Berta: Vives y vivirás siempre

Berta,

Han transcurrido 3 años de tu siembra y todavía no se hace justicia, pero tu voz acompaña a los pueblos del mundo que desean y aspiran a la paz, justicia e igualdad de derechos para el hombre y la mujer.

Los pueblos del mundo no cesamos en la resistencia que nos inculcaste y en la denuncia permanente de todo aquello que sigue siendo una bala mortal contra la seguridad y la dignidad de tu gente, del pueblo lenca, de los desplazados del continente, de los escamoteados por el capitalismo, el colonialismo y el patriarcado que tanto denunciaste y enfrentaste. Aspiramos a la mayor justicia.

Hoy la lucha contra el proyecto de saqueo, muerte y violencia que impone el modelo extractivo articulado al proyecto represivo impuesto en Honduras, como parte de las políticas de la derecha regional, se ha profundizado. Hoy, cuando todavía nos faltan muchas cosas por hacer, eres inspiración, fuerza, la lucha viva de mujeres y hombres que, como tú, estamos dispuestos a defender también la tierra, los ríos y todos los bienes naturales, en enfrentamiento a poderosas empresas multinacionales, grupos de poder e intereses imperialistas.

Tu desaparición física es un ejemplo de las prácticas criminales que con impunidad se utilizan para contrarrestar a los que defienden sus territorios y recursos, pero tu presencia es cada vez más fuerte en cada acción de lucha, en cada pueblo de Nuestra América y del mundo que se levanta.

Berta Cáceres:

Vives y vivirás siempre, la historia te muestra cada amanecer, tu huella perdura en los que luchan!!

#JusticiaParaBerta
#FaltanLosAtala
#3AñosSinJusticia.

Por un Brasil para y por los trabajadores

Cuba es una nación que ha logrado hacer realidad muchos sueños postergados en nuestro país, así comentan Daniel Sánchez Pereira, coordinador del frente de formación del sector de producción y miembro de la dirección ejecutiva de la brigada del Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra y su compañero Marcelo Durao Fernandes.

Ellos luchan por la equidad, el trato justo para los más desfavorecidos y una reforma agraria capaz de eliminar los grandes latifundios de tierras que vuelven ricos a un sector privilegiado de la sociedad.

Sus voces buscan ser oídas a través de la justeza de sus reclamos, sin embargo, la actualidad política del gigante sudamericano, con Bolsonaro a la cabeza, no vaticina un futuro prometedor para las clases de pocos ingresos y los partidos y organizaciones de izquierda que trabajan por estrechar la brecha de la desigualdad.

Para Daniel y Marcelo, la solución está en seguir el camino de la lucha y buscar cómo enriquecer un movimiento que durante décadas ha trabajado con ahínco y encuentra en la Mayor de las Antillas un ejemplo de democracia del pueblo y para el pueblo.

En exclusiva para Granma, conoceremos las voces de estos dos hombres que representan a los más humildes del país sudamericano.

–¿Qué es el Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra?

–Daniel: El Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra nace en 1984. En esa época había una alta concentración de tierra, fruto de un proceso histórico iniciado en el periodo colonial, pero que se agudiza en manos de los latifundistas, que además de explotar a los campesinos que trabajaban en las fincas, expulsaban a los pequeños agricultores para apropiarse de sus tierras. Muchas personas quedaron desamparadas y fue entonces cuando comienza a organizarse un pequeño movimiento que aglutina a estos trabajadores desalojados.

«Se proponían, en primer lugar, reivindicar el derecho de los campesinos de tener tierras para poder trabajar. Luego se percibió la necesidad de proponer una lucha avanzada, en el sentido de que no bastaba recibir una parcela, sino que era necesario, además, crear las condiciones mínimas para que el campesino pudiese producir y permanecer en el campo. Junto a esto, se concibe la idea de hacer una Reforma Agraria, la cual en Brasil nunca sucedió.

«Después nos damos cuenta de que la explotación no es un fenómeno particular de las zonas rurales, sino que también ocurre en las ciudades y el problema estaba en los que regían, por lo que nace nuestro último objetivo de luchar por transformar la realidad social o más específicamente por alcanzar el socialismo».

–Marcelo: En Cuba, por ejemplo, el Estado le da valor al campesino. La organización en ese sentido está pensada para mejorar sus condiciones de trabajo y de vida.

–¿Cuáles son los retos del Movimiento con la llegada al poder de Jair Bolsonaro?

–Marcelo: Actualmente, con la llegada de Bolsonaro a la presidencia, nuestro sueño de justeza y avance se ve en peligro. Desde antes de ser electo, hablaba de los recortes sociales. Estamos muy preocupados por la proliferación de una ideología fascista dentro de Brasil. Creo que las personas no han comprendido a cabalidad lo que significa esto, pero lo harán.

«Los movimientos campesinos, de mujeres, indígenas, el LGBT, van a sufrir mucho bajo este gobierno».

–Daniel: Podemos mirar ampliamente todos los procesos que hubo en América Latina, donde se consiguieron algunas victorias electorales a favor de gobiernos progresistas y ese ciclo se ha cerrado de diferentes formas; ya sea por derrotas electorales, por golpes de Estado, explícitos o velados, que aparentemente están en los márgenes de la ley, como en el caso de Dilma Rousseff con el proceso de «impeachment».

«Los grandes medios de prensa, aliados al capital, trataron de destruir a los gobiernos de izquierda, creando así una ambiente de intolerancia que muchas personas se creyeron, pasando así a apoyar a Bolsonaro.

Las medidas que anuncian son muy fuertes, y no van en contra solo del Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra, sino que en sus recientes declaraciones ha anunciado el cierre del Ministerio del Trabajo, órgano que cuida de la legislación y preservación de los derechos de los obreros. Recursos de una porción de petróleo descubierto recientemente, que iban a ir a la educación, ahora van a ser destinados a gobiernos provinciales y municipales para así comprar su apoyo.

«Además, una de sus pretensiones es convertir a los movimientos sociales en entidades terroristas, al igual que sus acciones».

