Convocatoria al concurso y evento de periodismo joven Ania Pino 2016

Caminos

Las obras a concursar pueden reflejar cualquier temática de actualidad. Se aceptarán obras publicadas o no. El concurso estimula sobre todo la búsqueda temática y formal. Podrán participar jóvenes con vocación periodística. Las obras pasarán por un comité de selección y las finalistas serán contactadas por el comité organizador. La edad límite es 30 años.
Se premiarán las 5 mejores obras audiovisuales de cualquier género periodístico.(Documental, Reportaje, Crónica, Testimonio, Comentario, Noticia, Series, Programas informativos u otros) y entre ellas se decidirán DOS GRANDES PREMIOS, así como las menciones que el jurado considere necesarias.

Se otorgarán además premios a: – Guión – Fotografía – Montaje – Banda sonora – Trabajos periodísticos de experimentación audiovisual.
-Trabajos de carácter periodístico hechos en video por niños y adolescentes – Obras audiovisuales para la Web – Periodismo ciudadano (imágenes grabadas con cámaras no profesionales editadas o no).

PREMIOS COLATERALESANIA PINO IN MEMORIAM”
La Comisión Nacional Cubana de la UNESCO entregará un premio especial a aquel trabajo que mejor refleje la labor realizada por Cuba para la implementación y desarrollo de los diferentes programas que promueve la UNESCO en los sectores de Educación, Cultura, Ciencias y Comunicación e Información.

Se entregará además el premio ÚNETE de la Campaña de las Naciones Unidas para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, que otorga el Sistema de las Naciones Unidas en Cuba.

El Canal Habana reconocerá los trabajos referentes a las ciudades y comunidades. El Centro Pablo de la Torriente Brau premia las obras que aborden el rescate de la Memoria. La AHS, los trabajos relacionados con la vida de los jóvenes. La UPEC nacional premia las Tesis (Publicaciones comunicológicas de fundamentación teórica sobre el audiovisual). La Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba reconocerá los trabajos que reflejen la temática de la conservación y la restauración de obras con carácter patrimonial. El Centro Martin Luther King las de participación popular y trabajo comunitario. La Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) otorgará una beca para un taller internacional al realizador con mejores resultados.

Las obras pueden ser entregadas en Canal Habana (Mazón y San Miguel, Vedado, La Habana), la sede nacional de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC o sus delegaciones provinciales, así como por el Sistema Nacional de la Televisión).

MUESTRA AUDIOVISUALLATINOAMERICA HOY”
SE CONVOCA A COMUNICADORES LATINOAMERICANOS menores de 30 años, a participar en la muestra con Reportajes o Documentales, que reflejen la riqueza cultural, diversidad y complejidad del continente que somos. Las obras seleccionadas se exhibirán y debatirá durante los días del evento teórico. Los participantes pueden enviar el enlace para la descarga de sus obras al correo electrónico:
concursoaniapino@gmail.com (Los audiovisuales deben ser en idioma Español o subtitulado).

PLAZO DE ADMISIÓN: 30 de Septiembre de 2016.

Todos los trabajos se entregarán en formatos de video digital (MPEG, MPG4, AVID, MOV) acompañado de los siguientes datos del autor:

NOMBRE DEL REALIZADOR Y EQUIPO DE TRABAJO:
PROVINCIA:
PAIS:
EDAD:
AÑOS DE EXPERIENCIA:
CENTRO DE TRABAJO O ESTUDIO:
CATEGORÍA EN LA QUE ASPIRA AL PREMIO:
Otros datos del autor:
MERO DE CARNET DE IDENTIDAD o PASAPORTE:
DIRECCIÓN PARTICULAR:
TELÉFONO:
E-MAIL:

El jurado estará integrado por 5 profesionales de reconocido prestigio en el audiovisual cubano. La premiación se realizará al finalizar el Evento Teórico que tendrá lugar los días 4, 5 Y 6 de noviembre de 2016 y culminará en el Pabellón Cuba. El evento teórico incluye paneles para el debate, talleres de creación colectiva, cursos de superación y la exhibición de las obras participantes.

Para más información
concursoaniapino@gmail.com
concursoaniapino@canalhabana.icrt.cu
facebook/concurso Ania Pino

Universidades blancas

La Educación Superior cubana vive, desde hace años, la preminencia de un estudiantado de piel blanca. Cada vez menos negros o mestizos ingresan o permanecen en las casas de altos estudios. ¿Cuánto intervienen los procesos económico-sociales y contextos familiares en el proyecto educativo de estos sujetos? ¿Serán necesarias acciones o estrategias específicas, más allá de la gratuidad, para responder al fenómeno?

Cristian Herrera Torres no es una estadística, o sí. Depende. Si quisiéramos puede ser uno de los más de 1 410 000 graduados de las universidades cubanas desde 1959 hasta el 2015; o integrar ese 55,1 por ciento de egresados que en todo ese tiempo prefirieron las Ciencias Pedagógicas o Médicas para formarse en su educación terciaria.

Pero Cristian se resiste a ser una estadística. Si las probabilidades no fueran solo eso, probabilidades, cuentas matemáticas con un margen de error, ni siquiera hubiera formado parte de estos primeros datos.

Porque Cristian tenía —tiene— todo lo necesario para no ser un Licenciado en Pedagogía, para no haber egresado en el 2012 y hoy estar cerca de una Maestría y ya pensando un Doctorado. Porque Ortega y Gasset lo dijo: «yo soy yo y mis circunstancias». Y aún con una educación gratuita garantizada para todos y todas en el país, sin distinción por color de piel, credo o género, existen factores que inciden, más o menos, en el ingreso y permanencia en las casas de altos estudios de ciertos grupos sociales.

Las investigaciones así lo muestran. Los especialistas lo explican. Cristian también lo cree. Él lo vivió. Él lo pudo sobrevivir. Tenía suficientes impedimentos para no optar por la universidad: es negro, de bajos ingresos, sin padre y con madre ama de casa, sin recursos económicos, sin incentivo profesional… y vive cerca, muy cerca, de la «candonga» del barrio habanero de San Miguel del Padrón.

Pero Cristian se burló de Ortega y Gasset. Se hizo maestro. Cristian, a estas alturas, es más que un número.

Poner color a las estadísticas

Cristian, al final de su vida estudiantil, se sintió «extraño». A medida que avanzaba en los niveles de estudio, veía cómo predominaban estudiantes blancos en las aulas. «En el preuniversitario, éramos pocos negros, pero ya en la universidad solo fuimos dos en mi clase. Aunque no exista discriminación en la institución, te sientes descontextualizado, como pez fuera del agua».

Herrera Torres lo cuenta a su manera. Los estudiosos le agregan cientificidad: la Educación Superior cubana vive desde hace años la preminencia de un estudiantado de piel blanca. Los patrones nacionales exhiben, como tendencia, que son las mujeres blancas las que más ingresan a las casas de altos estudios. Dicho de otra forma: cada vez menos hombres negros o mestizos obtienen o culminan una carrera universitaria.

Los datos así lo afirman. Según el Prontuario 2015-2016, que reúne las estadísticas de la Educación Superior en Cuba, hoy estudian, en las más de cien carreras, 109 749 blancos (66,1%), 34 320 mestizos (20,7%) y 21 857 negros (13,2%).(1) Estas
dos últimas cifras han disminuido con el tiempo, como mostraron recientes pesquisas del Centro de Estudios Demográficos (Cedem). Los números convocan a interpretaciones, si se tiene en cuenta que, según el Censo de Población de 2012,
existe en Cuba un creciente proceso de mestizaje.

Y hay más. De acuerdo con investigaciones son mayoría porcentual los negros y mestizos que completan sus diez peticiones y no acceden a la universidad. Hay territorios más vulnerables que otros; en San Miguel del Padrón, en La Habana, por ejemplo, más del 45% de los estudiantes negros de nivel medio que llenan boletas no ingresan a la Educación Superior. En el caso de los mestizos, alrededor del 30 %. El número crece con los años. Y todas las provincias tienen su San Miguel.

El dilema tiene raíces históricas. Los 57 años de Revolución en Cuba parecen nada, ante los siglos de esclavitud, segregación, discriminación y marginación a los que fueron sometidas estas porciones de la población, todavía vulnerables.

Si bien el racismo fue arrancado de raíz de manera institucional a partir de 1959, existen brechas en la sociedad que continúan marcando la diferenciación por el color de la piel.

Heriberto Feraudy, presidente de la Comisión José Antonio Aponte, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) advierte sobre algunas de estas expresiones. «Por las desproporciones desde el punto de vista económico el ingreso a esta enseñanza, que antes fuera casi masivo, comenzó a disminuir. Amén de ser la educación gratuita, algunos miembros de las familias cubanas optaron por no acceder a ella. Resulta que algunos de los núcleos no podían —ni pueden—, sufragar otros gastos añadidos a dicho nivel, como los repasadores, el vestir, la alimentación, demandas tecnológicas…

«Tales condiciones han limitado el ingreso de cierta parte del estudiantado no blanco a las casas de altos estudios de todo el país —dijo Feraudy en entrevista previa a este reportaje —. Por otra parte, los medios de comunicación han legitimado estos constructos, debido a que ­determinados decisores se niegan a reconocer el problema y a discutir sobre él. En estos momentos el mayor prejuicio racial resulta la resistencia a combatirlo».

Aunque estas diferenciaciones han llamado la atención de algunos investigadores, como bien afirma Feraudy, siguen bajo la mirada discreta de los estudios y las prioridades educativas. Para asombro de muchos, se trata, como explica el etnólogo Tato Quiñones, de una situación que data de los ochenta, a pesar de acrecentarse con el Periodo Especial.

Vengo de «buena» familia… ¿y hacia la universidad voy?

Cristian no tuvo orientación familiar, ni un adecuado apoyo económico. Tampoco un profesor particular o una preparación extracurricular que, en muchos casos, permite emular con mayor posibilidad por otras especialidades. Huérfano de padre, vivía solo con su madre, ama de casa, sin conocimientos que le facilitaran orientar a un adolescente a tomar la decisión de su vida.

«Me ayudó a decidir un pastor de la Iglesia Bautista a la que asisto. A todos los jóvenes nos inculcaron seguir estudios. Nos asesoraron y enseñaron la importancia de un título universitario». Ya en el pre de Güira de Melena, Cristian había meditado sobre esa posibilidad. Se decidió por la Licenciatura en Español-Literatura.

Pero… ¿Hasta qué punto interviene la familia? ¿Cuánto influyen las condiciones sociales? ¿Qué significación tienen los procesos económicos en el proyecto educativo de las personas negras y mestizas?

