La “Brigada Dessalines” en Haití

Comparte
FPDS Corriente Nacional

Desarrollando tareas de solidaridad militante e internacionalista en conjunto con los movimientos sociales hermanos en el país de Haití, planteando desde la practica la posibilidad de llevar adelante formas de verdadera solidaridad entre los pueblos, en tiempos donde el saqueo de empresas transnacionales, el trabajo asistencialista de las ONG y la represión que la ocupación militar de la MINUSTAH pretenden ser disfrazados de acciones solidarias.

La Brigada se encuentra con tareas en el país desde el año 2009 y ha desarrollado en estos cuatro años, trabajos en las áreas de la agricultura, la captación de agua de lluvia para consumo, la salud, la reforestación, la formación política y técnica, alfabetización y el intercambio de experiencias y vivencias militantes con nuestros movimientos. Todas estas actividades son planificadas y ejecutadas en conjunto con los movimientos sociales locales y en función de sus objetivos, respetando sus decisiones y canalizando los esfuerzos de la brigada en pos de fortalecer su desarrollo.

Las acciones se han organizado en programas que buscan dar solución a problemáticas estructurales del país, identificadas a partir del trabajo con distintas organizaciones campesinas, fundamentalmente, el Movimiento Campesino de Papay (MPP), Movimiento Campesino Nacional Post Congreso de Papay (MPNKP), TK (Tèt Kole), y la Coordinación Regional de Organizaciones del Sur Este (KROSE).

En ese sentido, se ha reforzado la formación político-organizativa y de producción para integrantes de organizaciones campesinas haitianas. También se desarrollan intercambios donde jóvenes del país caribeño conocen las experiencias de trabajo en zonas rurales de diferentes países de movimientos pertenecientes a Vía Campesina.

La brigada ha apoyado la construcción del Centro Nacional de Experiencias Agroecológicas junto al movimiento campesino Tèt Kole. En el Centro están siendo organizadas actividades de viveros para la reforestación, la cría de animales y actividades de capacitación en general.

En el área productiva, se ha estimulado la siembra de semillas de hortalizas y granos en seis localidades, bajo los principios de soberanía alimentaria. Hay que destacar que las transnacionales, sobre todo, norteamericanas dominan el mercado haitiano.

Además, se ha puesto en práctica un programa de cisternas. Se han instalado más de 1284 como reserva de agua para consumo, como así también, para combatir la sequía en el campo.

En áreas de salud y educación también se ha contribuido. Existe un acompañamiento médico en tres centros de salud en las zonas rurales del municipio de Verrettes, de L´artibonite, y marcha un programa de Educación desde el 2011, que ha creado veinte núcleos de alfabetización utilizando el método “Yo sí puedo”.

Objetivos de la Brigada que pretende desarrollar:

-Contribuir en la formación política y técnica desde la educación popular, contribuir al desarrollo a los Centros y espacios de formación creados por las organizaciones sociales.

-Acompañar técnicamente los proyectos IALA, de agroecología y de producción que se ponen en práctica junto a los movimientos campesinos haitianos en sus comunidades.

-Contribuir al fortalecimiento de una plataforma haitiana de movimientos y organizaciones sociales unidas en la articulación de movimientos sociales hacia el ALBA y la Vía Campesina, conectadas con otras plataformas nacionales de todo el continente.

-Llevar adelante una práctica solidaria desde los valores internacionalismo, la hermandad, respeto mutuo entre los pueblos.

En el último mes la Brigada junto a su grupo de articulación mas estratégico en el país, 4 Je Kontrè (4 ojos que se encuentran, integrada por las organizaciones Tèt Kole, MPP, MPNKP, KROS) fueron premiados por su trabajo de soberanía alimentaria en Haití, recibiendo el Premio de la Soberanía Alimentaria de la Alianza Estadounidense para la Soberanía Alimentaria. Se trata de un reconocimiento a organizaciones populares que colaboran en la reconstrucción de la agricultura campesina y la agroecología, oponiéndose al premio de seguridad alimentaria que ONGs, han otorgado a la multinacional MONSANTO.

Haití siendo el país más pobre de nuestro continente continúa con su profunda crisis, e insostenibilidad del sistema económico y político que lo caracterizo por décadas. Provocada desde y por el imperialismo y el capitalismo.

Hoy en día la debilidad del estado haitiano, la dependencia de ayuda económica y control externa, genera la posibilidad de la anulación de la cámara de diputados y senadores, con la posibilidad de declararla inscontistucional, quedando el poder ejecutivo con el “poder” estatal, esto se da, ya que el poder ejecutivo contiene la minoría en la cámara de senadores, lo que hace es que muchos proyectos de interés del poder ejecutivo y sus aliados se vean afectados. Dejando un marco de incertidumbre sobre las futuras elecciones.

Un problema que afecta directamente a la mayoría de la población haitiana de origen campesino (70% de la población) son las continuas amenazas y desalojos que están sufriendo por parte del juego del gobierno de turno, para el desarrollo productivo agrícola a gran escala.

El presupuesto estatal en un 94% se dispensa para la Administración Central (es decir Puerto Príncipe) y tan solo un 5,6% del presupuesto nacional es para el Sector Agrícola, prioritario (según dichos del Presidente) para el desarrollo del País. Ante este vaciamiento de presupuesto también se presenta una política pública contraria a la defensa y desarrollo de la producción nacional, aumentando los impuestos y tasas (especialmente para la producción pecuaria en pequeña escala). Monstrando en realidad que la política económica emprendida es extrovertida, priorizando al aplastante Mercado Internacional, que le genera dependencia alimentaria (más del 58% de la alimentación haitiana es importada). Entonces el proyecto del gobierno es ocultar el hambre que arrasa al pueblo haitiano (carente de políticas de promoción para la producción de alimentos) detrás de las políticas internacionales de ayuda alimentaria y promoviendo un único modelo de desarrollo de la mano de las trasnacionales.

Las problemáticas de tierra (desalojos y expropiaciones, con intimidación) de deben al desarrollo de proyectos trasnacionales Megamineros, construcción de zonas francas industriales (principalmente textiles) de mano de obra barata y los proyectos agrícolas a gran escala.

En la búsqueda de trabajo, educación y otras “oportunidades de vida”, miles de haitianos desde hace décadas emigran a otros países (E.E.U.U., Rep. Dominicana y Brasil entre otros). Dándose lugar a la discriminación, racismo, criminalización y explotación de los haitianos en estos lugares, llegando hasta la política legislativa como en el caso reciente en Republica Dominicana, donde el pasado 25 de septiembre, un fallo del Tribunal Constitucional de este país que niega la nacionalidad a los hijos de extranjeros, lo que perjudica a miles de descendientes de haitianos.

Por último, la reciente designación del consejo de la ONU donde ratificó el mandato para que la MINUSTAH continúe con su misión de “estabilización” hasta octubre de 2014. Esto va en contra de la expresión del pueblo haitiano, que continua rechazando la presencia de la MINUSTAH, como así también la decisión del senado nacional de declarar, el mes de junio del 2014, como el mes de salida de la misión del país. La MINUSTAH continúa haciendo el trabajo de opresión y represión sobre el pueblo, cuidando y defendiendo los intereses de las transnacionales en conjunto con los del gobierno nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>