Hacia una integracion desde abajo

Comparte
Alba movimientos

De por sí, la Escuela Nacional Florestan Fernandes, en Guararema, Sao Paulo, tiene un olor a resistencia, a movimiento social. Por estos días, luchadores y luchadoras, activistas, representantes de la diversidad de organizaciones de base de la región, agudizan este ambiente. Rozando el inicio de la I Asamblea de la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA, a celebrarse del 16 al 20 de mayo, los pasillos y salones del lugar son testigos de discusiones
preliminares y esbozos de lo que el encuentro puede dejar para una propuesta de integración de los sectores populares.

Según Llanisca Lugo, coordinadora de Solidaridad, del Centro Memorial Martín Luther King, en Cuba, la Asamblea Fundacional de la Articulación viene naciendo hace años y finalmente se logra concretar una reunión estructurada a partir de los desafíos impuestos a los movimientos sociales por la crisis del sistema capitalista y las
estrategias de dominación del imperialismo en el continente. Para cerrar, “veremos como la Articulación se organiza como proceso unitario en los ejes de organización, comunicación, formación política. Partimos de un análisis del contexto para construir un proceso de integración que tiene su horizonte en la solidaridad
concreta y una agenda común”.

Más de 180 delegados y delegadas de 22 países llegan a la Asamblea. Son militantes con experiencia en las luchas nacionales, que se repiten en varios lugares, en medio de un contexto de disputas y de necesidad del reascenso de los movimientos sociales.

Sin dudas, el escenario es de mayor capacidad de integración, dice Llanisca, y eso nos es favorable. Sin embargo, apunta la urgencia de impulsar propuestas cada vez más radicales y sólidas en las respuestas a las necesidades de los pueblos, lo cual puede lograrse con una integración propia, basada en la autogestión y recreada en las luchas y vida cotidiana de las distintas organizaciones sociales del área.

Para Nury García del Movimiento del Poder Popular de Perú, la Asamblea dará la posibilidad de discutir sobre la construcción de este proceso de vocación anticapitalista, antipatriarcal, que puede derivar en el fortalecimiento del poder popular. Mientras que para Juan Manuel Karg, de Marea Popular, y de la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA-Capitulo Argentina, este es un encuentro esperanzador. Por primera vez habrá una amplia participación de movimientos sociales que luchan contra el ideario neoliberal que se mantiene y si bien “es
cierto que se avanzó muchísimo desde aquella jornada en Mar del Plata (Argentina) hasta acá, el imperialismo sigue activo, ha implementado dos golpes de Estado, en Honduras y Paraguay, sigue con tratados de libre de comercio, sobre todo en los que conforman la Alianza del Pacífico, y más bases militares. Y aán así, que existan movimientos que se paren frente a esas políticas, habla de que no queremos volver
a los noventa, que queremos ser independientes y autónomos, como decía San Martín: seamos libres y lo demás no importa.”

Con esos sentidos, se abre la Florestan a esta reunión. Algunas incertidumbres y desafíos, complejas realidades nacionales del campo político de los sectores populares se cuelan en las conversaciones. Sin embargo, muchos y muchas coinciden en que es un esfuerzo que puede dar frutos para una nueva etapa de la lucha social a nivel regional. Para Llanisca se trata de valorizar los procesos en curso y lograr
integrarlos: “debemos salir de los formatos de eventos y reuniones”, enfatiza. Con esta parada, los movimientos sociales proponen volver a las calles y hacer más continua la lucha. Coinciden en que la articulación puede ser un camino distinto, que “junte a gente con propuestas concretas y verdaderos procesos en revolución”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>