Los especialistas apuntan: en el caso de la educación, las diferencias que se producen en los hogares repercuten en el momento de las y los jóvenes plantearse, no solo su posibilidad de ingreso a las aulas sino hacia qué tipo de estudios van a dirigir esfuerzos.

Según María Elena Benítez, investigadora del Centro de Estudios Demográficos (Cedem) de la Universidad de La Habana, a nivel de la dinámica demográfica de una
sociedad, las principales decisiones se gestan en el seno familiar; aunque tales eventos no ocurren de manera aislada.

«Las alternativas y opciones están condicionadas, también, por una estructura económica y social específica —aclara Benítez—. Por lo tanto, la familia influye y a su vez es influida por el entorno económico, social, cultural…, donde se desenvuelve su actividad».

Cuánto incide esto entonces si determinadas pesquisas, —como el estudio «Color de la piel según el Censo de Población y Viviendas del 2012 — muestran que las
familias no blancas son, con mayor frecuencia, las de menores recursos y niveles de escolaridad.

Por tanto, con asiduidad, estudiantes mestizos y negros llegan con desigualdades de conocimientos, ya que a lo largo de su recorrido estudiantil han aprovechado el currículo de manera desemejante. Y aún peor: como advierte Niuva Ávila, profesora de la Facultad de Sociología en la UH, «mientras más elite tenga la carrera y
mayor promedio demande, mayor estudiantado blanco encontramos en sus aulas».

A estas alturas del debate, definimos algunas de las condicionantes (personales y familiares) alrededor de las aspiraciones de muchachos y muchachas en cuanto a los niveles superiores. Mas, junto a los saberes inculcados, aprendidos y aprehendidos por los individuos en cuestión, corren otros elementos.

Los repasos con profesores particulares (existentes ya en todos los niveles de enseñanza, incluidas las pruebas de aptitud), los costos del transporte, alimentación, vestuario y hasta determinada bibliografía, explicitan un hueco en la economía familiar que no todos los hogares pueden asumir durante cinco años. Mientras, tropezamos con la tradición formativa, los hábitos de lectura, la ambición profesional…

Para brindar una mayor idea, resulta necesario un rápido análisis económico: si las pesquisas demuestran que existe una correspondencia entre el ingreso a la Educación Superior con resultados exitosos y los gastos de la familia en el pago de profesores particulares, y si a la vez, otros estudios ­explican que son los educandos blancos los que más acceden a esta superación extracurricular, ¿qué
posibilidades-probabilidades quedan para negros y mestizos cuyos padres no pueden sufragar estos gastos?

Por tales trasfondos, los estudios han estimado una familia tipo detrás de la elevada representación estudiantil blanca en los predios de las casas de altos estudios. Incluso cuando estas clasificaciones varían (sutilmente) en los diferentes territorios, algunas de sus particularidades permanecen incólumes.

«Estimamos —expresa Ávila— una familia blanca, de padres profesionales, con ingresos o dirigentes; profundos niveles culturales-educativos y con residencia en determinadas zonas favorecidas del país».

Jesús Guanche, destacado antropólogo y Doctor en Ciencias Históricas, indica que existen también otras cartas en el asunto. «Más allá del nivel de escolaridad y del poder adquisitivo, influyen el sentido de pertenencia de la familia a una comunidad determinada, a un barrio, a un espacio donde transcurre la vida en sociedad y la voluntad de continuidad cultural de una generación a otra. No olvidemos que existen
personas que tienen una perspectiva de futuro a largo plazo y personas que viven apenas el día a día».

¿Dime con quién andas y te diré si estudias…?

Para Cristian no ha sido fácil. Nada fácil. Ninguno de sus amigos estudió en la universidad. Mientras él comprometía el sueño para lograr buenas notas o alternaba superación con un trabajo a tiempo parcial en una carnicería para poder mantenerse en esos años, sus «socios» ganaban dinero rápido, de mano en mano, en la «candonga» de San Miguel: «La cuevita», como muchos le dicen.

«El medio influye, determina. Aun cuando sea gratuita, para alguien que no tiene recursos, especialmente si vives en San Miguel, es casi un lujo estudiar en la universidad. Es una inversión que pocos pueden hacer», apunta Cristian.

Su experiencia como profesor en dos preuniversitarios de ese municipio le permite fundamentar su idea. «Los estudiantes no piensan otra cosa: terminar el pre y ponerse a trabajar. Casi todos tienen a padres, amigos y conocidos insertados en ese entramado de negocios que hay en el territorio. Ven eso en sus vidas y quieren hacerlo también».

Aquí convergen construcciones derivadas de las circunstancias económicas y sociales de Cuba en las últimas décadas.

Aparece entonces la percepción que tienen las personas de la universidad (tanto los alumnos como los adultos con poder de intervención en sus decisiones), la pertinencia de poseer un título universitario en determinados estratos y ambientes sociales, y no por último menos importante, la necesidad urgente de aportar al hogar.

Jesús Guanche, quien es además Premio Nacional de Ciencias Sociales, incita a pensar el tema de la desigualdad social y su reflejo en la educación desde dos factores: el aprovechamiento adecuado de las oportunidades y la motivación de si vale o no el esfuerzo hacerse graduado universitario.

Para el reconocido académico «si hace varias décadas tener un título era una forma de prestigio social y una digna manera de vivir, actualmente puede ser más reconocido un gerente o hasta el portero de un hotel. Se piensa en términos monetarios y no en el desarrollo de capacidades mediante el conocimiento. Es el peligro ético del paradigma: “tener para ser” y no al contrario. Por ello muchos jóvenes no tienen a la universidad como una aspiración, sino acceder a otra vía rápida para tratar de sobrevivir».

Y los jóvenes negros y mestizos aplican con asiduidad porcentual este pensamiento. Una decisión influenciada por factores familiares, desigualdades económicas-sociales y hasta estereotipos de género. Los datos ahí están.

Educación superior: calidad y equidad

Cristian así lo piensa: «La obtención de un título todavía es un mérito». A pesar de las transformaciones ocurridas en la estructura social cubana a partir de los años noventa, donde los ingresos no necesariamente se asocian a un mayor grado de escolaridad, ser universitario cuenta con cierto reconocimiento social.

«Existe sí, esa representación del universitario. “Él estudió en la universidad”, “está escapa´o”, “cómo sabe”», explica.

Pero no todos piensan en ese crecimiento profesional, y apuestan por una obtención rápida de ingresos, que por consiguiente no implica cinco años en las aulas.

El escenario es complejo. Por una parte, el carácter universal e igualitario de las estrategias comprendidas desde los sectores educativos en Cuba, bien merecen aplausos. Por otra, ante situaciones de desigualdad, —como lo es el caso de la desproporcionada entrada, permanencia y graduación de personas en la universidad por el color de la piel— las estrategias deben profundizar en especificidades que, al menos, equiparen los desniveles.

El temor a reconocer que sí existen inequidades, los prejuicios arraigados en algunos decisores y la ineficacia de determinadas prácticas, provocan silencio y ambigüedad respecto a un tema tan trascendental como este.

Es por ello que investigadores y especialistas insisten en que además de la gratuidad de la educación en sí, resultan necesarias políticas públicas más focalizadas que permitan potenciar mejores condiciones sociales y económicas para negros y mestizos, que se traduzcan, a la postre, en catalizadores para el cambio de composición del estudiantado cubano.

«Aunque es un punto de inicio importante, no es suficiente que las políticas digan: “todos pueden”—insiste Ávila. Porque no todos pueden. No todos parten de las mismas condiciones. No todos han podido desarrollar, de la misma manera, capacidades y habilidades que, en el momento de ingreso a la Educación Superior, hay que poner a funcionar.

«Si no se tiene un hábito de lectura, de estudio, si no se tienen herramientas, personas que te orienten hacia dónde buscar la información, que te enseñen a estudiar… no se puede.

«A las políticas, en tanto, les falta entender y tratar de apoyar ante las diferencias que se traen de la base, para que en el momento de optar por una carrera realmente se pongan a competir las habilidades que cada persona ha adquirido, y no las habilidades o las condiciones que tienen las familias», culmina la académica.

El etnólogo Jesús Guanche provee analítica mirada: «si la equidad se descuida y no se implementan acciones de motivación, de captación, sin bajar el nivel de la enseñanza, se puede regresar al punto de partida, que estuvo bastante superado hacia mediados de los años ochenta del siglo pasado, en relación con el acceso a las universidades».

En este sentido, el Ministerio de Educación Superior (MES) no asume ninguna estrategia en lo particular que permita una mayor accesibilidad a negros y/o mestizos. La institución se centra en potenciar el derecho constitucional a una
educación gratuita, independientemente del sexo, credo o color de la piel.

Bajo dicha mira, el sistema de ingreso, tal cual está estipulado, posibilita cursar estudios según aptitudes de cada educando, por tanto no tienen mecanismos para regular o modificar la entrada por color de la piel. El MES se limita a cumplir las leyes. No más.

Pero, hallar un punto de encuentro entre lo general y lo particular de estos manejos institucionales deviene principal reto, como explica Yulexis Almeida,
socióloga que realiza su doctorado sobre el tema.

«Muchas veces tanto egresadas y egresados universitarios, como personas que juegan un rol en el MES y están implicadas en las políticas, consideran que en un contexto como el nuestro no sería atinado pensar, por ejemplo, en cuotas, pues eso en sí mismo encierra una forma de discriminación.

«Tenemos una mirada muy reduccionista de lo que acciones específicas en este campo se refiere. ¿Por qué? Pues lo que tradicionalmente hemos hecho es aplicar el tema de las cuotas; pero de la manera incorrecta.

«Primero, porque la cuota es una medida afirmativa, que sí se considera una discriminación, aunque en este sentido positiva, para lograr compensar una desigualdad. Por tanto, a lo que se aspira en una cuota es: uno, que hay que tener en cuenta las posibilidades que voy a establecer, que tienen que estar en relación con la desventaja que existe. Por ejemplo, no puedo aplicar cuotas fijas, cuotas igualitarias, que es lo que generalmente se hace. Debemos reflejar una asignación que responda a una equidad.

«El otro elemento importante radica en que tales cupos no pueden ser permanentes, o durar veinte o treinta años», concluye Almeida.

Aunque, cualquier decisión, tomada o no, trasciende al MES. Es entonces que el Estado debe concentrarse en la disyuntiva entre calidad y equidad. «Por una parte al existir un número limitado de plazas en las universidades, no puede excluir el mecanismo de los méritos académicos a través de los exámenes de ingreso para lograr una selección basada en los resultados del esfuerzo de los propios estudiantes. Y por otra, debe controlar las desigualdades que esto trae consigo e impiden la movilidad social ascendente de algunos grupos», enfatiza Ávila Vargas.

