Mi compañero Dios en el yo y en el nosotros

Comparte

“Eso es la iglesia entonces, o debería ser la iglesia: la comunidad de aquellas y aquellos que han optado por un compañerismo con Dios y en Dios, en la construcción de un mundo bueno, tan bueno como al principio, un mundo justo, pleno para cada criatura viviente; paraíso recuperado por la fuerza del amor y la perseverancia del que trabaja sin descanso, con la confianza en que Dios-padre y madre, hermano y compañero solidario, está entre y con nosotras y nosotros”, expresó la pastora Dora Arce Valentín, en las palabras centrales por la celebración del Día de la Reforma Protestante.

Arce Valentín se refirió, durante la celebración que tuvo lugar el pasado miércoles en la Primera Iglesia Presbiteriana-Reformada de La Habana, a la vida y obra de Martín Lutero, reconocido reformador alemán del siglo XVI, quien con apenas 18 años, ocupó la plaza de profesor titular de Teología Bíblica y fue quien clavó las famosas 75 tesis en la puerta de la Iglesia de Wittemberg, el 31 de octubre de 1517.

Y, a propósito, citó las palabras del Apóstol de Cuba, José Martí, quien expresara que “Todo hombre libre debería colgar en sus muros, como las de un verdadero libertador, el retrato de Martín Lutero”.

En su discurso, la presbítera partió del ejemplo del prócer del protestantismo para acudir a la necesidad de que las iglesias sean leales a la tradición, desde una reflexión profunda sobre la identidad, en tanto “se habla de un momento crítico en la sobrevivencia de nuestro proyecto como nación independiente y socialista, de crisis en el panorama eclesial y ecuménico, en el panorama religioso en el que vivimos nuestra fe como cristianas y cristianos; todo esto en medio de un mundo también en los límites de sus posibilidades.

“Por otro lado, ‘crisis’ no es más una palabra que asusta o interpela, porque se ha acomodado a nuestro lenguaje de forma tal que se ha convertido en un especie de sombra que nos acompaña hasta sin querer. Donde quiera que nos movemos, allí está ella; la crisis, en todas sus manifestaciones posibles. Valga añadir que no pienso en ella con una connotación absolutamente negativa, sino todo lo contrario, como decimos en el lenguaje del siglo XXI: la o las crisis como oportunidades, como desafíos para crecer y superarnos como seres humanos y como Creación de Dios toda; la crisis o las crisis como germinal de Reinado de Dios”.

Asimismo, se refirió a que lo primero que habría que hacer “es acercarnos a ese sentimiento de vulnerabilidad crítica con la disposición y el coraje suficientes, para encontrar dónde reside nuestra encrucijada como Iglesia de Jesucristo en Cuba, mirando más allá de lo aparente; en un ejercicio honesto y osado, porque sería no tanto adentrarnos en lo que respecta a nuestras oportunidades como instituciones eclesiásticas, sino en la esencia de nuestra identidad cual seguidoras y seguidores de Jesús; o sea, en la esencia de ser verdaderas comunidades de fe”.

Concluyó Arce Valentín que “ser Iglesia no es pertenecer a una asociación de personas que buscan relacionarse con otras con afinidad e intereses…”, sino que tiene un fundamento diferente que se nutre de otras raíces. “Ser iglesia es ser el pueblo de Dios, con un sentido de comunidad y de pertenencia, no a la institución, sino de los unos con los otros y de todos y todas con Dios; una pertenencia total y sin condición alguna; solo la de disponerse a ser parte de esa comunidad…”

Durante el acto se reconoció la labor del reverendo Héctor Méndez, presbítero de la Primera Iglesia Presbiteriana-Reformada de La Habana, quien ese mismo día cumplía 46 años de pastorado y ha sido un importante líder ecuménico; además de una liturgia que incluyó un procesional de la Biblia, junto a las notas del tradicional himno Castillo Fuerte, portada por niños y adolescentes.

En la celebración por el Día de la Reforma, estuvieron presentes representaciones de un significativo número de iglesias protestantes y evangélicas, incluida la católica; el reverendo Humberto Fuente, uno de los vice-presidentes del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), y María de los Ángeles Pérez, funcionaria de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido.

*Esta nota fue confeccionada con la colaboración de Aymara Cepeda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>