–Marcelo: Durante los gobiernos de Lula y Dilma los diálogos para las conquistas en pos del mejoramiento de las condiciones de los obreros y la apropiación de tierras ociosas fueron muy positivos. Además, durante sus etapas de mandato las reformas sociales y la preocupación por los trabajadores fueron completamente opuestas a los pronósticos que se esperan con el actual presidente.

Del 2016 en adelante, con el gobierno de Temer, aumentaron los asesinatos y la represión en las zonas rurales. Los movimientos sociales están sufriendo mucho desde el golpe contra Dilma.

–Daniel: Los gobiernos de izquierda que mencionábamos con anterioridad, lograron una serie de conquistas sociales y de derechos a minorías que antes no eran escuchadas.

–Marcelo: El Movimiento tiene una relación muy larga con Cuba. Desde la década de los años 80 del pasado siglo, muchos de nuestros dirigentes venían acá para aprender los métodos de trabajo en el campo. Se instruían además, en las formas de organizar a la masa campesina, como por ejemplo en cooperativas.

«Luego de un intercambio entre el Partido Comunista de Cuba (PCC) y el centro Martin Luther King decidimos centrar la mirada de este movimiento en directrices concretas como lo son el aprendizaje de la agroecología.También la propuesta de intercambiar miradas entre la juventud cubana y a del Movimiento.

«Nivia Regina y yo somos los encargados actualmente de esta labor, la cual se ha enfocado también en el trabajo con la ANAP, y la visita a diferentes lugares donde hemos podido enriquecer nuestro conocimiento sobre la agricultura en Cuba.

«Visitaremos próximamente ocho provincias para ver de primera mano el trabajo en la agroecología, con varios institutos y apreciar la labor de campesinos y campesinas.

–Daniel: Cuba fue un ejemplo de que sí era posible un cambio con el triunfo de la Revolución en enero de 1959. Es una referencia que nos ha ayudado a organizarnos como movimiento.

«En ese sentido, fuimos cultivando valores como el internacionalismo, entendiendo que nuestra lucha se une a la de los trabajadores del mundo entero.

«A la hora de pensar la parte productiva de nuestra organización, nos enfocamos en diversas estrategias. Ha contribuido en esto la mirada cubana junto al enriquecimiento de la parte organizativa y en la comprensión de los recursos naturales como parte del medio ambiente y no como meras mercancías.

«Además, la experiencia histórica formada por el proceso revolucionario en Cuba nos legó la importancia de erradicar males como el analfabetismo».

LA LUCHA SIGUE

Brasil es un «continente» en sí mismo y tiene abundantes recursos naturales. La riqueza potencial contenida en sus aguas, tierras, biodiversidad litoral, diversidad climática y recursos minerales es muy grande. Sin embargo, millones de brasileños viven debajo de la línea de pobreza y otros tantos no tienen una alimentación suficiente.

«El Movimiento enfrenta muchos retos. Una reforma agraria resulta fundamental para la transformación social, económica y política de Brasil. Esta es una de las grandes batallas que aún tiene por delante esta organización: recuperar las tierras ociosas que están en manos de los latifundistas y las grandes transnacionales y devolverlas al pueblo», afirman Daniel y Marcelo.

Como movimiento, rechazan el agronegocio y el uso de los recursos naturales indiscriminadamente, por esta razón, consideran la Amazonia como una zona que debe ser preservada y nunca explotada con fines comerciales.

Esta organización de izquierda se encuentra en 24 estados de Brasil. Aunque su trabajo como organización comenzó en 1984, son herederos de luchas pasadas, concretadas luego de años de represión y masacre en las zonas rurales.

La actualidad política de su país se avecina difícil, pero ellos aseguran que seguirán su lucha.

Por Ana Laura Palomino García
Tomado de Granma

Foro de Sao Paulo en Cuba: Por la unidad y la integración de Nuestra América

Patricio Montesinos

En medio del convulso panorama que enfrenta Nuestra América por la intensa ofensiva que protagoniza la derecha regional con el aliento de Estados Unidos, Cuba se alista para ser la sede del XXIV encuentro del Foro de Sao Paulo, que agrupa a más de un centenar de partidos políticos de izquierda de este hemisferio.

La cita de La Habana, a celebrarse los venideros 15, 16 y 17 de julio, tendrá el reto de elaborar un nuevo Plan de Acción que logre frenar la arremetida conservadora en Latinoamérica y el Caribe, y prevalezcan la unidad, la integración y la paz, tan anheladas por los pueblos de la Patria Grande.

En conferencia de prensa ofrecida en la capital de la mayor de las Antillas, se adelantó que el referido XXIV cónclave estará dedicado especialmente al líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro, el más grande precursor de la integración y la solidaridad en la América nuestra.

Representantes de los partidos que integran el Foro de Sao Paulo y de otras fuerzas, además de movimientos sociales y diversas organizaciones, acudirán a La Habana para consensuar posiciones que le permitan al progresismo lograr una articulación eficaz ante los complejos desafíos actuales y futuros de la región.

Según se informó en la propia rueda de prensa, también serán invitados expresidentes, exprimeros ministros, así como agrupaciones de izquierda de Europa.

Cómo enfrentar la creciente violencia derechista, las acciones subversivas y agresiones de Washington para destronar a los gobiernos populares, la judicialización de la política y la guerra mediática que se le impone a la Patria Grande, entre otros retos, centrará los debates de la cita de Cuba

El Foro de Sao Paulo adoptó en su XXIII edición, escenificada el pasado año en Managua, Nicaragua, el denominado Consenso de Nuestra América, un documento de 24 páginas que recoge principios, propósitos, objetivos y prioridades, así como un diagnóstico de la realidad a transformar en favor de las mayorías.

Considerado el primer texto programático del Foro Sao Paulo, asume como principios la democracia y la justicia social, la libertad y el bien común, la paz y la ética, la seguridad ciudadana y la lucha contra la corrupción.

La unidad y la integración son elementos imprescindibles en el Consenso de Nuestra América, hoy más vigente que nunca en momentos en que Estados Unidos y la oligarquía a su servicio apuestan por enterrar el progresismo con el propósito de reimponer su dominio en la Patria Grande.

En Cuba, calificada históricamente como el faro de Latinoamérica y el Caribe, debe reimpulsarse a las fuerzas de izquierda en su largo y escabroso batallar por la conquista definitiva de la independencia y la integración de la región.