Guanche recalca la idea: «No es posible ceder en la adecuada calidad de la enseñanza, pero eso no puede ser un “sálvese quien pueda” en el orden social».

No hay respuestas simples, si bien las barajas rondan por medidas centradas en corregir, —desde la base y escalonadamente en los diferentes niveles y estratos sociales— las disparidades que aún no se han eliminado y aquellas que han surgido con la crisis iniciada en los años noventa.

«Con una política de becas (recursos financieros administrables por el becario) a las personas económicamente vulnerables —como ya se hace en muchos países— sus familias tienen un alivio en los múltiples gastos que genera, independientemente la “gratuidad”, cualquier estudiante universitario», propone Guanche.

El también Premio Nacional de Investigación Cultural 2013, apuesta por el subsidio de las personas: «la inteligencia se apoya y facilita; es necesario subsidiar estudiantes menos favorecidos desde el nivel de ingresos familiar para evitar las bajas hacia otras actividades. Esta medida para nada puede interpretarse como paternalista, sino como reparación de una deuda histórica para superar las inequidades sociales».

Porque el igualitarismo no necesariamente es igualdad. Ha costado—cuesta— reconocerlo.

Ya lo decíamos al principio. Cristian no es un número. Resistió esa probabilidad de negro, hijo de padres no profesionales, de bajos recursos y localidad socialmente compleja. Cristian se hizo maestro, aunque hoy alterne, por cuestiones de lógica económica, con otra labor mejor remunerada.

Pero no todos son Cristian. No todos superan las «malditas circunstancias». Muchos sí entran en esas probabilidades, altas, discriminatorias, que respiran todavía décadas de exclusión que no se solucionan solo con políticas generales y gratuidades.

No se llaman Cristian, mucho menos son maestros. Son ese por ciento sin rostro. Negros y mestizos, que cada año en ciertos municipios del país llenan una boleta de ingreso y no entran a la universidad. Esos mismos que quizás no leerán este trabajo, esos mismos que piensan que su única opción es vender mercancías en la «candonga» de San Miguel.

En los extremos… Pinar del Río y Guantánamo

Un estudio en dos provincias arrojó como resultado la gran influencia no solo de la familia sino del contexto social. En Guantánamo el problema es inexistente, mientras en Pinar del Río las cifras preocupan.

Tal afirmación la corrobora el hecho de que en la Universidad de Guantánamo (UG) 1 685 alumnos (61,9%), de los 2 720 que estudian dentro de las modalidades de Curso Regular Diurno y por Encuentros, son mestizos o mulatos; mientras tan solo 520 son blancos (19,1%) y 541 negros (19,8%).

El color de la piel mayoritario de los estudiantes de la UG está en correspondencia con la composición poblacional de la provincia más oriental cubana.

No obstante, el gran mestizaje en el Alto Oriente también tiene varias interpretaciones dentro de la Educación Superior. Por ejemplo, los territorios Guantánamo, Manuel Tames y el Salvador, manifiestan mayor tendencia a tener lugareños negros, a diferencia de San Antonio, Imías y Maisí, donde la población blanca es un poco más abundante.

Estas propensiones se expresan en la composición de los universitarios de estos municipios dentro de la UG. Dos ejemplos para comparar —tomando como base del Curso Regular Diurno las carreras con mayor matrícula (Cultura Física, Derecho, Agronomía, Contabilidad y Finanzas y Educación para Lenguas Extranjeras en Inglés)—: de los 39 educandos de Manuel Tames solo dos son blancos; mientras de Imías de 37, nada más tres son negros.

En este sentido, todavía existe una propensión a que algunas carreras sean más «claras» que otras, pese a que los mestizos son predominantes en todas.

Pero en general, la balanza por color de piel de la principal universidad guantanamera no es tema que preocupe pues es un reflejo de la composición, en ese sentido, del extremo oriente cubano.

En Pinar del Río, la situación sí responde a un incremento del estudiantado blanco. La matrícula general del principal centro estudiantil es de 6 304 alumnos, de ellos, 4 975 blancos (78,9%), 797 negros (12,6%) y 532 mestizos (8%). La cifra llama la atención, pues no tiene correspondencia proporcional, como el caso de Guantánamo, con la población de la provincia. Independientemente de que Vueltabajo es un territorio eminentemente blanco, es a la vez uno de los que mayor por ciento de población negra posee, no tanto mestiza.

Varios grupos de discusión resumieron que existen municipios y zonas residenciales con mayor presencia de estas inequidades en cuanto al acceso a la Educación Superior.

Este bosquejo muestra que cualquier medida o acción a tomar, debe responder a las características propias de los territorios. Si bien el decreciente ingreso y permanencia de negros y mestizos en las universidades es un dilema de país, cada localidad vivencia el tema de variadas maneras.

(1) En estos datos no se incluyen las instituciones educativas vinculadas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) o al Ministerio del Interior (Minint).

tomado de Alma Mater
(www.almamater.cu)

Por una Haití Libre y Soberana

Se convoca a molizaciones populares desde el 1ro de junio y hasta el 15 de octubre por el fin de la MINUSTAH y toda ocupación a ese hermano país.de HAITÍ *

El pueblo haitiano está en pie de lucha frente al imperialismo estadounidense y sus aliados. Las movilizaciones populares de 2015/16 pusieron en jaque los planes de la llamada “comunidad internacional”, forzando la salida del ex presidente Martelly y la caída tres veces de la segunda ronda electoral, exigida desde afuera aunque fuese con un solo candidato. Pese al rechazo frontal de EE.UU., lograron iniciar un
proceso de verificación del escrutinio 2015, calificado de fraudulento, con desenlace aún abierto.

En este contexto el Consejo de Seguridad de la ONU se apresta a decidir sobre el futuro de la MINUSTAH – la Misión de Naciones Unidas por la Estabilización de Haití. Esta fuerza multilateral, con mayoría de tropas de América latina, ocupa Haití desde el 1 de junio de 2004, seguido al primer golpe de Estado de este nuevo milenio contra un gobierno elegido en nuestra América. Su mandato actual concluye el 15 de octubre de 2016.

Haití no es una amenaza para la seguridad hemisférica, como afirma el Consejo de Seguridad al mantener la MINUSTAH. Es un ejemplo de resistencia contra la ocupación y saqueo que se manifiestan a través del desconocimiento de la institucionalidad democrática, el despilfarro de recursos colectivos a través del modelo de sobre-consumo, el acaparamiento de tierras campesinas, la destrucción de los bienes
comunes y eco-sistemas, la profundización de la dependencia, alimentaria, financiera, comercial y energética y la mercantilización de la vida.

Cada vez más sectores haitianos denuncian la injerencia extranjera en su país, el fracaso de los objetivos anunciados por la MINUSTAH e incluso su papel en el agravamiento de la crisis haitiana. Pero EE.UU. ahora busca prorrogar su mandato y Canadá se dispone a asumir el comando de una nueva etapa, ligada descaradamente a la “protección” de sus inversiones en la mega minería, el turismo de lujo, la maquila, la agroindustria exportadora, un paraíso fiscal.

Haití es un laboratorio de las nuevas fórmulas del imperialismo estadounidense para retomar el control político y reconstruir su hegemonía en el continente frente a la grave crisis del sistema capitalista. Así, retirar las tropas extranjeras de Haití – empezando con las latinoamericanas – y poner fin a la MINUSTAH deben ser ejes de la ola unitaria de movilizaciones populares que hay que desatar para paralizar esta ofensiva, desnudar las modalidades actuales de ocupación económica, mediática, jurídica y militar y avanzar en la construcción de alternativas liberadoras.

Por eso, llamamos a realizar una Jornada continental de acción solidaria el 1ro de Junio del 2016, y a seguir reforzando las movilizaciones hasta el 15 de octubre, unidos al pueblo haitiano en su lucha para lograr:

-el retiro inmediato de las tropas de ocupación de Haití;
-el desmantelamiento completo de la MINUSTAH que socava su soberanía y ha traído inmensos sufrimientos para el pueblo de Haití;
-que la ONU reconozca su responsabilidad criminal en la introducción del cólera e indemnice al país y a las familias de los 9000 hombres y mujeres a quienes esta epidemia mató;
-que la ONU invierta recursos adecuados para la erradicación del cólera y la provisión de infraestructura asegurando el acceso universal al agua potable;
-al respetar el desarrollo del proceso electoral, de acuerdo a lo establecido en las instancias administrativos locales, sin las presiones externas para el cumplimiento de los plazos que solo responden a los intereses de las agendas intervencionistas.
-el desmantelamiento de todas las bases militares imperialistas en el continente y el respeto de América Latina y el Caribe como zona de paz;
-contrarrestar los procesos de desestabilización y golpes antidemocráticos, de criminalización de las luchas sociales, de asesinatos selectivos y violación de los derechos humanos, de los pueblos y de la naturaleza, en toda la región.

Llamamos a realizar, el 1ro de junio y hasta el 15 de octubre, en todos
los rincones de nuestro continente, acciones de diverso tipo para visibilizar la lucha del pueblo de Haití, solidarizarnos con ella y presionar para el cumplimiento de sus demandas. Llamamos a organizar, entre otras posibilidades:

· Manifestaciones, piquetes, marchas
· Radios-abierta, mesas-debate, presentación de vídeos
· Peticiones, cartas, pronunciamientos
· Entrevistas con responsables de los poderes parlamentarios y ejecutivos
· Eventos locales, nacionales y subregionales

Llamamos a apoyar también al Tribunal popular antiimperialista que se desarrollará en Haití entre el 28 de julio y el 17 de diciembre del 2016, profundizando sobre las consecuencias criminales de la ocupación centenaria del país y reforzando las respuestas populares.

El pueblo de Haití sigue ofreciendo, desde fines del siglo XVIII, alternativas transformadoras de liberación e igualdad. Ofrezcámosle nuestro respeto y solidaridad.

Viva la autodeterminación de los Pueblos
Abajo el neoliberalismo de guerra
Viva la protección y defensa de nuestros bienes comunes
Viva la soberanía alimentaria, energética y financiera
Viva la agricultura campesina agroecológica
Viva América Latina y el Caribe como zona de paz
CAMPAÑA DE SOLIDARIDAD
HAITÍ NO MINUSTAH

Para sumar adhesiones: Haiti.no.minustah@gmail.com

Visítanos

https://haitinominustah.info
FB: Haiti.no.minustah
@HaitiNoMinustah

Proyecto ACCEDES: un puente cultural entre Cuba y Francia

Dos bandas, una cubana y otra francesa, se juntarían en escena. La experiencia comenzaría al pie de los Alpes y terminaría en La Habana Vieja. Así, por tres años, incorporando cada vez nuevos músicos y destinos. Ese fue el propósito inicial del Proyecto ACCEDES, un convenio de colaboración cultural entre Cuba y Francia financiado por la Unión Europea, pero desde que comenzaron estas residencias culturales en uno y otro lado del Atlántico, mucho se han expandido las metas.

