Manifiesto por una Educación Emancipadora

En épocas de dominación y opresión exacerbadas hemos sabido rebelarnos contra la injusticia, convertir el conocimiento en arma, cargar el fusil junto con los libros, enfrentar el miedo a la persecución, la cárcel y la tortura, derramar la sangre y entregar la vida por una causa justa.

En el contexto actual, las sociedades de América Latina y el mundo continúan convocándonos a luchar. La injusticia continúa entronizada en demasiadas partes como para dormir tranquilas y tranquilos en las noches y permanecer indiferentes.

En países como Puerto Rico, Chile, Colombia, España, Italia, Grecia y Reino Unido, miles de jóvenes se han arrojado a las calles para luchar por el acceso gratuito de todos a una Educación digna, y en contra de los sistemas políticos que subyugan a mujeres y hombres privándoles del derecho a la enseñanza. Condenan la mercantilización de los conocimientos creados y acumulados por la humanidad y exigen que el saber sea patrimonio universal.

Solidarizados e identificados con el movimiento estudiantil global, los jóvenes cubanos, latinoamericanos y europeos reunidos hoy en la Jornada por una Educación Emancipadora, manifestamos que hacemos nuestras las causas que defienden los estudiantes y por las cuales arriesgan sus vidas, porque consideramos que la privatización de la Educación significa coartar la libertad y dignidad humanas y sustentar la dominación mediante la ignorancia.

José Martí, refiriéndose a esta cuestión, sentenció que “ser culto es el único modo de ser libre”, refiriéndose a una cultura universal y original al mismo tiempo. Proclamaba que no había batalla entre civilización y barbarie sino entre la falsa erudición y la naturaleza, entre los letrados artificiales y los hombres naturales.

En el caso de América Latina, nuestro desafío histórico es descolonizar el pensamiento y las culturas para construir saberes emancipatorios. En este sentido, las universidades y otros centros de enseñanza desempeñan un rol decisivo, pues deben contribuir a la formación de los sujetos transformadores y participar de manera articulada en las luchas y movimientos sociales.

A pesar de que múltiples han sido los criterios y posiciones expresadas en este encuentro, exponemos a continuación las ideas centrales del debate logrado:

-Es necesario estudiar la historia de América Latina tanto desde la mirada de los colonizadores como de los colonizados, para entender el desafío de descolonizar nuestros pensamientos, sentimientos, sentidos, actitudes y prácticas.

-La descolonización de la vida es esencial para formar el hombre nuevo del siglo XXI, que no solo afronte la realidad más críticamente sino que también construya el porvenir.

-La Educación tiene una función trascendental en la liberación de las personas. Podemos ser dominados a través de ella o emanciparnos si aprendemos a pensar por nosotros mismos.

-La Educación no es una mercancía sino un derecho, por tanto, no puede venderse ni comprarse. Cuando a un pueblo se le usurpan sus derechos, se les usurpa la libertad. Y la libertad no se pide, se arrebata.

-Para que la Educación sea liberadora es fundamental cambiar el sistema capitalista basado en la dominación por un sistema justo, inclusivo y diverso, que respete la dignidad humana y libere.

-La Educación Latinoamericana debe ser auténtica y representativa de las culturas heterogéneas que nos conforman.

-La Educación no comienza ni termina en las aulas, no se limita a los centros de enseñanza. Ocurre en todos los espacios de las relaciones sociales. Los estudiantes no concluimos nuestra lucha cuando culminamos los estudios, comenzamos otra nueva.

-El estudio no debe ser mecanismo de ascenso socioeconómico, ni credencial para entrar al mercado laboral, sino que debe estar en función de la transformación de la sociedad y sus necesidades.

-No podemos reproducir las lógicas capitalistas en la enseñanza ni en ningún otro espacio.

-No se trata de un simple cambio curricular. Las bases de construcción de los saberes y cosmovisiones es importante cuestionarlas todo el tiempo. Se trata de romper las bases epistemológicas para crear nuevos contenidos y maneras de interpretar, explicar, vivir y cambiar el mundo.

-La teoría no puede estar desvinculada de la realidad y los centros de estudios no pueden estar lejos de la comunidad.

-La Educación Popular significa una apuesta a una sociedad participativa, inclusiva y emancipada, que se construya con todos y para todos desde las prácticas cotidianas.

-Las experiencias de las luchas estudiantiles de la región latinoamericana y el mundo muestran que la lucha es de todos y no de unos pocos. Estudiantes, profesores, trabajadores, padres, artistas, pueblos originarios, intelectuales y otros, necesitamos articularnos.

-Los movimientos estudiantiles debemos conocernos, integrarnos y sensibilizarnos con las luchas de todos los estudiantes del mundo.

-Los desafíos, horizontes, roles, historias y contextos son distintos en cada país, pero todos somos, más que jóvenes y estudiantes, seres humanos levantados contra la injusticia y motivados por un sueño que se exige realidad.

Luchar para aprender, aprender para luchar.

Manifiesto redactado, leído y aprobado el 18 de noviembre de 2011, en la Casa del ALBA, Plaza de la Revolución, La Habana, Cuba.

Encuentro Internacional “Mujeres Sujetas Políticas: fortaleciéndose para la transformación”

Nosotras de la Marcha Mundial de las Mujeres de Paraguay, Argentina, Chile y Brasil reunidas en Asunción, Paraguay, los días 25,26 y 27 de octubre, en el Encuentro Internacional “Mujeres Sujetas Políticas: fortaleciéndose para la transformación” CONDENAMOS la declaración de Estado de excepción en la zona norte del Paraguay así como demás medidas de criminalización de la protesta en nuestra región.

La región está viviendo la expansión de un modelo de seguridad, basado en la militarización total de los espacios de convivencia. Esta Militarización se basa en la instalación de bases militares por todo el continente, el aumento en los presupuestos para las fuerzas militares, la compra de armamentos y equipos para la guerra, la aprobación de leyes de tipo represivo, esto combinado con la aplicación de programas de tipo “social” que aprovechan de la ausencia de políticas sociales estables para legitimar la presencia y la actuación de las milicias. Al mismo tiempo este tipo “ayudas sociales” han sido utilizadas para desmovilizar a los sectores populares con amenazas de que se van a dejar de dar si alzan sus voces de protesta.

En América Latina este modelo de militarización se fortalece con la aplicación del Plan Colombia y está directamente ligado al funcionamiento del modelo de desarrollo económico vigente de tipo extractivista, en el que se saquean nuestros bienes naturales como el agua, las tierras, los minerales, el petróleo y todo lo que les genere ganancia, para la instalación de multinacionales que se aprovechan estos bienes, ocasionando grandes perjuicios sociales y ambientales.

En nuestros países la militarización se evidencia no solo con el aumento de tropas, sino con la criminalización de las luchas populares y de las organizaciones sociales que se organizan para defender sus derechos. También busca generar una cultura del miedo y de desconfianza hacia el otro y la otra en nuestras relaciones cotidianas.

Nosotras las mujeres conocemos la violencia sexista utilizada como arma de guerra, para desestabilizar nuestras comunidades, para colonizar nuestros cuerpos a la vez que nuestros territorios. RESISTIMOS a la instrumentalización de nuestro trabajo y de nuestras vidas para instalar la militarización en nuestros pueblos. RECHAZAMOS el falso discurso de que necesitamos ser protegidas por hombres con armas, en la realidad sigue la violencia domestica, la impunidad, la desaparición de niñas para la trata y la prostitución, los femicidios, aún más frecuentes en las zonas militarizadas.

Nos PREOCUPA la situación actual en Concepción y San Pedro, donde la violencia intimidatoria y la desinformación producidas por los medios de comunicación empresariales están provocando la expulsión de varias familias, su aislamiento y atemorización. La situación se siente también en las demás regiones con la estigmatización de las organizaciones sociales, sobretodo campesinas e indígenas, con objetivo de callar las voces y el pensamiento autónomo de los y las que defendemos la soberanía de los pueblos.

Nos SOLIDARIZAMOS con nuestras compañeras que viven y luchan en estas regiones y amplificaremos su voz en todo el mundo.

DENUNCIAMOS la acción de la policía chilena, con la connivencia del gobierno nacional, en la represión a las movilizaciones estudiantiles; y en especial la represión a las mujeres jóvenes con agresiones y maltratos cuando fueron agarradas por los pelos o cuando han obligado a mujeres jóvenes de 14 a 16 años a desnudarse en la comisaria como si fuera un procedimiento “normal”. En todos nuestros países vivimos la criminalización de la pobreza y de las mujeres, como es la ofensiva contra las mujeres que recurren al aborto mientras no hay políticas que afrontan los altos índices de mortalidad materna.

También VIVIMOS la represión contra las luchadoras, el asesinato de campesinas y campesinos e indígenas que resisten a las políticas de saqueo del capitalismo extractivista, de las compañías mineras, la contaminación del ambiente y los agravios a la salud de las personas por la expansión de monocultivos como la soja transgénica, la ganadería y la caña de azúcar para la producción de agrocombustibles.

