CUBA: Puerta abierta a relatores de la ONU

Comparte

“Otros relatores van a ser invitados por el gobierno cubano. Yo no soy una
excepción”, confirmó Ziegler el martes a periodistas, horas antes de
emprender el regreso a Ginebra, tras una estancia de 11 días para examinar
la situación del derecho a la alimentación en este país caribeño.

Ziegler, un sociólogo y académico de nacionalidad suiza, elaborará un
informe con las conclusiones de su viaje, pero adelantó que “el derecho a
la alimentación es totalmente respetado en Cuba. No hemos visto una sola
persona subalimentada”, a diferencia de otros países, señaló.

La agenda de trabajo, que definió como “muy cargada”, incluyó recorridos
por varias provincias, visitas a centros de producción agrícola, a dos
prisiones de La Habana y a instituciones para personas vulnerables, así
como entrevistas con el vicepresidente Carlos Lage y con otras
autoridades.

“Hemos discutido mucho con todo tipo de gente”, dijo Ziegler, quien
relató que en la ciudad de Santa Clara, a 268 kilómetros de la capital,
conversó inclusive, sin previa preparación, con personas que compraban en
una bodega, establecimiento de venta racionada de alimentos.

Ese modo de distribución satisfacía las necesidades básicas de una
familia hasta los años 80, pero ahora es totalmente insuficiente, de
acuerdo con varias investigaciones. No obstante, se considera que el
acceso a esa cuota de alimentos es un derecho garantizado a todo
ciudadano.

Además, existen dietas especiales para grupos vulnerables, como niños,
mujeres embarazadas, madres lactantes con alto requerimiento adicional y
enfermos con diferentes patologías.

“En la política cubana, el derecho a la alimentación está en primer
lugar. Cuba es el único país del mundo en desarrollo que ha realizado los
Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), señaló Ziegler, un crítico del
embargo económico y comercial estadounidense contra este país.

Los ODM son una serie de compromisos asumidos por la comunidad
internacional en 2000 para abatir la pobreza, el hambre y la desigualdad
en todo el mundo, con plazo en 2015.

“Esa es una condición muy específica de Cuba, que debe dedicar muchos
recursos en divisa para asegurar la alimentación”, indicó el experto, que
dijo haber constatado el deseo de autoridades y campesinos de aumentar la
producción para disminuir las importaciones de alimentos.

El gobierno cubano invitó a Ziegler luego de que el Consejo decidió dar
por terminado el mandato de la representante personal para Cuba, Christine
Chanet, de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos
Humanos, Louise Arbour.

Chanet había recibido el mandato de dar seguimiento a Cuba en 2002,
pero La Habana jamás permitió que pisara suelo cubano para hacer sus
informes, por considerar que su nombramiento fue producto de una maniobra
impuesta por Estados Unidos.

La cuestión de los derechos humanos ha sido durante años motivo de
duros enfrentamientos entre las delegaciones de La Habana y Washington en
Ginebra, sede anual de las sesiones de la desaparecida Comisión de
Derechos Humanos de la ONU, sustituida desde 2006 por el Consejo.

“Su visita es expresión del compromiso de cooperación con los
mecanismos universales de derechos humanos no discriminatorios, no
selectivos y ejercidos por igual para todos”, indicó el ministro de
Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, al recibir a Ziegler en la sede
de la cancillería, el 1 de noviembre.

En esa ocasión, Pérez Roque también reiteró la disposición a recibir en
el futuro a otros relatores especiales de Naciones Unidas si persiste un
tratamiento igualitario y respetuoso hacia Cuba.

“Esperamos que el año que viene otro relator pueda visitarnos, y así lo
haremos de manera sistemática y continua, en un ambiente en el que no hay
politización del tema contra Cuba, en el que no hay tratamiento
discriminatorio”, puntualizó.

Cuba es uno de los 47 miembros del Consejo, en el que, según Ziegler,
juega un papel “muy activo y dinámico”. El experto añadió que Cuba examina
la posibilidad de suscribir las convenciones sobre derechos económicos,
sociales y culturales y la de derechos civiles y políticos.

El relator especial, quien llegó a La Habana el 28 de octubre, pintó un
dramático cuadro de la situación alimentaria mundial, con 100.000 personas
que mueren diariamente de hambre o de sus consecuencias inmediatas, según
dijo.

Una de las metas que en 2000 se propusieron los estados miembros de la
ONU fue reducir a la mitad la proporción de población que sufre hambre,
pero está pasando al contrario, pues siguen aumentando las personas
afectadas por malnutrición, sostuvo Ziegler.

El viaje de Ziegler a Cuba fue el primero en ocho años de un
funcionario de alto rango del mecanismo político de la ONU. En 1999
visitaron La Habana los relatores especiales sobre la violencia contra la
mujer y sobre el uso de mercenarios, también invitados por el gobierno.

En noviembre de 1994, el ecuatoriano José Ayala Lasso, primer alto
comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, realizó una
visita de cuatro días en la cual se entrevistó con el presidente Fidel
Castro, ahora enfermo y sustituido en sus funciones por su hermano Raúl
desde julio del año pasado. *****
+ Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (http://www.cubaminrex.cu)
+ Gobierno y ONU buscan mayor impacto
(http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=42125)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>