Intervención del Presidente de Honduras Manuel Zelaya ante la Asamblea General de la ONU

Comparte

Señor presidente de la Asamblea General…estimados cancilleres de Ecuador, estimados amigos y amigas, señora vicepresidenta de la Asamblea. Maryorie Celli directora de la Asamblea General.

La resolución que Naciones Unidas en este momento acaba de aprobar por forma unánime, con la votación de todos los países integrados a esta magna asamblea, eleva fuertemente la dignidad de los pueblos de Honduras y del mundo; los acuerdos sobre Derechos Humanos en el mundo y al mismo tiempo los valores fundamentales de la Humanidad, como son el derecho a la vida, a la libertad, a la justicia, a la dignidad individual y a la dignidad colectiva, igual que a los derechos de participación ciudadana, tan importantes para este nuevo siglo XXI en que los retos, en que las condiciones cada vez se hacen más complejas pero también tenemos más fuerza, más conciencia y más instrumentos para darle repuesta a los problemas y encontrar soluciones que cada vez son; como el mundo de hoy es; soluciones globales en las cuales todos estamos comprometidos a participar.

Esa resolución es histórica, es significativa y le da fuerza hasta el último ciudadano del mundo para pelear por esas grandes conquistas de la Humanidad. Habrá algunos que desprecien esas conquistas que crean que el uso de la fuerza y la violencia debe seguir existiendo sobre la paz y la concordia que predican las Naciones Unidas, no tenemos ni la menor duda que siempre el predicar por el bien común y siempre elevar nuestros mejores deseos a los principios que hemos mencionado, será el norte de nuestro sistema para procurar los objetivos de un mundo mejor por el cual estamos todos comprometidos a luchar en defensa de nosotros mismos, de nuestros hijos y de las futuras generaciones.

Naciones Unidas igual que casi todas las organizaciones de América, iniciando por la Organización de Estados Americanos, por unanimidad las organizaciones de los países del CARICOM, o sea los países del Caribe que muchos de ellos son grandes amigos de Honduras; de los países de UNASUR en todo el sur de América que se han pronunciado también por unanimidad condenando la barbarie y el retroceso que un pequeño grupúsculo de usurpadores le quiere imponer a nuestro país; asimismo el Grupo de Río en el cual incurren todos los países de Latino América en conjunto, ayer tomó las mismas resoluciones, los países afiliados al bloque de países de Centroamérica, Guatemala, Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Belice, Dominicana, en una magna reunión junto a los países observadores en Managua el día de ayer, tomaron la misma resolución: condenar, rechazar y pedir el respeto para las decisiones democráticas en Honduras, especialmente también se ha unido en primera línea la organización también de países de Centro América y América del Sur y el Caribe denominada Alianza Bolivariana para las Américas ALBA, asimismo Meso América, Meso América lo constituyen México, Centro América, Caribe, Colombia, también se ha manifestado en forma muy institucional y calificada sobre los mismos términos; Europa encabezada también por la Unión Europea, hemos recibido de parte del Presidente a través de su Canciller y del Primer Ministro de España Felipe Rodríguez Zapatero y de Su Majestad, las mismas posiciones de vanguardia frente a cualquier movimiento de agresión a la democracia y a la voluntad soberana del pueblo.

Hoy, con esta decisión que se viene a sumar a lo que ya habían hecho los países de América, venimos no solamente a ratificar lo que hemos predicado, sino a dar los indicadores de lo que debe ser el futuro para nuestra sociedad y para la humanidad. Todos los países sin excepción de América, han tenido también la dignidad muy fuerte en alto sobre este atroz acontecimiento surgido el día domingo 28 de junio recién paseado. Desde los Estados Unidos con resoluciones muy contundentes en los mismos términos, todos los dignatarios y cancilleres de América le han hecho el honor y la honra de hablarle a su servidor en el día en que había sido definitivamente ultrajado por los usurpadores del poder en Honduras.

He recibido llamadas de la Presidenta Michelle Bachelet en Chile, de la Presidenta Cristina Kirchner; del Presidente Tabaré; del Presidente Lugo Fernández en Paraguay y Uruguay; del Presidente Lula en Brasil; del Presidente Álvaro Uribe en Colombia que estaba precisamente aquí en Washington el día después de ese funesto acontecimiento para democracias del mundo en Honduras; del Presidente de México Felipe Calderón Hinojosa estuvo ayer presidiendo el Grupo de Río de los países de Latino América en Managua, con todos los países integrantes de este grupo, que se convocó sólo y precisamente con el objetivo de emergencia de pronunciarse frente a este zarpazo la democracia que se dio el 28 de junio en Honduras.