En el año 2008 se dieron los primeros pasos para echar a andar el proyecto, cuando los socios franceses del convenio, Radio Francia Internacional (RFI) y el Centro Le Brise Glace se insertaron en las dinámicas del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau y el Centro Memorial Martin Luther King. Entonces llegó desde Francia equipamiento tecnológico para los dos centros y comenzó la capacitación del personal que llevaría a buen término las actividades previstas: talleres, coloquios, conciertos, giras.

Al frente del proyecto estaban desde el comienzo por la parte francesa, Carlos Acciari, su principal animador, y Simon Perilhou, a quien le pareció lógico estrechar los lazos con el Centro Pablo “siendo RFI una radio de servicio público, muy arraigada al tema de la cultura y la información”. A ellos se sumó entonces la productora Yuslemy Escobar quien estuvo en la primera etapa y luego continuaron defendiéndolo desde el Centro Pablo sus directivos Víctor Casaus y María Santucho, además del productor Jesús García.

En el centro de este convenio estaba la música, porque como dice Carlos Acciari, coordinador por la parte de RFI, “tiene esa capacidad de atravesar fronteras, y específicamente la trova creemos tiene mucho futuro en Cuba; así que decidimos juntar dos instituciones emblemáticas de acá para intercambiar ideas, filosofías de trabajo y lograr con ellas los intercambios humanos, el aprendizaje mutuo y el desarrollo de las relaciones culturales y de amistad entre Cuba y Francia”.

El proyecto estuvo dirigido a una de las convocatorias de la Unión Europea para América Latina y respondía a la necesidad de acercar geografías lejanas a través del arte. ACCEDES (Actores Culturales Cubanos en el Desarrollo) pretendía esencialmente incluir durante tres años la presencia de noveles artistas cubanos en espacios culturales franceses; la presentación de jóvenes músicos franceses en distintos escenarios de la Isla.

Pero mucho hubo que esperar para que eso sucediera. “Fue muy largo el tiempo que transcurrió desde que comenzamos a idear el proyecto hasta que se materializó el primer encuentro entre artistas, venciendo por el medio muchas barreras burocráticas y logísticas, pero cuando sucedió el primer rodaje en Annecy y vimos lo que ocurrió allí eso nos dio mucha confianza para todo lo que se venía”, cuenta Acciari.

Así, en noviembre de 2014, destino a la ciudad de Annecy, en Francia, comenzó el viaje de ida y vuelta entre artistas cubanos y franceses. Desde La Trovuntivis de Santa Clara a la “Venecia de los Alpes”, como llaman a esa localidad, llegó la banda Asunto Mío integrada por los músicos Karel Fleites, Reynel Rodríguez, Adrián Pino y Carlos de la Paz, además del sonidista Jaime Canfux y María Santucho, coordinadora del Centro Pablo.

Al otro extremo del cartel se anunciaba en el Centro Le Brise Glace al grupo L’Orchidée d’ Hawai (La Orquídea de Hawai), integrado por Karol Sbotnicki, Luc Detraz, David Grasselli, Mathieu Felix y Cyril Moulas, quienes esperaban a los cubanos para juntarse en escena.

Aparentemente las dos bandas tenían muy poco en común. De hecho, sus propuestas eran contradictorias: mientras los cubanos cultivaban géneros más vinculados al rock alternativo, los europeos incursionaban en ritmos caribeños como la cumbia y el calipso. Pero de ahí surgió un trabajo interesantísimo, que obligó a cada grupo a adentrarse en un estilo que no era el propio, a salirse de su zona de confort. Además, la alianza entre ambas agrupaciones sobrepasó los acordes para transformarse en amistad clara, en risas y conversaciones compartidas en varios idiomas.

La idea del proyecto era justamente esa: propiciar diálogos entre músicos y artistas diversos, de ambas latitudes, para proponer luego a los públicos un resultado conjunto, novedoso: “Este proyecto funciona en espejo. Un grupo de trovadores y un técnico de sonido cubanos, vienen a Francia y hacen un taller técnico-musical junto a un grupo francés de músicas amplificadas. Luego la experiencia se repite de manera similar en Cuba, de modo que ambos pueden mostrarse unos a los otros en sus diferentes contextos”, explicó Acciari.

Cuatro meses después de esa primera residencia cultural en Europa, los músicos franceses llegaron a la Isla para realizar el viaje de regreso, la gira de retourné, como le llaman en Francia. Santa Clara, La Habana y Trinidad fueron entonces las plazas escogidas para los talleres y conciertos que se realizarían en marzo de 2015.

Comenzando en El Mejunje de Santa Clara, importante epicentro trovadoresco de la Isla, las dos bandas se presentaron también en Trinidad junto al Dúo Cofradía y luego en La Habana teniendo como invitado en ese concierto de cierre al trovador Rolando Berrío. Tanto Lía Llorente y Pachi Ruiz, integrantes del Dúo Cofradía, como Roly Berrío serían los protagonistas cubanos de los otros dos intercambios musicales previstos.

Alianzas con perfil académico

Paralelo a esa primera gira del convenio en Cuba se realizó acá también el primer Taller de Periodismo Radial que comprendía el Proyecto ACCEDES. Entre el 16 y el 20 de marzo de 2015 diez jóvenes comunicadores cubanos participaron en el curso impartido por María Carolina Piña, periodista de RFI. Con el fin de compartir experiencias profesionales y aprender de las realidades de cada orilla del Atlántico, la Sala Majadahonda del Centro Pablo se convirtió en laboratorio radial, en foro de debate y comunidad de amigos que en cinco jornadas se aproximaron al mundo de la imágenes sonoras desde el disfrute y la experimentación.

Y justamente un año después de ese primer taller radial, regresó a Cuba María Carolina Piña para repetir la experiencia con otros profesionales. Ahora, entre el 7 y el 11 de marzo pasado tuvo lugar en el Palacio de Computación de La Habana la II edición del Taller de Periodismo Radiofónico.

Durante estos tres años de acción, el proyecto ha previsto en su programa de actividades realizar tres talleres de periodismo radial y extenderse también a otras áreas como la comunicación multimedia y la gestión contractual de proyectos, apuntando también desde ahí al estrechamiento cultural entre Cuba y Francia.

Dotar de herramientas y conocimientos sobre el modo de gestionar un proyecto con subvención de la Unión Europea era esencialmente mostrar el camino que trajo a RFI hasta aquí, tomar de instrumento el mismo Proyecto ACCEDES y abrir la puerta en Cuba para que surjan convenios similares: “Aunque no existían antecedentes de este tipo adiestramiento, nos parecía que era necesario acercar a las instituciones cubanas a esos mecanismos a fin de que puedan financiarse y realizar acá otros proyectos”, dijo Simon Perilhou, quien impartió el curso en el Centro Pablo entre el 28 de septiembre y el 3 de octubre de 2015.

Paralelamente a estos intercambios académicos, ACCEDES continuó en 2015 consolidando el puente musical entre los dos países que comenzó con la unión de Asunto mío y la Orquídea de Hawai. Así, en octubre de ese año el Dúo Cofradía —ahora en formato de grupo con la inclusión de la cantante Lucimila Rodríguez, Rainer Pérez al bajo y Eduardo Quintana en la percusión— realizó una gira por distintas ciudades francesas junto a la banda local Jack and the Giant Bean.

Acompañados además por el productor Jesús García y el ingeniero de sonido Jaime Canfux, los artistas cubanos grabaron un disco y realizaron cuatro conciertos en distintas ciudades del país: el 16 de octubre en el espacio de La Soierie, en Faverges, distrito de Annecy, el 23 en el CRR D´Annecy, el 24 en el Club Brise Glace y por último el día 27 en el Studio de l’Ermitage, en Paris, gran concierto en la capital francesa que puso fin a la gira.

Y a la vuelta de aquellas primeras presentaciones en Europa, los franceses de Jack and the Giant Bean, una banda que navega entre el blues, el folk y el rock ardiente, integrada por los músicos Kevin Dall’ Agnol, voz líder de los Frijoles…, Ethien Busson en la percusión y Marlon Nemoz en el bajo, recorrieron recientemente la Isla de la mano de Pachi y Lía y los músicos que los acompañan en este proyecto que se hace llamar Dúo Cofradía + nuevo. Entre el 17 y el 26 de marzo se presentaron en distintas plazas de Trinidad, Holguín, Santiago de Cuba y La Habana.

A la espera de que comience la última de las residencias musicales que comprende el Proyecto ACCEDES, el cual deberá concluir todas sus acciones al cierre de este 2016, se despidieron de Cuba los músicos franceses y el coordinador Carlos Acciari hace un mes atrás; y sin dejar apenas tiempo para el reposo ya se inicia otra vez en el Centro Pablo el ciclo de talleres y capacitación profesional que proseguirá luego con el último de los intercambios musicales.

La próxima gira tendrá como protagonista al trovador Rolando Berrío, acompañado de Alfredo Oquendo (contrabajo), Yasel Giralt (laud y tres), Reynel Rodríguez (batería), y una banda francesa aún por definir. Alterando el orden de las dos ediciones anteriores, el viaje comenzará en Cuba en septiembre de este año y realizará después su parte en Francia en el mes de diciembre, jornada que pondrá fin al proyecto.

Mientras, ACCEDES sigue su ritmo y continúa posibilitando encuentros académicos como el que tiene lugar por estos días en el Centro Pablo teniendo como eje la comunicación hipermedia. Con el propósito de repensar las prácticas profesionales de periodistas, comunicadores y otros especialistas ante el empuje de las nuevas tecnologías y la comunicación 2.0, comenzó este 2 de mayo este taller que en diciembre de 2015 realizó su primera edición.

Impartido esta vez por los profesores Miguel Ernesto Gómez, Elizabeth Pérez, Mirtha Guerra, María del Carmen Ramón y Fidel Alejandro Rodríguez, participan ahora otros doce estudiantes y profesionales del periodismo de distintas provincias del país, quienes debaten acerca de los nuevos escenarios de la comunicación en red, apuntando al uso de blogs, audio y video en la web, así como la gestión de contenidos en redes sociales.

