Gente de Buena Fe

Comparte
Caminos

El propio miércoles 20 de noviembre el equipo de comunicación del Encuentro, decidió salir a los centros estudiantiles de la ciudad holguinera para convocarles al concierto de Buena Fe. Sería un regalo para el pueblo de este municipio y en especial para sus jóvenes.

Dos pasiones coincidían esa misma noche: el concierto musical y el choque de pelota entre la selección provincial y el equipo de la Isla de la Juventud. En el propio hotel sede del Encuentro estuvieron hospedados los músicos de Buena Fe y los peloteros holguineros. El concierto estaba previsto para las 9:00 pm, pero se decidió correr el comienzo en espera del final del partido. Los holguineros perdieron 1 a 0, pero en compensación les esperaba un momento gratificante con temas muy populares de la agrupación guantanamera. A las voces de Israel y Yoel se unieron las de cientos de personas que disfrutaron del concierto.

Un cordón separaba a las personas participantes en el I Encuentro de la Red ecuménica y a la población que acudió a la convocatoria pública para escuchar a Buena Fe y corear sus canciones. En el escenario las banderas y lomas con la identidad del evento enfatizaban los por qué de la presencia del grupo en tierra holguinera. Algunos músicos traían el pullover con el logo del Encuentro, otros la cinta violeta que también promocionaba este espacio ecuménico.

Al segundo tema ya el cordón había sido cruzado por muchachas y muchachos que querían estar todavía más cerca de Buena Fe. Ese gesto de juntarse personas cristianas y no cristianas, fue un regalo para la Red ecuménica, porque ese fue precisamente el sentido de su Jornada de incidencia pública “Busca la paz y síguela”. Unas y otros cantaron en un mismo coro multitudinario canciones como Catalejo, Nacimos Ángeles, Libre, La Culpa, Todo el mundo cuenta, entre otras.

Los líderes de Buena Fe habían sostenido en la tarde un intercambio con los delegados y delegadas al I Encuentro. Para ellos también fue significativa esta invitación. Yoel Martínez comentó: “es un placer estar aquí, que nos hayan invitado a este encuentro tan hermoso, tan fructífero. La verdad que estamos bien contentos. Por lo menos yo me siento como en casa, entre hermanos y, me imagino que la experiencia para el resto de los muchachos del grupo sería lo mismo. Ya los comentarios son esos, se sienten bien, se sienten bien cómodos. Conversar o tener una experiencia con cada uno de ustedes, por lo menos que hayan contado con nuestra música, que se sientan identificados con ella, para nosotros de verdad que es placer, es bien chévere”.

Israel Rojas recordó: “al principio, cuando recibimos la propuesta nos pareció un poco loco porque nosotros no somos exactamente un grupo que hace música cristiana ni nada por el estilo pero definitivamente uno siente que al final somos parte de lo mismo, o sea, intentar hermanar a la gente desde sus luces y no separarlas a partir de sus sombras. Creo que al final es lo que nos hace gente con vocación de fe”.

“La fe no es no solamente inventarse un Dios, al menos como yo lo veo, ponerle una cara, un rostro, creo que la fe es algo más allá, la fe es creer”. Yoel entonces le interrumpió para recordar el siguiente versículo: Hebreos 11, 1: “La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.

Israel aseguró que “sin fe no hay obras, se puede andar en la vida sin muchas cosas pero sin fe y sin amor no se puede andar. Entonces pues cuando nos convocaron a este encuentro me pareció tan hermoso, me pareció tan maduro de como nuestra sociedad puede ir teniendo puentes y vasos comunicantes en función de lo que la gente es capaz de hacer de verdad, no desde la palabrería sino de verdad desde su vocación para irle para arriba a la caliente a los problemas, no tenerle miedo a enfrentarse a mirarle los ojos a los demás, y desde la construcción desde la valorización de lo que somos como seres humanos, desde la utilidad de la virtud, no la virtud que uno cree que tiene, la virtud uno puede creer que la tiene pero verdaderamente se comprueba que la tienen cuando la ejercita, cuando la palpa, cuando la puedes sacar de ti, a caminar y entonces ayudar a otros y ayudarte a ti mismo, que ya no es poca cosa, a vivir y a intentar ser feliz incluso aunque te falte todo”.

“Es por eso que estamos tan contentos. Hay gente que cree que los que amamos a Cuba la amamos por lo que es, y sí yo amo a Cuba por lo que es pero sobretodo la amamos por lo que puede ser, por el sueño de los que somos capaces de reinventárnosla y hacerla mucho mejor. Y para mí la Cuba que yo amo la que quiero regalarle a mis nietos y a mis hijos es esta Cuba, esta Cuba en la podamos vernos, no importa en lo que crea cada cual, pero cada cual desde su posición de intentar ser mejores sin excluir nuestros defectos”.

“Nosotros no estamos aquí solamente porque esto es nuestro trabajo, estamos aquí porque había algo un poco más allá que un concierto. Había pasos en función de la construcción de esa Cuba nueva, esa Cuba distinta, esa Cuba que siga siendo la misma en lo mejor de sí, pero mucho mejor en el futuro. Ese sueño de país nuevo no se queda en un congreso, puede militar en una provincia, no se queda en La Habana, no se queda en el evento. Puede tener células vivas latiendo en otros lugares recónditos”.

“Cuba es más compleja, más diversa, late con otros ritmos. Por eso nosotros queremos venir hasta aquí, y enterarnos de esta historia, que ustedes vienen fundando desde hace tantos años gracias a gente tan buena como el reverendo Raúl Suárez, como otros que pone empeño para que estas cosas salgan. Yo quiero estar aquí, nosotros queremos estar ahí, nosotros queremos estar en esa fundación de esa Cuba tan hermosa, de esa que podemos ir fundando entre todos poquito a poco”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>