De todos los presidentes de Centro América, de Mauricio Funes de El Salvador; del Presidente Álvaro Colom de Guatemala; del Presidente Oscar Arias de Costa Rica que me dio su hospitalidad como huésped de honor el día que fui prácticamente arrojado de un avión en el aeropuerto de San José, como a las 6:30 de la mañana del día del golpe de estado en Honduras; del Presidente Daniel Ortega de Nicaragua el que fue anfitrión de la reunión del SICA centro americano; del Presidente Martín Torrijos de Panamá que también se unió a todas estas manifestaciones en forma directa; del Presidente Rafael Correa de Ecuador quien viajó a Managua precisamente con este objetivo de solidarizarse con las democracias del mundo, porque luchar por las democracias no es un asunto sólo de país ni de un pueblo, cuando se defiende a un país y a un pueblo se está defendiendo a todos los países y se está defendiendo a la humanidad entera.

El Presidente Hugo Chávez Frías de Venezuela el que estuvo también muy interesado desde los principios que se anunciaba ya que se estaba preparando esta conspiración y este complot en contra de la democracia hondureña prácticamente una semana antes, porque se había indicios muy racionales, muy apegados a principios dictatoriales, de que había una preparación y se estaba moviendo este complot que al final terminó en un cruento golpe de estado. Del Presidente Evo Morales de Bolivia, que estuvo en nombre de los pueblos indígenas del mundo levantando sus voces también de protesta y de terrible malestar, porque todos los presidentes en algún momento sentimos debilidad de nuestros mandatos, porque todos nos sentimos afectados en un momento determinado, pero muchas veces esas amenazas son simplemente amenazas; pero cuando se convierten, a través de las bayonetas y de las fuertes realidades del mundo hoy el siglo XXI que nota que hemos avanzado significativamente.

Querido Presidente D’Escoto, el mundo está agarrando conciencia fuerte de que no podemos utilizar la violencia para resolver problemas que se pueden resolver pacíficamente, jurídicamente y en los cuales existen los instrumentos necesarios a nivel internacional y a nivel nacional en todos nuestros países, sendas leyes y constituciones para dialogar y buscar bajo el estamento legal, resolver cualquier posición que afecte en algún momento una falta, un delito o alguna actividad que se esté desarrollando en nuestros países.

A todos los presidentes también del CARICOM, a algunos no los voy a mencionar porque son nombres en inglés que me cuesta pronunciarlos, pero sí quiero mencionar en forma deferente también al Presidente Raúl Castro que nos acompañó en La Habana, que después de 27 años hacía que no visitaba Centro América y que estuvo también ayer acompañándonos, repudiando este tipo de atropellos que se dio por un grosero cuerpo militar que nada más que estaba obedeciendo líneas de élites que se oponen a los cambios y a la transformación como siempre han habido en la historia del mundo, siempre los grupos de conservadores quieren mantener todo como está, el estatus y el establishment quieren dejarlo intocable, pero siempre habrá quien quiera luchar por cambios y luchar por modificaciones y esos cambios siempre cuestan, nada ha sido gratis para los pueblos del mundo para conquistar espacios, derechos y además tener instrumentos para defenderlos. Naciones Unidas es uno de esos instrumentos para defender la democracia y la libertad y mi aplauso hoy para esta organización garantía de la democracia hoy en el mundo, la cual yo me debo y la cual también reconozco.

Gracias delegado, gracias Presidente, su servidor tiene varias acusaciones en Honduras. Pero nadie me ha hecho un juicio, nadie me ha convocado un tribunal a defenderme, nadie ha dicho cuál es el delito ni nadie ha dicho cuál es la falta, ningún juez me ha presentado ninguna acusación. Yo asumí, presidente Miguel D’Escoto, asumí el 27 de enero del 2006, asumí la presidencia después de unas elecciones en el 2005 muy difíciles, mi margen estuvo entre el 4 y el 5% sobre el candidato opositor que era el gobierno y yo era la oposición y lógicamente empezamos una nueva etapa del país apegada a principios eminentemente democráticos, sociales, pacíficos, con un solo símbolo: que sólo la participación ciudadana, fíjense bien, esta es una asamblea, y una nación es una asamblea, la participación debe ser una asamblea, la participación no es un grupo de élite legislando ni es un grupo de políticos específicamente con intereses o que defienden sólo ciertos intereses de cúpula, legislando; la participación es la asamblea, sólo la participación ciudadana le da a la democracia transparencia que es lo que necesita.

