CUBANOS EN PERÍODO ELECTORAL

Comparte

En marzo de ese año culminará un proceso que se iniciará próximamente con la postulación de los candidatos y continuará con los comicios municipales de octubre.

Con posterioridad se elegirá el parlamento, el órgano supremo del Estado formado por los diputados que representan a los 169 municipios del país.

También se renovará el Consejo de Estado, instancia que asume las funciones máximas cuando está en receso la Asamblea Nacional del Poder Popular y le corresponde convocar a elecciones y designar a los integrantes de la Comisión Electoral Nacional, que a su vez escoge a las provinciales.

Hablamos de los procedimientos de un modelo de democracia participativa implantado en Cuba como decantación de las mejores experiencias recogidas a través de la historia, desde la etapa de la lucha contra el colonialismo español, pasando por la seudo república y finalizando en el período de la Revolución Socialista.

Se trata de un proceso electoral que prescinde de los partidos políticos y concede a la población el derecho y la potestad única de nominar a los candidatos que considere pertinentes en asambleas públicas en los barrios y comunidades campesinas. Es decir, las asambleas de vecinos son las que postulan y no el gobernante Partido Comunista, aunque con frecuencia los ciudadanos proponen a personas de la comarca pertenecientes a esa colectividad política.

Lo hacen porque consideran que reúnen los requisitos morales y políticos, además de estar dispuestos a trabajar por el bienestar de sus compatriotas.

Por esa razón se afirma que los procesos electorales en Cuba están libres del ajetreo de los desgastados partidos políticos que, como en América Latina, suelen preocuparse únicamente de asegurar la victoria electoral para luego darle la espalda a las esperanzas depositadas en ellos por los ciudadanos.

La convocatoria a un nuevo período electoral como parte de los preceptos contenidos en el modelo democrático cubano pone de relieve el orden y el respeto a la Constitución que prevalecen en Cuba, contra todos los pronósticos de muchos de los adversarios de este proyecto social.

Recuérdese que con motivo de la enfermedad del presidente del Consejo de Estado, Fidel Castro, gran parte de la prensa occidental, el gobierno estadounidense y no pocos observadores apostaron porque el caos se entronizaría en la isla.

Incluso las fuentes referidas lanzaron las más apocalípticas especulaciones sobre la salud del líder de la Revolución Cubana y ni siquiera previeron que los dirigentes que pasaran a gobernar al país, encabezados por el primer vicepresidente general de ejército Raúl Castro, pudieran cumplir con las normas legales elementales.

Pero las predicciones lóbregas se estrellaron contra la voluntad de los cubanos de proseguir con su proyecto social aún en medio de la recuperación del presidente Fidel Castro, porque, entre otras cosas, a ese mismo objetivo convocó el estadista, quien, afortunadamente, se recupera de su enfermedad y podrá ser consultado sobre la buena marcha del proceso electoral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>