(Tomado del sitio web del capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad)

PPK NO TIENE MORAL PARA HABLAR DE DEMOCRACIA

Los movimientos sociales peruanos abajo firmantes, declaramos públicamente lo siguiente:

1.- El gobernante actual de Perú, Pedro Pablo Kuczynsky (PPK) no tiene moral alguna para ser el anfitrión de la próxima Cumbre de la OEA en Lima en abril próximo. Más aún cuando el tema central de esta cumbre es la lucha contra la corrupción y PPK en estos mismos días evade públicamente las investigaciones cada vez más incriminatorias de sus negociados lobbystas.

2.- Menos moral tiene aún, si es que esto es posible, para pretender hablar de democracia y dictadura en Venezuela, cuando hace apenas unos meses ha escapado a duras penas de la vacancia presidencial, pagando el precio desesperado de otorgar ilegalmente impunidad al peor dictador y genocida de la historia peruana, y quedar subordinado por entero a sus dictados políticos.

3.- No extraña entonces que forme parte del llamado grupo de Lima, agentes ideológicos de la derecha neoliberal, entre cuyas filas está el actual gobernante de Brasil, un golpista por el cual nadie, absolutamente nadie, ha votado para elegirlo nunca. El de Honduras, que hace unas semanas nada más llegó al cargo en medio de un público fraude y la desatada represión a su pueblo en las calles. El de Argentina, que mientras recorta los derechos sociales históricos de su pueblo y lo reprime salvajemente en las calles, re estrena las siniestras detenciones desapariciones de la dictadura argentina con el joven Santiago Maldonado.

4.- El de Colombia, que en estos mismos momentos traiciona los anhelos de paz de su pueblo con el asesinato impune de innumerables dirigentes sociales. El de Chile, que se hizo multimillonario mágicamente, de la noche a la mañana, cuando no había ni sombra de legalidad o controles, en los días más terribles de la dictadura militar, que dejó sin democracia y sin derechos humanos a su pueblo por 18 años.

5.- Y la guinda de la torta. El patrón colonial que digita y da órdenes a estos nuevos yanaconas. El impresentable Donald Trump. Guerrerista que en estos mismos momentos arroja bombas sobre niños en al menos una decena de países. Público racista, xenófobo y misógino. Que se permite ningunear y humillar públicamente a estos mismos gobernantes subordinados. Negacionista del cambio climático. Enemigo de la humanidad.

6. Estos son los que pretenden decirnos qué es y qué no es democrático en Venezuela. Juzgue cada cual si podrá o no creerles.

7. Nadie se engañe. Es una hora histórica y crítica para los pueblos. O regresamos a los peores tiempos en que la OEA fungió como ministerio colonial norteamericano, expulsando, por ejemplo, a la Cuba de Fidel y avalando a sanguinarios dictadores como Pinochet y Somoza. O cortamos las cadenas indignas de la cobardía y la conformidad para construir soberanamente la felicidad de nuestros pueblos.

Trump, te esperamos en las calles, para repudiarte, por guerrerista, racista, xenófobo, misógino y negacionista del cambio climático.

¡No pudieron con Cuba, no podrán con Venezuela!

¡Fuera PPK, fuera PPK y fuera PPK!

CAPÍTULO PERÚ DE LA ARTICULACIÓN CONTINENTAL DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES HACIA EL ALBA
Federación Regional de Rondas campesinas, Indígenas y Urbanas de Cajamarca – Movimiento Comunitario Alfa y Omega – Movimiento Nacional de Mujeres Todas Somos Micaela – Movimiento Mundo Verde – La Junta – Juventud Comunista del Perú – Patria Roja – Bloque Nacional Popular – BNP – Vamos Pueblo – Inkarri TV Cusco – Partido Comunista Peruano – Movimiento de Acción Socialista – Norte Progresista

Declaración final de la Asamblea del Capítulo ALBA – Haití

Del 8 al 11 de febrero de 2018 en Papay, las organizaciones miembros del capítulo ALBA – Haití nos hemos reunido en el Centro de Formación Nacional de los cuadros campesinos para avanzar en la estructuración organizacional del capítulo. En esa ocasión hemos pasado más de una jornada de reflexión y de autoformación con respecto a la visión socialista y la evolución histórica de la actualización de ALBA Movimientos en el continente. La Asamblea trabajó sobre el reforzamiento del funcionamiento del capítulo[LC1] , así como sobre el desarrollo de un plan de trabajo conjunto para el período 2018-2019.

Dichas organizaciones reunidas en Papay reforzaron su compromiso para con la lucha permanente para cambiar esta sociedad basada en la lógica de la explotación. Esta explotación está destruyendo la mayoría de los Pueblos de los países de nuestra América. En esta batalla hasta la victoria final para instaurar un poder popular, son los trabajadores y las masas explotadas que han de tomar el poder. Así llegaremos a la sociedad socialista. Trabajamos en coherencia con la línea internacionalista solidaria y queremos afirmar nuestra presencia solidaria para con las batallas de todos los pueblos del continente que luchan por su liberación.

Desarrollaremos un proceso de formación política e ideológica para permitir a todos comprender las causas de la actual miseria, para tomar conciencia de las formas de lucha para salir de esta situación deplorable y para construir un pueblo libre en un país soberano. Este proceso de formación política debe estar acompañado de una nueva estrategia de comunicación popular donde las capas explotadas puedan expresarse. Así, van a poder dialogar con otras categorías de explotados de Haití como así también de otros países. Entre tanto, van a crear un espacio que les va a permitir construir un pensamiento crítico respetando sus culturas. Denunciamos todas las manipulaciones empleadas por los medios de comunicación dominantes del sistema capitalista para engañarnos y hacernos perder nuestra identidad.

Defendemos a la Madre Tierra y todos los bienes de la naturaleza. Nos oponemos a todas las formas de pillaje, destrucción y explotación que el sistema capitalista impuso priorizando el dinero y las ganancias antes que la vida. Defendemos el derecho de la Madre Tierra mientras construimos otros tipos de relaciones en la sociedad, en la economía y en el medio ambiente.

