ONU se concentra en epidemia de violencia

Comparte

Más de 8.000 mujeres fueron violadas por integrantes de grupos armados en República Democrática del Congo en 2009 y más de tres millones de adolescentes podrían sufrir mutilación genital femenina en el mundo, según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés).

La llamada mutilación genital femenina es un término genérico que comprende diferentes procedimientos como la extirpación total o parcial de los genitales externos de la mujer u otro tipo de intervenciones en sus órganos sexuales sin justificación médica.

En Sierra Leona hubo casi 1.000 casos de violaciones sexuales y más de 1.500 de violencia doméstica el año pasado, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y ninguna condena.

“Casi todas las sierraleonesas sufrirán algún tipo de violencia de género o sexual a lo largo de la vida”, señaló el vicerepresentante residente del PNUD, Samuel Harbor.

Además, casi 250.000 menores fueron reclutados para combatir en distintos conflictos armados. El riesgo es mayor para las niñas porque corren el riesgo de convertirse en esclavas sexuales, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se lamentó de que 30 años después de aprobada la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, el problema siga cobrándose víctimas.

“En todos los países existe la violencia contra las mujeres y las niñas”, declaró refiriéndose a los 192 estados miembros del foro mundial.

Ése y otros asuntos serán discutidos durante el encuentro de dos semanas de la Comisión sobre el Estatus de la Mujer (CEM), principal órgano de la ONU sobre cuestiones de género, a realizarse en Nueva York.

El encuentro del órgano de 45 miembros, que se realizará del 1 al 12 de marzo, se considera uno de los principales foros en que participan activistas que trabajan por los derechos de las mujeres.

El debate se concentrará en los éxitos y fracasos de la Plataforma de Acción de Beijing, adoptada en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, realizada en la capital china en 1995.

El plan de amplio espectro delineó un marco político global en materia de derechos humanos, equidad de género y empoderamiento de las mujeres.

El compromiso abarca 12 rubros importantes: pobreza, educación y capacitación, salud, violencia, conflictos armados, economía, poder y proceso de decisión, mecanismos institucionales, derechos humanos, medios, ambiente y niñas.

Además, los Objetivos de Desarrollo para el Milenio, adoptados por la Asamblea General de la ONU en 2000, incluyen promover la igualdad de género, además de reducir a la mitad la proporción de personas que viven en la indigencia y padecen hambre, lograr la educación primaria universal, reducir la mortalidad infantil en dos tercios y la materna en tres cuartos, entre 1990 y 2015.

También luchar contra la expansión del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), el paludismo y otras enfermedades, asegurar la sustentabilidad ambiental y generar una sociedad global para el desarrollo entre el Norte y el Sur.

“La ONU no tiene un órgano fuerte encargado de la implementación” de la Plataforma de Acción de Beijing, dijo a IPS Marianne Mollmann, directora de la división sobre derechos de la mujer de la organización humanitaria Human Rights Watch (HRW), con sede en Nueva York.

Los estados miembros “le dan largas al asunto” de crear una nueva entidad de género, aunque hay rumores de habrá algún anuncio al respecto durante las sesiones de la CEM.

HRW está concentrada en la necesidad de crear una nueva estructura de género dentro de la ONU, señaló Mollmann.

Sin una estructura de ese tipo nadie se hace responsable de la implementación de la Plataforma de Acción de Beijing, añadió.

Durante las sesiones de la CEM habrá una mesa redonda de alto nivel en la que participarán ministros y funcionarios de la ONU.

Los participantes debatirán sobre un documento según el cual el hambre aumentó en vastas regiones del mundo y hay más de 1.000 millones de personas desnutridas.

La cantidad de niñas no escolarizadas disminuye, pero siguen siendo la mayoría de los menores que dejan los estudios. Además, las mujeres todavía constituyen la mayoría de las personas consideradas analfabetas.

Las posibilidades de acceder al mercado laboral y a empleos decentes son limitadas para las mujeres, una gran proporción de las cuales desempeñan trabajos precarios, según el mismo documento.

Unas 210 millones de mujeres al año sufren complicaciones serias durante el embarazo, las que suelen dejarles graves secuelas. Otras 500.000 mueren durante la gestación o poco después del parto y casi la mitad de ellas en países en desarrollo.

Además, las diversas crisis, la económica y financiera, la de alimentación y energía y los desafíos que plantea el cambio climático, tuvieron consecuencias negativas para el cumplimiento de varios objetivos de desarrollo, incluidos los ocho ODM, añade.

“Por lo tanto es una oportunidad para repensar y modificar enfoques políticos, estrategias y acciones para garantizar un patrón de crecimiento y desarrollo más equitativo, sostenible y sensible a cuestiones de género”, concluye el documento.

por: Thalif Deen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>