Pero yo creí que el siglo XXI era darle calidad a las democracias, nunca me imaginé que era volverlas a defender como las épocas de las barbaries y de las cavernas, nunca ni se me pasó por la mente que eso podría suceder, yo creí que cuando yo levantaba mi voz aquí mismo en Naciones Unidas durante tres años denunciando la falta de percepción de los sistemas a nivel nacional y a nivel regional, tanto en materia económica, como después lo hemos visto los últimos meses en materia democrática, como es la exigencia permanente de participación democrática, de perfeccionar los sistemas democráticos tanto nuestros países como en los organismos internacionales; cuando vine aquí a denunciar el injusto comercio entre las diferentes regiones del mundo; cuando veníamos a pedir realmente que se procurara mejorar las condiciones del comercio para que las asimetrías de los pequeños países fueran consideradas tanto de Oceanía, de África o de América Latina frente a las grandes potencias del mundo; nunca creí que estaba cometiendo un delito, nunca creí que mis palabras en venir a defender los emigrantes aquí, sus derechos humanos, iba a ser considerado por una élite en Honduras como que estaba atentando contra el sistema de privilegios que a ellos los cubre; porque estaba simplemente utilizando un derecho humano la libertad de pensamiento y de expresión y la libertad de conciencia; jamás creí que por aumentar el salario mínimo a los trabajadores al costo de vida en Honduras, se iba a constituir para las élites burguesas del país en un atentado en contra del desarrollo económico, yo sólo pedí al Ministerio del Trabajo que me dijera cuánto era el costo de la vida en Honduras, me dijeron que eran como unos 200, creo 30 dólares, costo de la vida, o sea alimentación, alimentación nada más, sin transporte, sin alquiler de casa, sin servicios públicos, sólo alimentación: costo de vida para sostener al individuo.

Me dijeron son 230 dólares, bueno entonces que ninguna persona se contrate por menos ese precio, porque si usted contrata a una familia por menos de ese precio no van a poder ni comer, ni de la escuela, ni tener salud; por lo menos démosle la alimentación. Eso recibí 180 demandas de manera inmediata, de los círculos más conservadores del país, porque estaba dándole los trabajadores la comida. Como dignatario de una nación es lo menos que puedo hacer. He luchado, no lo niego, he luchado fuertemente a los medios de comunicación porque en Honduras exista libertad de prensa, porque si hay un medio informativo que ha sido autorizado por el Estado, que nos den el derecho a la réplica, porque lo niegan totalmente. He luchado porque exista libertad de información, que si hay un hecho y que el hecho y después se publiquen los comentarios, pero que no se manipule en forma aviesa, dañina para la misma sociedad el hecho, porque se manipula permanentemente el hecho pero de una forma alevosa, con ventaja y alevosía; pero aún así he sido sumamente respetuoso de ese derecho, aunque mientan, aunque manipulen hemos sido incapaces de ni siquiera agarrar el pétalo de una rosa para tocar a un miembro de esas organizaciones que tanto le afectan a la sociedad porque manipulan el pensamiento que es la base fundamental de la presencia del ser humano en esta Tierra, el pensamiento, es por lo único que nos distinguimos de los demás seres, entonces hay que respetarlo, como decía la gran personalidad francesa, decía: No estoy de acuerdo con lo que dices, pero por el derecho que tienes de decirlo, soy capaz de dar la vida. Está bien, hemos aceptado también esas imperfecciones, pero las hemos denunciado en todos los foros y eso se ha constituido también en un ataque durante 3 años, brutal, para desconocer absolutamente todo lo que se hace en el país.

No niego, y lo digo con satisfacción, que el pueblo hondureño cuando yo llegué, de cada 10 hondureños, 6 viven en estado de pobreza, de cada 10 y eso tiene décadas, décadas, siglos y siglos. Nosotros logramos en los primeros dos años, reducir 10 % la pobreza extrema con programas sociales, logrando el crecimiento económico con el sector privado; logramos crecimiento del 7 % durante dos años; eso redujo la pobreza igual que todos los programas sociales que creamos a nivel nacional; pero no sabíamos que eso constituye un delito y que empezaron los problemas porque hay algunos que viven del discurso de la pobreza y si se reduce la pobreza se preocupan porque ya no tienen que qué hablar. No sabíamos nosotros que íbamos a ofender a mucha gente con estar trabajando directamente por los pobres y con esto que mencioné del salario mínimo o llevando dinero para que compren comida los pobres, porque creamos programas directamente que van dirigidos a ellos. Dijeron no hay que darles dinero porque los hace que no trabajen o que sean haraganes, pero si se están muriendo del hambre, si hay 2 millones de personas que comen cada 2, 3 días, que tienen sus hijos desnutridos, que no van a la escuela; entonces yo tenía que agarrar el dinero de un puente y dárselo a los pobres.

