Este no es el verdadero Estados Unidos*

Comparte

Estas encierran el rudimentario proyecto estadounidense de proveer a los ciudadanos de paz, justicia econmica y social, libertades civiles, nuestro medio ambiente, y los derechos humanos.

AVISO

Tambin estn en peligro nuestra resolucin histrica de proveer a los ciudadanos de informacin veraz, tratando a los civiles disidentes con respeto, autonoma estatal y municipal, y con responsabilidad fiscal.

Al mismo tiempo, nuestros lderes polticos han declarado independencia con respecto de las organizaciones internacionales, civiles, y han renunciado a cumplir acuerdos globales prolongadamente sostenidos, incluyendo acuerdos relativos a armas nucleares, control de armas biolgicas y al Sistema Internacional de Justicia.

En lugar de nuestra tradicin de promover la paz como prioridad nacional a menos que nuestra seguridad estuviese directamente amenazada, nosotros hemos proclamado nuestra poltica de Guerra preventiva, un descarado derecho a atacar a otros pases unilateralmente para cambiar a un gobierno que no es de nuestro gusto, o con otros propsitos. Cuando surgen serias diferencias con otras naciones, etiquetamos (a estas naciones) de parias internacionales, y declinamos permitir discusiones directas para resolver las disputas.

A pesar de los costos, hay esfuerzos de altos lderes de EEUU para ejercer un dominio imperial estadounidense alrededor del mundo.

Estas polticas revolucionarias han sido orquestadas por aquellos que creen que el tremendo poder de nuestra nacin no debe ser internacionalmente constreido. Incluso con nuestras tropas envueltas en combate, y aunque EEUU encare la amenaza de adicionales ataques terroristas, nuestra declaracin de: O ests conmigo, o ests contra m ha reemplazado las alianzas basadas en una clara comprensin de intereses mutuos, incluyendo la almenaza de terrorismo.

Otro aspecto preocupante es que, a diferencia de otros momentos de crisis nacionales, el peso de los conflictos est ahora concentrado exclusivamente en los pocos hombres y mujeres heroicos reiteradamente enviados a pelear en la pesadilla de Irak. Al resto de nuestra nocin no se le ha pedido hacer ningn sacrificio, y se han hecho grandes esfuerzos por encubrir o minimizar el conocimiento pblico de los cados.

En lugar de vitorear nuestro papel como grandes campeones de los derechos humanos, nosotros encontramos ahora las libertades civiles y la privacidad personal repugnantemente violadas bajo algunas de las previsiones de la Ley Patriota.

O, incluso de mucha mayor preocupacin es que EEUU ha repudiado los acuerdos de Gnova, y ha promovido el uso de la tortura en Irak, Afganistn y la Baha de Guantnamo, y clandestinamente, valindose de regimenes sumisos, mediante el llamado programa extraordinario de rendicin. Es penoso ver al Presidente y al Vicepresidente insistir que la CIA debera estar en libertad para perpetrar castigos o tratamientos inhumanos o degradantes a personas bajo custodia de EEUU.

En lugar de reducir nuestra dependencia de las armas nucleares e impedir su proliferacin adicional, nosotros hemos insistido en nuestro derecho (y en el de otros) de retener nuestros arsenales, de expandirlos, abrogando o derogando casi todos los controles sobre armamentos nucleares negociados durante los ltimos cincuenta aos. Hemos dado as el primer paso en la proliferacin nuclear global. EEUU ha abandonado asimismo la prohibicin de (hacer) un primer uso de armas nucleares en contra de naciones no-nucleares, y est contemplando la posibilidad, precedentemente condenada, de (tener) armas en el espacio.

La proteccin del ambiente ha sido lanzada por la borda a causa de la poca observancia que ha puesto el gobierno en la presin de la industria petrolera, y de otros consorcios poderosos. Los ltimos cinco aos han resultado en continuas disminuciones de los estndares de contaminacin en EEUU, generando una casi universal condena a nuestra nacin por nuestras polticas globales sobre medioambiente.

Nuestro gobierno ha abandonado su responsabilidad fiscal al concederle favores sin precedentes a los ricos, al tiempo que abandonaba a las familias (de las clases) trabajadoras. Los miembros del Congreso han incrementado en 30.000 dlares su propia remuneracin al mismo tiempo que congelaban el pago mnimo en 5,15 $ por hora (el ms bajo de las naciones industrializadas).

Estoy hondamente preocupado por un giro fundamentalista en muchas casas de culto y en el gobierno, en tanto que la iglesia y el gobierno se han hecho ms y mas entretejidas entre s, hasta extremos antes inimaginables.

En tanto que EEUU (es) el nico superpoder del mundo, debera percibirse a s mismo como el campen confiable de la paz, la libertad, y los derechos humanos. Nuestra nacin debera ser el punto focal alrededor del cual otras naciones se congreguen para combatir las amenazas de la seguridad internacional, y a mejorar la calidad de nuestro ambiente compartido. Nosotros deberamos estar al frente en la provisin de asistencia humanitaria a personas necesitadas.

Este es el momento para que las hondas y preocupantes divisiones polticas dentro de nuestro pas sean sanadas con los estadounidenses unidos por un propsito comn de revivir y alimentar los valores morales, polticos e histricos que hemos sostenido durante los ltimos 230 aos.

  • Tomado de Aporrea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>