas no dejaban colar miedo alguno sino la fuerza de una conciencia clara en que vencer es desconcertar al agresor.
Las batallas que vienen

El gobierno venezolano ha asumido la estabilización del sistema eléctrico con medidas multiformes que no solo pretenden superar la coyuntura sino activar elementos fundantes del chavismo como la organización del poder popular en función de superar las dificultades provocadas por la guerra impuesta desde el poder transnacional y sus gobiernos cooptados.

Voceros del gobierno estadounidense han evidenciado con determinación la voluntad que tienen de desalojar al chavismo del poder. El ex embajador de Estados Unidos en Venezuela, William Brownfield, ha aseverado que la opción militar contra Venezuela está orientada a métodos no convencionales, por lo que no se trata de desembarcos y bombardeos sino que el «Cibercomando de Estados Unidos», perteneciente al Comando de Defensa de ese país y que trabaja en conjunto con la Agencia de Seguridad Nacional, está «preparado para hacer quiebres en el mundo cibernético».

Las opciones de Venezuela y sus aliados para la defensa ante estos ataques privilegian el diálogo y la participación popular mediante la unión cívico militar, además ha sido clave la movilización social que las fuerzas del chavismo han convocado. También serán fundamentales los esfuerzos del gobierno por esquivar las sanciones financieras con alianzas geopolíticas y la profundización de la producción nacional.

Misión Verdad

Mensaje compartido en el Taller de Devolución de Experiencias de las Redes con América Latina

“Tiendo mi mano y a veces está sola, y está más sola aún si no la tiendo”.
La desesperanza aprendida consiste en perder los deseos de reaccionar al ver constantemente consecuencias adversas aunque respondamos de manera diferente. Pero cuando estás en un espacio donde puedes visualizar que pequeños cambios en pequeños lugares sí generan consecuencias distintas, cobra sentido la frase “No desmovilizar la esperanza”.
“Debes amar el tiempo de los intentos”.
Este Taller de Devolución de Experiencias de las Redes a América Latina y el Caribe más que un intento, es muestra de que el compromiso militante, los acumulados de lucha de los pueblos del continente con sus herramientas y aprendizajes, son necesarios para seguir construyendo un movimiento organizado en los territorios.
El encuentro nos posibilitó fortalecer la entrega, los sentimientos, la coherencia que provoca la apertura a pensar en la interculturalidad (lenguajes, modos de vida, visiones propias de cada pueblo) como el lugar donde revive la esperanza, la empatía, el reconocimiento del otro. Aprendimos a construir relaciones basadas en el amor, el pensar colectivo, la sensibilidad, y a vivir el internacionalismo. Nos impulsó a reencantarnos y llevar las cosas a la práctica desde la humildad.
Nos urge ampliar las redes de solidaridad en lo interno y en los procesos latinoamericanos y a nivel mundial; analizar los desafíos del contexto cubano, a través de los desafíos del continente y de la necesidad de hacer una Revolución Internacional “Con todos y para el bien de todos”.
“Muchas personas pequeñas, haciendo cambios pequeños, en pequeños lugares, pueden cambiar el mundo”.

LLAMAMIENTO A JORNADA DE SOLIDARIDAD GLOBAL CON EL PUEBLO DE COLOMBIA: POR LA PAZ, LA VIDA DE LOS LIDERES Y LIDERESAS SOCIALES Y LA DEFENSA DE LOS TERRITORIOS

Alba movimientos

La situación en Colombia es grave para su pueblo. A las injusticias y desigualdades históricas que benefician a un sector muy concentrado de la población que mantiene sus privilegios con la violencia y la represión, se le agregan los retrocesos ocasionados por el gobierno de Iván Duque, quien no solo demuestra una nula voluntad de cumplir con los Acuerdos de Paz firmados en 2016 entre las FARC y el Estado Colombiano, que criminaliza la protesta social y reprime con violencia las distintas movilizaciones.