Pero de eso dijeron: Es un populista, se va a hacer comunista, está arruinando al país. En Honduras hay mucha injusticia, y la injusticia se da más que todo por la desigualdad, por las leyes que hacen desiguales a los seres humanos. Los seres humanos nacemos desiguales, las naciones somos desiguales entre pequeñas y entre grandes naciones, hay algunas que les ha tocado todo y a otras no ha tocado muy poco. No se quien hizo la repartición, cuando yo nací así era el mundo, pero se entiende que los sistemas, las organizaciones de países, las organizaciones internacionales son para disminuir esas desigualdades y no para profundizarlas, pero resulta que en Honduras la mayor parte de muchas de las leyes, y las he respetado todas una por una; la mayor parte es para profundizar esas desigualdades, para perpetuarlas, para hacer artículos pétreos que las perpetúen y eso yo lo he denunciado y he mandado sendos proyectos de ley al Congreso que están en una gaveta, pero me constituyen en delito. Por ejemplo una ley que tiene 8 meses de estar en el Congreso y que por eso hemos tenido diferencias con el Congreso, porque yo mandé una ley para que las trabajadoras domésticas; hay medio millón o más de trabajadoras domésticas, posiblemente casi un millón de trabajadoras domésticas; fuera obligatorio que sus patrones las inscriban en el Seguro Social para que tuvieran derecho a salud ellas y sus hijos. Eso 8 meses que lo guardaron en el Congreso y dicen que es confrontación con el Congreso (ríe) inscribir las trabajadoras domésticas en el Seguro Social y por eso hoy estamos en esta situación.

Para no contarles una historia muy larga, yo creo que el pueblo hondureño tiene derecho participar en su democracia. No solamente elegir señores y señoras, que cuando llegan a los puestos se venden con intereses; no todos, hay gente honrada, gente capaz; pero llegan a los puestos y traicionan a quien los mandó, que es el pueblo y empiezan a formar parte de élites, de grupos de privilegios y el pueblo hondureños tiene derecho a empezar a opinar sobre economía, a opinar sobre conquistas sociales, a opinar sobre el desarrollo y para sorpresa nuestra, esta semana pasada el Congreso aprobó la Ley del Plebiscito y el Referéndum.

Y la Ley del Plebiscito y el Referéndum dice: El plebiscito y el referéndum en Honduras se puede utilizar para todo, menos para preguntarle sobre asuntos presupuestarios al país, sobre asuntos tributarios, sobre asuntos fiscales, sobre asuntos económicos, sobre tratados internacionales o sobre problemas sociales ¿Entonces para qué sirve? (ríe) ¿Para qué la aprobaron pues, para preguntarle si es de día o si es de noche, si tiene calor o si tiene frio la persona? Y yo porque estaba haciendo un ejercicio apegado a una ley que fue la primera ley que aprobó mi gobierno el primer día, el día de la toma de posesión, porque yo le dije al Congreso el día de mi toma de posesión: Si no me aprueban esta ley hoy en la noche, mañana no tomo posesión, porque es un instrumento que necesito para gobernar. Es cierto que el Congreso la mochó toda, la modificó toda esa noche y al siguiente día tomé posesión en el Estadio Nacional, pero me entregaron la Ley de Participación Ciudadana.

Y esa ley dice: Los ciudadanos y las ciudadanas de este país tienen derecho de pedir a los poderes del estado, ser consultados sobre asuntos de interés general que le competan o que les estén afectado. Y yo estoy aplicando esa ley, el recibido 400.000 solicitudes de personas que dicen consúltenos sobre posibilidades de reformas constitucionales en el país, reformas que no las voy a hacer yo porque no me toca en mi gobierno, yo juré cumplir mi mandato hasta el 27 de enero del próximo año y hasta ahí ese día sigo siendo el Presidente de Honduras aunque ahora este grupo quiera desconocerme. Yo apliqué esa ley, esas solicitudes, y me empeñé en promover una encuesta de opinión pública, una encuesta para saber qué es lo que el pueblo hondureño está opinando y eso constituyó también un delito. La encuesta no tiene carácter vinculante es como las encuestas que hacen las casas encuestadoras, es como las que hace el Sigal, como las que hace Le Vot Harry, como las que hacia allá en mi país Arturo Corrales con una empresa que tiene, son encuestas que usted hace para ver cómo es el termómetro de la opinión pública, cuál es la tendencia, cómo están pensando, no tienen carácter vinculante, no producen estado, no tiene carácter coercitivo.