Luchamos sin cesar para construir soberanía alimentaria, energética, tecnológica y financiera de los Pueblos Latinoamericanos y del Caribe. Apoyamos la economía campesina agroecológica en su batalla para frenar la explotación minera e impedir que las empresas transnacionales y los terratenientes acaparen sus tierras. Apoyamos también la lucha para una reforma agraria popular e integral donde la gente que trabaja la tierra sea dueña de la misma.

Nosotros del capítulo ALBA-Haití, estamos construyendo y reforzando nuestro trabajo en una lógica económica popular solidaria. Así las riquezas del trabajo colectivo que producimos van a ser repartidas de manera igualitaria entre la gente que trabaja para crear dichas riquezas. Estamos trabajando para el desarrollo de nuestras comunidades donde colocamos los valores de uso de los bienes por encima de los valores de cambio. Decidimos seguir con el trabajo para desarrollar más iniciativas económico-sociales y solidarias que nos permitan construir experiencias económicas basadas en la equidad y la solidaridad. Lo estamos haciendo en el seno de las cooperativas, las mutuales solidarias y otras empresas no atadas a las patas de las mesas de los patrones capitalistas.

Estamos luchando para reforzar nuestros movimientos feministas. Pues vemos cómo la globalización neoliberal golpea a las mujeres y las empuja a la miseria. También estamos luchando sin cesar para defender los derechos de las mujeres, y oponiéndonos a todas las formas de violencia que están sufriendo simplemente por ser mujeres. Además luchamos en contra de todas las formas de organización donde las mujeres no encuentran su lugar.

Estamos luchando para construir una sociedad democrática donde es el pueblo que decide la forma de organización social, política y económica que desea para poder vivir en armonía. En ese sentido, denunciamos todas las maniobras que violan los derechos políticos del pueblo haitiano, sobre todo cuando se le impide elegir libremente a sus dirigentes en las elecciones, como así también cuando dejan de lado las conquistas democráticas enmarcadas en la Constitución de 1987. Debemos enfrentar a todos los sectores que quieren volver a la dictadura. Jamás estaremos de acuerdo con un sistema presidencial autoritario. Hemos comprobado cómo nos han impuesto un presupuesto criminal para el año 2017-2018, a pesar de todas las movilizaciones en contra que hemos llevado a cabo durante el último trimestre del año 2017.

Reconocemos la existencia de una serie de obstáculos que nos impiden avanzar más rápidamente en la lucha por la liberación de Haití que está sumergido en la miseria, la explotación, la corrupción, la dependencia y la dominación de un Estado que trabaja para una pequeña minoría de familias de la oligarquía. Un Estado que se encuentra bajo las órdenes de las potencias imperialistas. Somos conscientes que nuestros movimientos sociales reivindicativos tienen mucho trabajo por realizar para construir la unidad entre nosotros. Estamos trabajando para desarrollar una nueva estrategia de comunicación capaz de establecer un clima apropiado entre nosotros. Entre tanto, estamos desarrollando un trabajo de formación política e ideológica que nos permita comunicarnos mejor con la población.

Trabajamos para construir la unidad entre diversas fuerzas que luchan para un cambio total en el país. Estamos construyendo la soberanía popular donde es el pueblo haitiano es quien debe controlar los recursos del país y poner fin al pillaje que se está haciendo de nuestras riquezas.

Revisamos los objetivos estratégicos y principios del ALBA que representan los fundamentos de dicho movimiento. Adherimos a esos principios.

Estamos reforzando la solidaridad internacionalista apoyando las luchas que llevan a cabo los Pueblos en América Latina y el Caribe en contra del imperialismo y de las políticas neoliberales. En ese sentido, saludamos la resistencia extraordinaria del pueblo de Cuba. Desde la revolución de 1959 está demostrando que es posible construir una sociedad capaz de dar respuestas a las necesidades de sus habitantes en una lógica de dignidad e igualdad. Cuba sigue resistiendo mediante una maravillosa experiencia de construcción socialista. 59 años después lleva bien en alto los principios de fraternidad aportando su colaboración a otros pueblos mediante una cooperación solidaria en los campos de la medicina, educación, agricultura, etc. Saludamos la enorme contribución de los médicos cubanos que luchan en contra de las enfermedades al lado del pueblo haitiano. Cuba también está presente en diversos otros campos como por ejemplo recibe a varios centenares de jóvenes haitianos para su educación universitaria. Mientras saludamos la solidaridad del pueblo de Cuba, denunciamos también todas las agresiones de los países imperialistas en contra de nuestros hermanos y nuestras hermanas de Cuba, en particular exigimos el fin del bloqueo ilegal y criminal impuesto por el imperialismo norteamericano sobre este país desde 1962.

Saludamos a la revolución bolivariana que demuestra que es posible que un pueblo puede enfrentar a los países imperialistas, y decidir abandonar las políticas de dominación neoliberal. Saludamos la hermosa herencia de Hugo Chávez Frías y defendemos al gobierno de Nicolás Maduro que actualmente está enfrentando las agresiones de las potencias imperialistas. Por otra parte está desarrollando una linda experiencia de construcción democrática en relación a la cuestión de los poderes comunales y de la Asamblea Nacional Constituyente. Pedimos que en todo el continente se pueda decir la verdad sobre lo que está ocurriendo en Venezuela y acerca de la batalla en contra de las propagandas de los países imperialistas.

El programa Petro Caribe es un hermoso ejemplo de cooperación solidaria que permite a muchos países de la región del Caribe resistir ante la crisis del sistema capitalista y resolver varios problemas de infraestructura. En Haití el dinero de Petro Caribe ha servido a los intereses de la oligarquía que acaparó ese dinero en función de los intereses personales de algunas familias. Junto al Pueblo haitiano denunciamos a los ladrones y exigimos identificar a todos esos criminales, que devuelvan lo robado y sean condenados por la justicia. Es en este mismo sentido que apoyamos la batalla de los Pueblos del Caribe que están pidiendo justicia y reparación para los crímenes perpetrados durante la esclavitud por las potencias colonialistas europeas.

