CUBA: Contando daños

Comparte

Las cifras son frías. Unos 5.000 millones de
dólares en pérdidas económicas poco dicen de las familias que quedaron sin
techo y perdieron no sólo la cama, el televisor o los juguetes, sino las
fotos de la abuela, la carta de un amor de la adolescencia y tantos otros
recuerdos insustituibles.

Una información oficial preliminar sobre los daños ocasionados a Cuba por
el huracán Gustav y el Ike, entre el 30 de agosto y el 9 de septiembre,
reconoce como “sobrecogedoras las vivencias” de las personas damnificadas
y las imágenes trasmitidas por los medios de comunicación desde las
localidades impactadas.

La acción combinada de los huracanes, incluidos los efectos previos y
posteriores a su entrada y salida del territorio nacional, la convierten
“en la más devastadora en la historia de estos fenómenos meteorológicos en
Cuba con relación a la magnitud de los daños materiales ocurridos”, afirma
el texto publicado este martes en el diario oficial Granma.

Una semana después de la entrada de Ike al oriente cubano aún es
imposible comunicarse vía telefónica con Gibara, a unos 860 kilómetros de
La Habana. “Persigo las imágenes de la televisión a ver si en algún
reportaje salen mis amigos. No sé si están bien, si perdieron o no su
casa”, cuenta la habanera Marta García, de 45 años.

Alrededor de 80 por ciento de las viviendas de la ciudad, que cada año
acoge el Festival Internacional del Cine Pobre, fueron dañadas por el
huracán. Imágenes televisivas muestran los esfuerzos de la población y de
las autoridades por salvar lo salvable, mientras no pocas personas acogen
en sus casas a aquellas que se quedaron sin nada.

Si no fuera por las medidas tomadas por la Defensa Civil y por los
esfuerzos gubernamentales en “el proceso de recuperación y
restablecimiento”, cuatro provincias de Cuba y la Isla de la Juventud
tendrían que ser declaradas “zonas de desastre”, asegura el informe
preliminar.

Durante el paso de Ike y Gustav, fueron protegidas casi 3,2 millones de
personas, medio millón de las cuales se albergaron en centros de
evacuación y el resto en casa de familiares y vecinos. En función del
Sistema de Defensa Civil y misiones derivadas, laboraron en uno más de
87.000 personas.

Aunque durante el paso de Gustav no hubo víctimas fatales, en los días
de Ike se reportaron siete muertes en varias provincias de la isla, “no
sólo como consecuencia directa de sus efectos, sino de la falta de
observancia estricta de las medidas orientadas por la Defensa Civil”,
aseguró el texto oficial.

El informe afirma que “uno de los impactos más letales” fue sobre el
sector de la vivienda: “más de 444.000 dañadas, buena parte de ellas con
pérdidas parciales y totales de techo, además de otras averías; y del
total, 63.249 son derrumbes totales”.

Las nuevas estadísticas se quedan por debajo de las afectaciones
anunciadas a fines de la pasada semana por el Instituto Nacional de la
Vivienda. Según el presidente de esa institución gubernamental, Víctor
Ramírez, la cifra total de hogares afectados sería de 514.875 dañados,
91.254 de los cuales quedaron totalmente destruidos.

El problema fue considerado por las autoridades como el “más complejo”,
no sólo porque deja a más de 200.000 personas sin casa y a algunas cientos
de miles más cuyas viviendas requieren reparación, sino porque construir y
rehabilitar requiere inversiones millonarias y años de trabajo intenso.

“Aún se encuentran 1,5 millones de personas desplazadas, sin techo, sin
hogar adecuado. Es una situación preocupante porque en el corto plazo se
les puede mantener en albergue, pero eso no es sostenible”, dijo a IPS
Susan McDade, coordinadora residente del sistema de la Organización de las
Naciones Unidas (ONU) en Cuba.

En algunos territorios del país, como Isla de la Juventud, los daños a
las redes eléctricas fueron totales. Tanto Gustav como Ike destruyeron
torres de transmisión de onda corta y de televisión y aún este martes no
se ha logrado reestablecer los servicios de comunicación en varios sitios.

En el occidente del país, 3.414 casas de secado de tabaco fueron
destruidas y otras 1.590 afectadas. En total se perdieron 800 toneladas
del producto en la principal zona tabacalera del país, donde se encuentran
las mejores tierras para uno de los tradicionales rubros exportables de
esta isla caribeña.