Y un juez declaró, claro le torcieron el brazo porque ya estaba el complot para el golpe de estado, declaró que esa encuesta era ilegal, estando apegada a una ley, un juez no puede cancelar una ley, sólo el Congreso puede, yo así entendí en la democracia y una ley es de un cumplimiento porque garantiza derechos humanos, todas las constituciones del mundo, todas las constituciones de sus países, incluyendo aquí de Estados Unidos, tienen un artículo siempre que dice ninguna ley, ningún mandato, ninguna resolución podrá disminuir la garantía que esta Constitución le da a los ciudadanos de este país, las garantías son parte inherente de nuestros derechos naturales porque la humanidad ha derramado sangre por siglos y siglos para tenerlas en las leyes y nadie las puede cambiar; el Congreso de Estados Unidos no puede cambiar las garantías de los ciudadanos de los Estados Unidos, ningún Congreso y mucho menos un juez con una sentencia de segunda instancia, de segundo nivel que no se ha ni siquiera ha apelado a las instancias superiores, puede declarar que una consulta, que le llamamos encuesta ciudadana, es ilegal, ni puede disminuir nuestros derechos, tergiversar nuestras garantías constitucionales, porque está infringiendo la ley, tal vez él está adecuadamente unido con un proceso de golpe de estado.

Por esa resolución del juez fui capturado, echado de mi país violentamente, las Fuerzas Armadas se sublevaron y tienen al país en un estado de parálisis desde hace casi tres días; han ametrallado buses con personas adentro, hasta el día de ayer casi había 160 heridos de capturas en la calle; hay ministros que han sido capturados y enviados al exilio, hasta ayer había en 140 personas heridas, golpeadas, el pueblo ha salido a las calles, hay una huelga general del país decretada por los obreros, huelga general, hay parálisis de empresas, los transportistas se han paralizado voluntariamente, los taxistas se han paralizado en las ciudades, los maestros dejaron de ir a las escuelas y declararon una huelga general hasta que no se restituya el estado de derecho por lo cual ellos han votado y han creído, están tomados los aeropuertos por los militares, en todas las emisoras han puesto a un militar vestido de verde para que no hablen del tema, sólo ponga música o cosas banales, al país lo tienen en un estado de shock, han exhibido a Honduras y han cometido un crimen, un crimen en contra de la Humanidad, un crimen que todos rechazamos independientemente del país que sea.

Siempre y cuando la fuerza bruta se imponga sobre la razón, la Humanidad vuelve a su estado primitivo, el Hombre vuelve a su estado original a la caverna, a la ley del garrote, para hacer que todo se reduzca a la fuerza.

Yo esta mañana que he atendido esta invitación de ustedes, me siento cada vez más comprometido con la humanidad porque no creo en esa tesis de que el Hombre es el lobo del Hombre, es cierto, el hombre de lucha y compite con el hombre, pero creo en la prédica cristiana de que el Hombre es hermano del Hombre y podemos sacar lo bueno, lo santo que tienen las personas pero hay también personas que se dedican a sacar el infierno, lo malvado, los perverso que tienen los seres humanos y esos no han de quedar impunes, deben de ser fuertemente señalados para que estos hechos no se repitan en ninguna parte del mundo.

El domingo recién pasad; y con esto termino presidente; el domingo recién pasado, se habían distribuido 15.000 cajas de cartón receptoras para recoger ahí la opinión del pueblo en forma voluntaria. En Honduras se tiene que hacer una encuesta así masiva y de esa naturaleza porque estábamos esperando que llegara casi un millón y medio de personas, porque en Honduras en el hallado en el área rural no hay teléfonos, no hay correos, si estuviera en Suiza o en Suecia, estuvieran en Estocolmo, se podía hacer una encuesta por teléfono y por correo; pero en Honduras hay áreas remotas, hay aldeas, caseríos, es un rural disperso muy grande, esa gente ni siquiera tiene acceso a medios escritos de comunicación, entonces ¿cómo encuestarla?

Como las Fuerzas Armadas se negaron a distribuir el material de la encuesta, porque ellos tienen la logística y lo han hecho durante 30 años, se negaron, se sublevaron, entonces yo dije pues no se va a ser la encuesta, pero entonces la misma sociedad llegó, los obreros, los sindicatos, los campesinos, los grupos de pobladores, los grupos indígenas llegaron y dijeron nosotros vamos a repartir la encuesta Presidente, dénos el material entonces yo encabecé una marcha; eso de repente también según ellos fue un delito aunque hay el derecho de circulación libre en el país, yo encabecé una marcha de 1000 ciudadanos para ir a la Fuerza Aérea de Honduras y sacar el material electoral y los militares cuando yo llegué ahí yo me tranquilicé porque me dijeron: Usted es el comandante general, usted ha sido electo por el pueblo y lo respetamos ¿qué es lo que desea?. Les digo miren, queremos que nos entregue el material para la encuesta, el material de la encuesta, entonces me dijeron no hay problema, pase y lo entregaron. Yo se lo di al pueblo, a la gente y empezaron a repartirlo todo el país ellos. En 24 horas, lo que tarda seis meses en planificación, en 24 horas empezaron a repartir.

