Mensaje del Seminario Evangélico de Teología, Matanzas, Cuba, ante el terremoto en Haití

Comparte

Además, siempre recordamos con intenso cariño a nuestros hermanos y hermanas en la fe, muy especialmente a la Iglesia Episcopal Haitiana, con la que tenemos vínculos de cooperación en el área académica.

Esta desgracia natural, añadida a las del 2008, se recrudece más porque a ella se suma la desigualdad social, la pobreza y la injusticia a la que ha estado prolongadamente sometido este sufrido pueblo. Por lo que no solamente elevamos nuestras oraciones a Dios para que se apiade de Haití, sino que levantamos nuestras voces ante pueblos y gobiernos del mundo especialmente del primer mundo, para que contribuyan con Haití, no para mitigar el dolor y las pérdidas provocadas por este sismo, sino que este sea el momento y la oportunidad para contribuir a la verdadera reconstrucción de Haití y a su desarrollo humano y social; con la esperanza de que, por lo menos, por esta vez, hagamos ciertas las súplicas del salmista que avizoró que “La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron. La verdad brotará de la tierra, y la justicia mirará desde los cielos” (Salmo 85,10-11.VRV ’60).

Dr. Reinerio Arce Valentín, ThD

Rector del Seminario Evangélico de Teología, Matanzas, Cuba

13 de enero de 2010

foto tomada de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>