Investigación revela que mujeres fueron más afectadas por la crisis económica

Comparte

El informe fue presentado durante la 55ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, que se realizó a comienzos de marzo en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, Estados Unidos. De acuerdo con el estudio, el sector femenino fue afectado porque hubo una ‘migración de la inversión’ hacia otras regiones.

De esta manera, las mujeres migrantes latinoamericanas que habían salido en busca de trabajo hacia otros lugares fueron obligadas a volver a sus países debido al problema del desempleo en los países desarrollados. Esta situación provocó la reducción de la renta de las familias de esas trabajadoras migrantes, ya que ellas enviaban ayuda financiera a sus familiares. Por eso, las economías de los países de América Central y del Caribe también se vieron afectadas.

Un ejemplo de esto es que hasta el tercer trimestre de 2009, las remesas registraron una reducción anual de cerca del 10% en países como El Salvador y Guatemala. De octubre de 2008 hasta octubre de 2009, las remesas en México cayeron el 16%, mientras que en Colombia la baja fue del 14,3% en los primeros siete meses de 2009.

Esta reducción en el envío de auxilio financiero a las familias afectó, especialmente, a las casas más pobres y dirigidas por mujeres, provocando falta de alimento, vestuario, educación y salud. Las mujeres más afectadas fueron las más pobres, que también son las que tienen menos posibilidades de conseguir un empleo.

Como reacción, los países de la región implementaron medidas para ayudar a reducir el impacto del bajo ciclo económico, pero ignoraron la articulación de los gobiernos, mercado y familias para la prestación de servicios de atención, que son capaces de disminuir la vulnerabilidad y la exclusión.

El estudio señala que ante este panorama es necesario impulsar experiencias productivas de las mujeres de la región, así como la agricultura familiar en las comunidades indígenas y su participación en mercados locales, donde la relación es directa entre productoras y consumidores.

De acuerdo con la IGTN, además del beneficio económico, la amplia participación de las mujeres rurales y urbanas en estas actividades, llamadas prácticas autogestionarias, ‘abre oportunidades y desafíos para el empoderamiento de las mujeres’.

Con informaciones de la CIMAC y Prensa Libre.

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>