Guantnamo: Bosques entre la sequa y el fuego

Comparte

La seca obliga a veces a llevar agua en carros cisternas hasta zonas con mayores problemas, dice a IPS el especialista en silvicultura del servicio estatal forestal del Ministerio de Agricultura, Yosvani Acosta.

El experto reconoce que la sequa y los incendios conspiran contra los planes de forestacin en Guantnamo, donde coexisten las zonas ms lluviosas y las ms secas del pas, en las que el agua cada se cuenta en gotas.

Las precipitaciones anuales de la provincia son de 1.503 milmetros, pero en las montaas y el norte del territorio, las lluvias se aproximan o superan los 2.000 milmetros, en tanto hacia el sur van decreciendo hasta llegar a la costa.

Esta franja costera sur recibe en promedio menos de 500 milmetros de lluvias al ao, con temperaturas superiores a los 26,6 grados y una tasa de evaporacin de ms de 2.000 milmetros.

El dficit de precipitaciones ha contribuido a aumentar la erosin y desertificacin de los suelos, afectados tambin por la salinizacin.

En esta regin optamos por sembrar especies que no son de alto valor econmico, pero nos van a ayudar a mejorar la tierra, afirma Acosta.

Un programa forestal iniciado en 2000 para asegurar la sustentabilidad de los bosques permiti aumentar la superficie arbrea en ms de 6.000 hectreas en los ltimos tres aos.

Nuestro patrimoni forestal es ahora de unas 250.000 hectreas, asegura. Las formaciones naturales representan 86 por ciento del rea cubierta y cobijan las mayores reservas de maderas duras y preciosas del pas.

Aunque en menor medida que el pasado ao, los incendios fueron en 2005 serios escollos del crecimiento y la proteccin de los bosques. La conjuncin de sequa y altas temperaturas propicia los incendios cada primer semestre del ao, pero las causas directas no siempre se pueden determinar, comenta Acosta.

Ni siquiera Baracoa, ciudad guantanamera situada en la porcin ms lluviosa del pas, se salv del fuego. Cuatro incendios destruyeron 51 hectreas de pinos en sus alrededores.

Los principales factores son la quema indiscriminada de pastizales y desechos de cosecha, el trnsito por reas boscosas de vehculos sin matachispas y la negligencia de cazadores y pescadores furtivos que encienden fogatas sin precauciones.

Campesinos de la zona siguen empleando con frecuencia el fuego para despejar sus predios, prctica que no slo arriesga la extensin de las llamas, sino el rendimiento agrcola de los suelos.

La mayora de estas quemas se producen sin las autorizaciones previstas por el Decreto 179 sobre Proteccin, Usos y Conservacin de los Suelos y sus Contravenciones.

Acosta cree que la creacin de fincas forestales en la provincia ya se siente en la disminucin de incendios, que fueron 27 en 2004 y 12 en lo que va del ao.

Las fincas forestales tambin contribuyen al mejor aprovechamiento del agua. En este momento tenemos una 40 de estas unidades, que oscilan entre cinco y 30 hectreas, pero esperamos llegar a 2010 con 175, dice el especialista.

Las fincas estn a cargo de familias campesinas a las que el Estado entrega en propiedad tierra y vivienda, mientras la empresa forestal se encarga de la capacitacin y el suministro de medios de trabajo.

Datos estadsticos del Cuerpo de Guardabosques de Cuba indican que 367 incendios registrados este ao afectaron 12.037 hectreas, 54 por ciento de las cuales estaban cubiertas por bosques naturales.

Expertos de ese servicio han alertado que los siniestros daan la rica diversidad biolgica del territorio cubano y contaminan la atmsfera.

Estudios de entidades cientficas y del Cuerpo de Guardabosques determinaron que de esos 367 incendios emanaron 238.288 toneladas de dixido de carbono y 10.404 toneladas de metano, entre otros gases que se acumulan en la atmsfera y agravan el llamado efecto invernadero, recalentando el clima.

Acosta y Martn Ramrez Lpez, especialista en ordenacin y aprovechamiento de bosques del servicio estatal forestal, creen que la temporada ms vulnerable va de febrero a mayo, aunque este ao se extendi hasta junio.

La superficie boscosa total de Cuba es de 2.572.000 hectreas, de las cuales 2.223.000 corresponden a bosques naturales y 348.700 son plantaciones forestales.

Un documento gubernamental difundido el 5 de este mes para informar sobre el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio afirma que desde 1959, el ndice de boscosidad del pas aument en 10 puntos.

En 2004, alrededor de 24 por ciento de los suelos cubanos estaban cubiertos de bosques, aade el comunicado del gobierno. El programa forestal del pas hace nfasis en la necesidad de incrementar la restauracin boscosa por provincia.

Ese plan tambin da relevancia a aspectos cualitativos, en especial la supervivencia de las plantaciones. El principal enemigo de los bosques son los incendios forestales, afirma.

Garantizar la sustentabilidad ambiental figura entre los Objetivos de Desarrollo de las Naciones Unidas para el Milenio, fijados en 2000 y que sern evaluados la semana prxima en la cumbre convocada por el mximo foro internacional.

+ CUBA: Sequa crea inseguridad alimentaria (http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=34227)

+ El portal del medioambiente en Cuba (http://www.medioambiente.cu/)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>