El proyecto de salvacin-liberacin de Monseor Romero*

Comparte

La hermenutica de la Historia de la Salvacin-Liberacin es orientada por la perspectiva de la liberacin de los pobres en vistas a la formacin de un pueblo estructurado sobre la base de nuevos criterios de pertenencia como la fe monotesta, la ley mosaica y la exclusin de relaciones de dominacin.

El Antiguo Testamento, segn esta visin, constituye el testimonio popular de esta experiencia. Dicho de otra manera, representa la presencia bienhechora de lo divino en medio de las vicisitudes de la vida humana, pero tambin en el corazn de lo cotidiano (8).

Es un Dios que salva dentro de la historia, acompaando la marcha vacilante de la existencia humana. l anima y devuelve el coraje a los afligidos mediante la voz de los profetas.

Evidentemente, el proyecto de Salvacin-Liberacin se inscribe en una perspectiva colectiva, nica forma capaz de influir eficazmente en el curso de la historia. La condenacin eterna representa el encierro en uno mismo y sus intereses privados. Asimismo, persistir en una fe privatizada es obligar a la gracia a permanecer evanescente y no ofrecer a los excluidos del banquete terrenal ms que un escaso consuelo en la eternidad. Idealmente, la historia debe ser asumida de manera consciente por el Pueblo de Dios, el cual, generacin tras generacin, es invitado a volverle a descubrir el sentido.

De esta manera Romero reinterpreta las Escrituras a partir de la realidad de su pas. Escrutando el efecto disolvente que su verdad posee sobre las proyecciones idoltricas que los poderosos perpetan para mantener al pueblo en un estado semi-letrgico, construye as asombrosos paralelismos entre las narraciones del xodo o la cautividad en Babilonia, y la historia contempornea de su pueblo (9).

Gracias a la recuperacin de estos relatos picos, l evoca el poder de Dios quien, con la ayuda de hombres y mujeres de buena voluntad, permanece en constante lucha contra las fuerzas de corrupcin y decadencia.

Suscitando la toma de posicin ante las coordinadas histricas, el prelado establece una dinmica de unidad y de esperanza all donde la poblacin experimenta persecucin. Anima a los salvadoreos a perseverar ante las pruebas, recordndoles que Dios oye sus clamores y que vendr ms temprano que tarde a socorrerles y a castigar a los verdugos y a sus amos. Incluso si la liberacin definitiva no acontece en la historia presente, Romero nos recuerda, a la manera de los libros de los Macabeos, que al final Dios vendr a juzgar a vivos y muertos (10).

Incorpora, por otra parte, la tragedia humana a la intemporalidad del juicio escatolgico, delimita la duracin efmera de la vida terrestre en relacin con la eternidad y desarma simblicamente a los que creen triunfar para siempre.

La perspectiva de Romero restablece el sentido de lo sagrado revelado en Jesucristo, no como respaldo del poder, sino como reorientacin definitiva de la historia a partir del oprimido. As, frente a los imperios y los reinos que siempre se han adjudicado el poder absoluto y la representacin de lo sagrado, la postura teolgica de monseor Romero establece precisamente la puesta en duda de la sacralizacin del poder manifestado en la profanacin de la imagen divina inscrita en cada ser humano.

Con la Resurreccin de Jesucristo, en cuerpo y en espritu, la Salvacin de alguna manera ha estallado en todos los sentidos y se nos revela en toda su plenitud. El Cristo, por su mensaje, tambin ha transmitido una jerarqua de valores universales, la parnesis tica, que sita al ser humano en el centro del actuar moral de los cristianos. Por eso, segn el arzobispo, la concepcin de la Salvacin-Liberacin se inscribe inevitablemente en la construccin de la salvacin histrica. Para l, la Salvacin-Liberacin aparece como una experiencia de carcter colectivo mientras que la condenacin corresponde esencialmente a un destino individual.

(8) Ver la homila de 18 de marzo de 1979, en Ibid., t. VI, p.206-208. (9) Ver la homila de 25 de marzo de 1979, en Ibid., T.VI,p.223. (10) Ver homila de 25 de noviembre de 1979, en bid., t. VI, p.180.

* Tomado de ADITAL ** Ponencia presentada en la Semana de Teologa de la UCA, El Salvador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>