Impuestos nuevo Presidente y Junta Directiva del CLAI bajo el imperativo de gestos concretos

Comparte
JOSÉ AURELIO PAZ

Acompañar a la nueva directiva del CLAI (Consejo Latinoamericano de Iglesias) y a su presidente electo, el reverendo Felipe Adolf, en el nuevo reto de profundización en un ecumenismo de gestos concretos, fue el espíritu que reinó durante el acto de clausura de la VI Asamblea de ese organismo, el pasado sábado, cuando en el momento mismo de la imposición de los cargos, el presidente saliente, el obispo Julio Murray, expresó a quien le sustituye: “Que el Espíritu Santo los guie, para que siempre y den testimonio de la construcción del Reino en medio de nosotros; les prometo que estaré orando por ustedes, confiados en que el Señor les acompañará”.

En un emotivo acto que tuvo por escenario el hotel Habana Libre, sede de la cita en esta capital, la junta directiva saliente colocó sus estolas a los nuevos miembros de esa instancia, en medio de gran júbilo y de abrazos mutuos por compartir compromiso y gestos concretos, mientras que el mensaje de la presbítera Ofelia Ortega, de la Iglesia Presbiteriana Reformada y Presidenta del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) para América Latina, en sus palabras finales de reflexión hacía énfasis en tres términos: justicia, amor y humildad, mientras expresaba que hay que “Ir a la raíces de los problemas sociales, desde la propia raíz de nuestra espiritualidad; es el fundamento último de la espiritualidad para con otro mundo posible, de ahí que necesitamos una Iglesia de misericordia, una Iglesia más cristiana y más humana, una Iglesia samaritana.”

También se refirió a la llamada “teología de la vida” y al tema que convocará, en octubre desde Corea, a celebración de la X Asamblea del CMI: “Dios de vida, condúcenos a la justicia y a la paz”, para hablar, después, de “asuntos esenciales en los que la Iglesia, por su misma naturaleza, tiene que afrontar”, como es el caso de encontrar respuestas ante “la realidades de un planeta en peligro” a través de un compromiso ético; y concluir: “La gente busca la felicidad en todas partes menos en el amor. Y es precisamente esta forma errónea de búsqueda de felicidad en la riqueza, en el poder, en la fama o en un amor excluyente, la que no solo no nos da felicidad, sino no las quita del todo.”

Ortega fue causa de un emotivo homenaje por parte de la Pastoral de la Mujer del CLAI, viendo representadas en ella a todas aquellas otras que, desde sus respectivas responsabilidades en las iglesias o movimientos, han dejado una huella a través de la historia, y las que hoy, cada día más, se empoderan dentro del caminar ecuménico.

Nilton Giese, secretario general del CLAI, dio lectura a la Carta Pastoral de La Habana, documento final emitido por esa Asamblea, donde se reconoce como un gesto concreto, en primera instancia, el hecho de que finalmente pudiera celebrarse la cita en la Habana. “No ha sido fácil el camino que nos trajo a esta ciudad caribeña. El CLAI ha sentido en carne propia el costo de la solidaridad, al ver congelados sus fondos producto de la ignominia del bloqueo económico que sufre la isla de Cuba, desde las fauces del poder imperial. Cuba afirmó su disposición a recibirnos con los brazos abiertos y nos ha compartido su realidad, con todos sus claroscuros y luminosidades, a través de un recorrido de eventos históricos y planteamientos sociales. Hemos sido testigos del acompañamiento fraterno y pastoral a las familias de los cinco héroes detenidos en cárceles estadounidenses y solidarizarnos con su causa. Esto nos ha permitido mirarnos como un continente latinoamericano y caribeño desde un proceso revolucionario y de profundización de gestos concretos”, expresa el documento.

También establece un grupo aspectos en el orden político-social, “una serie de temas que entendemos merecen toda la atención en este ministerio de la construcción de la unidad del pueblo de Cristo”. Además del bloqueo a Cuba se denuncia la detención y tortura de los prisioneros encarcelados en la Base Naval de Guantánamo por parte de los Estados Unidos; saludan “la concreción de expresiones políticas regionales como el ALBA, CELAC Y UNASUR; además de demandar la defensa de la tierra y la “promoción de políticas estatales que prioricen la gestión integral y sostenida de los recursos naturales y el respeto a la identidad, la justicia y la dignidad de los pueblos originarios.

Así mismo, la Carta Pastoral alude a temas puntuales y de urgencia como el conflicto político entre el Reino Unido y Argentina, pidiendo que se retomen las conversaciones; el proceso de pacificación de Colombia; las 70 mil muertes violentas y las 20 mil desapariciones en México; a hacer más visible en las iglesias el tema de la discapacidad y la necesidad del desarrollo de un Estado laico en la región, más allá de la libertad de culto. A ello se suma la necesidad de orar por la profundización del proceso democrático venezolano y el apoyo a la autodeterminación del pueblo de Puerto Rico, entre otros.

Los delegados e invitados, reunidos en la VI Asamblea del CLAI, recogieron una ofrenda de solidaridad para los damnificados de las provincias orientales del país, que superó los 12 mil dólares. Gesto concreto que se revertirá en insumos de primera necesidad y en techos, cuando cada delegado regresa a su lugar de origen con una cruz de madera en el pecho, hecha a partir de los restos de las viviendas que a su paso, el pasado año, dejara el huracán Sandy.

tomado: http://www.alcnoticias.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>