Es hora de recrear ideas y acciones

Comparte

Por Rosana Fernandes

Frente a una situación inédita que vive la humanidad, la Escuela Nacional Florestan Fernandes (ENFF) suspendió sus cursos del primer semestre, tras 15 años de ser un lugar de experiencia de formación de la clase trabajadora. Lo que imaginamos es que todo se calmaría, así como agua parada en un lago; la vida pasaría lentamente, las hojas caerían al suelo, las plantas crecerían sin podar, las flores florecerían sin ser vistas. Pero no, hay muchas ideas brotando, inspiradas en los tantos legados:

De los maestros y maestras que están en la pared como testigos de un tiempo que ya se fue, mirando el tiempo que ahora es. En la vista de Florestan y la sonrisa plasmada en su rostro, se presenta en foto lo que fue historia presente; en su pensamiento hierven ideas sobre cómo organizar el pueblo para cambios cruciales en defensa de la vida, la dignidad, de garantizar derechos, de ser protagonistas de una revolución soñada por tanto tiempo, pero que aún no llegó.

En el lenguaje poético de Patativa del nordeste brasileño. Poeta cuestionador, un justiciero. Sus versos son como semillas para fecundar justicia en la tierra.

En la voz desafiante de Pagu, militante política que nos dejó el legado de cometer crímenes: “ese crimen sagrado de ser divergente, nosotros lo cometeremos siempre”.

Doctor Sócrates Brasileiro también está en el campo sin “cortar” fila, esperando su turno (¡no dio tiempo!), otra lección que nos dejó: “ganar o perder, pero siempre con democracia”. ¡Esa misma, la democracia que tanto necesitamos!

Rosa, la roja, nos educa para la libertad, pues “quien no se mueve no siente las cadenas que lo prenden”. Es la libertad que buscamos, rompiendo las cadenas que oprimen todas las razas, todos los géneros y todas las generaciones.

Y viene ella toda florida, elegante y bien pintada con pinceles de tintas fuertes representando su altivez. Frida deja la lección de una que ama la vida, la plenitud y la rebeldía, en las alas del femenino: “pies, para que los quiero, si tengo alas para volar?”.

Están presentes el Che y el comandante Fidel, educadores del pueblo, de la prueba de resistencia y de la revolución permanente; de una isla pequeña con su pueblo grandioso, que no dona aquello que sobra sino lo que más le hará falta, pues la solidaridad es valor y compromiso con el pueblo.

Y la comida que se tiene, poca o mucha, se reparte igualmente para saciar a quien necesita, los más pobres, los primeros, sobrevivientes del mundo. Josue de Castro ya decía “lo que falta es voluntad política para movilizar recursos a favor de los que tienen hambre”. Tan actual, sin meras coincidencias.

¿Y el amor? Todos expresan amor a la humanidad. Marighella hace la síntesis “el amor es lo que no se detiene ante ningún obstáculo, y puede existir hasta cuando uno no es libre”.

Tenemos hasta a Saci dándole ideas a los otros, dicen por ahí que la verdad el esta comandando, no es posible que tantas cosas pasen: el mundo todo de cabeza para abajo con giros ligeros y humo en el camino. Pero no es para asustarse, el Saci es nuestro amigo, está solamente probando nuestra capacidad de reinventar.

En el centro de este escenario están ellas, aleteando desde Brasil: “la orden es que nadie pase por hambre, el progreso es el pueblo feliz”; la roja reafirma “vengamos a tejer nuestra libertad…” banderas de unidad, de luchas y resistencias de los pueblos del mundo.

Son tiempos de cuidados, cada uno y una en sus casas, cuidando de sí mismo(as) y de todos, en el ejercicio de aprender con el otro. Tiempo de reflexiones, de Pascua que llegará, todo será recreado, incluyéndonos a nosotros mismos, a nuestra propia humanización; viviendo valores de un nuevo ser humano, de sociedad transformada. Es el tiempo que siempre clamamos por su falta. Ahora “sobra” para hacer aquello que no conseguimos en otros momentos: mirar profundamente para nuestras hijas, hacer aquella comida y comerla lentamente, leer aquel libro polvoriento, limpiar los armarios, lavar el corazón, darles agua a las plantas del balcón, cortar el pasto, hacer piojito, tomar un té y sentir la brisa de las primeras noches frías de invierno que ya viene. Sí, estamos aprendiendo con el maestro Antonio Candido a practicar que “tiempo no es dinero, tiempo es el tejido de la vida”.

Pascuas 2020

Un comentario sobre «Es hora de recrear ideas y acciones»

  • Mauro Freitas dice:

    Excelente artigo em epoca de Pascoa e Pandemia Covid-19. Salve o bravo povo Cubano exemplo de solidariedade para o mundo. Viva Fidel. Viva El Che. Presentes, Sempre !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>