Nos COMPROMETEMOS a organizar acciones concertadas de denuncias y afirmación de alternativas, como a generar y difundir informaciones de lo que pasa en nuestra región, para que las voces de las mujeres que resisten cotidianamente al ataque de sus derechos sean escuchadas y que la solidaridad entre mujeres de todo el mundo se haga sentir. Reivindicamos el derecho a vivir una vida libre violencia y a promover una cultura de paz, donde la buena convivencia entre las personas sea uno de los principales valores de nuestras sociedades.

Estaremos en marcha hasta que todas seamos libres!!! MMM.

Declaración de la Comisión Política Continental de la CLOC-Vía Campesina

En ese contexto, el objetivo central de nuestro encuentro fue evaluar y dinamizar los acuerdos políticos y líneas de acción emanadas de nuestro V Congreso Continental de CLOC- Vía Campesina, realizado en Ecuador en Octubre de 2010. Asimismo, consolidar acuerdos a nivel continental que servirán de insumos para la reunión de la Comisión Coordinadora Internacional de la Vía campesina que se desarrollará en septiembre en la Escuela Nacional Florestán Fernández de Brasil.

Desde la CLOC-VC vemos con preocupación cómo el capital adopta nuevas y diversas formas para seguir reproduciéndose cínicamente, fortaleciendo así, su modo de dominación y explotación, mediante un nuevo modelo de acumulación que favorece el extractivismo, la expansión del capital trasnacional, y que en términos ideológicos se expresa a través de la criminalización de la lucha social. En ese sentido, presentamos algunas de las principales reflexiones y compromisos que asumimos como CLOC-VC:

– Continuamos fortaleciendo los procesos en torno Plan de Acción: articulando las acciones y movilizaciones locales y nacionales en lucha por la tierra y contra de las transnacionales y el agronegocio. Profundizando las acciones en torno a la Campaña por la no violencia contra las mujeres, Campaña Global por Reforma Agraria y la Campaña Continental contra los Agrotóxicos que será lanzada oficialmente el próximo 3 de diciembre junto a una gran movilización continental

– Afinamos detalles para la realización del XII Campamento Latinoamericano de Jóvenes de la CLOC-VC que se efectuará en Argentina en Octubre de 2011, este espacio reunirá a más de 1500 jóvenes del campo de todo el continente.

– Valoramos el trabajo realizado en las áreas de formación y comunicación. En formación, buscamos posicionar nuestra línea de Soberanía Alimentaria mediante los Institutos de Agroecología y los demás procesos de formación de las organizaciones en el continente. En Comunicación nuestro reto es consolidar la Articulación de Comunicación con militantes que hagan frente a la dictadura mediática de las clases dominantes. Los medios de masas son, al momento, los principales aparatos ideológicos de la globalización, cuyo papel es el de reproducir la dominación de los grandes intereses financieros y oligárquicos mundiales. Convocaremos a nuestra I Escuela de Comunicación Popular el próximo mes de noviembre en Nicaragua.

– Reflexionamos sobre la nueva ofensiva del capital global, ahora encubierto detrás de una economía verde con el que se pretende terminar de mercantilizar los bienes naturales, profundizar el saqueo, principalmente, exterminando así al campesinado en nuestro Continente. Desde la CLOC-VC consideramos que son las falsas soluciones que el capital propone frente a la crisis climática. Debido a eso, continuaremos desarrollando y potenciado nuestra capacidad de movilización y resistencia, organizando luchas en las regiones y países, en el marco de Rio +20. En Brasil, principalmente, concentraremos acciones con el objeto de desenmascarar el circo creado en torno a Rio +20 , donde el capital, tal como lo hizo hace 20 años detrás de la concepto de “economía sustentable” ahora disfraza su estrategia de acumulación de los bienes naturales detrás del nombre de “mercado verde o economía verde”, mediante las cuales intentan mercantilizar la vida. No hay posibilidad de Soberanía Alimentaria dentro de la “economía verde”.

– Analizamos y evaluamos consolidar el proceso del ALBA de los Movimientos en nuestras regiones ratificando la necesidad de construir una articulación continental de los movimientos sociales del campo y la ciudad de manera de poder construir un Proyecto Popular Continental Alternativo al capitalismo y un plan de acción continental. Consideramos que es primario fortalecer, desarrollar y profundizar la lucha de la clase oprimida para generar los cambios trascendentales en el mundo en vías de consolidar de un modelo socialista.

– Expresamos nuestra preocupación frente al encuentro de la Unión Europea y América Latina que se llevará a cabo en Chile y que es una nueva forma de colonialismo y que es una muestra del avance de tratados comerciales bilaterales entre la unión europea y países americanos, estos proyectos económicos de hecho repercutirán sobre nuestros pueblos saqueando nuestros bienes naturales, expulsando a las y los campesinos de sus territorios, provocando así pobreza y miseria.

– Expresamos nuestro saludo y solidaridad a todas y todos los jóvenes de Chile, España y Medio Oriente que se están movilizando, tomando plazas, calles, avenidas, desarrollando su capacidad de indignación y rebeldía frente al modelo.

– En ese sentido, también nos solidarizamos con las y los campesinos del Bajo Aguan en Honduras y en las riveras del Polochic en Guatemala, quienes están siendo continuamente perseguidos y asesinados. Apoyamos y respaldamos la lucha incansable por la Reforma Agraria en Colombia. Reiteramos nuestra exigencia para que la ONU ponga fin a la ocupación militar de Haití. Seguiremos exigiendo la liberación de los 5 presos cubanos. Denunciamos las prácticas de la OTAN en Libia que son fuerzas que buscan el exterminio de los pueblos.

– Manifestamos nuestra solidaridad con el pueblo palestino que se enfrenta a un genocidio liderado desde el imperialismo. Exigimos el reconocimiento de Palestina como una nación libre y heredera histórica de su territorio. Como CLOC-VC seguiremos fomentando el internacionalismo por lo que conformaremos una Brigada de Solidaridad para que pueda acompañar la Lucha en Palestina. Vamos a sumarnos a la cosecha de los olivares, árbol sagrado de la Paz y de la Dignidad, del pueblo palestino.

– Finalmente, salimos con la tarea de convocarnos a nuestra I Asamblea Continental de la CLOC- VC en octubre de 2012, instancia donde se evaluará y continuará la discusión y los lineamientos de nuestro V Congreso rumbo a la VI Conferencia Internacional de la Vía Campesina. Desde ya, esta actividad está llena de mucha mística pues celebraremos los 20 años de la creación de la CLOC y de la Vía Campesina. En este marco de celebración, tenemos mucho que conmemorar dentro de nuestra unidad latinoamericana, la solidaridad internacionalista, la lucha y el enfrentamiento contra el neoliberalismo y la resistencia de los pueblos latino-americanos.

Viotá, Colombia 2 de Septiembre de 2011

Contra el saqueo del capital y del imperio

Por la tierra y la soberanía de nuestros pueblos

¡América lucha!

Enlace: http://www.cloc-viacampesina.net/es/temas-principales/reforma-agraria/691-declaracion-de-la-comision-politica-continental-de-la-cloc-via-campesina

Reconstruyendo la solidaridad. Declaración de Managua

Nosotr@s, participantes en el Encuentro de Movimientos Sociales del Alba, Las Américas y el Caribe, representantes de organizaciones de 14 países participantes, reunidos en Managua, Nicaragua Libre, en el local de la Universidad Nacional de Ingeniería, los días 17 y 18 de Julio del 2011:

1.- Saludamos el 50 aniversario de la fundación del FSLN y el 32 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista; en estos días en Nicaragua hemos podido palpar la vida y la vigencia de la Revolución Sandinista, hemos conocido experiencias inéditas y exitosas de cómo se va generando un profundo proceso de transformación cultural, político, social y económico en Nicaragua; EXPERIENCIAS EN LA QUE JUEGAN UN PAPEL DECISIVO LAS MUJERES Y LOSVENES NICARAGÜENSES.

2.- A partir de la experiencia nicaragüense, la de los países del ALBA y otros países latinoamericanos y caribeños, comprendemos que las transformaciones revolucionarias se pueden desarrollar a pesar de la agresividad del capitalismo salvaje, desde la comunidad, desde la participación y el compromiso transformador, y en correspondencia con la realidad de cada uno de nuestros pueblos.

3.- Hemos comprobado, en visitas a comunidades rurales y urbanas, como en Nicaragua el Frente Sandinista de Liberación Nacional y los Movimientos Sociales afines, junto y desde dentro del pueblo nicaragüense, vienen construyendo un modelo de Poder Ciudadano basado en Valores Cristianos, con orientación Socialista y Actitud Solidaria, que facilita el fortalecimiento de la economía popular y el fomento de la asociatividad, la participación protagónica de los trabajadores, los campesinos, los indígenas, los afrodescendientes, pequeños y medianos productores del campo, del mar y la ciudad, que están haciendo realidad la construcción de una sociedad justa y solidaria.