El sábado llegaron a Honduras 37 países observadores, incluyendo la OEA, se reunió el Congreso y declaró non grato a la OEA porque iba a observar el proceso de la encuesta y a los 37 países observadores que estaban el sábado. Yo me reuní todavía con los embajadores de todo el mundo que están acreditados en Honduras más los 37 países el sábado en la noche. Después me fui a un programa de televisión hasta la dos de la mañana dando instrucciones como desarrollar la encuesta, que hubiera paz, que no hubiera violencia, yo practico la no violencia, no soy un hombre ni siquiera que uso armas, me opongo a la violencia siempre, por convicción. Estoy en un programa a las dos de la mañana, salía a las dos de la mañana fui inmediatamente a hablar con la gente que iba a ser la lo que se llama boca de urna, que es un sondeo de boca de urna que hace un corte a las 10 de la mañana, otro a las dos y otro a las cuatro, para programar cómo se iban a ir dando las estadísticas primero privadas y en la noche, a las ocho de la noche la estadística final de cuál era el track o cuál era el conteo rápido que le llaman, de por lo menos un muestreo de urna, para saber cuál era la tendencia del Si y del NO.

¿Qué decía la pregunta que estaba en la papeleta? Decía: ¿Quiere usted que se coloque una cuarta urna en las próximas elecciones? O sea garantizando que hay elecciones, ¿que se coloque una cuarta urna en las próximas elecciones?. En Honduras se coloca la primera para Presidente, alcaldes y diputados y una cuarta era para preguntar sobre asuntos de interés nacional como es la participación ciudadana de una posible constituyente en el próximo gobierno, porque esa cuarta urna era en las elecciones donde ya no puede estar yo; yo me voy, pero quiero dejar una reforma, yo me voy pero quiero dejar al pueblo participando con derechos y además empoderado de esos derechos.

El eslogan que yo puse mi campaña hace tres años y medio se llama “Poder Ciudadano” o sea cómo empoderar al ciudadano sus derechos claro, más educación, más salud, más programas de alfabetización, para eso se empodera al ciudadano, dense cuenta, es para este propósito, la primera ley que aprobé es para este mismo propósito, yo siempre he estado totalmente claro en cómo corregir las deficiencias de la democracia y las desigualdades de nuestras leyes dándole participación más fuerte a la ciudadanía, cuando hay una ciudadanía fuerte, una sociedad civil fuerte, un pueblo consciente de sí mismo, los jerarcas que siempre nos han gobernado disminuyen su oposición y empiezan a ser más justos. Claro, en el arca abierta el justo peca; si usted le deja las puertas abiertas abusan, déle poder al pueblo, no le tengan en miedo al pueblo, el pueblo ése que se oponía en la revolución francesa a que participara, porque no sabía leer y escribir ¿cómo va a mandar el que no sabe leer y escribir, el analfabeta, el humilde, cómo va a mandar? Bueno, pues eso decidimos, decidimos que la voz del pueblo era la voz de Dios y hay que respetarla, si no creemos en eso dejemos de hablar de democracia ¡por Dios Santo, la democracia es el pueblo!. Todos los que analizan este tema han llegado a la conclusión del pueblo debe empezar a participar en preguntas más allá de elegir personas.

En la pregunta decía ¿Quiere usted que se coloque una cuarta urna en las próximas elecciones donde sea consultado al pueblo para consulta en la cuarta urna? No es para tomar decisiones, donde sea consultado sobre la posibilidad de que el próximo gobierno se instale una Asamblea Constituyente que revise nuestra andamiaje constitucional y que pueda dar participación abierta al pueblo, porque en Honduras está prohibida la participación directa del pueblo, la Constitución la limita, no la permite; ya les expliqué lo del plebiscito y el referéndum, hay artículos pétreos en la Constitución que según los legisladores nunca se van a corregir. Si hasta las piedras cambian, pero en mentes de personas que son fuertemente cerradas y entonces por esa pregunta que no crea ningún compromiso del estado, porque si el pueblo se hubiese pronunciado por el si simplemente era nada más una opción para mandar una iniciativa al Congreso y que Congreso aprobara después la cuarta urna.

