Enredados en el Guaní

Comparte

Llegar a Guane es respirar campo abierto que humilde y amoroso se entrega al visitante para ofrecer lo mejor de sí. Con la espontánea familiaridad del guanero, el grupo gestor de esta experiencia nos invitó a caminar por las calles de esta localidad. Sentíamos que el tiempo no ha detenido la emoción de sabernos cubanos rebeldes y así se percibía en sus pobladores, quienes se manifestaban orgullosos de su terruño.

El comienzo del evento Guaní 2012 dio evidencias de existir como proceso que solo se sienta a descansar para tomar nuevos bríos y continuar su marcha, esta vez develando con mensajes su razón de ser, sus sentidos políticos como experiencia que no se detiene ante obstáculos del contexto, sino que asume los retos de una gestión ambiental participativa, junto a un grupo gestor que se une y quiere crecer, quiere hacer su camino al andar. Así, por altoparlantes, mientras caminábamos por todo el pueblo, se escucharon estas frases de Paulo Freire:

“… Decir la palabra verdadera es transformar al mundo. El hombre es hombre, y el mundo es mundo, en la medida en que ambos se encuentran en una relación permanente, el hombre transformando al mundo sufre los efectos de su propia transformación“.

“Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre”.

“No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión. Defendemos el proceso revolucionario como una acción cultural dialogada conjuntamente con el acceso al poder en el esfuerzo serio y profundo de concienciación”.

“Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra…”
Estas y otras frases, que evocaban la relación naturaleza-sociedad en armonía, o a la creación de Guane como primera villa de occidente y aludían a los sentidos identitarios de este pueblo, la imprimieron una motivación especial al evento, mientras la alegría de todos los organizadores se hizo sentir para comunicar abiertamente que este encuentro celebraba su décimo aniversario.

Y no hay mejor manera de celebrar que compartiendo saberes y haceres, aprendiendo de todos y de todas las experiencias presentadas por los participantes, con la interrogante lanzada desde el encuadre de las expectativas: ¿Qué aporta mi experiencia al Guaní y qué le aporta el Guaní a nuestra experiencia? Transcurrieron dos días intensos para las y los enredados que estábamos disfrutando del espacio, miembros de TECMA, CREA, FEPAD de la Universidad Pedagógica, junto a muchos amigos y educadores populares que van sumando su interés de ingresar a la red, nos dimos cita en este Guaní para reencontrarnos con la gente de la comunidad La Bajada, Guanahacabibes, con el maestro de Guane y las muchachas y los muchachos de Ciencias Médicas, la Universidad de Pinar del Río, todos egresados del Programa de Formación de Ceprodeso.

“Si recordar es volver a pasar por el corazón…” al decir de Galeano, también vale evocar los momentos místicos que al estilo de educadores populares sirvieron para integrarnos: los mensajes de paz, la construcción de las grullas de papel, a la luz de nuestras “carismáticas chismosas cubanas” (veladoras del campo y el período especial) que nos envolvieron entre risas y nostalgias, la caída de la tarde en espera de la cena criolla.

¡Y cómo olvidar la guitarra, las miradas de júbilo, los chistes de buen humor, la dulce voz de Anabel que nos recordaba el programa y pedía nuestras valoraciones de lo vivido, el buen trato de la gente de la escuela especial, la rica hospitalidad de Ricardo, su buen carácter, Mayrene y todos los demás miembros del grupo gestor para que cada instante fuera vivido con placer y se aprovechara al máximo nuestras expectativas.

El intercambio de experiencias fue un nutrido espacio para la socialización en grupos. Los cursos de capacitación muy dinámicos, a pesar del breve tiempo; sin embargo hubo debate, reflexiones críticas de nuestras realidades, deseos de apostar por el cambio y la transformación que terminaron con ejercicios de construcción colectiva. El clima contribuyó a generar alianzas, próximos encuentros, invitaciones para otros espacios en red.

Ha sido largo el bregar en estos diez años por comunidades como Laguna Vieja, Paso Piedra, La Güira, Bolondrón hasta llegar, con este encuentro, a Combate Las tenerías en la que pudimos apreciar el mural colectivo, la valla identificadora de la comunidad a su entrada, el estadio de pelota, la guarapera, la biblioteca comunitaria y otras iniciativas locales que terminaron en una feria expositiva, todas resultado de la autogestión del grupo comunitario con el acompañamiento de Guaní.

Durante todo el recorrido emprendido para llegar a la comunidad compartimos momentos con resultados alcanzados y maneras de hacer muy frescas, creativas y llenas del contenido movilizador y formas de abordar la realidad que tiene la educación popular ambiental.

Un ejemplo de incidencia fue la visita al aserrío, parada importante en el camino hacia la comunidad, donde pudimos dialogar con los directivos de esta institución, conocer un poco en detalles del ciclo productivo y las perspectivas futuras para reducir la contaminación a partir de los desechos que producen con lo cual la comunidad logra mejorar su calidad de vida. Una interesante contrapartida, que despertó reflexiones críticas estuvo en la presentación de los dibujos de niños con la percepción del impacto negativo que tiene para la vida en su comunidad, este aserrío por sus desechos provocándoles incendios constantes.

Estos dibujos quedaron en un mural para lectura de sus trabajadores y en vistas de un encuentro cercano con la comunidad para pensar en acciones conjuntas que puedan mejorar la calidad de vida de los pobladores.

Pero aquello intangible que tiene que ver con las capacidades creadas para la gestión en la comunidad de sus problemas ambientales, las autotransformaciones en los sujetos, las habilidades para comprender su contexto e incidir en él, esas se dejaron ver de forma muy discreta y sabemos que potenciarlas, hacerlas sostenibles, son aún un reto para seguir andando con esta comunidad.

Qué pasará en Combate Las tenerías hasta el otro Guaní, qué con su grupo gestor, cuál será la estrategia de seguimiento, cómo se articulan las comunidades en que han sido sedes de procesos de transformación por el Guaní, son parte de las interrogantes que muchos nos hacíamos y que nos dejaron con la curiosidad de volver para ver, para seguir aprendiendo de esta experiencia.

Hasta un próximo febrero para el encuentro de experiencias del Guaní, pero un hasta luego solo le decimos a su grupo gestor, pues muy pronto nos vemos por allí, por aquí para seguir enreddándonos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>