4.- Reconocemos que –en medio de la crisis neoliberal global- la construcción de un Modelo Revolucionario necesita el concurso y el avance en múltiples países de Latinoamérica, por lo que consideramos que la ALIANZA BOLIVARIANA DE LAS AMÉRICAS es muy valiosa para desarrollar la Revolución Latinoamericana; en ese sentido, nos comprometemos a defender y fortalecer el ALBA DE LOS PUEBLOS, la integración justa y solidaria, continuar luchando desde nuestros países, para ir creando las condiciones que la Revolución Latinoamericana necesita; Revolución que avanza en América del Sur, Centroamérica y El Caribe, desde los gobiernos populares y desde el acumulado de avances de los Movimientos Sociales. En ese sentido, nos comprometemos a consolidar el Consejo de Movimientos Sociales del ALBA, como avance e integración concreta de nuestros pueblos.

5.-Las organizaciones participantes en este Encuentro nos sumamos a la Convocatoria del IV Encuentro Sindical Nuestra América (IV ESNA), que se realizará en la patria de Sandino del 25 al 27 de agosto 2011, que constituye el mayor espacio de encuentro del movimiento sindical continental y en la que avanzaremos en la unidad en la acción de los trabajadores y trabajadoras de Nuestra América.

6.- En ocasión del BICENTENARIO de la Independencia de Venezuela saludamos a la Revolución Bolivariana, que está haciendo realidad la independencia de la Nación Venezolana y su dignificación como pueblo. Enviamos un saludo especial al comandante Hugo Chávez Frías, líder de la Revolución Bolivariana, haciendo voto por la recuperación total de su salud.

7.- La lucha de los Movimientos Sociales contra las políticas neoliberales e imperialistas en la región experimenta un avance significativo; destacamos la resistencia del pueblo hondureño, que avanza en su lucha para hacer realidad los derechos democráticos y soberanos de la nación de Morazán, frente a las políticas represivas, anti-populares y de violación flagrante de los derechos humanos de los sectores derechistas de Honduras; exigimos el cumplimiento del Acuerdo de Cartagena, como garantía mínima para asegurar el restablecimiento democrático en Honduras y el respeto pleno a los derechos humanos . Así mismo, reconocemos la resistencia de los movimientos sociales de Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Panamá que junto con los movimientos políticos de izquierda o progresistas, están avanzando y continuaran conquistando espacios de poder popular en sus respectivas naciones, para avanzar en la construcción de la unidad popular centroamericana, como la proclamó SANDINO.

8.- Expresamos nuestro apoyo incondicional y militante al proceso Revolucionario Nicaragüense en su segunda etapa, al FRENTE SANDINISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL, a los Movimientos Sociales Nicaragüenses, que juntos hacen realidad los ideales de liberación nacional y social de SANDINO.

9.- Manifestamos nuestro aprecio y reconocimiento al liderazgo y firmeza del Comandante Daniel Ortega, Líder de la Revolución Sandinista y del FSLN, Presidente de Nicaragua, expresamos nuestro total respaldo y apoyo a su candidatura para las próximas elecciones en Nicaragua, cuyo triunfo asegurará la continuación de la Revolución nicaragüense y latinoamericana.

10.- Nos comprometemos a desarrollar una RED DE AMISTAD Y SOLIDARIDAD ENTRE LOS PUEBLOS, que nos permita vencer la desinformación, las campañas de desprestigio y el aislamiento propiciado por las Agencias Internacionales del Imperio Global, apoyando los procesos revolucionarios y evolucionarios que se están multiplicando en nuestros países.

Dado en Managua, a los 18 días del mes de Julio del año 2011.

VAMOS POR MAS VICTORIAS, CON TOD@S Y POR EL BIEN DE TOD@S, VIVA EL 50 ANIVERSARIO………..!

Viva la unidad latinoamericana y Caribeña!

¡NI UN PASO ATRÁS¡

¡Unidos Venceremos!

17 Y 18 DE JULIO, MANAGUA, NICARAGUA

Declaración de Copán Galel

Durante estos días hemos compartido la realidad de nuestros territorios, de nuestros cuerpos, de nuestras organizaciones. Entendemos que nuestras maneras de ver y vivir el mundo, la relación con la tierra y los bienes naturales, la espiritualidad, las relaciones con otros pueblos y con el pensamiento y la creatividad es diferente, y que esa diferencia es una riqueza antigua y guardada en la memoria especialmente de las mujeres, y constituye un gran valor para toda Honduras.

Hemos visto que compartimos realidades que tienen que ver con el empobrecimiento y el despojo de tierras de donde alimentarnos y sustentar nuestra forma de vida, la privatización de nuestras aguas, territorios, bosques y suelos porque son usurpados de manera violenta y sistemática por oligarcas y transnacionales a través de sus mecanismos como la banca internacional, organismos y tratados de libre comercio, la ocupación por parte de las tropas gringas, la militarización y represión bajo la protección del actual régimen continuador del golpe de estado. Nuestra realidad como pueblos está caracterizada por la agresiva presencia de megaproyectos como las represas hidroeléctricas, grandes inversiones turísticas, las ciudades modelo, exploración y explotación petrolera, proyectos mineros, saqueo forestal, del conocimiento, la lengua y el arte.

Las mujeres indígenas vivimos el desprecio de nuestros conocimientos y prácticas relacionadas con la salud y las espiritualidades. Las mujeres también expresamos que muchas vivimos violencia de parte de nuestros propios compañeros, así como la marginación de hombres de las comunidades y de afuera de ellas para la participación plena y el mejoramiento de nuestra vida como mujeres. Reconocemos nuestro valor y fuerza para resistir a tanto por tanto tiempo que como decía una compañera: no es fácil, pero tampoco está difícil. No nos rendimos a pesar de que la opresión es brutal en contra de nosotras.

Pensamos que ser indígenas no es sólo vestir un traje, hablar una lengua o comer ciertas comidas, es sobre todo tener dignidad y orgullo de pertenecer desde hace siglos a esta tierra y luchar por ella.

Nos preguntamos: Cuál Honduras es la que soñamos. Respondemos que queremos otra Honduras, sin capitalismo, sin racismo y sin patriarcado. Un país sin golpes de estado, donde no tenga cabida la corrupción, sin violencia de ningún tipo, especialmente para las mujeres, una tierra con alegría, con paz, justicia y dignidad. Una Honduras donde nadie de afuera venga a mandar sino que seamos nosotras y nosotros los que hagamos nuestras leyes y escojamos autoridades. Un país donde se respete la diversidad de nuestras lenguas, espiritualidades, culturas, creaciones, formas de vida, cosmovisiones.

Ratificamos los acuerdos y propuestas de la Asamblea Autoconvocada de pueblos indígenas y negros realizada en febrero del 2011, en San Juan Durugubuty, de la cual muchas fuimos parte. Al mismo tiempo como mujeres proponemos nuestra autonomía y descolonización en lo que se relaciona con nuestro cuerpo, vidas, pensamientos, sexualidad, formas de hacer política. Queremos vivir sin transnacionales, sin proyectos depredadores de las comunidades, sin violencia de ningún tipo y con seguridad y armonía con los demás seres que forman parte de nuestro entorno.

Ratificamos nuestro compromiso con esa Honduras que soñamos, que para la construcción de una nueva sociedad en la que todas y todos estemos decidiendo nuestro destino, particularmente los sectores históricamente mas excluidos, es imprescindible intensificar nuestras luchas, seguir construyendo propuestas, ejerciendo nuestras autonomías en todos los sentidos y fortaleciendo nuestras identidades culturales ancestrales y libertarias.

Con la satisfacción y el profundo aprendizaje de que los hombres pueden cambiar el patriarcado que esclaviza a los hombres y mata a las mujeres y han hecho el trabajo doméstico necesario para que pudiéramos trabajar tranquilas. Con música, poesías, bailes y palabras de ánimo hemos concluido esta jornada, cansadas y esperanzadas en la construcción de este proceso que se inició hace ya varios años en La Esperanza, Intibucá y que tiene como próxima sede el territorio rebelde de La Moskitia.

Finalmente, queremos alertar que el centro de importancia arqueológica, histórica, cultural, espiritual y ceremonial de Copán está amenazado de convertirse en un lugar totalmente privatizado, lo cual es una afrenta para el pueblo hondureño y especialmente para los pueblos indígenas, sobre todo el Maya Chorti, heredero de la espléndida cultura que se guarda en el lugar.

No más una Honduras sin la palabra, la inteligencia y la acción de las mujeres indígenas y negras.

Copán Galel a los 14 días del mes de julio del 2011, 11 I’X día de la Mujer.

Mujeres indígenas y negras de los pueblos: Maya Chortí, Garífuna, Tolupán, Lenca, Pech y Miskitus.