Desde la llegada del acual presidente al gobierno, se contabilizan más de cien asesinatos de líderes y lideresas sociales, un incremento de la judicialización de las organizaciones campesinas, indígenas y negras, como también a movimientos populares que defienden la Paz con justicia social.

Los incumplimientos en los Acuerdos de La Habana y en los cientos de acuerdos logrados con la protesta social nuevamente han llevado al campo popular colombiano a las rutas y calles. Como sucede desde inicios de Marzo hasta la fecha con la “Minga indígena, social y popular en defensa de la vida, el territorio, la autonomía y la soberanía”, que ya lleva varias semanas de movilización para poder dialogar y resolver sus probemas básicos. La respuesta del gobierno ha sido la represión y la muerte, que al día de hoy suman once víctimas mortales, entre las que se encuentran mingueros, mingueras, y estudiantes que se han movilizado en defensa de la Minga, además de decenas de personas heridas.

En lo que respecta a la implementación de los Acuerdos de Paz, desde varias instituciones y organismos internacionales responsables de la observación y monitoreo se viene denunciando con preocupación el incumplimiento a lo acordado por parte del gobierno, que se verifica en la desfinanciación de las nuevas instituciones creadas para garantizar la paz estable y duradera, en el cuestionamiento a la Justicia Especial para la Paz y por sobre todo en la ausencia de las garantias para resguardar la vida tanto de ex combatientes y sus familiares, como de aquellos sectores que históricamente han sido afectados por las desigualdades que caracterizan al Estado colombiano y que ocasionaron el conflicto armado, como son las poblaciones campesinas, indígenas y negras.

Los organismos multilaterales internacionales y regionales como la OEA no se han pronunciado ni han denunciado las acciones violatorias de los derechos humanos que comete el gobierno colombiano, cuando paradójicamente, si se han pronunciado en muchos casos que son de conveniencia para la agenda injerencista de los EE.UU.

Por estas razones, las organizaciones sociales, políticas y sindicales de todo el territorio nacional han definido que el 25 de abril se realice un Paro Nacional en defensa de la vida de los líderes y lideresas sociales, en apoyo a la implementación de los Acuerdos de Paz firmados, en exigencia a la continuación de los diálogos con el ELN y en rechazo a las medidas económicas anunciadas por el gobierno en el Plan Nacional de Desarrollo.

Como organizaciones y plataformas internacionales, preocupadas enormemente por lo que sucede en Colombia y la invisibilización en la opinión pública internacional, hacemos un llamado global a que nos solidaricemos con el pueblo colombiano en su voluntad de movilización en escenarios como la Minga, su compromiso con la construcción de la Paz con justicia social, para que exijamos internacionalmente el cumplimiento por parte del gobierno de Duque de los Acuerdos de paz, la reanudación de la mesa de diálogo con el ELN y denunciemos la violación sistemática de los derechos humanos en Colombia.

Este 25 de abril convocamos:

A realizar concentraciones, movilizaciones plantones a las embajadas y consulados de Colombia en todo los países.
A expresarnos a través de videos, fotos, pintadas, y acciones en las redes sociales.
A presentar cartas de denuncia en la cancillerías de nuestros países.

#DuqueRespeteLaPaz

#DuqueRespeteLosDerechosHumanos

Brasil. A un año de su detención, Lula defiende su inocencia en una carta

Resumen Latinoamericano

El encarcelado expresidente de Brasil Lula da Silva defiende su inocencia en una carta abierta, mientras sus seguidores condenan su arresto desde hace un año.

“Hace exactamente un año, estoy aislado en la celda de una prisión en Curitiba. Jamás presentaron una sola prueba contra mí. Soy preso político, exiliado dentro de mi propio país”, denuncia Luis Inácio Lula da Silva, desde la prisión de Curitiba (sur), donde ingresó el 7 de abril de 2018 para cumplir una condena de 12 años y un mes de prisión por corrupción.