Saludamos el hermoso esfuerzo que se está desarrollando hace ya algunos años en Colombia para establecer la paz y denunciamos los asesinatos de algunos antiguos guerrilleros de las FARC y del ELN como así también de dirigentes de organizaciones sociales. Denunciamos el asesinato de Jesús Orlando Grueso Obregón y el de Jonathan Cundumi Anchino militantes de derechos humanos y miembros de Marcha Patriótica. Ellos cayeron bajo las balas asesinas el 8 de febrero de 2018, como ocurre a diario a varios centenares de defensores de derechos humanos con el objetivo de bloquear el proceso de paz. Pedimos justicia y reparación para las familias de las víctimas y exigimos el fin de las violencias y los asesinatos contra los militantes de derechos humanos y los pueblos indígenas de todo el continente. Al mismo tiempo, pedimos al gobierno de Colombia que respete el territorio de Venezuela y suspenda todas las operaciones militares y paramilitares en la frontera entre los dos países.

Hace ya varios años, que el imperialismo y las fuerzas de derecha vienen luchando para retomar el control del continente por todos los medios. Así, ocuparon militarmente Haití, instalaron bases militares en varios lugares, perpetraron golpes de estado en Brasil, Paraguay y Honduras, y acaban de robar la elección en Honduras. Esa ofensiva se basa en todas las formas de agresión contra los trabajadores y la intensificación de la dependencia y la dominación de nuestros Pueblos. Pedimos a los Pueblos latinoamericanos que se mantengan vigilantes para poder seguir resistiendo como lo están haciendo para derrotar los planes de recolonización, mientras retoman el camino de la construcción de la soberanía y de la libertad. Mantendremos la herencia de Fidel Castro, Che Guevara, Charlemagne Péralte, Augusto César Sandino, Emiliano Zapata, Hugo Chávez Frías, Jean-Jacques Dessalines y varios otros revolucionarios que lucharon durante más de 500 años para defender nuestras tierras y nuestra dignidad. El año 2018 es un año importante, ya que hay elecciones presidenciales en Brasil, México, Venezuela, Costa Rica, Cuba… En todas esas batallas electorales tenemos que juntar nuestras fuerzas para enfrentar a los enemigos de las clases populares.

¡Viva la batalla antiimperialista en nuestra América!

¡Viva el Movimiento Social para construir el ALBA!

¡Viva la lucha por la libertad y la soberanía del Pueblo de Haití!

¡Viva todo trabajo internacionalista solidario para conectar las batallas que estamos librando por la liberación de todos los Pueblos del continente y de la tierra!

La historia no debe repetirse

Compañeras y compañeros que desde América Latina contemplan atónitas/os y en directo, día tras día, la crónica anunciada y consumación en la práctica del fraude electoral en Honduras. Fraude que no es otra cosa que otro nuevo golpe de estado (tras el sufrido en 2009), al que ahora los analistas políticos le han denominado sutilmente “golpe blando”. Desde el 26 de noviembre se reporta a la fecha que 20 hondureños han sido asesinados, más de un centenar ha sido detenidos por los cuerpos de seguridad, sobre todo, por la Policía Militar y Ejército, se reportan más de 500 violaciones graves de derechos humanos.

Desgraciadamente en Honduras, como en muchos otros países de nuestra Patria Grande latinoamericana, sabemos muy bien lo que es vivir un fraude. Y lo sabemos porque vivimos cada día y desde hace más años de los que somos capaces de recordar en este impuesto y mal llamado “sistema democrático”, donde el sistema es en sí mismo un “gran fraude histórico” al que las organizaciones sociales y populares de Honduras hemos denunciado sistemáticamente como esa “gran mentira” que nos negamos tercamente a reconocer o aceptar.

Esto que algunos llaman democracia, encierra una falsedad y una injusticia tremenda. Es todo un sistema perfectamente tramado para la dominación de los pueblos por parte de las élites políticas, económicas, religiosas, militares y financieras, tanto de las oligarquías y capitales nacionales como transnacionales. Ellos son el poder detrás de nuestros gobiernos y de nuestros Estados. Sabemos que su democracia es solamente una ficción que enmascara la dictadura económica.

Pero esta breve lección básica de historia cotidiana en América latina (y gran parte del mundo) tiene un agravante en esta nuestra querida tierra hondureña al que hay que prestar atención especial, porque sus consecuencias afectan a todo el continente. Ya lo vivimos y denunciamos en 2009, y hoy la historia se repite. Y se trata de evitar que la historia se vuelva a repetir en el futuro.

Honduras fue el terreno elegido en 2009 por la derecha neoliberal del continente, y sus socios transnacionales a nivel mundial, como laboratorio donde experimentar sus políticas represivas cuando sintieron que los intereses de su proyecto global estaban en riesgo. Los movimientos sociales y populares no logramos contrarrestarles en aquel momento y su golpe de estado se consumó y, desde entonces, se consolidó. Lo que se nos vino después en todo el continente todas/os los sabemos y lo sufrimos: golpes suaves, golpes democráticos, golpes institucionales… o como les queramos llamar; en Ecuador, Paraguay, Brasil, Argentina…

En Honduras, aquel éxito que obtuvieron en 2009 trajo consigo el aumento sustancial de la corrupción estatal, el saqueo de las ya de por si débiles instituciones del estado y sobre todo un nuevo modelo de gobernanza que relaciona represión, inseguridad, narcoactividad, asesinatos, desapariciones, torturas, amenazas, desigualdad, pobreza y la venta a pedacitos del territorio nacional. El vil asesinato de Berta Cáceres en 2016 y de cientos de defensores/as del territorio, son los ejemplos más dramáticos de que su codicia no tiene límites. Su objetivo último es la mercantilización y puesta en venta de todos los bienes naturales, materiales y hasta humanos. Es el neoliberalismo, el patriarcado, el racismo y la colonización llevados a su máxima expresión.

En 2017 Honduras es de nuevo el epicentro geopolítico del laboratorio experimental del neoliberalismo mundial. Si permitimos que de nuevo en Honduras triunfe su experimento, ahora de un descarado fraude electoral ante los ojos del mundo, con observadores internacionales de la OEA y de la Unión Europea presentes, etc… no es difícil proyectar cual será la estrategia que de seguro implementarán en el futuro cuando lo consideren necesario en cualquiera de nuestros países.