Declaración de la SEPLA en Guararema

1. La crisis capitalista no terminó. Contrario a lo que sostienen desde los gobiernos de la región y buena parte del pensamiento del establishment e incluso sectores del movimiento popular y la izquierda, la crisis capitalista en curso continúa descargando su costo sobre los trabajadores y los pueblos en todo el mundo. Son los 1.020 millones de hambrientos que reconoce la FAO, o los 1.000 millones de trabajadores con problemas de empleo e ingreso según la OIT. El gobierno de EEUU profundiza su déficit estructural, comercial y fiscal, y continúa demandando a su Parlamento la extensión de su capacidad de endeudamiento público, exacerbando su carácter de gran deudor mundial y afianzando la debilidad global del dólar. Por su parte, Europa está acosada por la crisis de la periferia de la Unión, profundizando el ajuste en esos países y en el este. Existe temor de incumplimiento de las deudas públicas, especialmente en Grecia, lo que afectaría la situación de los principales bancos alemanes y franceses, y en última instancia a los norteamericanos. La Unión Europea sufre la crisis y pone en discusión la estabilidad y el papel pensado para el Euro. Japón incorporó los problemas derivados del terremoto y el Tsunami a los recurrentes problemas de crisis. El capitalismo desarrollado que explica el 75% del producto global da cuenta de una crisis de larga duración y solo atina a resolverla con ajuste en sus territorios y a una fortísima intervención estatal de liquidez para el salvataje de las empresas comprometidas. La crisis se procesa en olas, primero en EEUU, luego en Europa y en Japón para desarrollar un círculo vicioso de ajustes e intervenciones estatales para la continuidad del capitalismo en su etapa de transnacionalización. Esas gigantescas intervenciones de gasto público para el salvataje inducen una imagen de solución en el imaginario social.

2. La crisis es mundial y afecta a nuestros países. Nuestra región es funcional a la acumulación capitalista global, que demanda de nuestros países recursos naturales y fuerza de trabajo barata. La crisis es económica, financiera, alimentaria, energética, ambiental, sistémica, integral, del conjunto del orden civilizatorio. América Latina y el Caribe son parte de esta crisis del orden capitalista. El alza de los precios de las materias primas que favorecen las cuentas nacionales de nuestras economías son expresión de la crisis. Los precios suben debido a las condiciones del funcionamiento transnacional de la economía contemporánea. Las crisis están entrelazadas y la insuficiencia de hidrocarburos en el modelo productivo en curso requiere la utilización de productos agrarios para la producción de energía alternativa, encareciendo los alimentos. EEUU utiliza buena parte de su producción maicera para la generación de combustible. Al mismo tiempo, la especulación con materias primas alimentarias y mineras eleva los precios con cargo a la factura de alimentos e insumos de países atrasados y dependientes de esos elementos. Este modelo productivo es la causa de la crisis ambiental vía emanación de gases tóxicos. Todo el conjunto, sea la dimensión especulativa, el traslado de productos a la energía, o la contaminación son parte esencial de un orden de la producción que definen las transnacionales de la alimentación y la biogenética. El resultado en divisas sirve para la cancelación de parte de la deuda externa de nuestros países, los pagos recurrentes de intereses y una creciente cuenta de remesas de utilidades al exterior, con escasa incidencia en la mejora del la distribución del ingreso.

3. Las economías de los países de América Latina y el Caribe crecen por encima de la media mundial. La afluencia de divisas por exportaciones y el atractivo que supone la región para el ingreso de inversiones externas directas y para la especulación incide en el crecimiento económico. La expansión económica está significando la apreciación de las monedas en muchos casos, y/o en otros, la acumulación de reservas internacionales. En ambos casos se eleva la deuda interna para frenar la inflación. Los datos de las cuentas nacionales hacen invisible problemas estructurales de nuestras economías. El crecimiento esconde la reprimarización, la dependencia en la determinación de los precios de las materias primas, y el estar sometido al ciclo de los precios, intensificación de la transnacionalización por crecimiento de inversiones extranjeras e incluso por la compra de tierras. La realidad del crecimiento económico permite disimular la continuidad de gravísimos problemas sociales que recorren nuestra geografía, el desempleo y el empleo precario, la flexibilización laboral y salarial, la desindicalización de la población trabajadora; agudizando los problemas de la agricultura familiar, de los campesinos y los trabajadores del campo. La paradoja es un crecimiento económico ajeno al disfrute de la población empobrecida, la mayoría de la sociedad. El crecimiento no se distribuye, aunque con recursos fiscales producto de la expansión económica se aplican políticas sociales compensatorias, que no sacarán a la población “beneficiaria” de sus problemas esenciales, aún cuando les permite un ingreso de sobrevivencia. El consumo suntuario es la contracara, con lo cual, constatamos que el patrón de consumo se deriva del “modelo” productivo.

4. El “neo desarrollismo” es política hegemónica. El ascenso de las luchas populares en los años 90´ deslegitimó las políticas de ajuste y reforma estructural, más conocidas como neoliberales. Los gobiernos resultantes de la primera década del Siglo XXI en la región desplazaron el discurso favorable al neoliberalismo y las recetas del consenso de Washington. Los partidos clásicos del orden neoliberal fueron desplazados por proyectos políticos que impulsaron un discurso crítico a las políticas implementadas en las dos décadas previas, aunque no se han modificado esencialmente los
condicionantes jurídicos institucionales que habilitaron la extranjerización de nuestras economías, la concentración y la desigualdad en la distribución del ingreso y la riqueza. Las políticas en curso se califican como “neo desarrollistas” para la promoción del “capitalismo nacional”, algo imposible en tiempos de transnacionalización. Aún siendo discutible, el desarrollismo de los 50´ a 70´ fue una política aplicada por burguesías nacionales que alentaban un proyecto de acumulación propio. La realidad de nuestros días es que las burguesías locales logran la acumulación en tanto y en cuanto sean parte subordinada del proceso de transnacionalización y reprimarización de las estructuras productivas. El “neo desarrollismo” es parte del discurso hegemónico a escala mundial luego de la crisis, pues ya no se duda de la intervención estatal, aún para salvar al capitalismo. La apuesta “neodesarrollista” es a privilegiar la producción sobre la especulación, y sin embargo, la especulación se mantiene y desarrolla en el mundo, siendo los productos generados en nuestra región objetos de especulación financiera global. Además, la producción en desarrollo es parte de la dominación de las transnacionales. El discurso “neo desarrollista” tiene muy poco del desarrollismo de hace cuatro décadas. Vale recordar la emergencia del pensamiento crítico latinoamericano, la teoría de la dependencia, el marxismo, la teología de la liberación, que en distintos niveles y efectividad denunciaron y desnudaron los límites de la teoría desarrollista. Hoy queremos reivindicar la validez y actualidad de los propósitos de la crítica para renovarlos y recrearlos en las nuevas condiciones del desarrollo capitalista actual en crisis.

5. El imperialismo intensifica su iniciativa. La ofensiva del capital transnacional sobre la región se asienta en la fuerte presencia militar, sea con bases militares, con ejercicios conjuntos con fuerzas militares de nuestros países, y con la reinstalación de la IVº flota, tanto como el aliento a formas de desestabilización institucional como el golpe en Honduras. Vale destacar las iniciativas de articulación institucional que obvian la presencia de EEUU, tal como la Unasur o la Confederación Latinoamericana y Caribeña, claro que con los límites de la presencia de Estados fuertemente comprometidos con el libre comercio y el proyecto de EEUU, tal el caso de Colombia. Las clases dominantes de la región pretenden incidir en la situación política para deslegitimar el reclamo y conflicto social, pretendiendo con el accionar de los medios de comunicación y su poder económico el restablecimiento de gobiernos subordinados a la lógica de la liberalización y la dominación imperialista. Por ello no debe sorprender que en la estrategia del poder mundial se utilice la complicidad de gobiernos del sur del mundo en el G20 para reinstalar el papel rector del FMI en el sistema financiero, y como instrumento privilegiado del ajuste y la reaccionaria reestructuración. El accionar de los grandes capitales y los principales estados capitalistas y los organismos supranacionales son expresión de la ofensiva del capital para salir de la crisis y renovar condiciones para la explotación, la acumulación y la dominación.

6. La resistencia de los pueblos se extiende. Si en la década pasada la novedad de cambio político transitó por nuestra región, la rebelión popular se extiende por el norte de África y en Europa. La lucha de los países árabes y de los indignados del viejo mundo se une a la perspectiva de lucha emancipatoria de los pueblos de nuestramérica y marcan la perspectiva de que junto a la ofensiva del capital existen los pueblos en lucha en búsqueda de un futuro diferente, donde la crisis no avance como recomposición del capitalismo, sino alimentando la perspectiva del otro mundo posible. Es el momento de unir los esfuerzos de los dirigentes sociales y los intelectuales críticos en torno a una nueva base programática que confronte con las medidas regresivas del capital y las ilusiones que generan las políticas asistencialistas. Para que ello sea efectivo se requiere darle un carácter anticapitalista y antiimperialista a las luchas populares, al tiempo que renovar la organización social para articular una perspectiva superadora de la sociedad capitalista en crisis. Lo cual implica en esta etapa impulsar la Unidad Continental contra la Transnacionalización, en la medida que las empresas transnacionales y sus socios nacionales subordinados configuran y expresan al gran capital y al imperialismo que explota a los trabajadores, destruye el medio ambiente y atenta contra la soberanía de los pueblos.

