Feria de gestión popular y solidaria de la vida. Hacia una red de trabajo cooperado y solidario en Cuba.

Comparte

La idea central de esta Feria es presentar en el contexto del 12 encuentro internacional de Paradigmas Emancipatrios los cambios económicos y sociales en Cuba, en especial la diversidad de experiencias de gestión y propiedad y visibilizar los sentidos éticos, políticos, culturales y civilizatorios de las experiencias productivas y reproductivas de trabajo.

La Feria incluye presentación simultanea de: 1) las novedades de la empresa estatal cubana, con experimentos de co-gestión de los trabajadores y responsabilidad social; 2) cooperativas (urbanas y rurales); 3) Trabajadores por Cuenta Propia y sector privado (pequeña y mediana propiedad), con propuestas de responsabilidad social, comunitaria, diseños culturales y estéticos no mercantilistas.

Para Cuba, la necesidad de abrir nuevos espacios al mercado, conjugado con la planificación de alcance social, supone la búsqueda e implementación de nuevas formas de regulación por parte del Estado.

La tarea estratégica es pensarnos y articularnos desde la eficiencia y eficacia productiva, de trabajo, en un sentido político y cultural más amplio desde la diversidad de formas de participación, gestión y sostenibilidad de la vida. Por esto debemos incluir también en nuestra concepción a los proyectos de desarrollo social, comunitario en nuestros barrios y territorios. Aquí entra una gama de plataformas asociativas de actores, experiencias socios culturales, ambientales, promotoras de empoderamiento y liderazgos de mujeres y jóvenes, de las diversidades, etc., así como las experiencias de trabajo de los gobiernos locales y Consejos Populares.

Se hace necesario estudiar y potenciar iniciativas de economía de la solidaridad en los territorios, muchas de ellas lideradas por mujeres. Estas experiencias potencian formas económicas alternativas y originales que adoptan diferentes estructuras organizativas, que se conocen con distintos nombres, y que son protagonistas de una dinámica reactivación de los procesos de experimentación de la solidaridad y la cooperación en la economía y en la vida social comunitaria.

Unido a lo anterior, se requiere continuar el perfeccionamiento del poder popular (sin formalismos inoperantes que inhiban su efectivo despliegue de gobierno), las asociaciones comunitarias cooperadas, auto-organizadas y auto-gestionadas desde las bases, capaces de resolver las necesidades de sus miembros, y de interactuar (horizontal y verticalmente) con las organizaciones sociales, gubernamentales y estatales existentes en el territorio y a escala provincial y nacional. Estos procesos no se pueden visualizar al margen de la lucha hegemónica, por lo que los límites éticos y políticos están planteados en la medida en que no hay que verlos como auto-organización libre de sectores contra-revolucionarios, estimulados por las estrategias intervencionistas de Estados Unidos para la recolonización imperial de Cuba, en caso de que se manifiesten bajo nuevas formas en el marco de la normalización de las relaciones diplomáticas.

El desafío pasa por abrir cauce, ensanchar (y actualizar) el corredor cultural crítico del no capitalismo en la sociedad cubana, en medio de las nuevas problemáticas y desafíos de la Revolución. Ello supone, en primer lugar, la generalización de buenas prácticas políticas y económicas, así como de todas las estrategias y acciones para hacerlas viables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>