Y es que de alguna manera, los objetivos de este taller están emparentados con los del proyecto mismo que lo contempla: acercar culturalmente geografías lejanas, estrechar culturalmente dos naciones como Cuba y Francia que, como han demostrado estos talleres, también se unen en los caminos de la web, se encuentran a solo un clic de distancia.

No son días fáciles….

Jacquelin Jiménez

No hacen falta alas
para hacer un sueño
basta con las manos
basta con el pecho
basta con las piernas
y con el empeño.

Canción de Silvio Rodríguez

En los últimos días, varias compañeras y compañeros latinoamericanos me han llamado para enterarse de nuestra situación, preocupados por las informaciones que les llegan sobre la falta de alimentos en el país. Hasta la coordinación general de esta pequeña Sociedad internacional a la que pertenezco nos hizo una llamada telefónica desde Roma. Señal de que las noticias deben ser alarmantes!

Por esas razones hago un relato general que diga desde mí, desde nuestros colectivos
de trabajo, de militancia, reflexiones y amores, cuál es nuestra situación.

Confirmamos la falta de algunos insumos regulares que se convierten cotidianamente en la base de nuestra alimentación. Es decir, escasea el arroz, se complica conseguir un litro de aceite, la pasta aparece con mayor regularidad; y el azúcar ya olvidé cuándo fue la última vez que la compré en una tienda, pero en nuestra casa no ha faltado nunca. Haga usted un ejercicio de imaginación de cómo se puede tener un insumo- innecesario para la salud pero básico en algunos alimentos- con una
red de relaciones cercanas o lejanas, o con dinero circulante…

Falta harina de maíz en las tiendas pero no ha disminuido la venta de arepas y empanadas en las calles. Falta en las tiendas la harina de trigo, por lo que falta el pan en las panaderías pero ninguna Panadería de nuestros barrios ha cerrado ni ha dejado de vender pan dulce, tortas y galletitas a muy altos preciso, porque el pan que falta es el pan salado que está regulado a 50 bolívares y cuando se consigue está en 150, 200 o 350bs. ¿Y la regulación de precios? Es que no hay harina de trigo!

Sin embargo, no faltan vegetales en todo su esplendor y variedad, ni falta ningún tipo de proteínas en sus distintas versiones de aves, carnes, y pescados a un precio diez veces mayor a lo que se podía comprar hace un año. Lo mismo pasa con el fresco queso, el jamón y demás vaiedades de embutidos que no han faltado nunca, claro a MUY altos costos…. ¿ Y la regulación de precios? Fallo gubernamental o imposibilidad de sancionar porque quien hizo la ley, hizo la trampa Están desaparecidas las medicinas esenciales para mantener cualquier tratamiento regular de presión, circulación o cancerígeno. Es mucho lo que se tiene que preguntar, negociar o buscar para lograr cualquier medicina esencial. Los insumos de limpieza casera o aseo personal se han encarecido el mil por ciento en comparación al año pasado.

Y el adorable café impagable si se consigue. 250g contrabandeado en 800bs, casi dos dólares a precio oficial, o menos de un dólar en el mercado paralelo. ¿Cuánto cuestan 250g de café en cualquier parte del mundo?

La leche en polvo está desaparecida y la leche líquida o alguna versión parecida aparecen al costo de 500bs, cuando hace un año no pasaba de 25bs. Un dólar a precio oficial hace un año era 10bs, hoy 420. Y la venta paralela que eleva nuestros niveles de costo de cualquier producto es de 1000bs. Para intuir la complejidad de lo que pasa en este gran país nuestro, hay que saber esos mínimos datos de mercado. El sistema financiero ha buscado todas las formas de saltarse el control cambiario de divisas que hemos tenido por 15 años, y el control de precios de alimentos básicos. La industria encontró las grietas de estos controles por los cuales hemos podido todos los venezolanos tener acceso a alimentación regulada, y por supuesto, estabilidad emocional de mantener una familia e invertir ingresos en recreación, arte o vacaciones.

Hoy es un descontrol de precios, de no producción, y acaparamiento de lo poco producido, para “sacarlo” cuando al dueño de tienda le dé la gana.

¿Pobre Venezuela, verdad? ¿ Cómo es posible que pase esto en este país tan rico? ¿Qué hace el gobierno? “Ese Maduro es un inútil”, dicen unos cuantos pobladores y gobernantes de otros países que reclaman el respeto que no dan. Hasta Google nos dedicó una icónica foto, tomada en Nueva York en el 2011, de una tienda con anaqueles vacíos que explicaba por sí sola el desabastecimiento en Venezuela en el 2013, antes de llegara esta crisis. Pobre, engañaron a Google? ¿O Google engañó al mundo entero? De que existe la manipulación mediática existe. Google publicó la foto, no se disculpa con este país por promover medias verdades y la vida sigue como si nada….

Recordemos que hace 20 años todo eso que hoy falta, estaba fácilmente en los anaqueles pero la mayoría de las y los venezolanos NO lo podíamos comprar porque no teníamos el dinero ni la seguridad laboral que hoy tenemos con futuro incierto. Todo eso que falta hoy en este maravilloso país no es producido por este gobierno, ni por ningún gobierno de antes ni de los que vendrán después. Es producido por una industria capitalista, burguesa, manipuladora en sus precios y ganancias, empecinada en tumbar este gobierno legítimamente elegido, con los métodos electorales reconocidos en el mundo entero. Hay gente gobernando en algunos países del mundo que no han sido elegidos por sus pueblos.No es nuestro caso. Y aunque no guste a algunos los resultados de unas elecciones, ese es el resultado electoral. Si no nos gustan los resultados cambiemos el mecanismo, las formas organizativas de elección, cambiemos el sistema pero no injuriemos al elegido.

Se cuestiona la gestión de Maduro, pero no se cuestiona la manipulación de la industria, el acaparamiento de alimentos en grandes almacenes de esa misma industria, la disminución en la producción para hastiar al grueso pueblo que ha sostenido la dignidad de este gobierno. NO se cuestiona la dictadura financiera que nos somete a las y los venezolanos a estar en las amenazas del hambre todos los días, en las incertidumbres de las medicinas todos las semanas, en el desasosiego
de que llegue el día en que las seguridades salariales que nos dejó el presidente Chávez ya no sean suficientes este mes para enfrentar al monstruo empresarial. Porque es una dictadura financiera la que vivimos, es un golpe industrial que sostenidamente no produce suficiente porque no quiere, porque su deseo es ver derrotados a las y los chavistas que osamos creernos personas con futuro, porque les duele que el gobierno haya producido educación, autoestima, sentido patrio, sistemas de salud gratuitos, derechos laborales, salariales y sociales; este gobierno produjo la mayor cantidad de dignidad y sentido de vida para las mayorías pobres de este país, y eso no se olvida fácilmente. ¿ Será por eso que hay más colas para comprar barato donde se pueda, que protestas?

Las empresas y las tiendas han preferido jugar con nosotras y nosotros, producen la mitad para ponernos a pelear en la búsqueda del insumo que algún otro se quedará sin él. En una cola de 300 personas venden obligadamente paquetes de pasta dental de seis unidades, y cuando faltan 50 personas en la cola, dicen que se acabó el dentífrico. Si se hubiera vendido un tubo de pasta por persona, más de las 300 hubieran tenido. Pero no, es obligatorio comprar el paquete de 6… se nos
instiga a la pelea! Buscan matar los sentimientos de solidaridad, esperanza en el porvenir, y
construcción colectiva que estaban en flor en esta Matria-patria nuestra.
Esa industria prefiere perder dinero con tal de ganar otra vez el gobierno, y con ello sus privilegios de estar en primera plana de periódico, volver a los teatros sin mezclarse con los pobres, ir a restaurantes exclusivos sin tener cerca de su mesa a cualquiera obrero o empleaducho porque su sueldo de obrero le daba para pagar, por lo menos una vez al mes, el mismo restaurante que ese dueño de empresa paga todos los días.

Lo poco que producen las empresas gubernamentales es lo que se vende a bajo costo, con precios regulados por este gobierno desde hace cinco años, y que la mayoría hoy hace grandes colas para acceder a ellos en justicia y empecinada defensa de esos bajos precios, como una forma de sostener este gobierno; al mismo tiempo también compramos a MUY alto costo las carnes, los productos de limpieza, y las verduras que mágicamente suben cada día. Se cambian nuestras rutinas alimenticias, se come yuca en vez de arroz, aromáticas por café, y nos tomamos con curiosidad recetas alternativas para hacer arepas de plátano y hasta estamos sembrando en nuestros patios.

Luces y sombras de resistir en diversas visiones y opciones de mundo, la complejidad de la VIDA misma, aquí o allá donde usted está leyendo.

Este noble pueblo aún no se ha puesto en la calle a manifestar por la falta de comida, todavía las grandes cadena de información no tienen esa noticia ¿Por qué será? Tampoco la oposición lo hace.

Protestan por sus presos políticos que en verdad son políticos presos, se concentran unos pocos por la búsqueda de amnistía, por salir de Maduro. Pero no generan una gran concentración, una marcha contundente para protestar por la falta de alimentos e insumos médicos; todavía a la oposición no se les ocurre aglutinar el sentimiento de cansancio de ambas tendencias político partidistas ¿ Por qué
será? Debe ser que todavía no es negocio….

Hay quienes no hemos dejado de comer en casa con la rutina de siempre. Hay quienes ya resienten la falta de alimentos, el dolor de la muerte ante la falta de un medicamento, el dinero disminuido a fin de mes ¿Cómo valorar las mayorías y las minorías en las resistencias de modelos políticos, unos enquistados usando su poderío histórico; otros en alternativas y sin mayor experiencia de gobernar siendo señalados para descartarlos del imaginario mundial?

No pudieron tumbar al presidente Chávez las dos veces que pararon la industria en el 2002 y el 2003 porque el momento histórico de relaciones políticas y gobiernos alternativos en América latina era otro, se vivía el mejor tiempo de solidaridad e integración. Doce años de estrechas relaciones de intercambio comercial, de unión de fuerzas para evidenciar que otras formas de negociación e intercambio comercial eran posibles, más allá de los ámbitos mercantilistas y pagos de intereses. Esas relaciones nos salvaron de un golpe de estado en aquel momento, puede que a eso
todavía le tema la oposición nuestra. Pero ya las condiciones relacionales gubernamentales en América Latina son otras y el golpe de estado puede venir. El gobierno norteamericano vaticina que Maduro no llega diciembre. Ese gobierno norteamericano que nos considera una amenaza, como si nuestro gobierno les hubiera hecho daño, o hubiera dado muestras de invadir otros países como lo hacen ellos.