Guararema, 26 de junio de 2011.


Declaração de SEPLA Guararema

Nós, integrantes da Sociedade Latino-Americana de Economia Política e Pensamento Crítico, SEPLA, reunidos no Brasil, no VII Colóquio na Universidade Federal de Uberlândia (MG), e depois em sessão de trabalho na sede da Escola Nacional Florestan Fernandes (MST), em Guararema (SP), manifestamos:

1. A crise capitalista não terminou. Contrariamente ao que defendem os governos da região e boa parte do pensamento do stablishment e inclusive setores do movimento popular e da esquerda, a crise capitalista em curso continua descarregando seu custo sobre os trabalhadores e os povos em todo o mundo. São os um bilhão e vinte milhões de pessoas que passam fome, reconhecidos pelaFAO; ou os um bilhão de trabalhadores com problemas de emprego e ingresso, segundo a OIT. O governo dos Estados Unidos aprofunda o déficit estrutural, comercial e fiscal, e continua demandando ao seu Parlamento a ampliação de sua capacidade de endividamento público, exacerbando seu caráter de grande devedor mundial e afiançando a debilidade global do dólar. Por sua vez, a Europa está acossada pela crise da periferia da União, aprofundando o ajuste nesses países e no leste. Existe o temor do descumprimento das dívidas públicas, especialmente na Grécia, o que afetaria a situação dos principais bancos alemães e franceses, e, em última instância, os norte-americanos. A União Europeia sofre a crise e coloca em discussão a estabilidade e o papel pensado para o Euro. O Japão incorporou os problemas derivados do terremoto e do tsunami aos problemas recorrentes da crise. O capitalismo desenvolvido, que explica 75% do produto global, dá conta de uma crise de longa duração e só atina para resolvê-la com ajustes em seus territórios e a uma fortíssima intervenção estatal de liquidez para salvar as empresas comprometidas. A crise se processa em ondas, primeiro nos Estados Unidos, depois na Europa e no Japão para desenvolver um círculo vicioso de ajustes e intervenções estatais para a continuidade do capitalismo em sua etapa de transnacionalização. Essas gigantescas intervenções de gasto público para o salvamento induzem a uma imagem de solução no imaginário social.

2. A crise é mundial e afeta os nossos países. A nossa região é funcional à acumulação capitalista global, que demanda de nossos países recursos naturais e força de trabalho barata. A crise é econômica, financeira, alimentar, energética, ambiental, sistemática, integral, do conjunto da ordem civilizatória. A América Latina e o Caribe fazem parte desta crise da ordem capitalista. O aumento dos preços das matérias-primas que favorecem as contas nacionais de nossas economias é expressão da crise. Os preços sobem devido às condições do funcionamento transnacional da economia contemporânea. As crises estão entrelaçadas e a insuficiência de hidrocarbonetos no modelo produtivo em curso requer a utilização de produtos agrários para a produção de energia alternativa, encarecendo os alimentos. Os Estados Unidos utilizam boa parte de sua produção de milho para a geração de combustível. Ao mesmo tempo, a especulação com matérias-primas alimentares e minerais eleva os preços encarecendo os alimentos e insumos dos países atrasados e dependentes desses elementos. Este modelo produtivo é a causa da crise ambiental via emanação de gases tóxicos. Todo o conjunto, isto é, a dimensão especulativa, a transformação de produtos em energia, ou a contaminação, são parte essencial de uma ordem da produção definida pelas transnacionais da alimentação e da biogenética. O resultado em divisas serve para o pagamento de parte da dívida externa de nossos países, os pagamentos recorrentes de juros e uma crescente conta de remessas de utilidade ao exterior, com escassa incidência na melhora da distribuição do ingresso.

3. As economias dos países da América Latina e do Caribe crescem acima da média mundial. A afluência de divisas por exportações e o atrativo que é a região para o ingresso de investimentos externos diretos e para a especulação incide no crescimento econômico. A expansão econômica está significando a apreciação das moedas em muitos casos, e/ou em outros, a acumulação de reservas internacionais. Em ambos os casos, eleva-se a dívida interna para frear a inflação. Os dados das contas nacionais tornam invisíveis problemas estruturais de nossas economias. O crescimento esconde a reprimarização, a dependência na determinação dos preços das matérias-primas, e o fato de estar submetido ao ciclo dos preços, intensificação da transnacionalização pelo crescimento de investimentos estrangeiros e inclusive pela compra de terras. A realidade do crescimento econômico permite dissimular a continuidade de gravíssimos problemas sociais que atravessam a nossa geografia, o desemprego e o emprego precário, a flexibilização do trabalho e dos salários, a dessindicalização da população trabalhadora; agudizando os problemas da agricultura familiar, dos camponeses e dos trabalhadores do campo. O paradoxo é um crescimento econômico alheio ao desfrute da população empobrecida, a maioria da sociedade. O crescimento não é distribuído, embora que com recursos fiscais, fruto da expansão econômica, se apliquem políticas sociais compensatórias, que não tirarão a população “beneficiária” de seus problemas essenciais, mesmo quando lhes permite um ingresso de sobrevivência. O consumo suntuoso é a outra face com a qual constatamos que o padrão de consumo deriva do “modelo” produtivo.

4. O “neodesenvolvimentismo” é a política hegemônica. A ascensão das lutas populares nos anos 1990 deslegitimou as políticas de ajuste e reforma estrutural, mais conhecidas como neoliberais. Os governos resultantes da primeira década do século XXI na região deslocaram o discurso favorável ao neoliberalismo e às receitas do Consenso de Washington. Os partidos clássicos da ordem neoliberal foram deslocados por projetos políticos que impulsionaram um discurso crítico às políticas implementadas nas duas décadas anteriores, embora não se tenham modificado essencialmente as condições jurídicas institucionais que habilitaram a estrangeirização de nossas economias, a concentração e a desigualdade na distribuição do ingresso e da riqueza. As políticas em curso são qualificadas como “neodesenvolvimentistas” para a promoção do “capitalismo nacional”, algo impossível em tempos de transnacionalização. Mesmo sendo discutível, o desenvolvimentismo dos anos 1950 a 1970 foi uma política aplicada por burguesias nacionais que alentavam um projeto de acumulação própria. A realidade de nossos dias é que as burguesias locais conseguem a acumulação tanto e enquanto sejam parte subordinada do processo de transnacionalização e reprimarização das estruturas produtivas. O “neodesenvolvimentismo” faz parte do discurso hegemônico em escala mundial depois da crise, pois já não se duvida da intervenção estatal, mesmo para salvar o capitalismo. A aposta “neodesenvolvimentista” é privilegiar a produção sobre a especulação, e, contudo, a especulação se mantém e desenvolve no mundo, sendo os produtos gerados em nossa região objetos de especulação financeira global. Além disso, a produção em desenvolvimento faz parte da dominação das transnacionais. O discurso “neodesenvolvimentista” tem muito pouco do desenvolvimentismo de quatro décadas atrás. Vale recordar a emergência do pensamento crítico latino-americano, a teoria da dependência, o marxismo, a teologia da libertação, que, em diferentes níveis e efetividade, denunciaram e desnudaram os limites da teoria desenvolvimentista. Hoje queremos reivindicar a validade e a atualidade dos propósitos da crítica para renová-los e recriá-los nas novas condições do desenvolvimento capitalista atual em crise.

5. O imperialismo intensifica sua iniciativa. A ofensiva do capital transnacional sobre a região se assenta na forte presença militar, seja com bases militares, com exercícios conjuntos com forças militares de nossos países, e com a reinstalação da IV Frota, assim como o alento a formas de desestabilização institucional, como o golpe em Honduras. Vale destacar as iniciativas de articulação institucional que prescindem da presença dos Estados Unidos, tal como a Unasul ou a Confederação Latino-Americana e Caribenha, claro que com os limites da presença de Estados fortemente comprometidos com o livre comércio e o projeto dos Estados Unidos, como é o caso da Colômbia. As classes dominantes da região pretendem incidir na situação política para deslegitimar a reivindicação e o conflito social, pretendendo com a ação dos meios de comunicação e seu poder econômico o restabelecimento de governos subordinados à lógica da liberalização e da dominação imperialista. Por isso, não deve surpreender que, na estratégia do poder mundial, se utilize a cumplicidade de governos do sul do mundo no G20 para reinstalar o papel diretor do FMI no sistema financeiro, e como instrumento privilegiado do ajuste e da reestruturação reacionária. A ação dos grandes capitais e dos principais Estados capitalistas e dos organismos supranacionais é expressão da ofensiva do capital para sair da crise e renovar as condições para a exploração, a acumulação e a dominação.

