De la Biblia por reproduccin a la Biblia real

Comparte

Uno de los problemas ms complejos a la hora de comenzar un curso introductorio al Nuevo Testamento (NT) no es la escasa informacin que poseemos sobre el mismo, sino el amplio acumulado de datos que manejamos; esto, en la mayora de los casos, obstaculiza el anlisis de los textos.

A esa Biblia que tenemos en la cabeza, en parte recibida al calor de nuestros hogares o asumida al son de las catequesis, sermones, escuelas dominicales, en nuestras comunidades eclesiales, le llamamos Biblia por reproduccin, en cuya hechura, ni nosotros ni aquellos que la imparten, jugamos un papel protagnico; hemos sido como enormes recipientes de boca ancha en los que se introduce de todo en cualquier proporcin.

Hay otra Biblia, la que nace en la interaccin comunitaria con la Palabra de forma franca, directa, dialogante,sensible al cambio de perspectiva, respetuosa de las circunstancias en que se originaron los textos, atenta al rol de cada personaje, sus expresiones, el valor de los smbolos, y a esa le llamamos Biblia real.

La Biblia real es nuestro objeto de estudio pero, como hemos dicho, no resulta fcil alcanzarla sin atrevernos a de-construir los fundamentos de la tradicin, cuestionarlos en la medida en que escuchamos lo que la Biblia dice, sin intermediarios, interpretndola con los recursos que la propia Palabra proporciona y que el presente aporta para el enriquecimiento de nuestras vidas. Al fin y al cabo, es por ello que estudiamos las Escrituras en comunidad, en especial el NT, con el objetivo de iluminar juntas/os nuestra caminata en pos de un maana mejor.

No buscamos que la Biblia real aniquile a priori la que poseemos por reproduccin; ms bien se trata de transformarla en el debate sobre cuanto concibe infalible, obra de abordajes literalistas importados, mediatizados, unilaterales, difundidos al margen de procesos hermenuticos que profundizan en los textos desde los desafos contextuales del pasado y del presente.

La Biblia real habla desde las/os excluidos e interpela para que sea estudiada teniendo en cuenta las condiciones geopolticas en que se produjeron los textos. De esta forma comprendemos mejor la enorme pluralidad de comunidades en los inicios del cristianismo, las diversas posturas, ms o menos radicales, ante el hecho de la opresin ejecutada por el imperialismo romano y el servilismo desmedido de la casa herodiana; en consecuencia, ganamos mayor claridad para entender las diferentes posiciones respecto de los poderes polticos y financieros, la naturaleza de las crticas al judasmo, especialmente luego de la destruccin del Templo de Jerusaln.

Por ltimo, logramos argumentos slidos para recomponer el agudo panorama de las/os oprimidos por conceptos religiosos, econmicos, de gnero, de raza, as como para evaluar las dismiles controversias, en el propio seno del cristianismo primitivo, sobre el sentido del mensaje de Jess para la vida de las comunidades esparcidas por las vastas regiones del Imperio, las cuales, pese a la distancia histrica, encuentran vigencia en el presente.

La Biblia por reproduccin, oscurecida mediante acercamientos en extremo espiritualistas, o reducida a una pieza de laboratorio por el academicismo desmedido, impide a las/os excluidos de hoy descubrir en los Textos Sagrados la presencia liberadora del Dios Justicia-Misericordia. En el Aula-Taller de Hermenutica Popular preferimos el salto a la Biblia real por considerarla un fundamento clave en la construccin del Reino, que desde la fe, no puede concebirse aislado de una renovacin profunda en nuestras iglesias.

Este desafo nos plantea tomar toda introduccin a la Biblia, particularmente al NT, como herramienta de lucha por hacer en las congregaciones donde vivimos la fe verdaderas comunidades solidarias, crticas y autocrticas, enroladas en viabilizar la consumacin de un humanismo prctico bajo cualquier circunstancia.

Adentrarnos en el mundo bblico por mero deleite de los sentidos resulta traicionar el propio espritu de las Escrituras, elaboradas en complejas coyunturas de dominacin y opresin, con el fin de avivar una esperanza liberadora en la persona humana. El gozo por la Palabra no est desligado del compromiso con un mundo ms justo; nuestra propuesta no slo apela a una toma de conciencia integral en las/os participantes sino tambin en sus comunidades, algo que slo proporciona la Biblia real.

En prximos nmeros nos adentraremos en los ejes temticos y en los aportes que esta prctica comienza a revelarnos.

*Colaborador del Programa de reflexin/formacin socioteolgica y pastoral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>