En el texto, publicado el domingo en los medios, Lula remarca que está preso “injustamente, acusado y condenado por un crimen que nunca existió” y critica a sus demandantes porque “jamás presentaron una sola prueba” que sostenga la acusación que llevaron al juez y actual ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro, Sérgio Moro, a condenarlo en la megacausa Lava Jato por corrupción pasiva y lavado de dinero.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT), que enfrenta otro juicio que aumentaría su pena otros 12 años y 11 meses de cárcel, vincula el cuestionado juicio político que derrocó a su aliada y expresidenta Dilma Rousseff con su condena por corrupción y la victoria electoral del actual jefe de Estado brasileño, el ultraderechista Bolsonaro.

“Derrotada en las urnas por cuarta vez consecutiva, la oposición escogió el camino del golpe para volver al poder y las clases dominantes brasileñas retomaron el vicio autoritario”, sostiene el líder progresista y carga contra la política de Bolsonaro: “Entregan la soberanía nacional, nuestras riquezas, nuestras empresas y hasta nuestro territorio para satisfacer a intereses extranjeros”.

Asimismo, el exmandatario (2003-2010) afirma que su candidatura presidencial para participar en los comicios de 2018 fue impedida debido a su popularidad. “¿Por qué tienen tanto miedo de que Lula esté libre, si ya alcanzaron el objetivo de impedir mi elección?”, se preguntó el exmandatario, favorito indiscutido de todos los sondeos sobre las elecciones del pasado octubre.

Lula hace este pronunciamiento en medio de movilizaciones desarrolladas entre el viernes y el próximo miércoles, tanto en Brasil como en otros países, con epicentro en el frontis de la sede de la Policía Federal de Curitiba. Justamente allí, la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, leyó la mencionada carta ante varios miles de simpatizantes del líder encarcelado.

Según la organización “Vigilia Lula Livre”, 10 000 personas se congregaron delante de la prisión de Curitiba

Colombia: Entrevista con el ex «canciller» de las FARC sobre los acuerdos de paz

“Estamos frente a un Estado forajido, al que parece no interesarle las normas internacionales”, dijo el ex combatiente de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Ricardo Téllez, considerado el “canciller” de esa ex guerrilla, en referencia al incumpliento gubernamental de los Acuerdos de Paz firmados a fines de 2016.

“Este es un Estado que considera que puede pisotear los tratados y acuerdos internacionales sin ningún pudor”. El presidente Iván Duque y el ex mandatario de derecha Álvaro Uribe Vélez, quien “está por detrás” del gobierno, “se consideran igual que Donald Trump” (mandatario estadounidense), creen “que pueden hacer lo que les da la gana”, consideró Téllez. “Y aquí internamente hablan de legalidad, cuando con esa palabra hacen gárgaras y la pisotean”, enfatizó.

Téllez, conocido muchas veces por su alias “Rodrigo Granda”, integra además el Consejo Político Nacional de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, partido político creado por los ex guerrilleros luego de los Acuedos de Paz.

El dirigente fue entrevistado por Radio Mundo Real el sábado en la ciudad de Melgar, departamento colombiano de Tolima, donde los ex combatientes de las FARC se reunieron en el Tercer Encuentro Nacional de Espacios Territoriales de Reincoporación. Hasta allí llegó la III Misión de Solidaridad de la Vía Campesina en Colombia, de verificación del avance de los Acuerdos de Paz. El objetivo fue conocer la postura de los ex guerrilleros.

Téllez explicó que el gobierno no firmó los Acuerdos de Paz a nombre del gobierno sino del Estado colombiano, y en ese sentido contrajo obligaciones ante la comunidad internacional, que ahora viola por no cumplir los convenios.

