Mi viaje a Cuba

Comparte

Por: Chandler Hillebert
Washburn University

Mi viaje a Cuba en el verano del 2012 fue por lejos la mejor y más
significativa experiencia de mi vida hasta ahora. Me encontré con este
programa por accidente, pero no pude haber estado más emocionada de la
Universidad de Washburn, con la ayuda del Centro Martin Luther King, y
Acción Permanente por la Paz hayan creado este programa. Este viaje a
Cuba fue muy especial para mí, ya que soy de ascendencia cubana. Mi
abuelo y mi tío nacieron en Cuba y vivieron ahí con mis bisabuelos
hasta que fueron adolescentes. Sin este programa ni las organizaciones
antes mencionadas puede que nunca hubiese tenido la oportunidad de
visitar Cuba y estoy muy agradecida por el trabajo que hicieron para
hacer que este sueño se hiciera realidad.

¡Las dos semanas que pasé en Cuba fueron inolvidables! La gente que
conocí fue muy amable y acogedora, y el país en sí era muy diferente a
lo que había imaginado. Todo lo que había oído hablar de Cuba en las
noticias o en mis clases de historia lo pintaban como un país muy
oprimido y triste. Lo que experimenté en mi tiempo ahí sin lugar a
dudas creó una nueva luz sobre mi opinión acerca del país.

Cuba es un país hermoso lleno de algunas de las personas con mejor
corazón que he tenido el placer de conocer. Nuestra delegación
proporcionó varias oportunidades de escuchar a oradores que fueron
capaces de compartir información sobre una variedad de temas que iban
desde la economía hasta sus propias opiniones personales sobre la vida
en Cuba. Mi delegación también visitó museos, lugares históricos,
escuelas, restaurantes y teatros por toda Cuba. En una de nuestras
salidas, incluso tuve la oportunidad de pasar por delante de casa de
infancia de mi abuelo. ¡Esta experiencia fue muy importante, no sólo
para mí, sino para toda mi familia!

Es difícil explicar cómo esta experiencia me abrió los ojos y cambió
mi vida, y me siento bendecida de haber conocido a gente tan
maravillosa en el camino. Me sorprendió gratamente que cada individuo
fuera tan abierto y dispuesto a compartir cualquier cosa conmigo. Me
sentí muy cómoda durante todo el tiempo que estuve en Cuba, y
realmente me gustaría dar las gracias a todo el personal que trabajó
con nosotros. Me hice muy cercana a todos los que estuvieron
involucrados en mi delegación. Fue una experiencia increíble y no
habría aprendido tanto si no hubiera sido por la ayuda del Centro
Martin Luther King, Acción Permanente por la paz, y todos los
profesores y estudiantes que me acompañaron.

Las relaciones que creé y la gente que conocí fueron por lejos la
mejor parte de mi viaje. Sin internet ni teléfonos nos vimos en la
obligación a tener conversaciones reales y realmente tomar el tiempo
para interactuar con las personas que nos rodean. Algunas noches me
gustaba pasar tiempo con los otros estudiantes en el centro, otras
noches que me unía a los chicos de en frente a jugar dominó, o iba a
comer un helado al otro lado de la calle. Si importar lo que estuviera
haciendo, siempre estuve rodeada de gente muy amable.

Durante una de nuestras cenas en un Paladar local nos reunimos con
algunos estudiantes de la universidad. Fue genial hablar con personas
de nuestra edad y me gustó mucho conocerlos y experimentar lo que es
ser un adulto joven en Cuba. Algunos de los estudiantes, incluso se
tomaron el tiempo para caminar con nosotros por el Malecón y ¡trataron
de enseñarnos a bailar! Me di cuenta de que, puede que los cubanos no
tengan cosas materiales, tienen un gran sentido de comunidad y respeto
el uno por el otro.

Fue algo muy maravilloso ser capaz de ver donde viene mi familia y
realmente aprecio esta oportunidad. Honestamente puedo decir que echo
de menos Cuba. Estoy muy contenta de haber formado grandes relaciones
durante mi estancia en Cuba, y tengo la suerte de ser capaz de
comunicarme con algunas de estas personas hasta el día de hoy. ¡Me
gustaría más que cualquier cosa volver de nuevo! Aprendí mucho durante
mi viaje y espero que otros puedan tener la misma oportunidad que yo.
Me encantaría ver que las relaciones entre Cuba y Estados Unidos
cambien algún día para que más personas puedan visitar Cuba y
disfrutar de la belleza del país y su gente. Cuba, mis experiencias, y
las personas que conocí siempre tendrán un lugar muy especial en mi
corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>