Las consecuencias que nos tocaría enfrentar en Honduras de consolidarse el fraude actual, al igual que desde cualquier otro país que en el futuro sea objeto de una situación similar, serían la profundización y radicalización sistemática de lo que hemos venido sufriendo en Honduras desde el golpe de 2009.

Por todo ello es fundamental redoblar los esfuerzos desde todos los movimientos sociales y populares del continente y del mundo. Reiteramos nuestro llamado a las organizaciones sociales, populares e internacionales fraternas a acompañar al pueblo hondureño que sigue luchando contra el autoritarismo y la militarización de la dictadura cívico militar dirigida por Juan Orlando Hernández.

Les exhortamos a denunciar y movilizarse en sus países en solidaridad con nuestra lucha de liberación mediante las siguientes acciones:
1. Presionar para que los gobernantes de sus países se pronuncien contra este Golpe electoral, el cual seguramente sera replicado a lo largo de latinoamerica y el mundo.
2. Exigirle a la OEA, ONU, UE, USA, respeto a la voluntad del pueblo soberano, quien se expresó mediante elecciones democráticas el 26 de noviembre y su elección fue por Salvador Nasralla.
3. Exigir castigo a los culpables, por la sistemática violación de los DD.HH del pueblo hondureño que se incremento a partir del 26 de noviembre del 2017.

Finalmente expresarles que este pueblo heroico, desde el 26 de noviembre se mantiene en las calles, en las carreteras, en todos los rincones del país, luchando y resistiendo contra este dictador, para garantizar el ejercicio de la democracia.

Honduras 11 de Diciembre del 2017

¡No podemos permitir que la historia se repita!!!!!

¡Sólo el pueblo, salva al pueblo!

¡Abajo la dictadura!

¡Democracia real ya !!!”

Indignación en Colombia

La semana que culmina nos dejó una nueva jornada de indignación en el país; miles de hombres y mujeres del campo y la ciudad decidieron lanzarse de nuevo a calles y carreteras para mostrar su descontento con las políticas del gobierno de Juan Manuel Santos, pero no solo de él sino de lo que han sido históricamente las decisiones y acciones de quienes han hecho del ejercicio del poder un mecanismo para saciar sus propios privilegios.

La exigencia de mejores condiciones de salud y educación, del cumplimiento de los acuerdos una y otra vez firmados por los distintos gobiernos con las comunidades que de manera permanente son incumplidos y pisoteados por las élites gobernantes, la lucha por garantías para la participación, la denuncia y visibilización del asesinato de líderes y líderesas sociales y defensores de derechos humanos, el rechazo al modelo económico extractivista, la exigencia de la implementación de los acuerdos del Gobierno y las FARC y de la participación social en la mesa del ELN y el Gobierno estuvieron entre las fuertes razones que enarbolaron campesinos, indígenas, mujeres, estudiantes, trabajadores y trabajadoras estatales, maestros y pobladores urbanos para levantar en un solo tono su grito de Indignación.
*
La Indignación se mantiene y avizora mayores luchas.*
Esta nueva jornada evidencia que el descontento de amplios sectores sociales se mantiene; si bien esta semana de la indignación no tuvo la fuerza quizás que la Minga del 2016 ni de los paros agrarios, mineros y de transportadores que le precedieron de 2013 al 20015, es bastante significativo que pese a la criminalización de la protesta social con la entrada en vigencia del nuevo código de policía, más la represión ilegal ejercida por el neoparamilitarismo sembrando el terror, la incertidumbre y el desconsuelo entre las comunidades organizadas, aún persista la dignidad popular y se manifieste en las calles expresando que no se dejará amedrentar en su lucha por la paz con justicia social.

En esta ocasión, ante el evidente esfuerzo de los medios masivos de comunicación alinderados al poder de las élites, se movilizó la comunicación alternativa y popular para visibilizar las acciones de las comunidades en los territorios; la voz de campesinos, indígenas y mestizos se hizo escuchar por los diferentes medios que las mismas comunidades y organizaciones sociales impulsan para expresar sus problemáticas, sus luchas y sus propuestas. También surgieron creativas y alegres maneras de movilizarse, con batucadas, comparsas, danzas, cantos cargados de indignación pero que aun así no renuncian a la alegría como un acto de rebeldía contra quienes quieren seguir sembrando de guerra los territorios.

Más importante aún es que esta jornada que tuvo su momento cúspide en la movilización del 12 de octubre, permitió que múltiples sectores que de una u otra manera han actuado solos durante estos años, se juntaran para hacer más fuerte su grito. De allí que las centrales obreras, los indígenas, campesinas, movimientos sociales y políticos agrupados en la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, La Coordinadora de Organizaciones Sociales y el Comando Nacional Unitarios tuvieran la osadía de ponerse de acuerdo para lanzarse juntos a esta jornada que deja en proyección nuevos escenarios de lucha, organización y movilización para el campo popular.

Por tanto, aunque numéricamente esta jornada no tuviese la espectacularidad de otras, el balance es positivo en cuanto permitió juntar más sectores, pero también más luchas y propósitos y dejar sobre la mesa los anhelos y proyecciones comunes de los sectores movilizados.

Que el descontento se transforme en Indignación y Rebeldía
Son varios los retos que tiene ahora la movilización popular. En primer lugar, es indispensable dar continuidad a los esfuerzos de movilización y organización de cada sector, a la vez que se confluye con quienes en esta jornada no estuvieron en calles y carreteras pese a tener razones para haberlo estado. Esto demanda mayor dialogo, capacidad de escucharnos, encontrar propósitos y caminos comunes; en tal sentido mantener y nutrir los espacios de confluencia, coordinación y articulación será indispensable para elevar los niveles de movilización y acción de las organizaciones sociales, sindicales y políticas de la clase popular.