6. A resistência dos povos se amplia. Se na década passada a novidade de mudança política transitou por nossa região, a rebelião popular se estende pelo norte da África e na Europa. A luta dos países árabes e dos indignados do velho mundo se une à perspectiva de luta emancipatória dos povos de nossa América e marcam a perspectiva de que junto com a ofensiva do capital existem os povos em luta em busca de um futuro diferente, onde a crise não avança como recomposição do capitalismo, mas alimentando a perspectiva do outro mundo possível. É hora de unir os esforços dos dirigentes sociais e dos intelectuais críticos em torno de uma nova base programática que enfrente as medidas regressivas do capital e as ilusões produzidas pelas políticas assistencialistas. Para que isso seja efetivo se necessita dar um caráter anticapitalista e antiimperialista às lutas populares, ao mesmo tempo que renovar a organização social para articular uma perspectiva superadora da sociedade capitalista em crise. Isso implica, nesta etapa, na criação da Unidade Continental Contra a Transnacionalização, na medida em que as empresas transnacionais e seus sócios nacionais subordinados configuram e expressam o grande capital e o imperialismo, que explora os trabalhadores, destrói o meio ambiente e atenta contra a soberania dos povos.

Guararema, 26 de junho de 2011.

Pronunciamiento del Comité Político del Frente Nacional de Resistencia Popular por la firma del acuerdo de Cartagena de Indias.

Con respecto a estos últimos acontecimientos nos pronunciamos de la siguiente manera:

• Agradecemos el proceso de mediación internacional desarrollada por los presidentes anteriormente mencionados porque siempre hemos establecido que los mecanismos civilizados de la humanidad, entre estos la diplomacia internacional, la conciliación y la sana tolerancia, son medios idóneos para la convivencia humana y una salida a la crisis generada por el golpe de estado en Honduras.

• Con respecto a la agenda planteada por el Ex Presidente de la República de Honduras (2006-2010) y Coordinador General del Frente Nacional de Resistencia Popular José Manuel Zelaya Rosales atinente a los cuatro puntos expuestos en la mediación:
a. El retorno de José Manuel Zelaya Rosales y los compañeros exiliados.
b. El respeto a los derechos humanos en Honduras.
c. El reconocimiento del Frente Nacional de Resistencia Popular como una fuerza política y beligerante.
d. La asamblea nacional constituyente.

El primer punto antes mencionado en la agenda se logra completamente el retorno de José Manuel Zelaya Rosales y los compañeros exiliados que regresan el próximo sábado 28 de mayo de 2011 a las 11 a.m. en el Aeropuerto Internacional ¨Toncontin¨.

En la esfera de los derechos humanos no hay avances, porque el régimen de Lobo Sosa no se compromete, ni garantiza la aplicación de justicia a los violadores de derechos humanos, ni la tutela de los derechos humanos del pueblo en resistencia, este es un desafío a alcanzar por el Frente Nacional de Resistencia Popular.

En cuanto al reconocimiento del Frente Nacional de Resistencia Popular como una fuerza política y beligerante, se logra un avance en el sentido que el régimen se compromete, a cumplir las garantías para la inscripción del F.N.R.P. ante el Tribunal Supremo Electoral a la luz de las leyes para la participación democrática en los procesos políticos electorales de Honduras y para que pueda integrar los organismos oficiales de carácter político electoral en igualdad de condiciones.

En el tema de la Constituyente que es uno de los grandes objetivos del Frente Nacional de Resistencia Popular, se logra el derecho a la consulta para la Asamblea Nacional Constituyente; de esta forma se ratifica que con la fuerza de los principios y las ideas del soberano se vence a los intereses mezquinos de los grupos de poder que le han negado el derecho a la democracia participativa.

Es por todo lo antes mencionado, que este acuerdo de mediación internacional nos permite derrotar el exilio, fortalecer nuestro proceso para la refundación de Honduras, vamos a recuperar nuestra patria por lo que hacemos un llamado a todos y todas los miembros de la resistencia a nivel nacional e internacional unirse a la gran movilización de recibimiento y bienvenida de nuestro líder y Coordinador General del F.N.R.P. Jose Manuel Zelaya Rosales este sábado 28 de mayo de 2011 a las 11 a. m. en el Aeropuerto Internacional ¨Toncontin¨.

Resistimos y Venceremos.

Comité Político Frente Nacional de Resistencia Popular (F.N.R.P).

Pronunciamiento No. 1
Tegucigalpa, M.D.C.
22 de mayo de 2011

Declaración de Minatitlán

Los pueblos de Mesoamerica vivimos hoy una de las etapas más difíciles de nuestra ya larga historia ; los grandes megaproyectos como el Plan Puebla-Panamá ( hoy Proyecto Mesoamerica) y los Tratados de Libre Comercio sólo han traído más miseria y violencia para nuestras gentes. En nuestros territorios se vive una nueva invasión. Millones de hogares mesoamericanos están hoy desgarrados por la pobreza y la migración y somos las mujeres las que sufrimos con mayor fuerza la discriminación y la violencia.

Los derechos de nuestros pueblos son pisoteados por oligarquías al servicio de las grandes corporaciones trasnacionales. La creciente militarización demuestra que la democracia en nuestros países es sólo una farsa. La persecución en contra de los hombres y mujeres que defienden sus derechos es una muestra más que quienes nos gobiernan son súbditos del gran capital y de sus proyectos de muerte.

Como resultado de la terrible desigualdad que existe en nuestros países, diariamente miles y miles de mesoamericanos dejamos nuestras casas, para viajar al Norte en busca de empleo. Los migrantes son objeto de gravísimas violaciones a sus derechos, a diario decenas mueren por accidentes, pero también por ataques y agresiones del crimen organizado y de la policía. Esta tragedia en buena parte es responsabilidad de los gobiernos y en particular del mexicano que le hace el trabajo sucio a los intereses norteamericanos

En los últimos años nuestros territorios han sido escenario de grandes siniestros, miles y miles han muerto o han perdido sus viviendas , animales y cultivos. El llamado Cambio Climatico producido por el ritmo enloquecido del modelo capitalista neoliberal afecta principalmente a los más pobres. La Madre Tierra viene sufriendo grandes daños y son las mismas empresas y gobiernos responsables de este desastre quienes promueven falsas soluciones, como el REDD que significa el despojo y la privatización de selvas y bosques muchas de ellas de propiedad inmemorial de los pueblos indios.

En nuestros países, son muchas las familias que han sido desplazadas de sus hogares, por la construcción de represas hidroeléctricas, carreteras y otros proyectos como los de ganadería extensiva. También son muchos los pobladores que han sido desalojados de sus viviendas por proyectos de urbanización salvaje.

Las inversiones extranjeras apoyadas por los gobernantes de nuestros países están orientadas al saqueo de nuestros recursos naturales, hoy mismo el 14% del territorio mesoamericano ha sido concesionado a empresas mineras extranjeras principalmente canadienses, las cuales explotan brutalmente la fuerza de trabajo de nuestra gente, destruyen ríos, contaminan tierras y dividen comunidades. Los gobiernos de Norteamerica, Asia y Europa impulsan iniciativas de muerte disfrazadas de cooperación y a través del llamado Libre Comercio sólo buscan favorecer los intereses de las grandes empresas trasnacionales.

Los pueblos de Mesoamerica somos herederos de antiguas culturas, contamos con costumbres y conocimientos milenarios y con una larga tradición de resistencia y lucha. En base a esta historia es que este Foro condena al Modelo Neoliberal el cual es impulsado por los gobiernos y empresas trasnacionales; modelo que sólo nos ha empobrecido y que ha dañado profundamente a nuestra Madre Tierra.

Es por ello que este VIII Foro Mesoamericano de los Pueblos ha tomado los siguientes acuerdos:

Luchar por la Soberanía Alimentaria, la defensa de nuestras semillas nativas y de los conocimientos tradicionales.

Impulsar la defensa de los Derechos Humanos, y en contra de la Militarización, la criminalización de la protesta. Exigimos cese el feminicidio y la discriminación hacia las mujeres y la comunidad lésbico-gay.

Defender nuestras tierras y recursos naturales, enfrentando los proyectos hidroeléctricos, mineros, turísticos, de ganadería extensiva, plantaciones forestales y de infraestructura. Lucharemos en contra del desplazamiento de población por parte de estos megaproyectos y de los desarrollos urbanos.

Movilizarnos en contra de la persecución que sufren los y las jóvenes por el sólo hecho de ser jóvenes. Asimismo intensificaremos nuestra acción en contra de las agresiones que sufren a diario los migrantes.