Consultado sobre el avance de ese cumplimiento, y la situación actual de los combatientes desmovilizados, nuestro entrevistado destacó la inseguridad jurídica creada a partir de las objeciones presidenciales a la La ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

La JEP es el componente de justicia del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, creado por los Acuerdos de Paz. Tiene la función de administrar justicia transicional y conocer los delitos más graves y representativos cometidos en el marco del conflicto armado antes del 1 de diciembre de 2016, tanto por los ex combatientes como por la Fuerza Pública y otros actores. La JEP “fue creada para satisfacer los derechos de las víctimas a la justicia, ofrecerles verdad y contribuir a su reparación, con el propósito de construir una paz estable y duradera”, dice en su página web oficial.

Téllez denunció además que el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno, que estipula las prioridades para el mandato de Iván Duque, no incluye “el capítulo especial para la paz, que constitucionalmente debía estar ahí”. “El gobierno trata de convencer que da 37 billones de pesos para la reincorporación, pero efectivamente es un sofisma. No hay asignaciones de recursos nuevos para la salud, vivienda, educación, vías y proyectos de desarrollo con enfoque territorial”.

Agregó que los ex combatientes sienten una gran incertidumbre y que en agosto acaba la “precaria ayuda que da el gobierno”, porque “no hay tierra para trabajar ni un plan de reincorporación”. “Tampoco hay seguridad jurídica”, dijo, ya que “hay amenazas de que la Fiscalía puede detener a los antiguos ex guerrilleros”.

El dirigente político evaluó que es necesaria “una gran movilización nacional” para presionar al gobierno para que cumpla los Acuerdos de Paz, como la que se realiza en el departamento del Cauca con la Minga Agraria e Indígena, y que los excombatientes apoyan. Agregó que están también en la organización del paro cívico que se planea para este 25 de abril.

Además, Téllez subrayó el trabajo internacional de los ex guerrilleros, en diálogo con Naciones Unidas, la Unión Europea, el Vaticano, las embajadas y “los movimientos cívicos y comunales amigos como la Vía Campesina”. En ese sentido pidió apoyo a Vía Campesina en la denuncia sobre el estancamiento de los Acuerdos de Paz. “La comunidad internacional y los pueblos de nuestra América y del mundo pueden ayudarnos a sobrepasar este momento amargo”, dijo.

El dirigente alertó que ya van “91 ex combatientes, familiares y milicianos” asesinados de 2016 a la actualidad, a los que se suma el exterminio de “cerca de 500 líderes y lideresas sociales, defensores de derechos humanos a lo largo y ancho del país”.

Radio Mundo Real preguntó cómo se destranca el incumplimiento de los Acuerdos de Paz. Téllez no dudó. Hay que “exigir al gobierno colombiano, porque lo pactado es para cumplirlo”, dijo, antes de denunciar al Estado colombiano como “forajido” y que Duque y Uribe actúan “como les da la gana”, y “hacen gárgaras y pisotean la legalidad”.

“Lo que queda es la organización, la movilización de nuestro pueblo, la ayuda internacional en la denuncia, y las exigencias en los tribunales internacionales para que el Estado colombiano cumpla lo pactado”, cerró Téllez.

Tomado de Radio Mundo Real

Llamado unitario a la solidaridad efectiva con los pueblos afectados por la violencia sistemática del modelo neoliberal en América latina y el Caribe

Los repudiables y violentos acontecimientos de las últimas semana en América Latina y el Caribe, el asesinato de Sergio Rojas en Costa Rica, la tragedia de muerte de 8 indígenas en Colombia y el asesinato de Dilma Ferreira Silva en Brasil, entre otros, nos llenan de dolor y ante todo de una profunda preocupación e indignación frente a un presente cargado de injusticia e impunidad contra las/os luchadores sociales y las/os defensores/as de los territorios y de los derechos de los pueblos.

