El Salvador:toque de queda, terror

Comparte

Debo decirles que están equivocados, el día 7 de septiembre fue convocado por vía Internet y volantes callejeros el llamado “toque de queda” por las denominadas maras (pandillas vinculadas al narco) , la Salvatrucha y la 18, enemigas acérrimas ambas maras desde hace años que hoy se unen contra el gobierno de El Salvador porque éste acaba de votar la semana pasada una ley que aumenta las penas a menores y pandilleros.

El terror está instalado en el país, cualquier comercio que abra sus puertas puede ser incendiado, cualquier ómnibus o transporte público será objeto de un atentado, los niños no pueden ir a las escuelas, los jóvenes a los liceos, porque pueden ser sentenciados por la mara por no cumplir la orden.

A usted le parecerá que es increíble amigo/a lector/a, pero esta es la realidad que hace 48 horas vive este país centroamericano. Como si esto fuera poco en la noche de ayer un canal de TV privado ofreció sus cámaras para que tres mareros encapuchados pudieran hacer su petitorio al gobierno.

En el mismo se exige negociación de igual a igual con los Ministros del Interior y Defensa a los efectos de que sea derogada la ley en cuestión, convocan además cual si fueran un Movimiento Social y Popular a unirse al pueblo en esta lucha contra la carestía de la vida.

El gobierno de Mauricio Funes planteó que no se negocia con los delincuentes, pero en realidad uno se pregunta en qué manual estará escrito poder salir de esta situación que para un uruguayo puede ser insólita, pero en esta parte de esta sufrida América ya nada llama la atención.

Paralelamente a la aprobación de la ley la semana pasada se dio un brutal golpe al narcotráfico, donde al allanar una hacienda en la zona de Zacatecoluca se encontraron metidos en dos barriles de plástico, la friolera suma de 10 millones de dólares.

Obviamente que nadie más que quien cuenta con dinero mal habido lo puede tener en dos barriles.

La situación es realmente caótica, fábricas y oficinas que cuentan con los pocos trabajadores y trabajadoras que pueden llegar a sus lugares laborales, los envían a casa temprano, antes de que caiga el sol por el temor a lo que les pueda pasar.

En realidad este es un plan muy estructurado donde la ultra derecha y el narco funcional a ella, desean desestabilizar al gobierno de Mauricio Funes en El Salvador.

Desde Estados Unidos están enviando hace meses durante todas las semanas indocumentados salvadoreños, que en general vuelven sin un peso donde su lamentable único camino es entrar a ser cobijados por las maras.

Estas pandillas no nacieron en El Salvador, nacieron precisamente en los barrios más humildes de los Estados Unidos , donde los indocumentados hace muchos años para defenderse de múltiples atropellos de las autoridades gringas, comenzaron a organizarse hasta desembocar en este desastre, al ser presas del narcotráfico.

Quiero dejar claro que este proceso no es de hoy, esto es consecuencia directa de años de exclusión, de pobreza extrema, de educación nula para los sectores populares.

De millones y millones de dólares volcados en el gran negocio de la seguridad privada, hoy ya desde la prensa de derecha se reclama que hay que pedir asesoramiento a los yankees para la represión de esta situación.

De millones de dólares volcados por el Banco Mundial y el BID con los llamados “planes focalizados contra la pobreza” que no sirvieron más que para reproducir a ella.

No existen casualidades políticas en este caso, hay una clara intención de la derecha salvadoreña en la desestabilización política del país para que Centroamérica siga sin tropiezo alguno siendo el “patio trasero del imperio gringo”.

por: Gustavo González

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>