En estos 17 años de esplendor latinoamericano, las eternas élites que gobernaron nuestras tierras para enriquecerse y dejar a los pobres en su lugar de pobres tuvieron el tiempo suficiente para estudiar cada país, reorganizar sus fuerzas y arremeter hoy contra nosotros sin medida ni compasión. No nos perdonan que hayamos intentado querer tener nuestras propias formas de gobierno y nuestras propias formas de decir y hacer desde América Latina, no desde la banca mundial ni desde la
concepción europea colonialista. Las dignas dinastías de familias educadas en colegios y universidades católicas para gobernar (no se dice para oprimir), han pasado mucho tiempo sin hacerlo; y es esa casta política que hoy destituye a Dilma Rousseff acusada de una corrupción no comprobada, pero es su palabra de mujer dirigente de un partido de trabajadores contra la palabra poderosa de empresarios con inmunidad parlamentaria. No son los hechos los que más hablan de nuestros
gobiernos de izquierda: la seguridad social, la estabilidad laboral, la educación en nuestros pueblos, sino los orígenes de clase, etnia y género de presidentes como Dilma, Evo, Chávez, o Maduro. Esos orígenes no son confiables para las familias de bien y clásica democracia mundial heredada de conquistadores. Esa casta, ese grupo acostumbrado al poder gubernamental no le ha podido ganar elecciones al Partido de los Trabajadores de Brasil ni al Partido Socialista de Venezuela de Venezuela,
sólo el legítimo agotamiento en una parte del chavismo ante esta situación nuestra, le dio un parlamento opositor a Venezuela. Esos grupos de poder, esas empresas, esos intereses financieros han aprovechado la crisis mundial de la economía, los errores de las dirigencias gubernamentales de la izquierda, el hastío que produce la manipulación de información en las poblaciones, y destruyen gobiernos legítimos. Luego de los acontecimientos en Brasil, es más cierta la probabilidad de golpe de
estado en Venezuela o destitución de Maduro por cualquier vía, hasta por el democrático mecanismo del referéndum, habiendo agotado a este pueblo con la falta de alimentos.

Antes de morir el presidente Chávez teníamos la mayor sensación y acciones de felicidad colectiva nunca antes vividas; nuestra tasa de desempleo hoy se ubica en 6,7%; nuestros niñas y niños van diariamente a las escuelas con morrales y útiles escolares dados por el Ministerio del poder popular para la educación, eso sigue sucediendo y no hay deserción escolar hasta el Bachillerato, hay una deserción paulatina de de 7,4 a 12 % de total de las que ingresaron en el primer grado en los
últimos tres años. El 83% de las personas de tercera edad en todo el territorio nacional han sido incluidas en el sistema de pensiones del Estado, lo que representa un total de 3.031.381 adultos mayores pensionados, entre todas las religiosas del sagrado corazón de Venezuela que tenemos la experiencia de vivir de nuestros sueldos remunerados, de la seguridad social y pensiones.

Más que la falta de algunos alimentos e insumos médicos y medicinas, nos preocupan la posibilidad muy cierta de que el triunfo en Venezuela de la industria capitalista, por cualquier medio, implique perder la mayor suma de seguridad social, salarial y educativa que jamás tuvimos. Nos vemos en el porvenir ante el espejo de los despidos masivos del nuevo gobierno argentino, y en la eliminación del Ministerio de la cultura del nuevo gobierno de Brasil que debería ser provisional y ya gobierna como totalitario.

Ante las preocupaciones de las y los compañeros del mundo entero, les decimos que cada día es día de resistencia, preocupación y ocupación para sostener el tejido relacional solidario ante tanta exacerbación del individualismo, ante tanta especulación con el presente y tanto nerviosismo con el futuro. Cada día se necesita renovar esperanzas que resguarden la memoria de lo conquistado en justicia y dignidad, para evitar la tentación de volver la vista atrás y convertirnos en estatuas de sal.

Necesitamos recuperar la confianza en la propia humanidad y en otras formas de poder construido colectivamente y a nuestro ritmo. Urge seguir reinventando la política y sus distintas formas de políticas públicas a favor de olvidados de la historia y vencidos de hoy por las industrias bélicas e informativas, que no perdedores en la búsqueda de otro mundo más justo y sororal.

Jacquelin Jiménez,
p>. mujer, educadora popular,
p>. Hermana del sagrado corazón en Venezuela

Lecciones incómodas del golpe en Brasil

Gerardo Szalkowicz

Como sucedió en Honduras en 2009 y en Paraguay en 2012,y como intentaron en Venezuela en 2002 y otras tantas veces, las fuerzas conservadoras de la región vuelven a demostrar en Brasil su multiplicidad de tácticas para reapropiarse de la torta completa, incluyendo la burla al orden democrático que esas mismas clases cimentaron.

El vergonzoso show del domingo pasado interpretado por 367 diputados, casi un tercio de ellos procesados por bandoleros a gran escala, juzgando a una presidenta que no cometió delito alguno, significó el paso clave para el avance de una conspiración político-judicial-mediática a la que le cabe un solo calificativo: golpe institucional.

Al margen de las valoraciones de cada quien sobre el gobierno de Dilma, queda claro que la coyuntura impone aunar en un solo grito el contundente repudio a tan evidente arremetida destituyente, que sin duda tendrá graves consecuencias a nivel continental.

Dicho esto, es momento también de ir colocando sobre la mesa algunas otras reflexiones a partir del caso brasileño que pudieran alimentar los debates sobre la etapa que atraviesa América Latina y el marcado retroceso de los gobiernos progresistas y populares.

Gobernando con el enemigo

Para su arribo al Palacio de Planalto y durante sus 13 años de gobierno, el PT tejió un marco de alianzas con sectores ideológicamente distantes. Durante los tiempos de bonanza, la coalición oficialista convivió sin mayores sobresaltos pero al desatarse una de las peores crisis económicas de la historia brasileña el fino hilo que la ataba se cortó.

La salida del gobierno del PMDB (partido de centro, club de caudillos regionales y principal bancada parlamentaria) fue el factor clave para el desplome de Dilma, quien hace unos días denunciaba: *“Los golpistas tienen un jefe y un vice jeje”. *Se refería a Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados juzgado por diversos casos de corrupción y principal promotor del impeachment y Michel Temer, el vicepresidente que hace rato sonríe frente al espejo probándose la banda presidencial. Ambos son líderes del otrora aliado PMDB.

Una vez más queda al desnudo el fracaso de la fórmula de conciliación de clases.

La batalla que no se libró

Las grandes corporaciones mediáticas brasileñas, encabezadas por la Red Globo, decidieron no disimular ni un poco su apuesta por la destitución de la presidenta, no sólo en sus cotidianos editoriales sino en llamados explícitos a las movilizaciones contra el gobierno. Un botón de muestra: el 29 de marzo, los diarios Folha de São Paulo, Estadao, O Valor Econômico y Correio Braziliense publicaron una solicitada de la Federación de Industrias de São Paulo (Fiesp) cuyo enorme título exigía “¡Impeachment ya!”.

Los gobiernos de Lula y Dilma nunca tuvieron la valentía de combatir el monopolizado terrorismo mediático. Otra de las grandes deudas pendientes en Brasil sigue siendo la construcción de una legislación que democratice la comunicación.

“Hay que dar vuelta el tiempo como la taba…”

Pero quizá la principal lección que arroja el golpe parlamentario en Brasil tiene que ver con los límites propios de la democracia liberal. El gobierno petista termina siendo víctima de su propia incapacidad por escuchar el clamor de la reforma al sistema político. El entramado de negociados empresario-evangélico que determina la composición del Congreso brasileño aparece ahora como la cara más visible de una gran maquinaria de poder que sigue controlada por una pequeña elite. Surge entonces un dilema que podría extenderse a otros gobiernos de la región: ¿se puede avanzar en procesos de cambio sin modificar la institucionalidad burguesa y sometiéndose a jugar únicamente con sus reglas?

Y más: ¿se puede seguir creyendo en la viabilidad de proyectos de corte reformista? Tal vez haya que animarse a asumir que si no se impulsan transformaciones de fondo, si se apela a políticas económicas ortodoxas y no se apuesta al protagonismo popular, el progresismo podrá generar importantes mejoras sociales pero tarde o temprano creará las condiciones para el regreso de las derechas.

Entonces, son tiempos de generar las más amplias unidades para resistir la ofensiva conservadora. De abandonar sectarismos y buscar golpear con un solo puño. Pero sobre todo, son tiempos de no moderar posturas, de no resignar banderas y de reafirmar que la única opción sigue siendo la construcción de un proyecto verdaderamente emancipatorio. Porque, en definitiva, como cantaba don Alfredo Zitarrosa, “el que no cambia todo, no cambia nada”.

Tomado de
http://www.telesurtv.net/opinion/Lecciones-incomodas-del-golpe-en-Brasil-20160422-0028.html

Marcha Mundial de las Mujeres contra el golpe en Brasil

Caminos

El mundo entero asiste con rabia y tristeza el asesinato de la democracia y la justicia en Brasil.

El pasado día 17 de Abril fue retransmitida desde la cámara de los Diputados y a tiempo real, la votación de impeachment contra la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Con argumentos basados en el desarrollo, la fe y los valores tradicionales de familia, muchos diputados iban votando contra Dilma. Legalmente este acto se ha justificado en base a supuestas acusaciones de violación de la ley presupuestaria y de la ley de probidad administrativa, así como de corrupción, sobre lo que no existen pruebas. Con horror, supimos el pasado 12 de Mayo que el Senado reafirmaba el impeachment, siendo Dilma apartada del Gobierno durante 180 días (período durante el que se realizará la investigación) y asumiendo la jefatura de estado y gobierno el vicepresidente Michel Temer.

En Brasil no hay abierto un proceso de impeachment, estamos presenciando un golpe de estado disfrazado de legalidad. Se trata de un golpe neoliberal, racista, patriarcal y lesbofóbico (O heteronormativo), de los mercados contra el pueblo. Las oligarquías y elites económicas, financiadas por el capital transnacional, han decidido imponer su poder ya que no lo pudieron obtener por el voto. El pueblo dió a Dilma más de 54 millones de votos porque rechaza al proyecto golpista.

El azote de la derecha más radical no se ha hecho esperar. Temer lleva en el poder menos de cuatro días y ya ha borrado de un plumazo los avances progresistas y principales logros políticos del Partido de los Trabajadores, eliminando los Ministerios de Cultura, de las Mujeres, de Igualdad Racial y Derechos Humanos, lo del Desarrollo Agrario, la Fiscalía General de la Unión (CGU), además de fundir el Ministerio de la Seguridad Social con el de Hacienda. Hemos presenciado como componía su gabinete exclusivamente con ministrOs: hombres, blancos y viejos. Y cómo la policía ya está usando la violencia y la intimidación para reprimir la protesta que inunda las calles de todas las ciudades de Brasil.