También en esta zona se reportan “pérdidas totales” en 55.700
hectáreas, incluidas plantaciones de caña de azúcar, y afectaciones en 877
organopónicos y 392 huertos intensivos que garantizan la producción de
vegetales. Asimismo, fueron afectadas más de 180.000 hectáreas de cultivos
forestales.

Datos no citados por el informe oficial, dan cuenta de 135.000
toneladas de cítricos dañadas.

La zona oriental, por su parte, reporta afectaciones en todas las áreas
cafetaleras, llegándose a perder la cosecha en algunos de los municipios
montañosos más productores, 32.305 de hectáreas de plátano perdidas y más
de 10.000 hectáreas de otros renglones agrícolas.

Al cierre del informe, se conocía de la pérdida de más de medio millón
de aves en todo el país, unas 100.000 de las cuales pudieron sacrificarse
y venderse a la población. Los daños a la masa avícola fueron
significativos en Sancti Spíritus, Matanzas, Las Tunas y Camagüey.

El sector azucarero, muy deteriorado desde la crisis económica de los
años 90, también tiene severos daños: 156.600 hectáreas encamadas (cañas
dobladas a ras del suelo), casi 519.000 hectáreas inundadas y 3.900
hectáreas de caña nueva perdidas. Unas 40.000 toneladas de azúcar se
mojaron y deben reprocesarse.

Sólo en la región occidental, el Ministerio de Salud Pública informa de
daños de consideración en 314 instalaciones, entre ellas 26 hospitales, 18
policlínicos, 191 consultorios, 14 hogares de ancianos y casas de abuelos.
Entre los más afectados aparecen los servicios de neonatología de cuatro
centros de salud habaneros.

En tanto el sector educacional reporta afectaciones en al menos 3.800
instalaciones vinculadas a la enseñanza primaria, secundaria,
preuniversitaria y técnica. Asimismo, cinco universidades provinciales
sufrieron daños, una sede municipal universitaria y el Instituto de
Ciencias Agropecuarias de La Habana.

Los daños se extienden a 146 instituciones culturales y a 82
instalaciones deportivas, siete puertos, miles de kilómetros de carreteras
y caminos, muros de contención de piedras que unen tierra firme con los
cayos donde se fomenta la industria turística, a la autopista nacional y
al viaducto La Farola, considerado una de las joyas de la arquitectura
nacional.

A pesar del peligro de las inundaciones, también hay alguna noticia
buena y es que el huracán Ike dejó como beneficio 1.791 millones de metros
cúbicos de agua embalsada. Según el Instituto Nacional de Recursos
Hidráulicos, el viernes pasado el volumen de agua acumulada en 239
embalses ascendía a 891,5 millones de metros cúbicos.

“El país ha sido devastado en su infraestructura económica, social y
habitacional como nunca antes”, afirma el informe preliminar y reconoce
que, aunque el gobierno comenzó “de inmediato” a enviar recursos a los
territorios afectados, “no es posible que todo llegue a todos de
inmediato”.

El documento oficial, catalogado como “muy preliminar”, no incluye los
daños al patrimonio cultural y natural y a las reservas de la fauna y la
flora.

Fuentes gubernamentales reconocieron la semana pasada que las reservas
estatales del país no serán suficiente para enfrentar el impacto económico
de los dos huracanes. En tanto, la coordinadora residente del sistema de
la ONU en Cuba, reconoció los daños como “masivos” y aseguró que la isla
“merece” cooperación internacional.

Un informe de situación, emitido el lunes por la oficina de McDade,
asegura que el sistema de la ONU ha movilizado hasta el momento 3.5
millones de dólares. A los 1,08 millones de dólares movilizados hasta el
fin de semana, se sumó en la víspera casi 2,5 millones de dólares
aprobados por el Fondo Central de Respuesta a Emergencia (CERF).

España, Rusia, China, Timor Oriental, Brasil, México,
Honduras, Colombia, Ecuador y Venezuela se encuentran entre muchos de los
países que han enviado su ayuda a Cuba, además de organizaciones no
gubernamentales como la Cruz Roja Internacional y la Media Luna Roja.
(FIN/IPS/da/dm/en pr/sl la/08)
*****
+ ONU en Cuba – Informes de situación
(http://www.onu.org.cu/es/recursos_resultados.asp?publicacion=13)
+ Desastre sin muertes (http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=89619)
+ El desastre del nuevo siglo
(http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=89730)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>