Un reto mayor está en tener la capacidad de traducir el descontento generalizado de la población tanto con el gobierno nacional como con la clase política dirigente que históricamente ha gobernado; transformar el descontento en indignación popular y rebeldía. Para nadie es un secreto que en las esquinas, en los buses, en las cafeterías, en el cultivo, en la obra y hasta en la casa, la voz de cada hombre, mujer, joven y viejo expresa su inconformismo, su queja permanente por el costo de vida, por los precios de los alimentos, por el pésimo servicio de salud, por la nefasta movilidad de las ciudades, por la mala y costosa calidad de la educación pública, por las altas tarifas de los servicios públicos, por la inseguridad generalizada producto de las desigualdades sociales. Pero todo ese descontento no necesariamente se ha traducido en acción transformadora por parte de la gente de a pie. Al contrario, tal molestia generalmente se ha traducido en conformismo que lleva a la quietud; claro está que ello es producto también de los hábiles mecanismos que las mismas clases dominantes desarrollan para mantener adormecida a la gente, pero no libra de responsabilidad a los sectores organizados que luchamos por la transformación social, de nuestra incapacidad para seducir, enamorar y acercar a las mayorías descontentas pero inactivas.

De allí que un tercer reto esté en la capacidad de generar nuevas y variadas formas organizativas, que trasciendan las que comúnmente conocemos y que en muchos casos no resultan atractivas para la gente trabajadora de este país. No se trata solo de cualificar la organización específica de cada sector, sino de ser capaces que esos millones de colombianos y colombianas que solo se sientan al frente de un televisor, un celular o un computador y que solo gritan ante un gol, sientan que su voz no solo puede ser escuchada sino que sus problemas cotidianos, esos que son causados por el modelo político y económico al que estamos sometidos, pueden ser discutidos, trabajados y superados colectivamente y para ello el gran reto está en desatar la participación como acción transformadora.

Desatar la Paticipa-Acción para que la indignación dé sus frutos
Si bien los acuerdos alcanzados entre el Gobierno nacional y las FARC no son todo lo que esperaríamos para mejorar las condiciones de vida del pueblo colombiano, allí existen muchos elementos que es necesario defender y luchar por su implementación, porque también allí están expresadas demandas históricas de los sectores sociales. Muchas de las cosas allí plasmadas van en la dirección de garantizar unos derechos mínimos que cualquier sociedad medianamente democrática debería tener y que en nuestro caso ni siquiera se aplica y pese a haberlo firmado, el Gobierno se la juega por desconocerlo e incumplirlo; por ello, exigir que se cumpla lo pactado, que el gobierno no le haga más trampas a la implementación, ni le tuerza el cuello a lo firmado es una obligación para el conjunto del movimiento popular.

Y es también una oportunidad y una tarea del campo popular disputarse el escenario de participación que abren los diálogos del ELN y el Gobierno Nacional. Allí tendremos que meternos, desatar la participación no solo de quienes ya están organizados en sindicatos, asociaciones, colectivos, movimientos políticos y sociales, sino de todos y cada uno de los colombianos que tienen algo para decir, exigir y proponer para hacer que hayan cambios que posibiliten la construcción de la paz con justicia social. Se trata entonces de darle continuidad a lo ya acordado en la Habana, defender su implementación, pero profundizar en la lucha para que los futuros acuerdos en la mesa de Quito puedan arrojar mucho más.

Sin embargo, la participación no puede detenerse allí, ni limitarse a los escenarios de implementación y negociación con las insurgencias. Es necesario que la participación trascienda el mero debate, la discusión, el diagnóstico de problemáticas y la lluvia de propuestas. La participación tiene que desatar a su vez la acción transformadora, que lo que la gente dice que tienen que ser los cambios para construir la paz, sea a su vez la acción que realicemos colectivamente para lograrla; no bastará con decir que nos oponemos al modelo minero energético, sino ser capaces de frenar su implementación en los territorios, no bastará que digamos que la salud y la educación están mal, si a la vez no nos organizamos y movilizamos para que se garanticen como bien social con plenas condiciones, no bastará que digamos que nuestros gobernantes son pésimos, sino somos capaces de elegir a otros que salgan de nuestros procesos y sean garantía de luchar por lo que siempre hemos defendido; no bastará con indignarnos, será necesario transformar.

Si, parece difícil que desde estas recientes jornadas de indignación se asuman estos retos, pero el momento del país no nos exige menos. Cada jornada, cada mitin, cada bloqueo, cada marcha, cada paro, cada minga debe estar encaminada a hacernos más fuertes, a sumar más voluntades, a lograr que el descontento se traduzca en rebeldía y que la rebeldía nos permita, desde abajo, abrir los caminos del país que nos merecemos.

Tomado http://congresodelospueblos.org

Llamamiento al “Encuentro Continental por la Democracia y Contra el Neoliberalismo”

Montevideo, 16 al 18 de noviembre, 2017

Nosotros movimientos y organizaciones y diversas expresiones organizadas del campo popular de la región, hemos venido sumando voluntades desde noviembre de 2015 cuando en el Encuentro de La Habana nos convocamos para conmemorar 10 años de la Derrota del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), pero sobre todo para construir una pauta unitaria que nos permitiera enfrentar la ofensiva de los sectores conservadores y del capital en el continente.

Luego de haber compartido nuestros saberes colectivos, nuestras tradiciones de lucha y desarrollado una labor de formación, sensibilización y construcción colectiva de una agenda para la acción y la movilización, nos hemos convocado para el “Encuentro de Montevideo”, que nos permita seguir acumulando conocimientos y saberes sobre el momento que vive la Región y el mundo, la forma en que la lógica del capital se apropia de la vida de las personas y de los bienes de la naturaleza, la manera en que las grandes corporaciones y las grandes potencias se benefician de la concentración de la riqueza y de la exclusión de las mayorías y la forma en que estos poderes se conjugan para atacar la democracia y la soberanía de los pueblos.

Nos encontraremos para compartir nuestras experiencias de lucha y resistencia en los territorios, en los lugares de trabajo, en las comunidades y en los diversos espacios desde donde mujeres y hombres se afianzan en su empeño por construir una referencia del proyecto de justicia, inclusión, tolerancia y respeto, que pueblos y naciones reclaman.

