El laberinto político africano

Comparte

No hay duda que el Continente Africano concita hoy la atención mundial, ello a partir del desarrollo de un proceso político donde se destaca fundamentalmente la lucha de sus pueblos, contra la opresión a que se han visto sometidos durante años por dictadorzuelos de toda calaña apoyados por el gobierno de los Estados Unidos, aunque hoy éstos quieran posar ante el mundo como los defensores de las revueltas.

África tiene como triste indicador que un niño cada tres no termina la escuela, teniendo increíblemente las potencialidades mineras más grandes del mundo, al igual que reservas petroleras incalculables en varios de sus países.

Han sido estos los botines preciados por los países imperialistas durante años de su existencia, lo que dejó a los habitantes de este rico Continente en la más absoluta pobreza de sus grandes mayorías.

El poder mediático vendido a los intereses del Imperio han querido (como siempre) manipular la información y en función de ello, torcer la realidad hacia sus intereses, de varias maneras.

Obviamente que es muy difícil para todo latinoamericano poder ubicarse con claridad en una realidad tan distinta a la nuestra, aprovechando al máximo las pantallas de CNN han distorsionado la realidad de múltiples formas.

Un aspecto que han tratado de omitir en forma sistemática, es y seguirá siendo el hecho de colocar totalmente fuera del escenario al rol cumplido por los trabajadores en estos procesos en todos y cada uno de los países.

El Twiter y Facebook se colocaron como armas fundamentales
mostrándolos como capaces de generar tales revueltas. Si bien es cierto que hoy la alta tecnología de las comunicaciones ayudan y cumplen un rol importante, decir que tal magnitud de revueltas populares, se produjeron por el buen uso de ello, es realmente minimizar la lucha generada por la gente y sus organizaciones genuinas.

Veamos lo sucedido en Egipto por ejemplo para demostrar lo que planteamos.

El Movimiento que organiza la revuelta se lo bautizó 6 de abril, porque fue justamente el 6 de abril del 2008, la mayor huelga obrera convocada por los trabajadores textiles de la empresa Misr , es a partir de esta huelga de miles de trabajadores que el proceso desatado no tendrá retorno hasta la caída de Mubarak.

No es menor en un país que vivía en la más absoluta represión que fueran los sindicatos los que rompen el silencio con una huelga gigantesca, fue precisamente este hecho político y no el twiter , el que fue capaz de desencadenar y contagiar a los más amplios sectores incluida la juventud universitaria , para llevar juntos adelante la protesta que se extendió por todo Egipto.

No hubo un solo día durante todo el 2010 que no se produjeran por lo menos tres protestas populares, inclusive hasta en el imaginario popular la instalación de las llamadas “carpas” en la Plaza Tahrir en El Cairo, fue la réplica exacta de lo que las y los trabajadores hicieron en el interior de la fábrica cuando ella fue tomada por la gente, en el 2008.

Ello no hace más que reafirmar la idea del rol fundamental cumplido por los trabajadores , la mayoría de los reclamos que hasta hoy persisten en Egipto más allá de la caída de Mubarak, es que la gente solicita sean juzgados los ex gobernantes , los cuales en su mayoría son los dueños de las fábricas, es decir que los capitalistas son vistos como una misma fórmula , que acuñaba la corrupción , la superexplotación, en definitiva , el pueblo sabe perfectamente que Mubarak gobernaba para ellos y el imperialismo.

Los motivos de hacer desaparecer a los trabajadores del escenario como protagonistas fundamentales, tiene un claro objetivo político. Desde hace años se quiere colocar en la agenda política que ya los trabajadores “son cosa del pasado”, “que el mundo cambió” que en definitiva “el fin de las ideologías” se consumó.

En realidad esta falacia política no hace más que confundir, generar estudios grandilocuentes del “nuevo sujeto de cambio” como gustan llamar varios académicos trasnochados y pos modernos, que en realidad trabajan para el gran capital y sus intereses.

África y sus revueltas no pararán con la caída de sus dictadores, esto lo tienen muy claro los agentes imperialistas, la gente no solamente perdió el llamado miedo, sino que sus revueltas son parte de la brutal crisis global, sus reclamos difícilmente puedan ser contemplados por los nuevos gobiernos, los cuales en su gran mayoría están siendo monitoreados por los yankees. Porque perder el control geopolítico de esa parte del planeta, implicará para EE.UU y sus aliados europeos, perder el control del petróleo y que el mismo no pueda ser controlado por ellos. Es por esta razón que los Obama y los Sarkozi entre otros, necesitan dar muestras de que apoyan la caída de los dictadores de turno (siempre financiados por ellos) en la medida que se les garantice de quien asuma siga sus designios. Hay Africa y revueltas para rato, en este laberinto político cuyo denominador común es la crisis económica y política del capitalismo en su conjunto.

por: Gustavo González (Analista)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>