Rechazar el papel del Banco Mundial en el financiamiento de las falsas soluciones a la crisis climática. Que el desastre lo paguen quienes lo provocaron.

Fortalecer la solidaridad entre nuestros pueblos en su lucha por transformar radicalmente esta realidad injusta y caminar juntos por la construcción de sociedades equitativas, justas y libres.

Ante el gran reto que tenemos enfrente los pueblos de Mesoamerica se hace necesario que impulsemos una nueva etapa de movilización conjunta, para lo cual aportaremos nuestros esfuerzos para construir juntos y juntas un instrumento de coordinación y comunicación que nos permita movilizarnos para derrotar al sistema capitalista, neoliberal y patriarcal.

Hoy nace en Minatitlán, un nuevo movimiento, el movimiento de los pueblos mesoamericanos. En el día que recordamos la muerte de Emiliano Zapata, nacemos con dignidad y coraje en este nuevo caminar, que es el caminar de nuestros antepasados y que será el caminar de nuestros hijos e hijas.

Basta ya de despojos, basta ya de miseria y atropellos, Es la hora de los Pueblos de Mesoamerica Libre

Minatitlán, Veracruz . a 10 de Abril del 2011

Organizaciones, Pueblos, Redes de Guatemala, México, Nicaragua, El Salvador, Panamá, Honduras y Costa Rica

No a la guerra y la intervención imperialista. Declaración del Comité Cubano del Foro Social Mundial

Los acontecimientos ocurridos en las últimas semanas en varios países del Medio Oriente y del Norte de África, expresan una vez más la voluntad y capacidad de los pueblos para rebelarse ante los embates de políticas que los han privado de sus derechos fundamentales a la emancipación, la prosperidad y la justicia social.

Realidades nacionales propias desencadenaron reacciones revolucionarias en Túnez, Egipto, Libia, Bahrein, Yemen y otros países de esa región, las que mal intencionadamente han sido manipuladas por los grandes medios al servicio de los intereses imperialistas, trascendiendo el ámbito estrictamente político y poniendo al descubierto nuevamente el trasfondo de las claras pretensiones de hegemonismo económico y geopolítico que les anima y sus prácticas de saqueo, particularmente asociadas al control de importantes reservas petrolíferas que se atesoran por esa área geográfica.

Las organizaciones cubanas que nos vinculamos al proceso del Foro Social Mundial y otros espacios de las luchas sociales globales, nos identificamos con los sentimientos de paz y la búsqueda de soluciones pacificas soberanas a los conflictos; somos opuestas a toda expresión de guerra, al genocidio, y a las injusticias sociales; condenamos la criminalización de las protestas sociales, abogamos por el respeto a la vida como elemental derecho humano y nos solidarizamos con quienes defienden el derecho a su autodeterminación y a emanciparse por si mismos.

Reprobamos se aliente la violencia contra pueblos que defienden y promulgan sus derechos a la emancipación, así como las amenaza de las potencias occidentales, encabezadas por los Estados Unidos, a hacer uso de la fuerza a través de instrumentos militaristas como la OTAN.

Condenamos enérgicamente la agresión que acaba de consumarse contra Libia, tras la aprobación de la llamada zona de exclusión aérea por parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Esta nueva y criminal escalada militar constituye una inaceptable injerencia imperialista que pone en riesgo la vida de miles de personas inocentes, provocará cuantiosos daños materiales, y complicará aún más la situación de grave inestabilidad que vive la región.

Nos sumamos a las numerosas voces de los movimientos sociales que hoy, 20 de marzo de 2011, en el octavo aniversario de la agresión imperialista y ocupación de Iraq, se alzarán en todo el mundo para condenar la violencia contra los pueblos en lucha y resistencia, en respuesta al llamado que hiciera recientemente en Dakar, Senegal, la Asamblea Mundial de los Movimientos Sociales.

Solidaridad con los pueblos que luchan en defensa de sus derechos nacionales frente a los que ostentan todos los privilegios!, como ha afirmado nuestro Comandante en Jefe, compañero Fidel Castro.
No a la guerra y la intervención imperialista!
Sólo unidos, Venceremos!

Comité Cubano del Foro Social Mundial
(Organización de Solidaridad con los Pueblos de Asia, África y América Latina/OSPAAAL, Central De Trabajadores de Cuba/CTC, Centro memorial Martin Luther King. Jr/CMLK, Federación de Mujeres Cubanas/FMC, Movimiento Cubano por la Paz/MCP, Sociedad Económica Amigos del País/SEAP, Red En Defensa de la Humanidad/EDH, Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos/ICAP, Representantes y Coordinadores de fuerzas políticas acreditadas en Cuba…)

Declaración Sobre Semillas

Hoy en día somos víctimas de una guerra por el control de las semillas. Nuestras agriculturas están amenazadas por industrias que intentan controlar nuestras semillas por todos los medios posibles. El resultado de esta guerra será determinante para el futuro de la humanidad, porque de las semillas dependemos todos y todas para nuestra alimentación cotidiana.

Un actor en esta guerra es la industria de las semillas, de la ingeniería genética, de las tecnologías híbridas y de los productos agroquímicos, que quiere adueñarse de nuestras semillas para multiplicar sus ganancias, obligando a los campesinos a ser consumidores dependientes de sus semillas. Por el otro lado estamos los campesinos y campesinas, que conservamos y reproducimos nuestras semillas a través de nuestros sistemas vivos de semillas locales, campesinas e indígenas, semillas que son patrimonio de nuestros pueblos, custodiadas y reproducidas por mujeres y hombres del campo. Nuestras semillas son una riqueza que ponemos generosamente al servicio de la humanidad.

La industria ha inventado muchas maneras de saquear las semillas para manipularlas, con el fin de marcarlas con sus títulos de propiedad industrial, y entonces obligarnos, a los pueblos campesinos del mundo, a comprar cada año sus semillas privatizadas en lugar de guardar y seleccionar nuestras propias semillas para la siguiente siembra. Sus métodos incluyen las semillas híbridas que no pueden ser reproducidas por los campesinos, los transgénicos, y la propiedad industrial sobre las semillas, patentes o certificados de obtención vegetal que son impuestos a través de tratados internacionales y leyes nacionales. Todos son métodos de robo y despojo, porque todas las semillas de la industria son de hecho el producto de miles de años de selección y cruces realizados por nuestros pueblos. Gracias a nosotros los campesinos, la humanidad cuenta con la gran diversidad de cultivos que, junto con la crianza y la domesticación de animales, hoy alimentan al mundo.

En su afán por crear monopolios y robar la los bienes naturales de los pueblos, las corporaciones y los gobiernos comprados por ellas, ponen en riesgo toda la agricultura y la alimentación de la humanidad. Unas cuantas variedades uniformes reemplazan a miles de variedades locales, erosionando la diversidad genética que sustenta nuestra alimentación. Frente al cambio climático, la diversidad es fortaleza y la uniformidad es debilidad. Las semillas comerciales reducen drásticamente la capacidad de la humanidad para enfrentarse y adaptarse al cambio climático. Por eso hemos señalado que la agricultura campesina, con sus semillas campesinas, contribuye a enfriar el planeta.

Bien saben en nuestras comunidades que las semillas híbridas y las semillas transgénicas requieren grandes cantidades de productos agrotóxicos, fertilizantes químicos y agua, lo cual eleva los costos de producción y daña el medio ambiente. Además, son mucho más susceptibles a las sequías, enfermedades y plagas, generando centenares de miles de casos de cosechas destruidas y economías familiares echadas a perder. La industria ha “mejorado” las semillas para que no puedan ser cultivadas sin la ayuda de productos químicos dañinos, para que sean cosechadas con maquinaria pesada, y que soporten preservación artificial durante las largas distancias de transporte. Pero ha dejado de lado características importantes para nuestra salud. El resultado son semillas que han perdido su valor nutricional y están saturadas de venenos químicos. Estas semillas son la raíz de numerosas enfermedades crónicas y alergias generalizadas, así como de la contaminación de la tierra, el agua y el aire que respiramos.

En cambio, los sistemas campesinos de rescate, revalorización, conservación y adaptación local gracias a la selección y a la reproducción en los campos de los campesinos, así como los intercambios de semillas entre campesinos, mantienen y aumentan la biodiversidad genética del sistema alimentario mundial, y nos confieren también la capacidad y flexibilidad para afrontar ecosistemas diversificados, climas cambiantes y el hambre en el mundo.

Nuestras semillas están más adaptadas a las condiciones de siembra locales, producen alimentos de mejor calidad nutritiva, y funcionan con alta productividad en sistemas agroecológicos sin agrotóxicos ni otros insumos costosos. Pero los híbridos y los transgénicos contaminan nuestras semillas y las ponen en peligro de extinción. Los híbridos reemplazan a nuestras semillas en sus lugares de origen y llevan a su desaparición. La humanidad no puede sobrevivir sin las semillas campesinas, y sin embargo, las semillas de las corporaciones atentan directamente a su existencia.