El presidente ilegítimo ya ha anunciado la vuelta a las políticas de ajuste estructural (como el fin de la política de valorización del salario mínimo que tanto ha contribuido a la reducción de las desigualdades salariales), así como una reforma del sistema de Seguridad Social. En política exterior sus primeras manifestaciones revelan un abandono de la cooperación con América Latina, África y los BRICS, por considerarla “ideologizada”. En el horizonte se vislumbran los tratados de libre comercio con Estados Unidos y Unión Europea, así como la privatización de empresas estratégicas.

Hace mucho tiempo que sentimos la creciente presión de la derecha conservadora y neoliberal sobre los gobiernos progresistas de todo América Latina. Pero estos ataques al pueblo son cada vez más evidentes, y ahora incluso podemos poner nombre y cara a los ejecutores, porque ahora los golpes de Estado se visten de falsa democracia y de justicia.

Como sujetos políticos no vamos a permanecer impasibles ante este ataque a la libertad y la democracia. Así, en alianza con otros movimientos sociales, brasileños e internacionales, salimos a las calles a plantar cara a la dictadura
de la derecha. Nosotras, mujeres militantes de la Marcha Mundial de las Mujeres:

  • Rechazamos tajantemente el golpe mediático-jurídico ejecutado contra la democracia, así como toda la violencia patriarcal que se ha ejercido contra la Presidenta Dilma y
  • Llamamos a nuestras compañeras de todo el mundo a exigir de sus gobiernos que se posicionen firmemente contra el golpe de Brasil y a que NO reconozcan al presidente en funciones Temer o a cualquier otro indicado por los actores del proceso de impeachment.
  • Pedimos que organicen acciones públicas, escriban cartas y mensajes a los medios de comunicación y ministerios de asuntos extranjeros de sus países para:

1. Manifestar el rechazo al golpe que se llevó a cabo en Brasil el 12 de mayo de 2016.
2. Exigir el inmediato retorno a la institucionalidad democrática del país, que incluye la restitución incondicional de la Presidente legítima Dilma Roussef
3. Exigir la anulación del falso proceso de impeachment en curso en Brasil
4. Denunciar el apoyo y la complicidad de organismos de inteligencia norteamericanos en el Golpe.
5. Exigir de la presidencia de Estados Unidos, de los países de la Unión Europea y demás países que integran la OCDE – Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico- , una posición contundente en contra el golpe en Brasil que incluye la interrupción inmediata de todo tipo de cooperación militar, diplomática y económica.
6. Pedir a vuestros diputados que aprueben mociones de denuncia y repudio al golpe de Brasil.

La solidaridad y la fuerza de todas las militantes de la Marcha Mundial de las Mujeres está en estos momentos apoyando la lucha de nuestras compañeras en Brasil.
En marcha siempre compañeras!

Seminario Evangélico de Teología – Curso académico 2016-2017

PROGRAMA DE LICENCIATURA EN CIENCIAS DE LAS RELIGIONES
Sede: Centro Diocesano Episcopal, Calle 6 No. 273, entre 11 y 13, Vedado.
Teléfono: 7-836-5467. C-electrónico: isebit@seminario.co.cu
Prematrícula: 23-25 de agosto, 2016
Matrícula oficial: 29-31 de agosto 2016
PROGRAMA DE LICENCIATURA EN TEOLOGÍA
PROGRAMA DE BACHILLERATO EN TEOLOGÍA (MATANZAS IV)
PROGRAMA DE BACHILLERATO EN EDUCACIÓN CRISTIANA (MATANZAS III)
Sede: Calle Dos de Mayo (final), Apdo. postal 1439, Matanzas 40100
Teléfono: 45-24-2866 extensión 34. C-electrónico: m.lim@seminario.co.cu
Prematrícula y exámenes de admisión: 30-31 de agosto y 1 de
septiembre, 2016

PROGRAMA DE MAESTRÍA EN TEOLOGÍA
Sede: Calle Dos de Mayo (final), Apdo. postal 1439, Matanzas 40100
Teléfono: 45-24-2866 extensión 34. C-electrónico: m.lim@seminario.co.cu
Prematrícula y exámenes de admisión: 17-19 de octubre, 2016

Los nuevos ingresos, sin excepción, rendirán un examen para probar la capacidad de redacción e interpretación, y se les hará una entrevista personal, por lo que la presencia física en la fecha señalada será obligatoria para matricular.

¿Para qué sirve el Derecho?

Julio Antonio Fernández Estrada

En los años 90 del siglo pasado en Cuba se empezó a decir que el Derecho era el deporte del pueblo, y no al revés, como se leía en un enorme cartel en la Ciudad Deportiva de La Habana.

Algunos hemos repetido con obstinación de buey en el surco que el Derecho ha sido parte de la identidad de Cuba como nación, que ha estado presente en la imaginación de los que pensaron en nosotros como país desde finales del siglo XVIII, que es apreciable, comenzadas las guerras de independencia, cómo se le privilegió frente a otras alternativas más pragmáticas. Dígase Constitución de Guáimaro con dirección civil de la contienda bélica antes que preponderancia del poder militar, y dígase Constitución de Baraguá antes que solo un grito de guerra.

La violación de la Constitución republicana nacional por el intento de prórroga de poderes de Gerardo Machado movilizó a grupos disímiles y activó una revolución en la que participaron juntas –pero no revueltas– tanto la derecha como la izquierda cubanas.

La Constitución de 1940 es tal vez la más importante consecuencia de la revolución de los años 30; tanto, que en 1952 Fulgencio Batista perdió toda su legitimidad como el recordado sargento que participó en la caída del tirano en 1933 y como el primer presidente de la moderna Constitución que abrió la década, al dirigir un golpe de Estado que lo llevó en poco tiempo a encabezar una tiranía que asesinó mujeres y hombres por doquier, sobre todo jóvenes.

El ultraje a la Constitución de 1940 expuso a otro joven, Fidel Castro, como novísimo abogado que se atrevió a presentar un recurso de inconstitucionalidad ante la violación de la magna carta por los Estatutos Constitucionales de Batista.

En el juicio por los sucesos del 26 de julio de 1953, Fidel dijo que la Constitución de 1940 debía ser repuesta como primera tarea de un nuevo gobierno. El Derecho no solo era un ámbito del deber ser ordenado y válido, sino que era una vía de movilización y lucha que usaba con prestancia el pensamiento y la acción revolucionaria en Cuba. Por esta razón, el testigo activo de aquellos años 50 que es Armando Hart ha dicho que en Cuba todas las revoluciones se han hecho para defender una Constitución.

Nuestro Derecho fue primero español, también criollo, se inflamó de revolución en la manigua con las leyes de las Cámaras de Representantes de la República de Cuba en Armas, se modernizó con las formas del Derecho norteamericano en la neocolonia, bebió del más avanzado pensamiento europeo y americano antes de 1959. Tuvo una enorme influencia de las ideas y quehaceres de los juristas soviéticos después y cargó con la cruz de la inocencia que alimentaba el sueño de que el comunismo estaba al doblar de la esquina, lo que le hizo desfallecer ante otras necesidades. Parecerá una broma hoy, pero llegamos en Cuba a creer que los delitos desaparecerían con el asentamiento de la conciencia socialista y será muy fácil entender que mucho Derecho se consideró burgués y por lo tanto borrable.

En esta ola de nihilismo, que no arrasó solo en el mundo jurídico, se ahogaron la Filosofía del Derecho, el Derecho Financiero, el Derecho Mercantil… por citar algunos naufragios; pero todos volvieron años después, cuando fue evidente que la construcción del socialismo era imposible sin el acumulado de siglos de ciencia jurídica, mucha de ella más vieja que la propia burguesía y por lo tanto más vieja que el capitalismo.

A diez años de la aprobación popular de la Constitución de 1976, una investigación fomentada por la Asamblea Nacional del Poder Popular recogía datos alarmantes sobre el escaso conocimiento de nuestro ordenamiento jurídico por el pueblo cubano, pero sobre todo por la dirigencia. Era notable, por ejemplo, el poco respeto que merecía la Constitución de la República entre los encuestados, lo que se traducía en un afán por privilegiar otras disposiciones normativas del Estado por encima de la Constitución, entiéndase Decretos Leyes del Consejo de Estado o Decretos del Consejo de Ministros.

Cuarenta años después de nuestro último referendo, todos los males anteriores se han enquistado, son enfermedades crónicas de la sociedad cubana y su Estado. La Constitución no se usa en las sentencias de los tribunales de justicia para argumentar una decisión, no se menciona en los documentos oficiales de la Administración Pública, no se conoce su contenido por nosotros, la gente.

Ninguno de estos síntomas significa simple incultura, es más adaptación al medio. No somos un pueblo tonto que no lee la Constitución: somos un pueblo práctico que sabe que se puede vivir y “resolver” sin necesidad de leer un solo documento legal, y menos la Constitución.

La carta magna no está acompañada de un proceso que la proteja solo a ella. Nos acostumbramos a mencionarla como literatura y no como ley. Para defender un postulado constitucional necesitamos un proceso indirecto que intente poner en su lugar un derecho regulado en el Código Civil, en el Penal, en el de Familia, por mencionar algunos ejemplos. Aquel recurso que entregó Fidel en 1952 no existe en Cuba hace ya mucho tiempo. No existe el recurso legal para defender la Constitución, no existe la sala o el tribunal que se ocupe de atender esos procesos.

Todas aquellas instituciones eran burguesas, o eso fue lo que se creyó en aquellos años turbulentos de creación y desmontaje. Pero se olvidó algo por el camino. Si la Constitución es socialista, no puede creerse su defensa sea burguesa. Una Constitución socialista también necesita ser protegida y todas las formas para lograr esa protección serían en todo caso socialistas.

Al despojar a la Constitución de mecanismos de aplicación directa, la convertimos en una señora venerable sola en su caserón vacío. El Habeas Corpus, que a tantos revolucionarios ha salvado en la historia de Cuba está previsto en la Ley de Procedimiento Penal y muy pocos abogados se atreven a presentarlo ante los tribunales. Debería estar en la Constitución como constancia del régimen de libertad que defendemos los cubanos y las cubanas.

El recurso de Amparo que tanta fama le ha dado a la Constitución mexicana y que habilita una forma de defensa de derechos a la mano de cualquier persona, sin necesidad de muchos artilugios legales, no está en nuestra Constitución.