Al mismo tiempo, nos alertan una vez más sobre una política sistemática de exterminio que se lleva adelante desde hace algunos años en el Continente, y que ahora se ha agudizado con el ascenso del fundamentalismo programático del neoliberalismo en la mayoría de los países que años atrás, bajo los gobiernos progresistas, posibilitaron avanzar en la garantía y cumplimiento de los derechos de la población. Por esos avances anteriores, por los intentos de dignificación de la vida basados en la participación política, hoy se les castiga con el asesinato, la persecución, estigmatización y todas las variables de criminalización hacia hombres y mujeres que continúan defendiendo los bienes comunes y los derechos fundamentales conquistados a través de la movilización social y la participación en la construcción de la política pública, que hoy les ha sido arrebatada por la nueva ola conservadora.

La agudización de los asesinatos en la región es, a nuestro juicio, otro resultado de una cobarde arquitectura de la impunidad, agenciada por las fuerzas imperialistas y las empresas transnacionales que obtienen en el proceso de corporativización y financiarización económica y ambiental su posibilidad de lucro, y que están dispuestos al exterminio de los seres humanos y del patrimonio ambiental para garantizar su ganancia dentro del modelo de acumulación y despojo.

Como organizaciones movilizadas por la construcción de poder popular, democracia y justicia en sus múltiples dimensiones, social, ambiental, económica, de género, etcétera, queremos, a través de esta comunicación, sumar nuestras voces en solidaridad para tejer lazos de unidad en la diversidad. Somos conscientes de la imperiosa necesidad de trabajar conjuntamente en pos de encontrar soluciones concretas y efectivas para salvaguardar la vida de nuestras/os compañeros/as y que no sean y seamos asesinadas/os cada día sin que se haya tomado ningún tipo de medida de protección eficaz por parte de los Estados, gobiernos y organismos multilaterales que se vanaglorian de su trabajo por la defensa de los derechos. En casi la totalidad de la violencia y persecución, quedan sin determinarse y castigarse a los autores materiales e intelectuales de los asesinatos de nuestras/os compañeros/as y seres queridos. Entendemos que esta arquitectura y estrategia de impunidad funciona como materialización de la injusticia y se constituye hoy como la máxima condición de posibilidad para la repetición cotidiana de la estrategia de muerte.

Por estas razones, con nuestra preocupación latente y al mismo tiempo con nuestro espíritu de lucha intacto y fortalecido en la búsqueda de justicia para nuestras/os compañeros/as, llamamos a las organizaciones, procesos y movimientos de toda nuestra América a sumar sus voces y acciones a esta proclama, para convocarnos como movimientos a denunciar y ejercer solidaridad efectiva desde la construcción de un frente internacionalista contra el fascismo hacia nuestros pueblos, como posibilidad real de detener la masacre social y política a la que asistimos en la región.

Con esta comunicación queremos hacer saber a los agentes de la muerte y la destrucción que no estamos solos, y que no nos detendremos hasta saber quién mandó a matar a nuestros/as compañeras/os y evitar que la legítima defensa de los derechos de los pueblos y de los territorios siga costando la vida.

A las familias y comunidades de las personas asesinadas en los últimos días, y para todas/os aquellos/as con los que no se ha hecho justicia, les manifestamos conjuntamente nuestra solidaridad. Seguiremos trabajando en el día a día para que la impunidad se detenga, y para honrar el esfuerzo de todas/os aquellos/as que entregaron su vida para defender la nuestra.

Jornada Continental por la Democracia y contra el neoliberalismo.
Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe –ATALC
Capítulo cubano de Movimientos hacia el ALBA
Confederación Sindical de Trabajadoras/es de las Américas
Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo –CLOC Vía Campesina
Jubileo Sur Américas
Marcha Mundial de las Mujeres
ALBA Movimientos
Amigos de la Tierra Internacional – ATI
Articulación de los Pueblos Indígenas del Brasil – APIB
Instituto Terramar – Ceará – Brasil
Terra de Direitos – Brasil
Movimento Dos Atingidos por Barragens – MAB – Brasil
Movimento Dos Pequenos Agricultores – MPA – Brasil
Movimento Dos Trabalhadores Sem Teto – MTST – Brasil

Colombia: III Misión de Observación de Vía Campesina permanece en el Cauca para apoyar a la Minga Indígena

Resumen Latinoamericano

La III Misión de Observación de Vía Campesina junto a una delegación de ALBA MOVIMIENTOS ya está en el Cauca, donde desde hace más de 20 días se desarrolla la Minga Indígena reclamando por numerosas reivindicaciones que el Estado colombiano no ha cumplido.