Sobre todo nos juntaremos para construir una pauta de movilización y lucha que nos encuentre unidas/os desde nuestra diversidad, capacidad y presencia organizada en los países y territorios, en las comunidades, lugares de trabajo y estudio y demostrar que frente a la ofensiva ultraliberal, conservadora, reaccionaria e imperialista, los pueblos del continente continuamos en lucha, construyendo un proyecto alternativo de solidaridad, integración y soberanía. La “Jornada Continental por la Democracia y Contra el Neoliberalismo” como proceso en construcción, nos encontrará en Montevideo para profundizar en nuestras visiones compartidas, sumar nuevas voces y ampliar el protagonismo diverso que representamos.

Vengan todas y todos a Uruguay, las organizaciones sociales uruguayas y el pueblo de Montevideo nos convocan a la celebración de nuestras victorias, a la construcción de nuestro proyecto de pueblo soberano y a la acción unitaria para la movilización y la lucha.

COPINH comunica que los bancos FMO y Finn Fund han confirmado que se retiran oficialmente del asesino proyecto Agua Zarca mediante una llamada a la organización

Sin embargo, denunciamos que el FMO y Finn Fund han ignorado las recomendaciones del COPINH acerca de una salida responsable. Al contrario siguen promoviendo un proceso de toma de decisión sobre un proyecto hidroelectrico que pueda generar más violencia y represión. Este proceso contempla la impunidad por los asesinatos y crimenes cometidos y la invisibilización de la responsabilidad de la empresa DESA y el estado de Honduras por la violencia en la zona. El COPINH denuncia que ese proceso ya ha sido rechazado por el pueblo Lenca de Rio Blanco y que el COPINH ha informado al Banco FMO y su consultor de los problemas graves con ese proceso en multiples ocasiones, sin embargo, nos han ignorado.

De igual forma, en su declaración publica el FMO y Finn Fund no consideran sus responsabilidades por la muerte y violaciones de derechos humanos que han resultado del proyecto. Seguimos exigiendo que los bancos reconozcan sus responsabilidades y que soliciten perdón a las comunidades afectadas y al COPINH, lo cual se han negado hacer.

Agradecemos a las organizaciones amigas que nos han acompañado en esta lucha en contra del financiamiento de la muerte en nuestras comunidades y les invitamos a seguir exigiendo justicia, verdad, y reparación.

Fuente: COPINH

VERSIÓN EN INGLÉS

*COPINH communicates that FMO and Finn Fund have confirmed their official exit from the murderous Agua Zarca Project *

The banks’ exit responds to the denouncements and indefatigable struggle the communities organized in COPINH have carried out against the financing by banks of projects that openly violate the rights of Lenca communities and have been imposed and developed through the murder of leaders like Berta Caceres and Tomas Garcia.
This exit has been a long and difficult process where COPINH has been constantly ignored and invisibilized. The exit of the banks is a victory for communities organized in defense of the sacred Gualcarque River and the rights of the Lenca people. This victory is a product of cosmic justice/reckoning in which our ancestors have accompanied us constantly.

However, we denounce that the FMO and Finn Fund have ignored COPINH’s recommendations about a responsible exit. To the contrary, the banks continue promoting a decision-making process about a hydroelectric dam project that could generate more violence and repression. This process contemplates impunity for the murders and crimes committed and the tries to make invisible the responsibility of DESA and the state of Honduras for the violence in the region. COPINH denounces that this process has already been rejected by the Lenca people of Rio Blanco and that COPINH has informed FMO and their consultant of the serious problems with this process on multiple occasions, however, they have ignored us.

In the same way, in their public declaration, FMO and Finn Fund do not consider their responsibility for the death and human rights violations that have resulted from the project. We continue demanding that the banks recognize their responsibility and that they apologize to the affected communities and COPINH, which they have refused to do.

We thank the organizations that have accompanied us in this struggle against the financing of death in our communities and we invite you to continue to join us in demanding justice, truth, and reparation.

¡Ganó Berta! Cierran proyecto hidroeléctrico “Agua Zarca”

Tegucigalpa. La decisión de suspender el polémico proyecto hidroeléctrico trascendió el pasado fin de semana, pero fue hasta hoy lunes que entró en vigencia de manera oficial. Esta medida pone final a una historia trágica en Honduras que ha dejado tras de sí la muerte de varios indígenas y líderes del pueblo Lenca, entre otros, la reconocida Premio Goldman, Berta Cáceres.

A través de comunicado, la corporación Desarrollo Energéticos Sociedad Anónima (DESA), notificó que la suspensión del proyecto contribuirá a la reducción de conflictos en la zona donde se ubica el río Gualcarque, occidente de Honduras, donde se había fijado la base de este proyecto hidroeléctrico que produciría 21 megavatios de energía limpia.

Asimismo en el documento, DESA ha manifestado que una parte de la comunidad estaba a favor de este proyecto porque ha generado empleos directos en algunas zonas de los departamentos de Santa Bárbara e Intibucá.

La empresa dejó constancia que pese a la cancelación de la inversión, continuarán su inversión social en las comunidades del occidente para seguir mejorando la infraestructura y calidad de vida.

La líder ambientalista Berta Cáceres junto al Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) se opusieron férreamente a la implementación de éste proyecto debido a que amenazaba el patrimonio natural, cultural, económico y hábitat funcional del pueblo lenca.

Cabe recordar que la polémica entre la comunidad y las represas se agudizó luego que el 3 de marzo de 2016 individuos ingresaron en la medianoche en la casa de Cáceres para atacarla con varios disparos que le arrebataron la vida a la mundialmente reconocida ambientalista hondureña.

La comunidad nacional e internacional sigue observando al gobierno hondureño y de manera constante exigen castigo para los autores intelectuales del asesinato de Berta, de hecho, en el Congreso de Estados Unidos se impulsa la “Ley Berta Cáceres para la defensa de los derechos humanos en Honduras”.

La familia de la ambientalista se ha pronunciado con relación al cierre del proyecto hidroeléctrico y ve la decisión como un triunfo de Berta Cáceres y del pueblo Lenca, una hija de la fallecida había advertido a DESA: “Te vas porque te vas”, mientras demanda el esclarecimiento definitivo y castigo para todos los ejecutores del crimen que cegó la vida de una mujer que se distinguió como defensora del ambiente, por eso lo llaman “Guardiana de los ríos”.

Fuente: El Libertador