Una institución política o judicial que se ocupe de recibir demandas por violación de la Constitución tampoco existe en Cuba. Es esta una tarea que de oficio debe hacer la Asamblea Nacional del Poder Popular y no conocemos, hasta hoy, un documento oficial de este órgano que declare la inconstitucionalidad de un acto de la administración o de una disposición normativa cualquiera, en cuarenta años de vigencia de esta Asamblea.

El Derecho en Cuba ha servido mucho; también ha hecho mucho daño, como toda creación humana. Ha habido Derecho liberador y Derecho del despojo. En nuestra historia ha habido normas jurídicas que han sostenido a los ricos durante largas épocas, pero también regulaciones que han devuelto las cosas a los desamparados. Hemos tenido sentencias admirables y otras de monstruosa injusticia. Es así el Derecho en todas partes.

Pero, ¿para qué sirve el Derecho ahora? Algunos creemos que debe servir para luchar por el socialismo democrático. El Derecho casi siempre ha sido usado por los poderosos pero no nació con esa intención. Dentro de sus principios está el de la defensa del más débil, el de que nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario en un proceso, el de que todos debemos ser juzgados por leyes que existan de antemano y que deben ser públicas, que no puede haber normas jurídicas secretas, que la tortura invalida la confesión de un reo penal, que la expropiación de la propiedad personal solo es posible dentro de un proceso legal que incluya la indemnización del perjudicado, que los tribunales de justicia deben ser independientes y deberse solo a la ley, que en la República el pueblo es el soberano y nadie es más importante que la legalidad, que en la creación y aprobación de la Constitución, si el pueblo no es protagonista, volveremos a entronizar el juego brutal del desmoronamiento del Estado de Derecho.

tomado de http://oncubamagazine.com/columnas/para-que-sirve-el-derecho/

El Dios de los cristianos no hace el amor

Luis Carlos Marrero

Hace algunos años Dios necesitó confesar algunos malentendidos y escogió a Eduardo Galeano. Reveló lo siguiente:

Y dijo Dios…
Adán y Eva eran los primeros seres humanos que de mi mano nacían, y reconozco que tenían ciertos defectos de estructura, armado y terminación. Ellos no estaban preparados para escuchar ni para pensar. Y yo…bueno, quizá yo no estaba preparado para hablar. Antes de Adán y Eva no había hablado con nadie. Yo había pronunciado bellas frases como “Hágase la luz”, pero siempre en soledad. Así que aquella tarde, cuando me encontré con Adán y Eva a la hora de la brisa, no fui muy elocuente. Me faltaba práctica.

En ocasiones, al igual que Dios, en varios momentos de nuestras vidas nos sorprende la soledad y la falta de práctica. Nos hemos adaptado a decir y escribir frases, discursos, libros, sobre Dios o acerca de él. Algunos colocamos delicadas palabras en griego, hebreo, arameo, latín, alemán, inglés para darle un corolario epistémico a nuestras conclusiones y con todo este ajiaco, en el mejor de los casos, construimos nuestros esquemas teológicos, predicaciones del domingo y algún que otro estudio bíblico. De esta manera presumimos que ya todo está hecho y rápidamente edificamos la estructura, el armado y por supuesto, la terminación.
Pero realmente ¿está todo finalizado? ¿Qué sucede cuando somos interpelados por otros seres humanos con otra estructura, armado y terminación, supuestamente diferente a la nuestra, a la que hemos normado, a la que es normal? ¿Será que Dios, en algún momento, pensó en una norma?

Y dijo Dios…
Lo primero que sentí fu asombro. Ellos acababan de robar la fruta del árbol prohibido, en el centro del paraíso. Adán había puesto cara de general que viene de entregar la espada y Eva miraba al suelo como contando hormigas. Pero los dos estaban increíblemente jóvenes y bellos y radiantes. Me sorprendieron. Yo los había hecho: pero no sabía que el barro podía ser luminoso.

Asombro, sorpresa, prohibido, centro. Nos asombra siempre lo diferente y esta extrañeza puede manifestarse en aceptación o rechazo dependiendo de los centros en nuestros paraísos construidos. Comienza lo prohibido, reforzamos nuestra fruta y comenzamos a subir las espadas. Algunos nos quedamos contando hormigas, es mejor mantenernos en los márgenes, no opinar, permanecer acomodados en nuestras interpretaciones teológicas.

En ocasiones me cuestiono lo ambivalente que puede resultar la aceptación, casi siempre sinónimo de tolerancia y no de acogida e inclusión. Cuando escucho a algunos de mis colegas cristianos decir: yo acepto esto y lo otro…siempre pregunto: ¿Y acoges e incluye? Y ahí regresamos de nuevo a frases hermosas como “Todos somos hijos de Dios”…”Su amor nos ha redimido del mundo”….entre tantas otras que hemos heredados, y al igual que este Dios, olvidamos o no queremos ver la luminosidad del barro, esa luz que producen otros Adanes y Evas, quienes siguen robando de nuestros centros las frutas prohibidas.

Y dijo Dios…
Después, lo reconozco, sentí envidia. Como nadie puede darme órdenes ignoro la dignidad de la desobediencia. Tampoco puedo conocer la osadía del amor que exige de dos. En homenaje al principio de autoridad me aguanté las ganas de felicitarlos por haberse hecho súbitamente sabios en pasiones humanas.

La dignidad requiere de muchas desobediencias, sean estas políticas, sociales, epistemológicas, religiosas, hasta espirituales. La osadía del amor trasciende las fronteras de una cama, una moral, un credo, un Dios. La osadía del amor se convierte en el culmen de la dignidad humana. Es la que nos hace diferentes, aún del propio Dios. Esa osadía del amor se alimenta de una espiritualidad que está llamada a ampliar la percepción de ese otro ser humano que se hace envidia de Dios, donde no existe el otro, porque yo hago parte del otro y el otro hace parte de mí. En este sentido, cultivamos una espiritualidad donde accedemos a la mejor parte que tenemos dentro de nosotros y que nos hace progresivamente más humanos y más de acuerdo al proyecto divino de justicia y equidad plena.

La espiritualidad es gracia divina y camino de pasión, realizada en la osadía del amor de la vida cotidiana, que además, parte de nuestras fragilidades personales y de los obstáculos que todos encontramos en la vida. Para todo cristiano, espiritualidad es todo lo que ayuda a vivir, como dice el Evangelio: “según el Espíritu”, es decir, a partir de la energía divina presente y actuante en cada uno de nosotros.

Y dijo Dios…
Entonces vinieron los equívocos. Ellos entendieron caída donde yo hablé de vuelo. Creyeron que un pecado merece castigo si es original. Dije que peca quién desama, entendieron que peca quien ama. Donde anuncie pradera de fiesta, ellos entendieron lágrimas de valles. Dije que el dolor era la sal que daba gustito a la aventura humana: entendieron que los estaba condenando al otorgarles la gloria de ser mortales y loquitos. Entendieron todo al revés y se lo creyeron.

Y aún continúan las equivocaciones….seguimos equivocando sexualidad con sexo, espiritualidad con materialidad, doctrinas con leyes, pecado con gracia, salvación con infierno.

Para muchas personas y especialmente cristianas, pensar en la sexualidad como una actividad espiritual podría parecer extraño, incompatible e incómodo. Todavía nuestros modelos teológicos interpretativos de la realidad no miran estas dos fuerzas como lo que realmente son: coexistentes y absolutamente complementarias.
Continuamos reproduciendo en la sociedad actual, por diversos motivos, la separación de la espiritualidad y la sexualidad.

Es más, estamos programados socialmente para percibir todo lo relacionado con el binomio sexualidad-sexo como algo que se debiera ocultar, algo vergonzoso, tabú, amoral y hasta obsceno y degradante.

La sexualidad es mucho más que sólo liberación sexual física, y también mucho más que sólo dos personas teniendo una experiencia sexual. Es la culminación de todo esto y más… la totalidad de lo emotivo, lo físico, lo intelectual y lo espiritual celebrando la abundante fuerza enérgica de vida que nos invita a trascender y convertirnos en seres sagrados. Como dice Chico Buarque, ella atraviesa emociones desconocidas por Dios Padre, atraviesa lugares ocultos al Dios Todopoderoso, entra por los laberintos imprevisibles, se abre en explosiones inesperadas. Este tipo de espiritualidad nos hace entender que Adán y Eva, Eva y Eva, Adán y Adán, Eva que se hace Adán y Adán que se hace Eva, o ni Adán ni Eva, simplemente Verde Verde, se descubren en Dios y Dios en ellos, se reconocen en Dios y Dios en ellos, se funden en Dios y Dios en ellos.

Y finalmente terminó Dios su confesión:
Últimamente ando con problemas de insomnio. Desde hace algunos milenios me cuesta dormir, y dormir me gusta, me gusta mucho, porque cuando duermo sueño. Entonces me hago amante o amanta, me quemo en el fuego fugaz de los amores de paso, soy cómico de la lengua, pescador de alta mar o gitana adivinadora de la suerte: del árbol prohibido devoro hasta las hojas y bebo y bailo hasta rodar por los sueños.

En muchas culturas el sueño es fuente de revelación, nos hace preparar el camino a nuevas transformaciones, se convierte en espacio hierofánico donde Dios también nos hace ver lo que no somos capaces de percibir despiertos.

Despertar en el sueño o despertar desde los sueños nos coloca en los lugares no reconocidos aún por nuestros quehaceres teológicos. Nos ubica en otros caminos originarios y originales (cuerpos, deseos, pasiones, historias, sabores) donde ya no es el Logos de Dios, ni nuestro Logos sobre Dios el lugar originario de la teología, sino la propia experiencia humana con sus complejidades, sus vivencias y sus osadías de amor. Por eso, hay que convertir esos lugares en lugares de producción teológica, los cuales son también imagen y semejanza, y nos convocan a fiestas, a ser amante o amanta, gitana o santera, a llorar nuestras tristezas, a entonar nuestras alegrías.

Gracias doy a la desgracia…

No perdamos el tiempo de crear y de juntarnos ecuménica y solidariamente en este coro diverso y humano. No dejemos que nos sorprenda, como a Dios, la soledad. Al final el Dios de los cristianos no hace el amor, nos necesita a cada uno de nosotros para poder soñar, tal como somos, con nuestras estructuras, armado y terminación. Y como bien le dijo a mi amigo Galeano, Él nunca podrá condenar lo que no conoce.

Dios nos bendiga.
Eduardo Galeano. El libro de los abrazos. Capítulo Teología 3.

*Esta es la reflexión del pastor Luis Carlos Marrera en la Jornada de Sexualidad en el Seminario Evangélico de Teología, a propósito de la Jornada cubana contra la Homofobia, 29 de abril de 2016. *