Estaba explicando todo eso en la televisión y en la radio hasta las dos de la mañana y después reunido con esta gente de las estadísticas para mi casa y llegué casi a las cuatro de la mañana. Yo tenía que ejercer el primer sufragio, el primer voto, la primera opinión, para llamarlo en el término tradicional, a las siete de la mañana para que iniciara a nivel nacional con las cadenas, la consulta de la encuesta. Pues resulta que a eso de las, estando dormido yo pocas horas por el trabajo, una hora tenía prácticamente en eso de las 5:15 en mi habitación; yo vivo en una casa de clase media en el centro de Tegucigalpa, donde hay muchas casas, mi casa tiene unos 14 m de frente y unos 20 de fondo, es una casa pequeña y ahí he vivido siempre y ahí voy a seguir viviendo toda mi vida, no tengo otra casa en Tegucigalpa. Si en Olancho, porque yo vengo de un área rural allá tengo tierras, siembro la tierra, allá soy agricultor y ganadero, pero ahí en Tegucigalpa es eso lo que tengo con mi familia y entonces ahí duermo y mi habitación está pegada a la calle.

A esa hora, como a las 5:15 empiezo a escuchar todavía dormido, gritos, golpes, pumpunazos en las puertas de abajo de los portones, gritos despavoridos; me levanto todavía en traje de noche pues y me voy a la ventana y abro la ventana y en eso miro todo un batallón entero de gente armada, encapuchada con rifles, empujando a mi guardia de honor, amarrándolos y peleando en la calle cuerpo a cuerpo. Son momentos que no quisiera recordarlos porque me parte el corazón ver a la humanidad retroceder. Yo hice lo siguiente, levanté mis ojos al cielo y dije: Señor ¿qué es esto?, ¿esto es a lo que me has traído a este mundo a mí, a enfrentarme a la barbarie otra vez? Y dije, que disculpe el Señor: Señor me estás engañando, que quiere es que era bayoneta calada en eso empezaron las metralletas y empezaron a sonar metralletas rompiendo lo que le llamamos los llavines de los portones de mi casa; cuando habían vencido a la guardia, a unos 10, 15 hombres que me ayudan a mí todos los días, entonces que los habían amarrado que los habían sometido entonces, y golpeados fuertemente, porque hay gente golpeada, nada más que se la llevaron a los cuarteles nadie sabe cómo están. Entonces empezaron a romper los portones, en mi casa sólo estaba mi hija en otra habitación, mi hija que tiene 21 años su servidor y las trabajadoras abajo. Inmediatamente corrí para abajo en traje de pijama, bajé las gradas y me escudé de los balazos, porque empezaron a surgir baldazos por el lado derecho por el lado izquierdo, empezaron a surgir pero balazos de armas pesadas fuertemente, entonces me escudé en uno de los aires acondicionados que están afuera, cuando en eso entraron de un solo, porque rompieron las puertas a culatazos una vez que le dieron a los llavines, inmediatamente me encañonaron y yo tenía el celular en la mano porque estaba hablando a las emisoras a ver si podía denunciar lo que estaba despachando, ya tenía un periodista en el aire. Entonces encañonado con más de ocho rifles, uno para la cara, rifles pesados, todos con pasamontañas que sólo se le ven los ojos y con un casco, llenos de armas en todo el cuerpo y con chalecos y con rifles, pistolas y puñales, encañonándome unos el pecho y otro a la cara me decían ¡suelte ese celular si no vamos a disparar! ¡Esta es una orden militar, suelte el celular, suéltelo, vamos a dispararle, suelte el celular! Todos enfrente de este servidor de ustedes.

Uno de ellos al final se me acercó y me arrancó el celular de la mano y yo le dije: Si les han ordenado matarme disparen, no puedo hacer más, háganlo no hay problema, ustedes tienen orden de asesinarme, háganlo ya, no me hagan sufrir más, ¡háganlo en este momento!. Me agarraron uno del brazo y el otro del brazo y me dijeron vamos a conducirlo afuera, me agarraron y me subieron en un vehículo después 15 minutos en un avión y en 45 minutos estaba en Costa Rica. Abrieron la puerta del avión y me bajaron en Costa Rica en el aeropuerto, en ropa de dormir.

Mi hija, no voy a relatarlo, porque me traba la garganta del dolor y la cólera (Se (detiene unos segundos). (Aplauso prolongado)

El Presidente Oscar Arias fue al aeropuerto y me atendió directamente ahí. Es un país que no hay golpes de estado, Costa Rica, es un país que practica la democracia hace, yo creo que esa es la democracia más antigua de América después de Estados Unidos, y no hay ejército.

