El tema racial sigue como asignatura pendiente

Comparte
Patricia Grogg

Patricia Grogg entrevista al economista y académico cubano Esteban Morales
La cuestión racial ha sido la menos atendida dentro de
la sociedad cubana en todas las etapas históricas, lo cual impacta a un
sector que es el más atrasado y ha sufrido más la pobreza y la
marginación, alerta el experto Esteban Morales en entrevista a la
Redacción IPS Cuba.

PATRICIA GROGG: En la Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista
de Cuba (PCC) hay al menos tres objetivos, en que se menciona el problema
racial. ¿Qué se ha hecho en aras de su cumplimiento? ¿Son o no suficientes
estos objetivos para solucionar los problemas raciales?

ESTEBAM MORALES: Estos objetivos están por cumplirse, aunque se ha
avanzado, particularmente, en la presencia de mujeres y personas mestizas
o negras en los órganos de gobierno y la Asamblea Nacional (parlamento
unicameral) y también en sus estructuras partidarias y del Poder Popular a
nivel de provincia. En general se observa una mayor presencia de negros y
mestizos y mujeres, en las estructuras políticas y de gobierno a todos los
niveles, no así en el Estado.

Nuestros medios aun no reflejan de manera suficiente -y a veces bastante
insuficientemente- la composición racial de nuestra población. Siendo esto
especialmente crítico en nuestra televisión, que es capaz de repetir una
misma cara blanca en varios programas sin darle oportunidad a caras no
blancas. Ello ha tendido a mejorar en los últimos tiempos, pero aún
estamos lejos de alcanzar un equilibrio adecuado.

Se van logrando incrementos progresivos de personas negras y mestizas en
varios lugares, pero su ausencia es particularmente crítica en los mejores
empleos dentro del turismo. Aun no se logra que la población negra y
mestiza comparta ni medianamente en igualdad de condiciones con la
población blanca las posiciones de relevancia dentro de la llamada
economía emergente, de las corporaciones y el turismo.

En estos objetivos, como podemos observar, se mezcla la cuestión racial
con otros asuntos, lo cual sirve para restarle la atención prioritaria que
merece, al haber sido la menos atendida dentro de la sociedad cubana en
todas las etapas históricas.

Hasta que este problema no aparezca con la prioridad que tiene, no se
podrá avanzar con un sector de la sociedad que es el más atrasado, ha
sufrido más la pobreza y la desatención social.

PG: ¿El último censo trajo algunas novedades que puedan ilustrar la
situación de la población negra y mestiza?

EM: El censo solo sirvió para ilustrar a nivel macro cual es la
composición racial de la población. Con muchas dudas, como resultado de
las propias deficiencias del censo. Que no termina de ser concebido como
un asunto cultural y no un simple estudio estadístico-demográfico. La
única cifra medianamente creíble es la de la población mestiza: 26,6. Las
cifras de la población negra, estimada en 9,3 por ciento y la de la
población blanca de un 65 por ciento, no son creíbles. Decir que en Cuba
existe solo un 9,3 por ciento de negros es algo sumamente cuestionable.

Además, el censo carece de validez para tratar problemas sociales de una
manera científica, por cuanto no cruza variables con el color de la piel,
tampoco toma en consideración el color en las variables socioeconómicas,
lo cual le resta efectividad para tener una visión real de los problemas
sociales y económicos. Un censo con esas insuficiencias no sirve para
dirigir a la sociedad cubana. No es posible saber dónde está la pobreza o
todo un conjunto de problemas que tienen que ver con la vida social y que
el censo está incapacitado de reflejar.

PG: En sus artículos y entrevistas usted incluye a la población
afrodescendiente entre los sectores más vulnerables de la población
cubana. ? Cuál es su evaluación en 2014? ¿Se han diseñado políticas
diferenciadas por el color de la piel en aras de la equidad e igualdad?

EM: En los últimos años no hemos avanzado mucho en esas políticas, que
tendrían que medirse, en primer lugar, no por la presencia de negros y
mestizos en las estructuras de poder, en lo cual si hay avances, sino por
su lugar en la nueva economía. No se ven negros o mestizos en posiciones
protagónicas de la economía del dólar, ni cercanas al turista, sino más
bien en plazas menos importantes, peor remuneradas y salvo en los
servicios, alejadas del turista. Prácticamente no hay negros o mestizos al
frente de una empresa, una corporación o un hotel turístico.

Ello responde a una realidad social-histórica no han sido los negros y
mestizos los que más cercanos han estado a esas posiciones procedentes de
organismos, “blanqueados”, dígase Comercio Exterior, Relaciones
Exteriores, Inversión Extranjera, el propio turismo, por lo cual cuando
los puestos dentro de la economía emergente comenzaron a repartirse, les
tocaron fundamentalmente a blancos, que son lo dominante dentro de la
composición racial de esos organismos.

PG: ¿Usted, cómo académico, qué propone al respecto?

EM: Hay que crear comisiones en los centros y lugares, que tengan como
objetivo vigilar la composición racial equilibrada en la distribución de
los puestos de trabajo. El sindicato tiene que prestar atención a este
asunto.

PG: Da la impresión que se han cerrado espacios y el tema racial se
discute menos. ¿Cuáles son los obstáculos? ¿Por qué el tema racial no se
lleva a discusión en los barrios por ejemplo?