No debemos equivocarnos. Estamos frente a una guerra por las semillas. Y del resultado depende el futuro de todos y todas. Es a través de esta óptica que se tiene que analizar el Tratado Internacional para Recursos Fitogenéticos para la Agricultura y la Alimentación (TIRFAA), para entender qué está en juego y qué posiciones se deben fijar.

El Tratado Internacional para Recursos Fitogenéticos para la Agricultura y la Alimentación

En primer lugar, es necesario ubicar el Tratado en su contexto histórico, en la historia de intentos de despojarnos de nuestras semillas. Nos queda claro que la industria y la mayoría de los gobiernos utilizan el Tratado para legitimar el acceso de la industria a las semillas campesinas guardadas en distintas colecciones mundiales. El Tratado reconoce y legitima la propiedad industrial sobre las semillas, justificando el despojo y el monopolio. En el Tratado, el lenguaje florido sobre los derechos de los agricultores deja en manos de los estados la responsabilidad de su aplicación, pero sin embargo los estados no la aplican. Vemos el hecho de mencionar estos derechos como un intento de protegerse contras nuestras posibles protestas y denuncias.

El resultado es un tratado que legitima las leyes de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en cuanto a los derechos de propiedad industrial; por ende, es legalmente vinculante en cuanto a los derechos de propiedad industrial y los derechos de los fitomejoradores, pero permite a los estados no respetar los derechos de los agricultores, aunque utilice un lenguaje bonito. Es un tratado contradictorio y ambiguo, un tratado que en la práctica toma el lado del despojo.

Sin embargo, esto no significa que todo esté perdido. El Tratado podría ser acogido, desde el punto de vista campesino, pero las correcciones deben ser mayores y son urgentes. Por ende, La Vía Campesina afirma que:

• No podemos conservar la biodiversidad y alimentar al mundo y mientras que nuestros derechos de sembrar, guardar, intercambiar y vender nuestras semillas sean criminalizados a través de leyes que legalizan la privatización y comercialización de las semillas. El Tratado de la Semillas es el único tratado existente hasta la fecha que contempla los derechos campesinos, pero los estados no respetan estos derechos, mientras que sí respetan el derecho de propiedad industrial. Por eso, el Tratado debe dar prioridad a los derechos campesinos y éstos deben ser vinculantes. Deben ser aplicados en cada uno de los 127 países que ratificaron el Tratado.

• El Tratado mismo va en contra de los derechos campesinos cuando promueve las patentes y otras formas de propiedad industrial sobre las semillas. El Tratado debe prohibir toda forma de patente; protección de variedades y sus regalías sobre semillas que se reproducen los campos; así como toda otra forma de propiedad industrial sobre los seres vivos.

• La industria ha adquirido una inmensa deuda por apropiarse de nuestras semillas y por destruir la biodiversidad cultivada para reemplazarla por algunas variedades manipuladas. La industria debe pagar esta antigua deuda, pero esto no le da de ninguna forma el derecho de continuar apropiándose de las semillas. La industria debe pagar y también dejar de apropiarse de nuestras semillas y destruir la biodiversidad.

• El Tratado propone el “reparto de los beneficios” de los derechos de propiedad industrial que reconoce. Estos “beneficios” son resultado del despojo de nuestras semillas campesinas. Nosotros no queremos participar del robo de nuestras semillas, rehusamos el reparto de beneficios porque no queremos derechos de propiedad industrial sobre las semillas.

• Exigimos políticas públicas a favor de sistemas vivos de semillas campesinas, sistemas que estén en nuestras comunidades y bajo nuestro control. Estas políticas no deben promover las semillas no reproducibles, como los híbridos, sino que deben promover semillas reproducibles y locales. Estas políticas deben prohibir los monopolios, favorecer la agroecología y el acceso a la tierra y cuidado de los suelos. Estas políticas públicas también deben favorecer la investigación participativa en los campos de los campesinos bajo control de sus organizaciones y no de la industria. Hacemos un llamamiento a nuestras comunidades para seguir conservando con cuidado, proteger, desarrollar y compartir nuestras semillas campesinas: esta es la mejor forma de resistir contra el despojo y la mejor forma de preservar la biodiversidad.

• Los bancos centralizados de semillas no responden a las necesidades campesinas. Son museos de semillas para el beneficio de corporaciones biopiratas. Además en esos bancos nuestras semillas están amenazadas por contaminaciones genéticas y por los derechos de propiedad industrial. No podemos confiar en los gobiernos y el tratado para conservarlas. Nos negamos a entregar nuestras semillas a los bancos de genes del sistema multilateral y de la industria mientras siga habiendo patentes sobre las plantas, sus genes o sus partes, u otro tipo de sistemas de derecho de propiedad industrial como la protección de obtenciones vegetales que exigen regalías sobre semillas reproducidas en los campos, mientras los transgénicos continúen existiendo.

• La privatización de semillas es una amenaza seria para nuestras semillas campesinas en África, Asia y América Latina. Pero en algunos de nuestros países, sobre todo en Europa y América del Norte, el monopolio comercial de las semillas de la industria ya ha hecho desaparecer a la mayoría de nuestras variedades locales. En estos países ya no podemos llevar a cabo nuestra selección campesina utilizando las variedades disponibles comercialmente, porque fueron manipuladas para no crecer bien sin muchos insumos químicos o procesos industriales. Han perdido mucho de su valor nutricional y con más y más frecuencia semillas transgénicas. No podemos seleccionar nuestras nuevas variedades campesinas en base a las semillas de nuestros padres que se encuentran encerradas en bancos de genes. Exigimos acceso sin condiciones a las colecciones de semillas del sistema multilateral porque son nuestras semillas las que están guardadas en él.

• Nosotros campesinos y campesinas guardamos nuestras semillas en primer lugar en nuestros campos pero también en graneros y casas de semillas campesinas y en sistemas campesinos locales que constituyen también pequeñas colecciones “ex situ”. Ponemos estas colecciones “ex situ” lo más cerca posible a nuestros campos para que los campesinos mantengan control, responsabilidad y acceso a ellas. Para tomar el lenguaje del Tratado, nosotros los campesinos construimos nuestro propio “sistema multilateral”. Esta es la base en la que podemos colaborar con el Tratado, recordándole que él no es el único que organiza la conservación de semillas. Si el Tratado quiere colaborar con nosotros, debe respetar nuestras condiciones y nuestros derechos y prohibir los derechos de propiedad industrial y los transgénicos.

• Ya que el proceso del Tratado se lleva a cabo dentro de las Naciones Unidas, son los estados quienes adquieren responsabilidades frente a los sistemas de semillas campesinas. Sin embargo, la Organización Mundial del Comercio hace que los derechos de los fitomejoradores sean vinculantes, mientras que los derechos de los campesinos no son respetados. Exigimos que los derechos de los agricultores sean vinculantes y los derechos de los fitomejoradores sean subordinados a ellos. Esto necesariamente significa derogar las leyes actuales que comercializan las semillas y niegan los derechos de los campesinos. Exigimos la ratificación de leyes nacionales que reconozcan los derechos de los agricultores. La Vía Campesina hace un llamado para la pronta aprobación y ratificación de una convención de derechos campesinos dentro de las Naciones Unidas. Agricultura y semillas fuera de la OMC y los tratados de libre comercio.

• El Tratado es parte de una serie de desafíos a los pueblos campesinos e indígenas a los que nos estamos enfrentando hoy en día. El Proceso Río+20 lleva a un enfrentamiento claro entre un capitalismo disfrazado de verde y la agricultura campesina, la agroecología y nuestras semillas campesinas. La Vía Campesina actuará para defender la agroecología y las semillas campesinas que representan la esperanza para el futuro de la humanidad. Como hemos demostrado, la agricultura campesina sostenible contribuye a enfriar el planeta y puede alimentar al mundo.

• Si los estados se comprometen a reformar el Tratado, defendiendo activa y efectivamente los derechos de los agricultores, estamos dispuestos a colaborar en el Tratado, incluso dentro de mecanismos de un comité paralelo basado en el modelo del del Comité de Seguridad Alimentaria que acompaña al proceso de la FAO en Roma. Pero no vamos a abrir la puerta a una colaboración con el Tratado que nos va a enfrascar en interminables discusiones mientras que los transgénicos, los híbridos y los derechos de propiedad industrial nos despojan de nuestros campos. Cualquiera que sea la decisión del Tratado de reconocer o no a aquellos que somos los guardianes de la biodiversidad, continuaremos trabajando dentro de nuestros propios sistemas campesinos de semillas, los cuales han en el pasado y continuarán en el futuro asegurado la biodiversidad y alimentado a la humanidad . De esta forma, estamos guardando las semillas no solo para nosotros sino también para nuestros hijos: Las semillas campesinas son patrimonio de las comunidades campesinas y de los pueblos indígenas al servicio de la humanidad.

La Via Campesina