Empecé a recibir llamadas de todos los presidentes como les decía, entonces yo me pregunto ¿y ésta es la democracia que nosotros vamos a defender? ¿Y ésta es la barbarie en que nosotros creemos? Retroceder, retroceder, irnos otra vez a las etapas de las dictaduras. Yo luché en los 80 por el retorno a mi país después de las dictaduras al orden constitucional en los 80, nosotros tenemos una democracia novel pues tiene 28, 30 años ahora el próximo año; yo luché porque no estaba de acuerdo con los desaparecidos, en nuestro país hubieron cientos de familias desaparecidas que todavía hoy no se encuentran y hay madres y huérfanos luchando por eso, porque se les aclare dónde están sus deudos, nunca les entregaron el cadáver. Yo luché en contra de la dictadura porque no he estado de acuerdo, porque las dictaduras reprimen como está sucediendo hoy Honduras, hay instalada una dictadura, instalada una represión en el país; yo luché por el retorno a este sistema y el pueblo está apoyando este sistema pero las élites no lo han aceptado, conviven en él pero creo que a la fuerza, porque en el momento que hay una presión, en vez de buscar un camino jurídico, un camino correcto, se usa la fuerza bruta, volvemos antaño y empieza otra vez la criminalidad del estado.

Yo vengo pronunciarme aquí, primero a condenar estos hechos, no quiero que me miren a mí como un presidente que quiere regresar a su país por el hecho de ser Presidente, para mí ser Presidente o no ser Presidente es un instrumento nada más de vida, de lucha para la sociedad, de servicio, y eso no tiene ningún significado. Hay un poeta hondureño que se llama Alfonso Guillén Zelaya que tiene precisamente apellidos igual a su servidor, porque es de mis ancestros, dice: Lo esencial en la vida no es ser poeta, artista ni filósofo, sino es tener la dignidad, la alegría, la satisfacción de su trabajo y hacer las cosas bien, no importa el nivel que usted lo haga con tal de que se siente satisfecho hay que hacerlo. Ser presidente es un momento importante para servir, pero sí reclamo el derecho por lo que he confiado y el derecho por lo cual mis hijos, mis nietos, mis tataranietos y las nuevas generaciones van a tener un instrumento aunque sean pobres, de luchar.

Roque Dalton un poeta salvadoreño dice: El problema del mundo, dijo, es que las leyes siempre las hacen los poderosos y los ricos y por eso hay tantos pobres, porque los pobres no participan. El día que las leyes las hagan los pobres dijo, van a desaparecer los pobres y todos vamos a vivir en mejores condiciones de vida.

Condenamos enérgicamente, con todas las fuerzas de nuestra alma, no porque yo haya sido el Presidente secuestrado y expulsado a la fuerza de mi país, lo que está pasando en Honduras. Si este Presidente se consolida, yo me imagino cómo se sentirán los presidentes o las presidentas de todo el mundo si piensan que ahora los ejércitos los van a derrocar cuando alguien dice algo o está opuesto a algo, que los van a derrocar violentamente; en mi país no existe, queridos embajadores, ninguna sola ley para derrocar a un presidente, ninguna, ni siquiera insiste el juicio para condenarlo, debería de ponerse y esa es una de las reformas que nosotros hemos planteado que se debería hacer en el próximo gobierno, el referéndum revocatorio, si un presidente falla se tiene que ir, pero que el pueblo lo quite igual como lo escogió; es el único juez y es el que lo nombra, en mi país el Congreso no puede nombrar un presidente, eso es aberrante, ¿entonces el Congreso puede nombrar también un diputado o un alcalde o un senador? Eso es sólo el pueblo, es un derecho del pueblo; o sea en América en ningún congreso nombra presidente, aquí los presidentes se eligen por el pueblo. Su servidor fui electo por el pueblo y ese respeto lo merezco yo, lo merece el pueblo, lo merece la dignidad de Honduras lo merece quien tomó la decisión, que no somos nosotros directamente, nosotros nos debemos a quien nos mandó a hacer un mandado para ellos, para servirles y ayudarles.

Los crímenes no deben de quedar impunes, yo soy cristiano y siempre disculpo y siempre perdono porque no me gusta dormir con odio para nadie, yo siempre perdono aún a quien me ha ofendido; pero la historia, el pueblo y la dignidad de las naciones no va a perdonar esta barbaridad que se ha hecho en nuestro país, que nos ha exhibido ante los ojos del mundo y nos ha hecho retroceder lo que habíamos conquistado con tanto esfuerzo y tanto amor y tanto cariño.

Abraham Lincoln dijo en su oración de Gettysburg, dijo lo siguiente: Que el gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo prevalezca por siempre sobre la faz de la Tierra. Eso es lo que deseamos nosotros los ciudadanos del siglo XXI y eso es lo que ustedes hoy, ciudadanos del mundo, países del mundo, han venido a defender. Muchas gracias. (aplauso).

Transc. GG (TvPrensa, 2000)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>