EM: Yo diría que el tema racial se discute ahora más que antes, lo que esa
discusión sigue sin ser suficientemente pública y no es reflejada por
nuestros medios. Cuando se ha tratado el problema por la televisión se ha
hecho de un modo que le ha restado efectividad al mensaje, mostrándose el
poco conocimiento y la poca importancia que se le da a su tratamiento.
Falta aún mucho conocimiento y profesionalidad para tratar el tema racial
en nuestros medios. Si contamos además, con el rechazo hacia este asunto,
por parte de nuestros medios, ello es suficiente para que casi nunca se le
trate.

Nuestra población negra y mestiza prácticamente no tiene imagen
televisiva, salvo en la música. No hay una novela, un documental que
refleje su vida. El documental “Raza” de Eric Corbalán, que ha recibido
múltiples permios, nunca ha sido puesto por televisión. Las pocas veces
que la televisión refleja el tema racial lo hace con una película
norteamericana. En general, en nuestros medios existe una mezcla de
rechazo y despreocupación cuando del tema racial se trata.

PG: ¿Qué retos y desafíos supone para Cuba el tema racial?

EM: Supone el reto, extremo grave, de tener que encarar la división de los
cubanos. Si el tema no es atendido como amerita son muchas las personas
descontentas y desencantadas de la política social y ello es muy peligroso
para la unidad que debemos preservar dentro del complejo proceso de
cambios en que estamos metidos.

Es ciertamente increíble y absurdo que nuestros medios y en particular la
televisión continúen siendo tan omisos y erráticos al reflejar el
problema. Que invisibilicen tanto a la población negra y mestiza. Un
asunto histórico y que es preocupación de tantas personas dentro de
nuestra sociedad. Parece una desidia, una burla, un burdo desconocimiento
y despreocupación. Si la sociedad cubana no acaba de abordar ese problema
con toda la atención que ello merece, las consecuencias van a ser
desastrosas para todos. Porque no se trata de un asunto de blancos, negros
y mestizos, sino de toda la sociedad cubana.

Durante estos años, sin embargo, se ha trabajado bastante, tanto en los
Proyectos Comunitarios, como en la Comisión Aponte de la Unión de
Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y por otros grupos. Sin embargo, se
trabaja con mucha dificultad, porque las estructuras de dirección que
rodean a estos grupos, no les facilitan su trabajo; dígase los municipios
del PCC, del Poder Popular y las organizaciones de masas a su nivel, que
ninguna tiene en su agenda de trabajo, ni siquiera de debate, el tema
racial.

Ha sido posible avanzar en los debates provinciales, aunque ahora
esperamos que la Dirección del parlamento abra de nuevo la posibilidad de
continuar esos debates. Además, hemos desplegado tres tareas que pienso
son muy importantes para hacer avanzar el tema nacionalmente:

– Se preparan las condiciones para introducir el estudio y comprensión del
asunto del color en la enseñanza primaria.

-Ya el Ministerio de Educación Superior emitió una resolución por medio de
la cual “Estudios Raciales en Cuba” ha pasado a ser una asignatura dentro
del currículo universitario.

-Se ha coordinado y discutido con la Oficina Nacional de Estadísticas e
Información para cruzar variables con Color de la piel, como vivienda,
educación, salarios, etc. que permitan una visión más clara de las
diferencias en el nivel de vida de la población blanca, negra y mestiza.
Lo que facilitaría de manera extraordinaria el trabajo científico sobre el
tema. Además de apuntalar de manera más objetiva la política social.

-La Comisión Aponte desarrolla además jornadas alrededor de la
personalidad de Antonio Maceo, Mariana Grajales y José A. Aponte. Y
moviliza a las Direcciones Provinciales de la Uneac en el trabajo sobre la
cuestión racial.

-La Comisión Aponte cuenta con un boletín por medio del cual informa sobre
diferentes aspectos de su trabajo.

-Se programa para el próximo año un encuentro Científico Nacional sobre el
tema racial con la presencia de todas las comisiones provinciales y otros
participantes.

Otro asunto importante es que el tema pasó desde hace algún tiempo a
formar parte de la plataforma de “subversión interna” promovida y
financiada por el gobierno de Estados Unidos. Recientemente en algunas
declaraciones de representantes de esa variante, se ha tratado de suavizar
el discurso, acercándolo a nuestras posiciones. De modo que las críticas
que estas personas hacen sobre la cuestión racial en Cuba, no son muy
diferentes a las nuestras y ya no aparece en su discurso político el
esquema de solución, por medio del cual, el tema racial en Cuba se
solucionaría, según ellos, cambiando el régimen político. Tal vez esto
responde a los potenciales cambios que podrían producirse en la política
norteamericana hacia Cuba. O a la comprensión de que el esquema de
solución que plantean resulta demasiado impopular. (2014)

Menciones del tema racial en la Conferencia Nacional del PCC

Objetivo No. 57. Enfrentar los prejuicios y conductas discriminatorias por
color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen
territorial otros que son contrarios a la Constitución y las leyes,
atentan contrala unidad nacional y limitan el ejercicio de los derechos de
las personas.
Objetivo No. 69. Reflejar a través de los medios audiovisuales, la prensa
los medios audiovisuales, la prensa escrita y digital con profesionalidad
y apego a las características de cada uno, la realidad cubana en toda su
diversidad en cuanto a la situación económica, laboral y social, género,
color de la piel, creencias religiosas, orientación.
Objetivo No. 75. Lograr un incremento progresivo y sostenido en la
promoción de mujeres, negros, mestizos y jóvenes a los cargos de
dirección, a partir de los méritos, resultados y cualidades personales de
los propuestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>