De Santiago de Cuba a Monte Sinaí, la solidaridad se expande

Comparte
María de las Mercedes Rodríguez Puzo

No había electricidad y las calles estaban repletas de escombros, la población aún en shock, en ese contexto los recibió la ciudad siempre hospitalaria. Sin sacudirse el polvo del camino no preguntaron dónde se comía o se dormía, tan solo dijeron: “acá estamos para ayudarles”. Trajeron alimentos imperecederos, una planta potabilizadora de agua, la inquebrantable voluntad de hacer. Su accionar no quedó solo en los donativos, por un buen tiempo acompañaron y posibilitaron con materiales el proceso de reconstrucción de la comunidad Caballo Blanco, en el Consejo Popular Chicharrones, una de las zonas marginales y más afectadas de la urbe.

Hace tan solo unos días, la vida me dio la oportunidad de agradecerles su gesto solidario y altruista. En representación de la Red Ecuménica Fe por Cuba, participé en la inauguración del Comité de Revolución Ciudadana (CRC) Guayaquil Verde en el sector Monte Sinaí, invitada por la SNGR y el ingeniero Enrique Ponce, uno de los protagonistas de la reconstrucción de Caballo Blanco.

Guayaquil Verde es una organización de base, a favor del Movimiento Alianza País, que se encamina a resolver los problemas del barrio desde el mismo barrio mediante una ciudadanía activa. A la vez, propone la recuperación de espacios públicos para la recreación sana.

Hablarles el pasado 16 de julio a los moradores de esta comunidad, con una acentuada pauperización, fue sin duda una gran experiencia. Quizás muchos escucharon ahí por primera vez de Cuba. Les comenté del sentido de comunidad que nos une más allá del quehacer de nuestras organizaciones de masas; dígase los Comités de Defensa de la Revolución Cubana y la Federación de Mujeres Cubanas.

También les conté como el calor que nos sofoca en la llamada “Llave del Golfo”, influye en la manera cálida y afectiva de tratarnos. Nos preocupamos unos por otros y en los momentos duros la solidaridad aflora de forma natural. “¿Quién es tu hermano?, tu vecino más cercano” y “Haz bien y no mires a quién” no son solo refranes populares, se tornan filosofía y práctica de vida para nosotros.

Tantos años de resistencia al cruento bloqueo económico y a intensas campañas políticas fuera de la isla, que pretenden desacreditar al gobierno revolucionario, evidentemente solo han sido posibles gracias a la unidad del pueblo. Estas son las principales enseñanzas –a mi ver- que Cuba hoy le puede dar a las naciones latinoamericanas, y en especial a Ecuador.

En adición, vale la pena hablar sobre el accionar conjunto en pos de la equidad de género y la emancipación de la mujer, además, sobre la construcción del sistema de casas de cultura y la masificación de la cultura que ha posibilitado que todos los niños, adolescentes y jóvenes aficionados al arte tengan la oportunidad de desarrollar sus talentos profesionalmente.

En Monte Sinaí un alto número de los pequeños posee el don del baile, por sus condiciones de vida tan precarias es posible que nunca puedan ir a una escuela de arte.

Con suerte, el CRC Guayaquil Verde, podría convertirse en la alternativa para cambiar sus opciones de vida, fomentar el sentido de comunidad y la participación ciudadana, y transformar el porvenir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>