La misión internacional está integrada por representates de Guatemala, Argentina, República Dominicana, entre otros, y recorrerá tres departamentos de Colombia para verificar la actual situación en el país en términos de la defensa de la vida y el avance de la implementación de los acuerdos de paz.

En su recorrida los integrantes de la Vía Campesina mantuvieron reuniones con distintos referentes y referentas de la Minga, recogiendo un panorama de lo que son las violaciones constantes de los derechos humanos de los indígenas colombianos.

Avanza el III encuentro internacional CLOC – Vía campesina en solidaridad con Colombia

En Bogotá se instaló el III encuentro internacional vía campesina en solidaridad con Colombia. Delegados de organizaciones campesinas de varios países del mundo iniciaron desde el viernes 29 de marzo de 2019 intensos recorridos e intercambios con comunidades campesinas, autoridades y organismos mundiales con presencia en el país.

En horas de la mañana del día viernes 29 se comenzó con la realización de una rueda de prensa en la que los delegados expusieron los objetivos de la III misión y el cronograma de visitas y reuniones.

El primer intercambio se realizó con congresistas de la República, en dicho evento intervino la senadora Victoria Sandino del partido Farc quien centro su intervención en la denuncia de los incumplimientos de parte del Gobierno Nacional a los acuerdos de Paz y exigencia de libertad para Jesús Santrich y demás prisioneros políticos. La congresista rechazó que desde algunos poderes del Estado se pretenda hacer trizas el Acuerdo de Paz y llamó a las organizaciones campesinas del mundo a seguir brindando su solidaridad y respaldo a la lucha por una paz con justicia social para el pueblo colombiano.

En horas de la tarde se llevó a cabo el encuentro con representantes de organizaciones sociales agrupadas en el COS y líderes campesinos organizados en la Cumbre agraria, en este espacio los voceros socializaron sobre los preparativos en el país de un gran para nacional de protesta para el 25 de abril y la grave situación humanitaria por los crímenes contra los líderes sociales, situación cuyo agravamiento es reconocido en el reciente informe de la Cruz Roja. Los asistentes expresaron apoyo a la Minga Indígena y Popular que lleva más de dos semanas sin que el sr. Ivan Duque atienda el llamado de los manifestantes a sentarse en una mesa de negociaciones en el Cauca.

El sábado 30 de marzo realizaron visitas e intercambios en las regiones del Tolima y Cauca. El domingo hubo un conversatorio con las comunidades agrarias de la región del Sumapaz, Localidad 20 del área rural del Distrito Capital.

Este lunes sostienen reuniones con autoridades nacionales y organismos mundiales con presencia en Colombia como la ONU, FAO, PNUD y la Unión Europea.

La III Misión Internacional Solidaridad con Colombia organizada por la CLOC-Vía Campesina tiene como fin de ofrecer apoyo al movimiento campesino en la exigencia del cumplimiento de los acuerdos alcanzados con el gobierno nacional, luego de los ejercicios de movilización de los últimos años; la solidaridad respecto de las situaciones de violación de Derechos Humanos y así mismo dar atención especial al monitoreo de la aplicación de las Directrices de Tenencia de Tierra, Bosque y Pesca, teniendo en cuenta el compromiso del gobierno colombiano para implementarlas.

La Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones Campesinas CLOC es una instancia de articulación continental con casi 20 años de existencia. Por su parte la Vía Campesina agrupa a 182 organizaciones de labriegos en 81 países. En Colombia organizaciones como la Federación Sindical Agraria Fensuagro –CUT- estrecha los lazos de unidad y hermandad con estos procesos continentales y mundiales.